sábado, 6 de febrero de 2016

DESPEDIDA


Ya les he dejado escrito en alguna ocasión que prisas, lo que se dice prisas, yo no  he tenido nunca. Empero, y a pesar de mi parsimonia, suelo llegar puntual gracias a las zancadas que permiten mis piernas. Desgraciadamente, no pude arribar a tiempo a despedir a mis familiares cuando marcharon al otro barrio. Y cuando pienso en ese luctuoso hecho la tristeza me embarga el alma.  A veces, la diferencia en ganarle cinco minutos a la dictadura del tiempo puede marcar el resto de nuestras vidas; un encuentro casual para sentarse en el tren de la vida junto a una bella mujer que podría ser la persona ideal que nos pintara la existencia en colorines o, compartir  el resto del viaje con un tipo pesado de Linares. Cuestión de segundos. Pero, como les digo, no me gusta correr y ni siquiera estoy seguro de que vaya a llegar a tiempo para que ustedes vengan a despedirme cuando se cierre el  telón. Y de eso quería hablarles hoy, de que cierro el telón aquí aunque, no se asusten de momento, no sé si es de forma definitiva.

Casi cinco años en los que he cubierto de palabras miles de cuartillas. Textos que, justo es reconocerlo, no han servido absolutamente para cambiar nada.  En este lustro, he recibido infinidad de insultos y alguna que otra caricia en forma de piropo.  Ha sido un tiempo extraordinario en los que he compartido mi visión del mundo. A veces, han quedado claras mis contradicciones pero, como digo alguien, de sabios es rectificar y solo los necios opinan siempre lo mismo. Lo he hecho, o eso pienso yo, de una forma lenta y pausada. Ni siquiera ahora me he dado prisa en acudir fielmente a esta cita en la que se baja la cortina.

Nunca me gustaron las despedidas porque uno no sabe lo que debe decir o como actuar.  Además, no sé si esto es un adiós o un hasta luego porque no soy dueño de mi propio destino y porque, también he de decirlo, estoy enfermo y no puedo seguir el ritmo. Dejaré, por tanto, que la maquina siga presentando mis textos en las redes sociales para no irme dando un portazo. Me guardo, faltaría más, una bomba final que voy a dejar caer sobre el enemigo. Sin prisa, ya saben, pero sin pausa. Ese enemigo que, con toda seguridad, hará suya la frase del Conde Von Moltke; "El primer contacto con el enemigo deja todos los planes obsoletos". Cuidado.

No quiero que nadie piense que esta despedida es arriar la bandera, ni mucho menos, sino una partida hacia mi Isla de los Naufragios para tomar quizá refugio definitivo. Aquí, les dejo parte de mi alma, torpemente atrapada en unas letras pero mi barco, como no podía ser de otra manera, ha de terminar destrozado por las olas bravías.  No encuentro mejor final para un hombre con alma de marinero.

Tampoco quiero dejar la oportunidad para disculparme con todos aquellos a los que he podido ofender con mis textos pero escribir sobre aquellos que has conocido es, en realidad,  como hablar de un encuentro amoroso en la que puedes dejar mal a una segunda parte, y si es una orgía a la vecina del cuarto. De todas maneras, les pido perdón. En mi descarga, añadir que hay escenas que no pueden relatarse sin lesionar a terceros aunque en el fondo lo que hay es muy poco sentido del humor.

Al mismo tiempo, quiero agradecerles de corazón a todos los que han tenido la infinita paciencia de leerme en varias lenguas porque, como saben, mis textos no merecían semejante atención. Han sido todos excesivamente generosos conmigo al no elegir nunca el camino del rigor y siempre el de la clemencia.

Fue, aunque no siempre, un verdadero placer escribir sobre la forma en la que me enamoraba del movimiento que hacían los tacones de una mujer dejando un rumor trémulo en sus caderas. Fue, también, un corpóreo engorro relatar las múltiples caras de una Andalucía atrasada y enferma. Fue, por supuesto, un drama escribir sobre España. Ese país sin solución alguna  en el que Jordi Évole pasa por ser un referente cultural.

En el momento de la despedida espero que estas páginas hayan servido, al menos, para que algunos superen las divisiones binarias de buenos-malos-izquierda- derecha porque el mundo es un sitio mucho más complejo y con muchas aristas. Y ahora, si me lo permiten, me esperan unas millas de navegación antes de que mi barco se convierta en un pecio para siempre. Recuerden que desde allí abajo, les estaré observando.

Un abrazo y hasta siempre

Sergio Calle Llorens





HEREDIA Y LOS CULOS

El socialista malagueño Heredia salió a presumir de los resultados de la bajada del paro en la taifa del sur. Decía, con toda la poca vergüenza que le caracteriza, que sin Andalucía, el fuerte descenso del desempleo en España no se habría producido. El problema es que el paro baja siempre en aquellas provincias que no hacen caso a las políticas loquinarias y atrasadas de Susana Díaz, es decir, Málaga y Almería donde no señorea el estandarte de la Secta del Capullo.

Málaga  por cierto, terminó con 37.000 parados menos el año pasado siendo la cuarta provincia de España donde más se crea empleo tras Madrid, Barcelona y Almería.  Además las dos provincias mediterráneas del sur tienen las tasas más bajas de desempleo frente al 36,73€ de Cádiz, el 28,92% de Sevilla, el 32,65% de Huelva y el 30,84% de Jaén. Es claro y diáfano que si sigue bajando el paro no es gracias al socialismo andaluz sino justamente por lo contrario. Cabe preguntarse lo que estos territorios tan maltratados por el invento autonómico, podrían llegar a alcanzar sin el yugo andaluz.

Nada bueno podemos esperar de un tipejo que llama caraculos a los que son feos y, usando su lógica de percebe, culo de cara a los que tienen un buen trasero. Y con eso piensa. Y con eso le vale para mandar en esa cofradía de traidores que lleva más de tres décadas actuando en esa película de gánsters que se llama Junta de Andalucía.


Sergio Calle Llorens

FIESTAS

Cuando una leyenda es tan bella para convertirse en realidad tangible, lo mejor es considerarla como la esencia misma de la realidad misma. Como la Epifanía. Lástima que no lo sepa esa vieja cascarrabias que transformó la cabalgata de Reyes en una representación de los siete jinetes del Apocalipsis. Uno de los suyos llegó incluso a soltar un discurso sobre la guerra en Siria. Todo muy apropiado para la mente infantil ávida de magia.

Fiestas hay muchas. Diría que demasiadas. La Navidad es la que más me agrada de todas a pesar de los huecos que van dejando los seres queridos que se fueron. Especialmente porque los avaros en estas fechas lo pasan fatal y no tienen manera de escapar al consumismo reinante. Es divertido verles resoplar cuando se dan cuenta del precio de aquellos presentes que quieren regalar a sus seres queridos. Las que menos me gustan son el Carnaval y el Rocío. En la primera porque el pueblo suele demostrar lo zafio e inculto que es. La segunda porque que haya miles de mujeres atravesando un parque natural sin tener contacto con el agua solo puede ser conocida por un nombre; la Ruta del Bakalao.

Aunque no lo parezca, el tema de las fiestas tiene sus pelendengues. Especialmente para aquellos que no pueden abstraerse del mundanal ruido de una música estridente. Pobres vecinos piensa uno mientras ve avanzar una charanga entonando el Paquito el Chocolatero. Hay cosas peores como esa manía tan valenciana de celebrarlo todo a ritmo de petardo y cohete. 

Pudiera ser que todos nuestros esquemas intelectuales obedecieran a la ley de la pereza. Sin embargo, en cuanto ideamos una fiesta, nuestras mentes diabólicas comienzan a planificar concienzudamente la manera de dar por saco a nuestros conciudadanos. Ni holgazanería ni nada. Todo, absolutamente todo, queda dispuesto en nuestro mapa mental para destrozar el descanso de todos los habitantes del barrio, pueblo o ciudad donde nos encontremos. Por pasarlo bien, somos capaces de ponernos un lindo florero de sombrero o de usarlo para miccionar.  La cosa es divertirse y las horas que haya echado la anciana o señorita en el cuidado de las flores que allí se encontraban, nos importan menos que las últimas declaraciones del Alcalde de Serrato.

Al margen de mi querencia por la Navidad, me gustan las celebraciones junto al mediterráneo como la Virgen del Carmen patrona de los marineros y pescadores. Esas barcas prendidas de luces en las noches de verano. Uno queda absorto largo rato del maravilloso espectáculo con los remos hacia arriba escuchando esa Salve Marinera. Empero, no hay mejor fiesta que la contemplación de la patria salada en esos atardeceres rojos que pasan al rosa con unas aguas azules y turquesas.  Una celebración silenciosa junto al rompeolas. Un festival que queda grabado en la retina de la memoria. Un recuerdo al que volver cuando estamos lejos o las cosas se tuercen.  Mi fiesta.


Sergio Calle Llorens

CASTELLS

Sempre he tingut el somni de viure en un Castell d`Escócia. Una d`aquestes velles fortificacións els passsadissos de les quals són recorreguts cada nit per esperits d`un altres temps. A Espanya també tenim molts castells amb les seves históries. M`encantan el de Peníscola o el de Gibralfaro. Aquest últim penjat entre el cel i el sól mirant fixament a la badia.

El somni de tener un Castell surt massa car y, a més, els seus propietaris han de respectar sempre la história pretérita d`aquells que van habitar en ell. Qualsevol reparació és cososíssima. Hi ha castells amb ánima. Uns altres semblen tristos en la seva decadencia peró en tots podem trobar sons del passat. Marconi parlava que tots els sons de l`univers quden registrats- d`aquí va neixer la idea de fer una maquina anomenada Cronovisor que pogués recuperar-los- peró si un sap escoltar, les pedres poden revelar-nos molts dels seus secrets.

Ja els dic; el meu somni és viure en una vella fortificació envoltat de fantasmes. Un Castell- que bonica es la paraula en aquesta llengua- amb una biblioteca, amb un celler assortit de vins i una xemeneia per escalfar l`ánima i fins a l`esperit. I si és posible en un Castell amb els seus merlets, les seves torres defensives a la vora del mar o envoltat d`un bosc fosc ple de misteri. I ara que ho pensó em ve al cap aquesta poesía meva;

Castell ple de fantasmes
Que semblen ectoplasmes
Als mortals quan arriba la nit
Es moren de por en el llit

Com no crec que vagi a poder comprar un vell Castell, el millor será posar passar la nit en algun que estigui encantat perqué jo quedi encantat d`haver-li conegut. I és que un Castell de nit- llegeixin a Washington Irving i la seva “Tales of the Alhambra” pero compredre-ho- acollona a quaselvol. 

Beneïts castells.


Sergio Calle Llorens

GARCÍA

Pasaban unos segundos tras la medianoche y una voz con marcado acento castellano saludaba a España desde un micrófono; “Buenas noches y saludos cordiales”. Era José María García un periodista al que se le ponían firmes los Ministros y los Secretarios de Estado para el Deporte. Y de eso iba su programa aunque él no fuera experto de ninguno. Empero, trabajaba más que nadie y llegaba antes a la noticia que la competencia.

Sus coletillas se hicieron famosas en todos los rincones del país; “Ojo al dato”, “cantamañanas”, “abrazafarolas”. Todos le temían y casi todos le envidiaban porque no se casaba con nadie, al menos al principio y ni siquiera parecía importar que fuera seguidor acérrimo del Real Madrid o votante de la derecha porque su rigor periodístico e independencia estaban por encima de todo.

Recuerdo aquellas noches en las que entrevistaba al Presidente de la Federación de Tenis de Mesa o petanca por un supuesto escándalo económico. García escuchaba, ejercía de Fiscal y Abogado Defensor y luego, indefectiblemente, dictaba sentencia contra la que no cabía apelación posible. También me viene a la memoria como hizo temblar al Presidente de la Federación Catalana de Fútbol cuando éste en la “Nit del fútbol catalá” propuso, tal vez con dos copas de más, que el equipo de esa región se clasificase directamente para la competición de la UEFA. El pobre hombre no sabía dónde meterse tras el chorreo  del periodista.

Luego llegó el García próximo al poder que defendía a sus amigos por el hecho de serlos. Una lenta y agónica decadencia cuya sentencia de muerte fue firmada por aquellos que no querían que informara sobre el pelotazo que había dado el Real Madrid, y en connivencia con el PP de Aznar,  para fichar a jugadores  de alto cache estando el club de Concha Espina en la más absoluta de las ruinas.

A veces he fantaseado que pongo el aparato de radio y escucho la voz de García criticando abiertamente la enésima agresión de Cristiano Ronaldo. Lo imagino poniendo en su sitio al altivo portugués por decir que la patada al jugador del Sporting de Gijón- club simpático donde los haya- fue algo instintivo. Entonces pienso en el silencio de “la central lechera” que constata que cualquier tiempo pasado fue peor, a excepción del periodismo patrio. Ese Héctor Fernández cuyo modelo de entrevista es de rodillas y primera succión, segunda y tercera para despedirse con un; ciao, ciao, ciao ciao, ciao. Ese De la Morena con su sectarismo inaguantable que ahora superan los Manolos y Josep Pedrusco. El catalán ha dejado, por cierto, una frase impagable tras quedar noqueado por un periodista del Real Madrid que le acusaba de manipular; “Te quito la palabra porque una cosa es la libertad de expresión y otra el libertinaje”.  Pagafantas que militan en la Regional Preferente de la información periodística seria. Personajillos que no soportan la más mínima crítica. A todos ellos habría que recordarles que si no les gusta la crítica, pueden meterse a sexador de luciérnagas. A ver si ven la luz de una puñetera vez.

Desafortunadamente, García no volverá porque a nadie le interesa el retorno de un periodista que podría sacar a los borregos del redil de la ignorancia.

¡Vuelve García!

Sergio Calle Llorens

viernes, 5 de febrero de 2016

ONCLE PASCUAL

Una gran part dels homes de la familia Llorens han estat garebé sempre dominats per les seves dones. L´oncle Pascual no va ser cap excepción. La seva esposa, que per cert va morir a Brasil, va anar un Sergent que li va fer la vida imposible, o almenys aixó és el que jo record. Crec que eren els dissabtes quan ell manaba a la meva germana a un extrem de la casa y a mi al l`altre per vigilar. Temia, i era per témer-li, que el seu volguda Concha anés a enxampar-li amb un cigar en la boca. I mentre nosaltres vigilávem, ell ens cantava unes sardanes i empassava fum.

L`oncle Pascual era un home peculiar, andarín com tots els de la familia, que movia els seus ulls blaus amb una rapidesa increíble. De ment curiosa i amb un sentir de l´humor poc freqüent. Lamentablement la seva dona no apreciava molt la mirada que el seu estimat tenía del món.

Desgraciadament , el nostre oncle va morir massa aviat fent bona la canço de Billy Joel:

                                                   “only the good die Young”.

Quan passeig per la platja on va morir després de donar-se un bany en el mediterrani, és imposible no pensar en ell. I mira que han passat anys. També em ve al capdavant, el seu petit xalet on un dia vam haver d`espearar fins a les sis de la tarda per menjar la paella de la tía Concha. I és en aquesta platja on me pregunto com és posbile que tots els Llorens es deixin arruinar la vida per dones amb tan mal carácter. Per més que ho pensó con aconsegueixo entendre peró clar, óbviament, jo de dones entenc molt poc i mai he trobat a cap que em estimat gens ni mica. El cas és que, de vegades mentre em banyo amb la bressolada del mar a l´hora de la inclinaçió ideal de la tarda, arribo a la conclusió que no sé gens de gens, deixant-me portar pel corrent encara que sigui, como deia l`oncle Pascual, fins al fons del mar. 

La vida amb les dones pels Llorens és una caixa de bombons del que sempre surt un de dolent per collons.

¡Que l´hi diguin al pobre oncle Pascual!

Sergio Calle Llorens

miércoles, 3 de febrero de 2016

AGATHA CHRISTIE

Agatha Christie was not a big fan of Hercule Poirot and called him a detestable, bombastic, tiresome, ego-centric little creep. However, he is known as one of the most popular yet peculiar fictional detectives. He can be compared with the great Sherlock Holmes. According to some of her biographers, the English writer preferred Miss Marple; that slight rather Victorian creature to the Belgian detective.  From a personal point of view- I am talking now like a fan of her detective writing- I find Miss Marple an arrogant and disgusting character. A woman who can resolve crime cases by observing while she is having tea. The spinster is old fashioned and bloody arrogant. It goes without saying that I can´t stand her. 

In an autobiography, Christie admitted that even in her first novel in 1920, she imagined Poirot to be old. At the time, or course, she had not the slightest idea she would be writing about the famous Belgian detective for another five decades. By the way, inspector Clousseau´s immense ego, French accent and moustache were derived from Poirot. Another important fact is that Poirot was the only fictional character to be given an obituary in the New York Times:

“On August 6th, 1975 Hercule Poirot is dead, famed Belgian detective”.

It is true that her plots are well constructed. She takes the reader trough a logical series of actions to an equally logical conclusion.  Christie has an ear for dialogue but I always find hard to read any story with Miss Marple as the main character.

Christie was also interested in looking at human nature in general; thus, her plots resolve around the motivations that cause people to act in a desperate manner. These include greed, a desire for power, jealousy and revenge. That´s one of the reason she has been celebrated as the Queen of crime for so many years, but when she died in 1976 she left behind, along with over 80 novels, a real life mystery puzzling as any she had ever invented.

Real Mystery

On a bitterly cold December nigh in 1926, when she was 34, she left home with a few pounds in her purse, drove off into the night and disappeared for nearly two weeks. Newspaper headlines screamed the news of her disappearance with many theories ranging from kidnapping to murder. Thousands of people joined police form four counties as they scoured the countryside. The silent pool was dredged, trained dogs were brought out. Most of the searchers were convinced that the famous writer had committed suicide and that it only remained to find the body.

 Meanwhile the police kept a careful eye on her husband who at that time was having an affair with his secretary. “They think I`ve murdered my wife”, he confided to an office colleague. While the hysteria mounted, a young woman who registered as Teresa Neele- the real name of her husband mistress- was holidaying at the Hydro Hotel in Harrogate, Yorkshire. The hotel manager, who had read the reports of Agatha Christie´s disappearance, suspected the missing writer and his guest was one and the same and informed the police.

On 14th December Archie Christie arrived at the hotel and confronted with his wife and she was about to go in to dinner. As he approached she told a group of her fellow guests calmly: “ Fancy, my brother has just arrived”.

His claim that she was suffering from loss of memory was backed by doctors but Agatha Christie was not amnesia victim. While in Harrogate she had written to Harrods in Knightsbridge, where she had mislaid a diamond ring, asking that if was found, it should be returned to Mrs Neele at the Hydro Hotel.

So what happened to Agatha Christie? The simple explanation is that after quarreling with her husband over his decision to leave her, she wanted to stage a disappearance to embarrass her husband, even to punish him by drawing public attention to his behaviour. As a mystery writer, she knew perfectly well that, until she was found, he was likely to come under police suspicion and that might have been a welcome thought for a hurt, rejected wife. Unfortunately, I am speculating because Christie never revealed to anyone the truth behind her disappearance. In fact she managed to take her secrets about her mysterious disappearing to her grave. I guess not even Monsieur Poirot would shed some light on the enigma.

Sergio Calle llorens

martes, 2 de febrero de 2016

LA NEU

Nevava la primera vegada que vaig arribar a Londres. Nevava, també cuan els meus passos em van portar a instalar-me en Odense. Nevaba, i molt, la nit en la cual em vaig anar d`aquests llocs per sempre. En veritat, creo, la meva vida ha estat lligada a aquesta mágica pols blanca que cobreix de vegades les serres de la meva regió malaguenya. És curiós peró ara, amb els anys, trobo a faltar aquesta visió blanca dels boscos nevats. Aquests que jo havia de travessar per anar a algún lloc on no m´esperava ningú.

Sí, nevava aquesta nit a Londres en la qual vaig haver de dormir al carrer perqué no hi había allotjament. Nevaba, i de quina forma, a la ciutat natal d`Hans Christian Andersen .. Davant meu apareixien els personatges de la nena que va morir amb uns llumins a la má o, algun nen perdut de Dickens. No recordó haver passat por peró sí molt fred. No recordó haber caminat tant per les arterias d`aquestes ciutats. Tal vegada sigui verita talló que solament recordem alló que mai va pasar. No obstant aixo, ho recordó com si fos ahir; el fred, la neu caient sense pietat alguna i un servidor aguantant com podía les envestides climátiques.

Crec que ni tan sols els esquirols d`Hyde Park els va agradar la meva presencia i, a aquest agent de policia menys que em va convidar a marxar-me a un altre lloc a passar la nit. Aquesta nit estranya amb el cel encapotat en la qual nevava tant. I va seguir nevant fins que va arribar el matí i vaig poder entrar a un bar a prendere una boca xocolata calent. Diuen que els habitants de Groenlandia tenenn infinitats de termes per nomenar la neu y, en cap llengua que conec té més de tres diferents. I tot, pecisament tots, signifiquen per a mi una simple cosa: Solitud.

Sergio Calle Llorens

sábado, 30 de enero de 2016

NOSTRADAMUS

Hay gente tan ligera de cascos como una hoja de acacia. De este tipo de personas no se libra uno ni en el disfrute del nocturno. Esas horas en las que un cielo límpido y cubierto de estrellas me hace ver nuestra infinita pequeñez en el universo. Como ya saben, me encanta caminar envuelto en la más absoluta oscuridad y amo, al igual que la lechuza, el búho y el cuclillo, la frescura y la nocturnidad. Caminar a oscuras es cosa bella pero ni siquiera en las madrugadas sin luna, logro la ansiada paz de espíritu.

Suele ocurrirme que a la vuelta de estos paseos andarines míos me encuentro con una mujer inglesa, bastante mayor por cierto, con la que entablo conversación o, mejor debería decir que ella se lanza al acto comunicativo con un servidor. Siempre ocurre de la misma manera; si yo voy en compañía de mi can, ella aprovecha el hecho consumado de que nuestros perros se huelen el trasero para darme cháchara.  En caso contrario me ignora. Sus ideas me dejan esa inmensa sensación de vacío como la calvicie de los cielos diurnos. Cielos que se me antojan más tristes en las ciudades con río. Sin embargo, no me gusta ser descortés y atiendo las cuestiones que ella me plantea con mayor o menor gracia.

Ayer en el estrellado paseo, comenzó a hablarme de la influencia de los astros en los seres humanos. Una ciencia que en esta parte del mundo se conoce como astrología. En verdad, no voy a negar lo que afecta la Diosa Noctiluca a mi devenir nocturno. Especialmente cuando sale de fiesta con la cara lavada y recién peinada .Un lucero que ilumina cualquier mar y cuya luz en el pasado fue elemento clave en los bombardeos de las ciudades de Europa más afamadas.  Sin embargo, no logro entender que haya gente que siga pensando que según la alineación de Júpiter o Saturno, los nacidos bajo el embrujo de esos astros van a tener más o menos suerte en el tema de la coyunda o, en los negocios. Desafortunadamente, mi interlocutora, que a estas alturas del paseo está algo harta de la manía pélvica y reproductora de mi Husky siberiano, responde hablándome del poder de las estrellas y de las Profecías de Michel de Nostradamus. Y todo con su dulce acento de York de mujer distinguida.

Igual que el cielo descubre todos sus secretos en las noches sin luna, la mujer va desgranando su falta de tino cuando empieza a relatarme todas las predicciones  del francés que se han cumplido: Hitler, Napoleón y hasta el ataque de las torres gemelas. Su discurso, no crean, estaba bien hilado. Finalmente, tomo la palabra y le contesto en la lengua de Shakespeare para decirle que Nostradamus siempre me ha parecido un impostor y que sus profecías son todas mumbo-jumbo. Un término que podría traducirse como un galimatías. 

Afortunadamente, los hijos de la Gran Bretaña suelen ser bastante bien encajadores y no se toman las cosas tan personales como, sin duda, acontece con los ibéricos. En verdad, le digo, ese falso profeta pensaba, como era muy habitual en los hombres de su tiempo, que la historia era cíclica y por ello se lanzó a crear unas cuartetas pensando que en el futuro se volverían a repetir los desastres. Por otra parte, nunca dio una fecha definitiva y escribía 66 y así, claramente,  hay muchas más posibilidades de acertar. En cuanto a Hitler, él escribió Hister y ni de casualidad fue capaz de adelantar la muerte de Enrique II. Lean  no me dirán que esta cuarteta se refiere a los que muchos, una inmensa mayoría, piensan que se refiere:

El joven león vencerá al viejo
En el campo de batalla en combate singular
En jaula de oro le quebrará los ojos,
Dos flotas una, después de morir, muerte cruel.

Y vaya usted a saber a qué leches se refería el tipo porque Nostradamus dirigió una carta al monarca, fechada el 14 de marzo de 1558 en la que el astrólogo lejos de presagiar su muerte, le dijo que “sería invencible”.  De cualquier personaje menos del Rey francés.

En lo relacionado con la destrucción de las torres en la ciudad de Nueva York, el galo se refería, sin ningún género de dudas, a Nápoles, fundada por los griegos cuyo nombre etimológico significa precisamente eso “Nueva Ciudad”- Neos= nueva. Polis=Ciudad-

Concluí mi discurso en el nocturno afirmando que Nostradamus no dio una, ni en vida, ni mucho menos en muerte.  Hubiera sido más convincente si hubiera escrito algo menos críptico y certero como; “hijo de vaquero con apellido de arbusto en inglés y nombre del Santo varón que matón al Dragón tomará el poder aún siendo tonto”. Y para no dejar lugar a las dudas, el año exacto del acontecimiento. Como no se dio, Nostradamus será siempre el protagonista de ese chiste en el que un hombre pega en el portal de un vidente y éste pregunta;”¿Quién es?” y la conclusión es clara: “pues vaya mierda de adivino”.

Finalmente la súbdita británica se batió en justa retirada y yo me quedé mirando, al fin, como los rayos de luna penetraban por las ramas de un pino piñonero con el susurro del viento que hacía la siguiente predicción: “Amigo husky, tú a esa linda perrita no te la follas”. Doy fe que la profecía se ha cumplido con creces.


Sergio Calle Llorens

DANMARK; JAVIST

Usted no lo sabe, pero por eso se lo dejo yo aquí escrito,  Dinamarca es un país que prohíbe que los extranjeros puedan comprar casas en su territorio en caso de no tener la residencia permanente. Usted no lo sabe, pero por eso se lo cuento yo,  Dinamarca no permite que en ningún edificio oficial o casa de particular haya una bandera, cualquier tipo de bandera, por encima de la nacional. Usted no lo sabe, y por eso se lo relato yo, en Dinamarca no hay más suicidios que en España, simplemente en nuestro país se necesita o una carta anunciando la intención de matarse o, en su defecto, un individuo que sea testigo del luctuoso fenómeno. Vaya que el recuento español de aquellos que desconectaron su cerebro voluntariamente padece de anemia. 

Lo que sí sabe, porque los medios de comunicación se han encargado de anunciar a bombo y platillo, es que Dinamarca confiscará los bienes a los extranjeros para evitar que sigan llegando refugiados a las tierras de Han Christian Andersen.  Y es que Dinamarca es un país pequeño que legisla para que la costa danesa no se vea invadida por alemanes como ha ocurrido en Mallorca. Y es que Dinamarca hace y hará lo que sea necesario para defender su independencia, su forma de vida y su idiosincrasia más que le pese a algunos. Y es que Dinamarca es una nación seria que, por más que últimamente haya salido en los medios como nación insolidaria, ha hecho más por los inmigrantes que cualquier territorio europeo. Así que lecciones las justas. Dinamarca, faltaría más, tiene todo el derecho a defenderse aunque usted no lo sepa o, no quiera saberlo o pasa demasiado tiempo en Twitter rebuznando.

Danmark? Javist.


Sergio Calle Llorens

sábado, 16 de enero de 2016

LA PLUMA

Podría repetir ese viejo dicho que afirma que escribir es un trabajo sucio pero alguien tiene que hacerlo, aunque yo no lo veo de esa manera. Diría que es un trabajo sucio pero alguien ha de saber cómo hacerlo. Yo, permítanme la falta de modestia, sé cómo.  Esa habilidad me ha traído muchos problemas sobre todo a la hora de exponer mi visión del mundo. No pido que nadie, faltaría más, la comparta pero sí que se respete.

Un articulista debe mover su pluma como un hierro candente. Tratando, y en todo momento, que el contrario  no se le acerque demasiado. Una actitud que debe aplicarse incluso a los compañeros de armas. La idea es siempre tratar de penetrar en la defensa enemiga sin dejar al descubierto parte vital alguna.

Para escribir bien se necesita destreza que, era el arte de dominar la espada, frente a las sucias tretas de los contrincantes. Para relatar correctamente se necesita frialdad en el análisis  como cuando el espadachín observaba a su rival para mandarlo a cenar con Jesucristo.  Para exponer juicios fuertes hay que tener un pulso firme y, a renglón seguido, dibujar una línea que nadie debe traspasar jamás. 

Mi protocolo expresivo se basa en no permitir que criatura alguna me diga qué cosas puedo o no escribir. Una forma de decirle al mundo que jamás renunciaré a mi libertad entendida, por supuesto, como el éxito vital de no tener que levantarme cada mañana estrechándole la mano a gente a la que detesto. Y yo, por si no lo saben,  ahorita lo aclaro; detesto a una inmensa mayoría.

Si la espada, como leí recientemente, te pone la historia en la mano, y es hoy un instrumento de aprendizaje y de cultura, la pluma ha de ser afilada para cortar conciencias ajenas ancladas en el inmovilismo aunque no mate como un florete. Mi pluma, como  mi espada, se han cruzado con otras en duelos interesantísimos.  De todo ello se desprende la historia de alguien que lo tuvo todo en contra pero sobrevivió para desgracia de muchos.

Mi verbo es el resultado de mi liberalismo, de la manera en la que entiendo la existencia. Mi solución ha sido individual y se aleja de la turba. Mi respuesta ha sido el combate cuerpo a cuerpo cuando hubiera sido más fácil plegarme a los deseos de aquellos que querían alquilar mis servicios de escribidor.

Sé que mi batalla está perdida de antemano por la cobardía de mis conciudadanos pero, aún siendo consciente de ello, no pienso poner la otra mejilla jamás. Yo, sencillamente, moriré matando- metafóricamente hablando- porque pertenezco a una estirpe de soldado viejo que bajo la lluvia, o con un sol de justicia, avanza bajo las antiguas banderas de San Andrés. Saldré a pelear siempre y si estoy tan ocupado en la batalla que me olvido de Dios, espero que él no se olvide de mí.

Estaré siempre del otro lado; de ese que defiende que todos los españoles seamos iguales ante la ley. De ese que ama la diversidad lingüística de la nación moderna más antigua del mundo. De ese que huye de la imposición de credos religiosos o políticos. De esa izquierda resentida a la que Franco se le murió en la cama.  De esa ultraderecha en forma de nueva partido que parece Carlista. De ese nacionalismo vasco y catalán cuyos preceptos parecen sacados del Mein Kampf de Adolf Hitler. Sí, yo estaré en todo momento del otro lado y usted, o alguno de los suyos, en frente apretando el gatillo al amanecer. Miré el cuadro de Gisbert para ver como morimos los liberales en una playa malagueña. Entonces lo entenderá todo o tal vez no entienda nada.


Sergio Calle Llorens

jueves, 14 de enero de 2016

EL CIRCO

Cuesta creer que una nación como España que reconoció los derechos de los indígenas en 1542 al reconocerles como súbditos libres de la Corona tenga hoy, y para su desgracia, un parlamento en el que diferentes tribus compiten por hacer el indio.

Se trata de aparentar más que de ser. La de Podemos trae un bebé para demostrar cuan moderna que es aunque sea acompañada de su niñera. Hacerse la foto para quedar, como diría el insufrible Josep Pedrerol, retratada en 1931. Unas veces son pequeñas criaturas y otras Reinas magas de Valencia vestidas de lagarteranas en plan busconas. Carmena que se baja del metro para subirse cinco minutos después al coche oficial. Gestos de vuelos gallináceos que tan feliz parecen hacer a la turba.

Un circo con Buffalo Bill, Caballo Loco, Toro Sentado y los payasos de la tele en el que ya han pasado zotes intelectuales como ZP y en el que siguen, para nuestro escarnio, personajes como Celia Villalobos y Alberto Garzón. Éste último, imagino, solo ha quedado para llevarle el café a Pablo Iglesias. Indios contra cowboys en un intenso fuego cruzado con algunas pausas para fumar la pipa de la paz. Parlamentos paupérrimos con palabras como ciudadanía que, de usarlas tanto, se me antojan gastadísimas y sin valor alguno. 

Un manicomio en el que ya se ve como normal que un tal Rufián- Dios a veces es justo con los apellidos- dice que acude al "parlamento de un país vecino". Y se queda descansado completamente orgulloso del rebuzno mientras va a cobrar, ya verán que durante al menos cuatro años, de “los españoles”.

Del debate en Valladolid sobre los derechos humanos a la porfía de la cama redonda en Madrid por aquello de que la política hace extraños compañeros. De los indios pueblo a un pueblo desnortado que espera milagros de unas etnias que siempre hablan con lengua de serpiente. Súbditos que recuerdan a aquel adolescente que compró una caja de preservativos con la leyenda “Sexo seguro” y todavía espera que algo excitante ocurra.   Viendo como se manejan en este circo borriquil yo prefiero, y mil veces, decantarme por cualquier película de la mula Francis.

¡This is the end!


Sergio Calle Llorens

SINISTER

Suelo ver unas 20 películas de terror al año y puedo asegurar que una gran parte de ellas no merece la pena. Sin embargo, a veces el género ofrece trabajos excepcionales como Sinister del director Scott Derrickson responsable de títulos como el Exorcismo de Emily Rose. Un talento que unido al del productor Jason Blum y la gran actuación de Ethan Hawke hacen de la cinta una cita inexcusable para los amantes del horror con mayúsculas.

Ciertamente el terror tiene muchas caras y todas, afortunadamente, pueden encontrarse en esta historia en la que un escritor, que basa sus libros en crímenes reales, expone a sus seres queridos a un gran peligro.  El terror psicológico, los sustos abundantes y bien distribuidos, el pánico a lo sobrenatural, el miedo a lo macabro que abre con una escena fascinante en la que se muestra a una familia de cuatro personas de pie bajo un árbol, con bolsas en la cabeza y cuerdas atadas a sus cuellos. De pronto, un ente corta con una sierra una rama del árbol, que hace de contrapeso estrangulando con la acción a toda la familia.  Meses después, el protagonista Ellison Oswalt- Ethan Hawke- descubre en el ático de su nueva casa un proyecto y varias películas de Super 8 en la que aparecen crímenes de familias enteras.  Rápidamente se da cuenta de que el árbol está en la parte trasera de su vivienda y comienza una investigación. Lo interesante de todo radica en el hecho de que los espectadores nos asustamos por las grabaciones que el escritor ve y, a su vez con sus reacciones. Y todo hecho de una manera ciertamente magistral. Es una película dentro de otra película en la que se puede sentir hasta el sonido que hacen los actores al quitarse la ropa.

Escenas de ahogamiento, muertes por degollación o por fuego hasta que Ellison alcanza a ver una figura demoníaca reflejada sobre el agua de la piscina sonriéndole de forma siniestra.  La clave de todo, en mi opinión, se basa en lo bien que está construida la historia y lo bien que encajan los elementos narrativos de la misma porque, no lo olvidemos, es un buen guión lo que hace creíble los efectos del miedo. Como El Resplandor  cuya trama es lo que conecta con el resto de ingredientes.

No es la intención de esta entrada desvelar todo lo que el espectador puede degustar con Sinister sino recomendar fielmente su visionado. Puedo asegurarles no soy de los que se asusta con facilidad pero ayer mismo, sin ir más lejos, volvía del campo de noche con media luna y el viento empujando la hojarasca a mis pies. Tuve que mirar varias veces hacia atrás esperando ver alguna criatura que me acechaba. Cantó un búho desde una atalaya cercana y a lo lejos se escuchaba la canción triste del mar. Sin pensarlo dos veces corrí hasta alcanzar las callejuelas estrechas del pueblo mediterráneo donde vivo y solo al franquear la puerta de mi vivienda pude respirar tranquilo. Todo porque se me ocurrió acompañar la cena regada con vino del Penedés  con la película en cuestión.  Véanla pero a ser posible en compañía.

Sergio Calle Llorens


domingo, 10 de enero de 2016

BAILANDO

Siempre que escucho al hombre del tiempo decir que las temperaturas bailarán entre tal y cual grados, me imagino al viento de levante gambetear con el de poniente. Al menos aquí, a esta orilla del mediterráneo  donde las brisas marcan tanto el devenir del clima. Supongo que danzar junto a una pareja es un acto de belleza donde uno dirige y el otro se deja llevar. Mi problema, si es que puede expresarse así, es que prefiero el baile en solitario. Especialmente tras los bailoteos del año pasado con los compañeros de página del diario digital El Demócrata liberal. Personas con las que solo me unía el deseo de acabar con el gobierno corrupto de la Junta de Andalucía. Empero, no me van las danzas tribales que tan bien resuenan en algunas junglas.

Afortunadamente he tenido la ocasión durante las coreografías de conocer a un par de personas que han demostrado, además de sus peculiares pasos a la hora de mover el esqueleto, que merecen muchísimo la pena. Me estoy refiriendo claro está a Paco Romero y a Cornelia Cinna a los que deseo la mejor de las suertes porque, sin duda, la meritan.

Dejo atrás una coreografía llena de embrollos y polémicas porque, después de todo, mis artículos-para qué negarlo- han sido de los más comentados y visitados. Algo esencial para cualquier medio que se precie. Algo habitual desde que empecé a escribir párrafos sueltos para los Diarios.  El problema, ya les digo, ha sido la falta de empatía con alguien nacido fuera de sus límites mentales. Especialmente con esa Divina Higea cuyos artículos demuestran la necesidad de visitar a un psiquiatra, y con urgencia. Una nulidad, desde todos los puntos de vista, que reúne todos los vicios que detesto en una bruja que me hace recordar aquello de;

“Any de pluges, fora bruixes”.

Por tanto, quiero comunicarles que no volveré a bailar con esos ex compañeros por decisión propia. Me voy, como dijo Adolfo Suárez, sin que nadie me lo haya pedido pero, sin duda, mi marcha era necesaria. Pronto comenzaré un nuevo baile en otra publicación con cuyos directores solo mantendré una relación epistolar. Asimismo también podrán seguir mis pasos de claqué en estas páginas.

Lamento haber perdido un año de mi vida en un proyecto en el que se han sentido más molestos mis ex colegas que los corruptos de la taifa del sur contra los que escribía.  No entendieron que yo no era el enemigo pero odiaban, y lo siguen haciendo, mis arrestos porque, como digo siempre, el miedo llama a mi puerta pero nunca encuentra a nadie A un servidor el fin del mundo me pillará bailando o con una espada en la mano.

¡Hasta siempre!


Sergio Calle Llorens

martes, 5 de enero de 2016

VOX

Vox es, básicamente, la versión moderna del nacional-catolicismo español cuyos votantes recuerdan a aquellos ciudadanos de los 80 que teniendo a The Rolling Stones optaban por mover el esqueleto al ritmo de la Orquesta Topolino; gente que vive, como dice la canción del grupo de Barcelona, “en su casita de papel” con esos muros tan finos.

Vox defiende la familia, cristiana se entiende, pero olvida en su programa electoral a todos aquellos que han decidido formar otro tipo de uniones. Una manera de imponernos a todos su moral y su forma de entender el mundo.  Una vuelta a la España de Franco donde la mujer no pudo abrir una cuenta bancaria hasta julio de 1975 y los homosexuales eran- con la excepción de Torremolinos- apaleados o encarcelados. Les ha faltado usar como reclamo electoral a ese anuncio de Soberano en el que la señora aparecía con un ojo morado.  Bien es cierto que el cristianismo dio origen a la democracia, la revolución científica, los derechos humanos o la Universidad en occidente para, entre otras cosas, llevarnos a gozar de la libertad actual, pero retornar a la España de misa diaria se me antoja demasiado castigo.

 Vox defiende un no rotundo al aborto. Sin embargo, algunos recordamos como en los ochenta las jovencitas sin recursos morían tratando de abortar en casa o, asistidas por curanderas cuando las de familia pudiente lo hacían en clínicas de Londres. Centros donde el 60% hablaba español y por razones obvias. Muchos años después me he encontrado a algunas de aquellas que abortaron en Londres en manifestaciones Pro-Vida.  Dejemos, pues, las cosas como están ahora.

Vox defiende la supresión del Estado Autonómico para, imagino, volver a centralizarlo todo en Madrid.  Bien es cierto que las autonomías han conducido a un nivel educativo en el que nuestros escolares entienden únicamente las dos terceras partes del catálogo de Ikea. Sin embargo, sería mucho más sencillo devolver las competencias de sanidad y de educación al Estado y, el resto de atribuciones podrían ser controladas por las Diputaciones Provinciales- para aquellos territorios que decidan no formar parte de autonomías absurdas-  o por  esas regiones con alma de país.  

Vox defiende el no rotundo a la negociación con la banda criminal de ETA pero, hoy los terroristas no han logrado ninguno de los ideales por los que luchaban.  A saber: ni el País Vasco es independiente. Ni han alcanzado la unión con Navarra y, mucho menos con lo que ellos llaman Iparralde. Y de la implantación de una sociedad socialista, ni hablamos.

Vox nació para dar respuesta al electorado más reaccionario del PP pero habiendo fracasado en su aventura, no creo equivocarme al afirmar que su futuro político está herido de muerte.  Algo lógico si nos atenemos a sus paupérrimos resultados en las elecciones generales con un exiguo 0,23 de los sufragios- 53507 votos para ser exactos-  por lo que Santiago Abascal podrá seguir teniendo hijos sin estar metido en la harina de la política.

Llegará un día en el que los votantes de Vox de hoy reconozcan cuan ridículo hicieron al apoyar ideas del siglo pasado. Se verán reflejados en aquellos mismos que defendían el no al divorcio en España, pero para entonces yo les estaré esperando con los brazos abiertos. No tendré nada que reprocharles porque el mayor éxito de un liberal no se basa en lograr conversiones que no llevan a ninguna parte, sino en que los conservadores y los socialistas-verdaderos enemigos del liberalismo- pongan en práctica nuestras ideas sin que ni siquiera se den cuenta de ello.
Vox es un pasado rancio que huele a bromuro y a Varon Dandy mientras el futuro, amigos liberales,  es nuestro porque como canta Mick Jagger; “Time is on my side”.

*Último artículo  publicado en el Demócrata Liberal.


Sergio Calle Llorens

lunes, 4 de enero de 2016

RAFAEL G. DE COSÍO

Rafael García de Cosío-  a la ignorancia más atrevida- era un seguidor de mis artículos hasta que descubrió que yo escribía demasiado bien sobre el desarrollo económico, cultural y turístico de la provincia de Málaga.  Que cómo me atrevía yo y tal  teniendo, como tenemos, a Canal Sur,  ese medio que cada vez que el equipo de la Rosaleda gana, dedica un especial interesantísimo a la práctica del Curling. Deporte muy practicado en el pueblo de Guadalcanal de donde procede este votante de VOX. Formación a la que he dedicado un repaso en las páginas de El Demócrata Liberal lo que ha provocado una nueva rabieta del mozalbete. Último artículo, por cierto, pues comienzo a publicar en breve en otro medio de comunicación.

El caso es que el atolondrado Cosío no aguantó bien que yo le replicara públicamente, siendo, como era, compañero de página, el haberme afeado mis escritos sobre la provincia a la que pertenezco. Algo, ya les digo, intolerable para el intolerante.

Y ustedes se estarán preguntando quién coño es este señorito. Bueno pues aquel que dejó un reportaje estrella en Intereconomía en el que defendía lo malo que era usar preservativo en África. Ese continente en el que los africanos, según el botarate, no destacan por su manicura. Aquello motivó que media España se cachondeara del becario y, la otra media sintiese una inmensa pena por él. Rosa María Artal lo describía de la siguiente manera;

Se llama Rafael García de Cosío. Moreno y repeinado para el trabajo, moldeado el cabello con secador y sujeto con laca. Se ha permitido desde su ego de superioridad racial dictar un discurso nazi contra los africanos. (...) Yo le pediría encarecidamente que use siempre condones. No vaya a ser que en su esperma difunda sus genes.

Otros no fueron tan elegantes al rellenar páginas en las que el amigo Cosío se reencarnaba en ladilla en la mismísima África.  Desgraciadamente, la caída de las hojas del calendario viene a demostrar que los tontos con los años se perfeccionan y al final son aún más tontos.  Y es que el gurrumino se empeña en insultar a cualquiera que no esté de acuerdo con su nacional-catolicismo. 

Para bien o para mal; la red de redes deja huella y, la de Cosío es tan alargada que jamás podrá dedicarse a la política como pretendía. Le queda la posibilidad de ir ascendiendo como el buen trepa que es en el mundo del periodismo, pues cabeza de terco promete maneras y no me extrañaría que terminara escribiendo en las hojas de alguna parroquia.  Personalmente, solo me queda desearle una larga vida en la que pueda vaciar, al fin, esa enorme cabeza que contiene hectolitros de semen.

Coda: Lo que yo les diga, Cosío viene a demostrar que Darwin era un soñador irremediable ¡Que evolución, ni perro muerto!


Sergio Calle Llorens