martes, 30 de mayo de 2017

ISLAMÓFOBOS

Hay gente que piensa que si las mujeres se hacen la permanente, los hombres nos hacemos transitorios.  Hay multitud que cree que si el avión llega con retraso, al piloto le persigue la inteligencia pero él es siempre mucho más rápido. Hay parentela que afirma que cuando un abogado se vuelve loco, ha perdido el juicio. Hay concurrencia que defiende,  tras sufrir a la injusticia española, que el turno de oficio es al oficio de tuno. Hay feministas suecas que para atacar el patriarcado marchan al galope de forma descabellada. Incluso hay un gentío que defiende que los ataques terroristas islámicos no guardan relación con el islam. Éstos últimos llegan incluso  a afirmar que el islam no tiene nada que ver con el islam,  acusando de islamófobos a todo a aquel que se atreva a llevarles la contraria. En un mundo en el que siempre es mucho más importante hacernos las preguntas correctas antes que hallar las respuestas, dos cuestiones se me antojan obligadas:

·         ¿Son la mayoría de musulmanes moderados?

·         ¿Somos la mayoría de occidentales islamófobos?

Para responder a la primera pregunta, hemos de tornar nuestros ojos a los estudios de opinión realizados por prestigiosas universidades árabes como la de El Cairo y también por el New Research Center. Los resultados no dejan lugar a dudas:

·          El 88% de la población musulmana de Egipto, el 62% que profesa esa religión en Pakistán y el 86% de los jordanos apoya el asesinato cuando un individuo abandona el Islam.

·         El porcentaje es muy similar en los países mencionados cuando se trata de apoyar la ejecución de homosexuales o cortarle la mano a los ladrones.

·         Un 70% de musulmanes en todo el mundo- y eso incluye a los que viven en países occidentales- comparte la opinión que el retraso del mundo islámico comenzó cuando los musulmanes dejaron de conquistar otras tierras para convertir a los infieles.

·         Un 84% del sudeste asiático, un 64% del África subsahariana y un 77% del Magreb apoya el código penal islámico conocido como la Sharia.

·         El 65% de mujeres musulmanas ve normal que sus maridos las peguen de vez en cuando. El porcentaje se eleva a un contundente 80% por parte de los hombres cuando se trata de tolerar la violencia machista en el seno del hogar.

·         Un 51% de nigerianos musulmanes apoya la lapidación de las mujeres adulteras mientras que  un 88% de egipcios está de acuerdo con esta salvaje práctica.

Por todo lo expuesto, afirmar a día de hoy que los musulmanes son moderados no se sostiene en ningún caso. Dicho de otro modo; los políticos occidentales mienten a sus ciudadanos porque ni ha existido, ni de momento existe, una corriente de pensamiento mayoritaria en el mundo musulmán que pueda llamarse tolerante. Una opinión que incluya, y en todos los casos, respeto por los tres pilares fundamentales de las democracias liberales occidentales en el siglo XXI:

a-      Libertad de expresión
b-      Libertad de opinión
c-       Libertad religiosa

En cuanto a la cuestión de si somos islamófobos, la respuesta es un rotundo sí. Y es que tener miedo o antipatía por aquellos que lapidan a las mujeres adúlteras, obligan a casar a niñas con ancianos, visten a sus mujeres con un saco, justifican los ataques terroristas cometidos en Israel, rebanan las manos de los chorizos o cuelgan a los homosexuales de las grúas, lejos de ser algo negativo debe comenzar a ser visto como una actitud de obligado cumplimiento.

Oponerse al islam hoy es como refutar las ideas racistas de Hitler en el pasado. Contraponer los valores de respeto frente a las ideas del analfabeto nacido en la Meca en el año 570 es como resistir al comunismo que ha llevado a la tumba a cien millones de seres humanos. Negar estas evidencias no cambia esta realidad inquietante: los musulmanes ni son moderados, ni se les espera. Yo, en cambio, espero que usted cambie de actitud cuando le pregunten: “¿Es usted islamófobo?” y responda: Sí, a mucha honra.

Sergio Calle Llorens


lunes, 29 de mayo de 2017

POP MALAGUEÑO

Desde que leí "Málaga y la Nueva Ola" de José Luis Cabrera y Lutz Petry no había leído nada sobre la movida musical en estas orillas mediterráneas. Pero hace un par de semanas cayó en mis manos, y literalmente, la obra del cantante de Danza Invisible titulada; “Una historia del Pop malagueño” . Un desfile de bandas, poetas malditos y un sinfín de garitos donde algunos, que hoy pintamos canas, aprendimos a bebernos la vida. Antes de entrar en harina sobre los grupos que tuvieron que ver conmigo de alguna u otra manera, quiero rescatar algunas frases  del libro:

·         Paloma Chamorro Presentadora de La Edad de Oro: “Aparte de Madrid, donde se vivió la movida con más fuerza fue en Vigo y en Málaga.

·         Juan Gómez Locutor y director de Música para Grandes Ciudades: “Es que entonces- años 80- los coordinadores musicales teníamos cierta libertad. Había discos obligatorios y optativos, y aparte podíamos elegir la frecuencia con la que se radiaban. Así que te encontrabas con que en Madrid o Granada estaban con “La Colegiala” y aquí  en Málaga sonaban The Cure”.

·         Javier Ojeda: “ En la extinta discoteca Max se congregaban entre 600 0 700 iniciados que venían a escuchar a The Jam, Talking Heads y otras rarezas para sorpresa de los dueños de la sala, que no comprendían muy bien de donde venía esa gente con la pinta tan rara.
 l
En aquella Málaga tan alejada, gracias Dios, del patético rock andaluz, vivimos a caballo entre Lambrettas, conciertos, rockeros y poetas en una orgía creativa sin precedentes. De aquellas bandas recuerdo, por supuesto, la actuación de Krazy Boys en el bar Mod del Beat Verdi- situado a la entrada del barrio marinero de Pedregalejo-  ya que  sus componentes fueron lo primeros representantes del modernismo en la región malagueña- que junto a los Agentes Secretos hicieron las delicias de la primera generación Mod de la Capital de la Costa del Sol. Uno de los miembros originales, Rafa, ha sido el agitador del ambiente Sixty local, regentando bares como El Club 60 de calle Beatas y luego en la Barriada de la Princesa y más tarde en Blanco y Negro de calle Granada. De aquella banda destacaría el imprescindible himno “Málaga es mi ciudad”- que también puede encontrarse en una recopilación de música Mod española auspiciada por el sello Bip Bip de los barceloneses Brighton 64- y "Colegio de Curas".


Y si Rafa el Mod guarda su bajo Rickenbacker, yo mantengo el disco de Biscuters que es, aunque algunos no lo sepan, heredero de la banda Side Car. Formación que debe su nombre a otro glorioso garito de Rocker de Pedregalejo. Biscuter fue uno de los primeros grupos mixtos de la ciudad. Allí mis amigos José- bajista y hoy un luthier de renombre- Fabián- vocalista y guitarra- se unieron a unas bellas señoritas entre las que destacó a Helena Calvo. Biscuter se lanzó al mercado en la Rosa Records con un disco cuya portada fue realizada por Micky el Rocker- otro personaje local cuyas andanzas darían para varios artículos- y con un estilo de los girl-groups de los 60.  Fabián el argentino, que no vivió los éxitos de la banda por un problema de celos, montó años más tarde un grupo de tango cuyos maullidos porteños se han perdido en el rompeolas.  Rafa Rodríguez, sustituto de Fabián, fundó otra banda al poco de que el proyecto terminase para siempre; Los Braulios y luego los Caracoles cuyo primer disco fue con Warner. Su tema "Fenómeno" es un clásico para los seguidores del Málaga C.F


Y como en el libro hay pop, rock, grunge, techno, punk, hard rock etcétera, he de destacar al grupo Epidemia que hacía Trash metal con canciones como “Cadáver insepulto” o “sabor a muerte” ya que el cantante y guitarrista Eto Morales- hoy tristemente fallecido- colaboró conmigo en la Revista digital- fundada por un servidor-“Región de Málaga” en la que publicamos, ojito al dato, todas las psicofonías que el bueno de Eto realizó por las casas de la provincia. No es de extrañar que Eto reivindicaba la vida después de la muerte en su penúltimo proyecto cultural Termogénesis en el que mezclaba, y muy bien por cierto, el metal con la música electrónica. Finalmente tuvo un último grupo Operación Mutante en el que versionaba clásicos como el de Mónica Naranjo (“Sobrebeberé”), o el de Europe “El final del Condón” que se convirtió en un fenómeno en internet. Donde quiera que estés, muchas gracias campeón.

Carlos Desastre era un personaje, tal vez todavía lo siga siendo, fundador del 713avo Amor. Banda de la que la revista Rock de Lux criticaba de la siguiente manera:

·         “ Los malagueños siempre prefirieron la negrita a la cursiva, el exceso a la concreción”.

Sea como fuere, hoy Carlos en un artista reconocido en Méjico por alguna razón desconocida. Tengo entendido que vive cerca de Sierra Madre y sigue tan arrogante como cuando la última vez que lo vi en el concierto de James Brown en la Malagueta. Aquel día bailando como un loco en compañía de mi amigo el Monaguillo, le atizó, por supuesto sin querer, un puñetazo en el ojo del que todavía nos estamos riendo.

He dejado para el final a mi amigo Tony Cantero con el que me refugié durante años en los garitos rockeros hasta que él arribó  al crossroads del que hablan los músicos de Blues. Tony, del que muy poca gente sabe que vivió parte de su niñez en Australia, tiene un disco excepcional que lleva por nombre "Painting the clouds". En este trabajo se nota su colaboración con artistas como  Javier Ojeda y  su periplo por Chambao.  Gran guitarrista y compositor, Cantero ha sido uno de los tipos con el que más me he reído en mi vida. Como botón una muestra; estábamos alojados en un hotelito de Nerja cuando una mujer comenzó a gritar Antonio, Antonio y, aunque al principio pensamos que se trataba de gemidos sexuales, aquella mujer terminó dando gritos de auxilio. Y allí fuimos nosotros a auxiliar a la damisela que, a su vez, intentaba que su marido se recuperase de un desmayo. Al agacharse, la señora dejó a la vista dos enormes tetas que provocaron la risa del guitarrista. Al final pudimos salir bien de aquella experiencia surrealista en la que la mujer, que no se coscó de nada, nos estará eternamente agradecida. Nosotros a ella también.

Sin duda, “Una Historia del Pop Malagueño” de Javier Ojeda es una obra imprescindible a la que solo le pongo un pero; lo mucho que se nota cuando el autor presenta a una banda amiga o conocida de lejos. Sea como fuere, me ha encantado cobijarme durante dos semanas entre sus páginas que huelen a la Málaga rompedora, canalla, emprendedora y cosmopolita que sigue asombrando al mundo.

Sergio Calle Llorens



jueves, 25 de mayo de 2017

SOLO DE GUITARRA

A veces pienso que la mente de mucha gente es como un tema de los Ramones, en el que furiosas guitarras se convierten en una cortina tan impenetrable que nunca, o casi nunca, dejan pasar un solo. Yo, con permiso de mi admirada banda de Nueva York, voy a marcarme unas notas con mi pluma que dejarán aturdidos a más de uno.

Como sabrán, siempre que en Europa se habla de Estados Unidos se hace desde el más absoluto desconocimiento. Especialmente con la política De tal forma que, por ejemplo, existe una idea muy generalizada en el viejo continente sobre los dos partidos mayoritarios en el país de las barras y estrellas. El resultante es el siguiente: “el Partido Republicano representa al mal y el Partido Demócrata es el garante de los derechos civiles”.  Si usted comparte esta opinión le aconsejo que siga leyendo hasta el final.

El Partido Demócrata fue fundado en 1829 y, desde sus orígenes defendió la esclavitud. En cambio, el Partido Republicano fue creado en 1854 con el objetivo de impedir que esa forma cruel de servidumbre no se extendiese a los territorios del oeste. Aquella lucha entre los dos partidos se resolvió, aunque mal y parcialmente, en el famoso caso de Dred Scott contra Sandford en el que se establecía que los esclavos no eran ciudadanos. Una decisión judicial que tuvo el apoyo de siete jueces demócratas y el rechazo de dos magistrados republicanos.

Fue Abraham Lincoln, republicano por cierto, el hombre que liberó a los esclavos, tras la Guerra Civil Americana de 1861-1865- y seis días después de la victoria del norte, John Booth, un demócrata confederado, asesinó al presidente. Su sucesor, Andrew Jackson, otro demócrata, impidió que la liberación de esclavos fuese efectiva. Además, su partido se opuso a las siguientes enmiendas.

·         La decimotercera enmienda de 1865 que abolía la esclavitud
·         La decimocuarta enmienda de 1864 que otorgaba la ciudadanía a los esclavos.
·         La decimoquinta enmienda de 1869 que concedía el voto a los ciudadanos de color.

 Una vez que las tropas federales abandonaron el sur confederado en los tiempos de la Reconstrucción, los demócratas hicieron todo lo posible para que los otrora esclavos no disfrutaran de sus derechos.  Y lo hicieron por la fuerza, como muy bien destaca la Universidad de Columbia en algunos de sus trabajos, creando el Ku Klux Klan- cuyo fundador Nathan Bedford Forrest también pertenecía al Partido Demócrata. Una formación que no eligió a ningún negro congresistas hasta el año 1930. En cambio, los republicanos ya habían mandado a la primera cámara americana a 22 congresistas hasta 1900.

Woodrow Wilson, vigésimo octavo presidente de Estados Unidos, compartía muchas de las ideas del KKK, llegando a proyectar en la Casa Blanca la película “The Birth of a nation” que originariamente se llamó The Clansman. Cinta  de D. W. Griffith que justifica el nacimiento de esa organización criminal y racista por las tropelías que cometían los negros en el su. Para resarcirse de las acusaciones de racismo, el director hizo otra película llamada Intolerancia.

En 1964 el acta por los derechos civiles estuvo 75 días paralizada en el senado por los demócratas hasta que los republicanos, una vez más, ganaron la votación por los derechos civiles.
Solo cuando los descendientes de los esclavos pudieron votar, los demócratas cambiaron de táctica como dejara dicho el Presidente Lyndon Johnson:

“I`ll have them niggers voting democrats for 200 years”.

En conclusion; historicamente los demócratas no son, ni por asomo, el partido de los derechos civiles. Ahora ya lo saben y por eso es el momento de que yo desconecte la guitarra y ustedes, o algunos de ustedes, sigan pensando lo contrario que, seguramente, es como discurrir que las mujeres con mechas están a punto de estallar.


Sergio Calle Llorens

jueves, 18 de mayo de 2017

SUECIA

Suecia es el primer país occidental en legalizar la bandera de ISIS y en perseguir la prostitución. Por eso, si sacas a pasear tu pichita en un parque sueco en compañía de una meretriz mereces una multa, y si enarbolas el trapo negro del odio te vas de rositas.

Suecia tiene en Malmö  a la ciudad europea con el mayor ratio de crímenes por habitantes. Por encima incluso de Londres, Madrid y Paris teniendo casi la misma población que Córdoba. Se la conoce como la Chicago sueca..

Suecia es la nación del mundo con más "No go zones" de la Unión Europea. Barrios en los que la policía se niega a entrar por temor a ser agredidos por la población musulmana que, al parecer, los recibe con  lanzamiento de granadas y bombas incendiarias.

Suecia es el único lugar del mundo donde los crímenes sexuales se han duplicado desde 2012 y por si fuera poco, los delitos cometidos por arma de fuego han aumentado un 84% en la última década.

Suecia es el primer territorio de Europa en el que las autoridades han decidido meter a miles de asilados adultos a estudiar con chicas de 13 años que, por supuesto, sufren la violencia sexual de estos refugiados. Además fue el primer Estado en no hacer públicos los delitos de esta índole para no criminalizar a los delincuentes, perdón a los inmigrantes.

Suecia es tan peligrosa que los somalíes que buscaron refugio en ese rincón escandinavo se quieren marchar a su país natal hartos de la violencia de, ojito, otros inmigrados.

Suecia es el paraje que cuenta con un 56% de pájaros inmigrantes cumpliendo penas de larga duración. El más alto de toda Europa occidental.

Suecia cuenta con el triste récord de haber podido darle trabajo a solo 600 personas de los últimos 200.000 solicitantes de asilo político.

 ¿A qué conclusión llega el personal ante esta perversa realidad? Para una gran parte de lerdos occidentales nos enfrentamos a una gran amenaza mundial: Donald Trump. 

¡Suecia; ese chiste!

Sergio Calle Llorens



viernes, 12 de mayo de 2017

HOY

En España tenemos, al parecer, dos problemas serios; el Valle de los Caídos en Madrid y el Valle de los Callados en Andalucía que, por supuesto, más que valle es una garganta profunda que se traga todo en el más absoluto de los silencios. Ni siquiera se le oye haciendo ese sonido que los anglos llaman feltching. Personalmente creo que ninguno de esas preocupaciones va ya conmigo porque una cosa, sin embargo, es la literatura de propaganda y otra la historia. La mía, insisto, nada tiene que ver con esas angustias patrias. Mis ojos sencillamente se han derrumbado de otoños y decepciones y el bálsamo solo lo hallo en la mar, la literatura y el Rock and Roll que, como todo rocker sabe, es el principio y el fin. La santísima trinidad. Pero como nos decía Joe Ramone; stop thinking about it.

Hoy elevaré una oración a Tutatis y a Odín para que me concedan fuerza para encarar lo poco que me queda. Hoy volveré a tomar la pluma para componer esa canción que me reclama el cielo. Hoy iré al rompeolas a ver como descargan los rayos y, en el intervalo, tomaré la guitarra para cantarle a la luna  oculta tras las pérfidas nubes dejando sepultados, y para siempre, el pasado y la vindicación con lo primitivo. Será el primer día del resto de mi vida. La historia dorada empieza ahora.

¡Que Dios reparte suerte!

Sergio Calle Llorens

sábado, 6 de mayo de 2017

CUANDO

Cuando ganó el Brexit una legión de perdedores pidió quitar el voto a los mayores de 80 años. Al parecer, esa pandilla de desagradecidos olvidó que fue la generación de sus abuelos la que salvó a Gran Bretaña de las zarpas de Hitler.

Cuando Trump salió victorioso de las elecciones norteamericanas otra inmensa mayoría apuntó al “White Trash” como responsable del “desastre”, obviando al barroco Obama en todo momento.

Cuando la policía de ese inmenso chiste llamado Suecia deja de perseguir criminales de origen musulmán- enfermos mentales para la prensa occidental-  que se refugian en barrios como Rinkeby, me viene a la memoria la cantidad de veces que sus autoridades no informaban de las violaciones de mujeres occidentales y que, por cierto, solo se han atrevido a hacerlas públicas tras producirse hechos similares en otros puntos de la vieja Europa. 

Cuando actores de Hollywood defienden que existe una mayoría de musulmanes moderados en el mundo, mi cerebro recuerda al Centro de Estudios Árabes  afirmando que los creyentes de esa religión quieren aplicar mayoritariamente la Sharia en sus territorios.  Lo que incluye, por supuesto, la lapidación de mujeres adúlteras. En esos momentos también aparece en mi mente la encuesta realizada por Al- Jazeera mostrando a  un 81% de sus televidentes- suníes en su mayoría- como seguidores del Estado Islámico. Y esas imágenes vienen acompañadas de la banda sonora de Turquía- país con un 99% de practicantes musulmanes- con abucheos y gritos de Ala es grande la noche que se guardaba un minuto de silencio en un estadio de fútbol por las víctimas de Charlie Hebdo.

Cuando alguien me muestra la foto de un niño sirio ahogado en una playa mediterránea, además de conmoverme, recuerdo que mis ojos nunca han visto, porque los medios occidentales no los muestran, los cuerpos de los niños asesinados por ataques suicidas islámicos no vaya a ser que la mayoría entienda que el Islám es una religión de guerra y que vienen a por nosotros.

Cuando alguien afirma que la solución  a los problemas en Europa es el populismo de la izquierda radical en sus diferentes versiones nacionales, mis células grises parpadean provocando una inmensa carcajada; y es que nadie, al menos con dos dedos de frente, quiere cambiar la cuisine franaçaise o la dieta mediterránea por el menú bolivariano de Venezuela que se compone, como Alberto Garzón no sabe, de los restos de la basura.

De todo lo expuesto llego a dos conclusiones; la primera es que hay que prestar más atención a lo que se encuentra y menos a lo que se busca. Y aquí encontramos una panoplia de soplas que  vive en la más absoluta de las inopias. La segunda, pero no menos importante, es que hay tontos que siguen sin entender porque los listos no queremos aceptar sus doctrinas totalitarias. Y cuando pasa eso, y nos insultan, sabemos que la guerra volveremos a ganarla nosotros; los amantes de la libertad.



Sergio Calle Llorens

jueves, 4 de mayo de 2017

NATIVOS

La línea que separa el éxito del fracaso, tanto en la vida como en el deporte, es tan corta como la distancia entre Barcelona y Cornellá cuyo equipo de fútbol, el Espanyol, solo mete la pierna cuando juega contra los de Messi y Compañía. Los pericos parecen estar contentos de disputar dos partidos al año al máximo nivel. Aún así, ser blanquiazul en la ciudad condal tiene algo de resistencia india. Y en España sabemos mucho de indios aunque no pertenezcamos a la nación Lakota- mal llamada Sioux- y somos más del pueblo Navajo al que, por cierto, la Corona española ayudó en vez de exterminar como hicieron los anglos al norte de Río Grande con todas las naciones indias. Un genocidio que fue tomado como modelo por Adolf Hitler  para acabar con el pueblo judío. Pero lejos de las matanzas en Norteamérica que nos retrotraen a Wounded Knee y a otros tantos lugares regados con la sangre de los pieles rojas , hay unas ideas preconcebidas y falsas que apuntalan la noción de que hoy los Estados Unidos de América no hace nada por los nativos americanos que ,desgraciadamente, sufren los mayores índices de pobreza y alcoholismo de todo el país. Por ello hoy comparto una serie de datos que, además de acabar con estas ideas que explicarían el atraso de los descendientes de Caballo Loco y Gerónimo, van a sorprender a más de uno y de dos.

 Tanto el BIA- Bureau of Indian affaires- como el BIE- Bureau of indian education- gastan muchísimo dinero en estos pueblos. Solo la oficina de educación india destina unos 3 billones de dólares anuales en formar a sus infantes. Además, el organismo cuenta con 9000 empleados, es decir que hay un trabajador por cada 109 nativos. Incluso la inversión por cada niño indio es de 20.000 dólares mientras que la media nacional por estudiante en la tierra de las barras y estrellas es de 12.400 dólares.  En materia sanitaria el Service Indian Health emplea la friolera de 4.6 billones de dólares anuales en las reservas indias que, por cierto, tienen un 30% de los recursos de carbón, un 50%  de uranio y un 20% de petróleo y gas. En conjunto, las reservas indias tienen un valor de unos 1.5 trillones de dólares. Sin embargo, los nativos americanos son, permítanme el comentario, como los andaluces, los primeros de todo lo malo y los últimos de todo lo bueno. Ante esta realidad, la pregunta es obligada; ¿Por qué? La respuesta es simple: la falta de libertad económica.

Los indios no pueden vender sus tierras por aquello de- Indian land in trust- que hace que el gobierno federal tenga la titularidad de las mismas. De esta forma, ni los nativos pueden venderlas ni nadie puede adquirirlas. Además, cualquier actividad económica  en las reservas se enfrenta a una cantidad de burocracia, regulaciones y cargas impositivas que hace imposible la creación de empresas. Solo para la actividad minera se necesitan 59 pasos y pasar por el filtro de 4 agencias federales, lo que descorazona a cualquiera ya que la deseada autorización puede tardar años.

La solución pasa por finiquitar el Trust System- y conseguir apartar del camino de los nativos a tanto burócrata descerebrado. En otras palabras, libertad, libertad y más libertad económica para que estos pueblos tengan el mismo éxito empresarial que sus conciudadanos. En Málaga, que no somos nativos americanos pero observamos la reserva andaluza como Toro Sentado miraba al Séptimo de Caballería, hemos demostrado lo que se puede hacer cuando dejamos atrás el lastre de la Junta y sus camisas azules. Y es que comanches, apaches, cherokees o malacitanos queremos romper las cadenas y escapar de las reservas.

Sergio Calle Llorens

lunes, 1 de mayo de 2017

LA CHICA DEL TRANVÍA

En plena otoñada dublinesa me acerqué a una belleza rubia venciendo al fantasma del ridículo. Háganse cargo; piernas interminables, unos pechos nutricios que asustaban y mi destino, sea el que fuere, escrito en las caderas de la patria a las que me agarré durante la semana que duró nuestro romance. La acababa de ver doblando la esquina de la Calle O´Connell buscando un autobús que la llevara a casa. Podría haberla dejado pasar y ella, como tantas otras, habría pasado a englobar ese extraño álbum de fotos que guardo en el ático de la memoria y que lleva por título; “Mujeres a las que nunca amé por cobarde”.

 La abordé entre torpes tartamudeos. Le dije que   Dios debía tener sus ojos. Aquella frase la enterneció a pesar de que me contestó, y en su inglés macarrónico, que debía marcharse. Le tomé la mano y le dije que la esperaría al día siguiente en el mismo lugar, y el otro y el de más allá. Afortunadamente ella apareció al segundo día dibujando una sonrisa que debió conmover al cielo porque irradiaba felicidad e ilusión. Y juro que si no hubiera aparecido yo, Sergio Calle Llorens, habría dejado en pañales al chico de Murcia que ha estado buscando a la chica del tranvía que le robó el alma. Quiero decir que de no haber concurrido mi blonda italiana, Dublín, Irlanda y tal vez toda Italia habrían amanecido con el anuncio de un español buscando a su dama cuan Don Quijote cortejando a Dulcinea.

Han pasado muchas lunas desde aquella vieja pendencia mía y, sin embargo, guardo en el oro en paño de mis recuerdos los besos de la rubia que en una tarde dublinesa me arañó algo más que la espalda.  Quisiera pensar que ella se sigue acordando de aquellas caricias y gemidos que alumbraron la noche tras la visita a la casa de Bram Stoker- creador de Drácula-  que, al parecer, la transformaron en una convincente vampiresa que no dejó de chupar hasta bien entrada la mañana en la que nos dijimos adiós para siempre. También guardo, aunque no quiera, los comentarios de aquellas que, hoy como entonces, ponen el grito en el cielo cuando el cariño triunfa por encima del odio. El desprecio de esas gurruminas feministas que sufren porque jamás tuvieron a un chico de Murcia o a un servidor para amarlas y adorarlas. Gentuza que dice sentirse harta de que “los machos” las acosemos parándolas por la calle con la intención clara de violarlas a la menor ocasión. A todas ellas habría que decirles que la atracción por la persona de otra sexo viene en primero de biología y que, entre otras cosas, permite perpetuar la especia humana. Mujeres desesperadas que han tratado de convertir el romántico episodio del tranvía murciano, porque no entienden que la joven le pareció que estaba como un tren, en el asesinato del Orient Express. A ellas les digo que, en verdad,   deberían temer a esos hombres cuya ideología islámica hizo volar los trenes de Atocha. Pero claro entonces no estarían apuntando al colectivo  de las tres patas al que odian tanto; blanco, cristiano y heterosexual.

 Por una vez, y sin que sirva de precedente, el amor ha triunfado sobre el odio de estas churripuercas que morirán sin conocer el amor con mayúsculas. Y es que la chica del tranvía ha dicho que sí quiere conocer al enamorado. 


Sergio Calle Llorens