martes, 20 de junio de 2017

EL AMITYVILLE DE MÁLAGA

Hay casas encantadas y viviendas disgustadas de conocer a sus inquilinos. El caso del apartamento donde ocurrieron los hechos que les voy a relatar a continuación entra en ambas categorías. Una experiencia regada de imágenes paranormales. Un hombre que se ve de pronto en la piel de un asesino. Un trance que ha dejado una huella imborrable en el ático de la memoria de la pareja malagueña que decidió alquilar un apartamento, muy a su pesar, en la barriada malagueña de El Palo.  Se trata de la última planta del número 45 de la Carretera de Almería, junto al edificio Bahía. Domicilio que ya es conocido como el Amityville de Málaga.

Primera Noche

La noche se adentra en la madrugada cuando la pareja decide irse a dormir tras una agotadora jornada de trabajo. Todavía quedan algunas cajas sin abrir en el salón de la vivienda. El silencio es absoluto y nada parece presagiar el sueño de terror que acompañará a Adrián mientras viva; a su mente acuden imágenes de un hombre con un cuchillo en la mano. Parece buscar a alguien con la intención de quitarle la vida. De pronto puede verse claramente en la pesadilla; el individuo que porta el arma es él. Su rostro es tan nítido como los atardeceres cárdenos del mediterráneo que, por otra parte, se encuentra a dos cañas del dormitorio donde debían descansar los novios. Cristina no tarda mucho en percatarse de que algo va rematadamente mal; primero la respiración acelerada y luego los gritos de pavor de su enamorado. Él no es un tipo que se asuste con facilidad y menos de una pesadilla. Confiesa que la primera vez que lo vio, marchaba orgulloso  y valiente como un Caballero Confederado. Un hombre bragado en mil batallas y no un ratoncito asustado por un delirio nocturno. Pero por más que intenta despertarlo, no puede. Adrián sigue sumido en un océano de zonas foscas en las que busca a su víctima para hincarle el arma blanca en la noche oscura. Cristina pasa del miedo al pánico y, sin pensarlo demasiado, dirige dos bofetadas al rostro de Adrián. Éste, aterrorizado y empapado de sudor, despierta para confesarle lo siguiente:

Yo quería matar a dos personas en este apartamento pero ellos corrían. Luego les clavaba un cuchillo y había sangre por todas partes”

Tras abrazarle en un vano intento de consolare, va a la cocina en busca de un poco de agua. Al encender la luz, siente que alguien la está observando. Tonterías, piensa, después de todo es la primera noche en un apartamento que no conoce. Percibe algo a su espalda, se da la vuelta y ve una sombra que le hiela el alma. Por un instante parece que el corazón le va a estallar en el pecho. Duda unos segundos bajo el quicio de la puerta de la cocina. Prende la luz del salón y la de la entrada. Teme que en la casa haya alguien más. Pero allí no hay nada, al menos no hay nada que pueda ser considerado de este mundo. Se gira de nuevo dejando escapar un gritito porque alguien ha apagado la luz de la cocina. Tal vez se haya fundido, sin más, intenta convencerse. Vuelve a prenderla y sin dudarlo más de lo necesario, toma la botella de agua mineral y corre en dirección al dormitorio. Allí Adrián se encuentra al borde de un ataque de pánico. Siente que le falta el aire y un intenso dolor en el pecho le impide moverse en la cama. Cristina se teme lo peor; un infarto. Le toma un pulso acelerado pero lejos del ataque de miocardio. Se serenan ambos y poco a poco la madrugada, o lo que queda de ella, va volviendo a la normalidad. Son las cinco y media de la mañana.


Segunda Noche

El quehacer de la segunda noche es tratar de entender lo acontecido la alborada anterior. Lo de Adrián, para ella, solo pudo ser una pesadilla y el dolor del pecho  debe de ser el estrés del trabajo. Nada más  y nada menos. Lo de Cristina, para él, puede ser explicado como una mala jugada de la imaginación. Sea como fuere, terminan de cenar la merluza a la marinera antes de pasar a colocar el contenido de las cajas dichosas que siguen esparcidas por el salón. Finalmente deciden sacar a la mascota, un precioso conejo blanco, de la jaula. Después de todo, al animalito le encanta pasear. Sin embargo, el lagomorfo se niega a inspeccionar su nuevo territorio. Incluso cuando intentan sacarlo de la jaula,  chilla como si temiera que le hicieran daño. Perplejos, deciden cerrar el calabozo del amigo orejudo. Y mientras  Adrián lava los platos, Cristina comienza a cerrar todas las puertas de las habitaciones porque siente que alguien los observa. Una sensación que se acrecienta con el trascurso de las horas.

Reina la oscuridad y desde la cama ella observa una sombra que se alarga en el pasillo. Luego escucha voces en el salón. Está paralizada por el terror y de nuevo su novio comienza a tener un mal sueño. Lo llama a gritos hasta que consigue despertarlo. Otra vez ese intenso dolor en el pecho. Son las seis de la madrugada cuando todo vuelve a la normalidad, si es que puede usarse ese término en el número 45 de la Carretera de Almería. Cristina le cuenta lo de las sombras y una tiniebla de sospecha se cierne sobre la pareja.

Tercera Noche

Es Cristina la que está preparando una ensalada malagueña que va a acompañar con unos boquerones vitorianos. Adrián, por su parte, ha comprado un vino blanco de uva atintada que degustan durante la cena. Hay risas, confesiones y tranquilidad en una velada muy agradable hasta que llega la hora de acostarse. Y es que junto a la cama del dormitorio aparece una mancha bermeja que tratan de quitar, sin éxito,  con todos los productos que tienen a mano en la cocina. Tras varias horas intentándolo, desisten. Están demasiado cansados y abrumados para continuar. No tardan en caer en los brazos de Morfeo hasta que una conversación, que llega desde el salón, les despierta. Suena un despertador sin pilas y cuando encienden la luz se dan cuenta de que no tienen corriente eléctrica. De nuevo ese sentimiento de inquietud, de sentirse observados por una fuerza maligna. No tienen otra opción que llamar a las voces que todavía suenan en el salón de la vivienda. Avanzan despacio. Él, delante, sosteniendo una linterna y ella detrás sosteniéndose en su espalda. De pronto una figura fantasmal cruza el salón. La puerta del dormitorio se cierra de golpe y ellos gritan a pleno pulmón mientras las campanas de la  iglesia de El Palo, que como todas las del Mediterráneo tocan por el alma de los marineros muertos en alta mar, marcan las cinco  y  media de la madrugada.

Cuarta Noche

La pareja tiene los nervios destrozados por lo que deciden cenar fuera antes de tornar a la casa que, lejos de ser un refugio, se ha convertido en una amenaza. Es Cristina la que desliza la idea de abandonar el apartamento donde ocurren fenómenos tan inexplicables. Una idea que visita su mente cuando vuelve a ver aparecer la mancha junto a la cama. Mancha que ahora desprende un olor nauseabundo. Se van turnando en el intento de eliminar la extraña salpicadura del suelo que, incomprensiblemente, vuelve a aparecer como por arte de magia. Agotada, Cristina decide darse una ducha caliente pero al salir contempla espantada la imagen de un hombre que la contempla desde el otro lado del espejo. Aúlla de puro pánico. Finalmente se abraza a su novio que la cubre con un albornoz intentando comprender lo que acaba de ocurrir en el baño. Entonces sueña el portero electrónico como un heraldo de malas noticias. Contesta Adrián que ahora escucha la voz de una mujer:

·         ¿Viven ustedes en esa casa?
·         Sí claro ¿quién es?
·         ¿De alquiler?
·         Sí.
·         ¿Y saben ustedes que ahí se cometió un crimen recientemente?
·         ¿Señora por favor de qué me habla?
·         Hace unos meses uno de los hombres que vivía en esa casa mató a su madre y le quitó la vida a su hermano. Luego se suicidó clavándose un cuchillo en el tórax.
·         ¿Esto no será una broma verdad?

La misteriosa mujer corta la comunicación y, aunque Adrián va en su búsqueda, todo es en vano. Nerviosos por la revelación, la pareja decide abandonar el edificio y pasar la noche con unos familiares que viven cerca de la Playa de la Caleta. A la mañana siguiente contactan con la inmobiliaria de Rincón de la Victoria que les alquiló el inmueble. Le piden explicaciones por no haberles informado del macabro asesinato que llevó a la muerte a tres miembros de la misma familia en septiembre de 2016. Éstos, sin inmutarse, responden que la ley no les obliga a informar a los nuevos inquilinos de los sucesos luctuosos que se hayan producido con anterioridad a la toma de posesión de una vivienda tales como; incendios con resultados de muertos, violaciones, asesinatos o suicidios.

El Crimen

El hermano menor de 35 años acuchilló a su pariente de 38 años la noche de autos. Al parecer sufría problemas económicos aunque otras fuentes de la investigación señalan que padecía esquizofrenia. Luego asesinó a su madre de 59 años que era viuda. Lo más aterrador, al margen de las vidas humanas perdidas, es el hecho de que el hermano superviviente recibió una llamada en su móvil a las cinco de la madrugada- probablemente de su madre  que agonizaba- de la que no fue consciente hasta la mañana siguiente. La misma hora en la que Adrián y Cristina solían despertarse en el dormitorio donde aparecieron los tres cadáveres. A día de hoy, la pareja no ha querido volver a pisar el número 45 de La Carretera de Almería dejando atrás muchos de los muebles y enseres que les pertenecen.  Ni siquiera han podido recuperar su dinero.

Estamos ante un caso que ha sido bautizado por los lugareños como El Amytiville de Málaga. La vivienda, a día de hoy, sigue a la espera de que una nueva pareja de incautos entre por las puertas de la casa maldita. Un punto negro más en la lista de lugares encantados de la Capital de la Costa del Sol como el número 9 de Calle Císter donde se produjo el mayor caso de Poltergeist de España-  la Editorial Plaza y Jané- el Cementerio Inglés con sus historias aterradoras, el  Camposanto de San Miguel- donde se aparece el fantasma de Jane Bowles en su aniversario- o el archiconocido Cortijo Jurado. Hay quien dice que la lista comienza a ser tan larga como las madrugadas en el número 45 de la Carretera de Almería.

Sergio Calle Llorens



martes, 13 de junio de 2017

TAXISTAS

Si aceptamos a Arabia Saudí como animal de compañía en la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, podemos incluir a China, aunque sea tras soltar una larga carcajada, en la lucha contra “el cambio climático”. Lo que no podemos tolerar, y en ningún caso, es llamar refugiados a la masa humana que está invadiendo el territorio europeo gracias a Frau Merkel y compañía. Refugiados, entérese bien, es aquel que se cobija en otro país huyendo de una persecución política, racial o religiosa. La mayoría que arriba a las costas europeas son, reconozcámoslo de una vez, africanos. Y llegan en masa porque hay una sobrepoblación en sus países. Aquí tienen algunos datos que demuestran el incremento de la demografía en algunas de esas naciones en muy pocos años.

·         Níger ha pasado de 30 a 70 millones.
·         Chad ha sobrepasado los 35 millones de los 14 que tenía.
·         Sudán ha alcanzado ya los 80 millones.

Les hablo de una población que busca una vida mejor lejos de las paupérrimas condiciones de vida en sus naciones pero, en ningún caso, huyen de persecución alguna. Estos africanos pagan 1500 euros por un viaje a Europa a través del mediterráneo. Las mafias que se dedican al contrabando de seres humanos ganaron, y solo el pasado año, la friolera de 300 millones de euros. Un gran negocio ya que los africanos se ponen en contacto con las organizaciones humanitarias en Italia para concretar puntos cercanos a la costa libia- unas 12 millas náuticas en la mayoría de los casos-y por eso son estas mismos organismos los que llegan antes que nadie a las barcas donde se encuentran los subsaharianos. Antes incluso que cualquier buque de la Armada Italiana. Según la ley internacional, al ser abordados en las cercanías de la costa libia, los pasajeros de esos barcos deberían ser llevados al puerto de mar más cercano, es decir al de Zarzis en Túnez. Pero lo que en realidad ocurre es que las propias organizaciones humanitarias les hacen de taxi a los futuros inmigrantes. Por lo tanto, se puede concluir que con el pretexto de rescatar a “los refugiados”, los gobiernos están transportando a miles de ilegales en operaciones que están haciendo de oro a organizaciones criminales que trafican con seres humanos. La propia agencia europea de la Guardia y Control de Fronteras- Frontex- acusa directamente a las agencias humanitarias- muchas de ellas financiados por George Soros- de estar ayudando a estos criminales.  Incluso ya hay jueces italianos que apuntan en la misma dirección. Por cierto, la única vez que se ha interrumpido este tráfico de taxis marinos fue cuando se produjo la última reunión del G-7.

También hay que dejar claro que solo un  26% de la población que arriba a Europa puede ser considerada como refugiada. Ante esta situación, que empieza a ser ya insostenible, la única solución posible, al margen de mandar al paro a los políticos responsables del desaguisado, es implementar una política de incentivos que ayuden a progresar a los países africanos para que su buena gente no tenga que buscar un futuro mejor en tierras lejanas. Y en cuanto a los refugiados musulmanes de los cuales, de momento, todavía  no se conoce ningún caso en el que hayan sido admitidos en sus fronteras por sus hermanos de religión. Por lo tanto, habría que exigir que hasta que Arabia Saudí no aloje a los sirios que huyen de la guerra  en sus 150.000 tiendas de campaña, todas con aire acondicionado, Europa se abstendrá de aceptar esta política de hechos consumados que consume al continente que ha dado la civilización más importante de la historia de la humanidad.


Sergio Calle Llorens

miércoles, 7 de junio de 2017

SUECIA PARANORMAL

Suecia es uno de los países más desarrollados del mundo. Una nación que exporta música, coches, muebles y bellas Diosas vikingas. Un país cuyos habitantes son cultos, radicalmente neutrales y con querencia por la lectura. Un rincón tan grande como California pero tan poco poblado que, entre otras cosas, esconde leyendas, mitos y misterios prestos a la descubierta. Enigmas que llenan de incredulidad a las mentes más empíricas. Mentes que no deberían visitar sus lugares más encantados si no quieren abandonar su cómodo escepticismo pues aquí encontrarían, sin ningún género de dudas, aquello que no estaban buscando:

1-      Frammegarden: Está situada a poco distancia de la frontera noruega y tiene el honor de ser considerado el lugar más encantado de toda Suecia. En verdad, son muchos los que han escrito sobre el lugar pero casi nadie había podido pasar una noche entera en el viejo edificio que data de 1700. Y es que el inmueble desprende una sensación de pánico intenso. Sobre este hotel, la leyenda y la historia oficial coinciden; dos niños fueron encerrados en un dormitorio de la casa donde se les mató literalmente de hambre. Se trataba de Kerstin Erikdotter y Nils Eriksson. En la habitación de la muerte, como se la conoce popularmente, se dan todo tipo de fenómenos extraños: voces de niños llorando desconsoladamente, pasos y música de piano sin que haya presencia humana. En esas cuatro paredes, donde hallaron la muerte los chiquillos, también se producen fenómenos como el de un espíritu golpeando una pelota y  psicofonías  aterradoras.  Caminar a oscuras por los largos pasillos de Frammergarden es considerado como un deporte de alto riesgo para los trabajadores del bello hotel escandinavo.

2-      Kronovalls VinCastle: Se encuentra entre las localidades de Tomellia y Brösarp Österlen, en el sur de Suecia en una región conocida como Skane. El Castillo es una joya arquitectónica que data de 1400 que fue propiedad de Hugo Hamilton. Una de sus hermanas estaba viviendo un romance con el hijo del guarda-bosques. Cuentan que cada noche se escapaba de su habitación para ir a reunirse con su amante. En una madrugada fría de invierno, la joven tomó la trágica decisión de tomar un atajo usando el estanque que, a esas alturas del invierno, estaba completamente helado. Desgraciadamente para Isabel Hamilton, el hielo cedió y nadie pudo hacer nada por salvarla. Tenía tan solo 16 años y unas ganas locas por vivir. Desde entonces, las habitaciones del magnífico castillo han visto apariciones de la joven Isabel. Los trabajadores han afirmado haberla visto bailar en la habitación  Chadornay.  A algunos clientes se les ha aparecido, y  siempre  en mitad de la noche, una vieja dama sentada en la cama de al lado tocando un instrumento. A pesar de todo, ni Isabel ni la dama son consideradas como una presencia maligna. Adonde los empleados del hotel no quieren acercarse, y bajo ninguna circunstancia, es a la cámara llamada Caubernet Savignon. Afirman advertir una gran angustia en ese lugar. En el comedor se puede percibir un fuerte aroma a tabaco que, sorprendentemente, desaparece tan rápido como ha venido. Es como si los espíritus de aquellos que una vez señorearon en esas estancias volvieran a tomar posesión de su antigua morada cuando los huéspedes duermen o, como ocurre en la habitación Pinot Noir son despertados cuando una presencia desconocida les toca. Es evidente que el castillo retiene el misterio y deja sin aliento a los que lo visitan de día, pero cuando se alargan las sombras y cae la noche,  la visita se convierte en una experiencia aterradora.  Y es que caminando entre sus largos corredores, uno tiene la sensación de no estar solo porque algo, o alguien,  está observando. Sin embargo, esas sensaciones tomaron cuerpo de prueba cuando la cámara captó lo que parecía alguien moviendo un vestido o, el momento en el que el fantasma se hacía visible.  Parece que Isabel sigue teniendo querencia por la segunda planta del castillo.

3-      La Mina de Plata: Puede ser localizada en el suroeste de Sala en Västmalnland y estuvo en funcionamiento desde 1400 al 1800. Durante sus mejores años, llegó a producir de 3 a 5 toneladas de plata al año. Fue la mejor mina de toda Suecia y fueron muchos los que perecieron en ella. Gracias a la actividad minera, Sala se convirtió en tiempos pretéritos en la segunda capital más poblada de Suecia. Hoy, en cambio, el lugar es una sombra desde que la mina cerrara en 1962. Para visitar la mina, los trabajadores que hoy acompañan a los turistas golpean tres veces una roca en concreto para que, según la propia versión de los guías, la Dama de Blanco sepa que el grupo va a bajar a sus dominios. Ésta ha sido descrita como una mujer bella y  rubia joven a la que le encanta la compañía de los hombres pero que, en ningún caso, tolera a los que usan un lenguaje chabacano en su presencia. Siempre se aparece vestida de blanco pero si alguien la ve de negro, es momento de salir porque es un heraldo de muerte. Los lugareños afirman que no es un fantasma, ni un espíritu sino una entidad buena que advierte del peligro a los que se atreven a bajar a los más de 300 metros de profundidad de la mina. La bondad de la Señora de la Mina, como era conocida por los mineros, contrasta con los fenómenos paranormales que acontecen en el interior del edificio que solía servir de Oficina Central de la explotación minera; Trabajadores que son empujados por las escaleras, sillas empujadas por una fuerza invisible y poltergëist en la cocina. Lo más aterrador es la figura que suele aparecerse para abrir la puerta del complejo. Un lugar donde se escucha la dulce música de un piano que se encuentra en muy mal estado de conservación.  Hay quien apunta al hecho de que todos los mineros muertos solían colocarse en la entrada de la casa del gerente tras los accidentes que les habían costado la vida, como la causa de tanto fenómeno extraño.

4-      La Mansión Wanbo: Fue construida en 1700 pero alberga un sótano que data de 1050. Allí solían atar los cadáveres en posición vertical con cadenas detrás de paredes durante todo el año y, solamente en invierno, que era cuando las aguas del Lago Northern Bark se helaban, trasportaban los cuerpos a la iglesia que se encontraba al otro lado de la laguna. Allí recibían cristiana sepultura. La razón para este comportamiento no ha sido aclarada del todo pero, todo apunta a que los suecos de aquella época estaban aterrorizados por los muertos. No muy lejos de la Mansión Wanbo, hoy un coqueto hotel, localizamos un sitio cargado de energías negativas conocido como “Mässtenen”. Allí fueron ejecutados oficialmente siete personas. Todas decapitadas. El último ajusticiado se llamaba Anders Andersson quien, aparentemente, asesinó con arsénico a sus vecinos. Cuentan la historia que es Andersson uno de los espectros más activos del lugar. Otro que suele aparecerse en la Mansión es un antiguo recaudador de impuestos llamado Birgersson que desapareció sin dejar rastro a principios de 1300. Probablemente asesinado. Son múltiples los testigos que lo han visto deambulando por la Mansión que, además de su encanto, alberga una curiosa actividad; y es que si dices en el sótano “Birgesson toma mi mano”, los testigos siente un viento frío alrededor de sus cuerpos. Recientemente, el propietario de la Mansión, Kjell Anderstedt, contaba que en una reunión de negocios con un grupo de norteamericanos, una mujer le preguntó “is there any ghosts in here?” -si había fantasmas en el sótano donde estaban en esos momentos- la luz se fue durante unos diez segundos provocando el pánico en la comitiva que corrió en pos de la escalera. También sintieron un pavoroso terror cuatro jóvenes que vieron a un perro espectral de camino al baño a pesar de que ni la Mansión tiene, ni ha tenido can alguno. 

    En un edificio cercano erigido en 1725, y abierto al público en la década de los treinta, la habitación llamada “Snillepanget”, una turista sueca estaba escuchando música en su móvil cuando se percató que había una figura oscura en la esquina junto a la cama. Por un momento, pensó que se trataba de un reflejo de su celular pero, al fijarse bien, vio con sus propios ojos cómo se desvanecía en mitad de la noche. Fue tal el impacto que salió corriendo despavorida y, ni siquiera el señor Anderstedt pudo si quiera convencerla de que él no era un fantasma también. En cualquier caso, la casa, que una vez fue el lugar preferido de los actores y actrices suecos que buscaban inspiración, está impregnado de misterio y espera la visita de nuevos inquilinos. ¿Se atreven?

     Aquí les dejo el audio sobre la entrevista que me hicieron en Espacio en Blanco del gran Miguel Ángel Blanco de Radio Nacional de España: http://www.rtve.es/alacarta/audios/espacio-en-blanco/espacio-blanco-suecia-paranormal-23-10-16/3767760/

Sergio Calle Llorens

martes, 6 de junio de 2017

PÉREZ PALLARÉS

Rafael J. Pérez afirma en su columna del Diario Sur lo siguiente: “nadie debe insultar a nadie. Sea del arco que sea, sea de la ideología que sea, sea de la religión que sea. El respeto al prójimo y a las autoridades lo defiende la Constitución, la legislación actual y hasta la Biblia”.

El sacerdote también nos deja otra declaración de intenciones: “Con la llegada de las redes sociales pareció que todo el campo era orégano y con un ordenador o móvil en la mano se podía escribir lo que apeteciera. Manifestar la legítima diferencia de parecer es recomendable. Es más, necesario. Pero hay líneas rojas que no deben traspasarse nunca”.

El Cura deja una última perla para sus lectores que, tal vez sean una gran minoría, al recordarnos que a un vecino de Fuengirola la Fiscalía le pide dos años de cárcel por fomentar odio hacia los árabes con mensajes en los que insultaba y pedía su expulsión de España ; Ante este asunto, el cura escribía lo siguiente “A Dios gracias, la sensación de impunidad parece que desaparece. Ya nadie puede insultar en la red parapetándose en perfiles falsos o en su particular perfil. Difamar, vejar o atentar contra el honor no saldrá gratis a quien llevado por los motivos más peregrinos vomita en las redes sociales toda la mierda que lleva dentro”.

En una cosa sí estoy de acuerdo con el articulista, hay líneas  rojas que no deberían cruzarse nunca en el debate pero, en cualquier caso, la libertad de expresión no es un concepto abstracto, se puede o no se puede ejercer y no debería existir ningún límite al respecto. La libertad de expresión es lo que occidente es y representa. Y aunque a mí no me gusta lo que dicen algunos, hay silencios mucho más hirientes y dañinos que millones de insultos juntos ¿O no recuerda el sacerdote la ocultación de los abusos sexuales a niños por parte de miembros destacados de la iglesia católica? Por no hablar de la sonrisa cómplice el Papa Francisco cuando mira para otro lado con los crímenes de la dictadura cubana.

 Habría que recordarle a este Delegado Diocesano que, como nos dejó escrito Josep Pla, encontrar el adjetivo correcto para cada cosa es un asunto dificilísimo. Por eso, que  un niño violado por un cura de forma sistemática use calificativos duros para describir la inmensa maldad- por no hablar de la mierda que ese malnacido abusador lleva dentro- es de obligado cumplimiento literario. Tal vez Rafael Pérez Pallarés prefiera que llamemos “picarón” a un cura violador. Incluso, llegado el caso, estaría más de acuerdo con epítetos mucho más suaves a la hora de definir a un sindicalista gorrón que vive del sudor del de enfrente. No fuéramos a ofender al prójimo.  Además, quién decide lo que ofende o no: ¿el Papa Paco reunido con su Eminencia e inspirados por las enseñanzas de Torquemada? Acabemos.

En cuanto a su afirmación de que la sensación de impunidad parece que va desapareciendo, imagino que la escribe por desconocimiento. Y si no me cree, pude ir a los millones de mensajes que dejan los televidentes de la cadena Al- Jazeera cada vez que tiene lugar un ataque terrorista islámico en occidente - últimamente cada dos por tres-   en los que más de un 70% son de mofa y de regocijo. Claro, es mucho más fácil ir de moderno por la vida y machacar a un señor de Fuengirola por decir que el Islam es incompatible con la democracia occidental. Por cierto, lo que defiende la Constitución es la libertad de expresión y si  el cura busca discurso de odio, que se dé una vuelta por la cadena Córdoba TV financiada por Arabia Saudí.

Parece claro que el señor Pérez Pallarés piensa que nunca hay que ofender a nadie. Sin embargo, qué quieren que le diga, a mi este Sacerdote me hiere dirigiendo un programa en Canal Sur llamado “Palabra para la vida”, mientras mi padre murió ahogado en su propia sangre por culpa del SAS.  Ya ven, dinero para el espacio del cura y ni un céntimo para mi progenitor, ni para los millones de sureños que siguen en las listas de espera de Susana Díaz. Y aunque el comportamiento del religioso me ultraja y me envenena, él está en su derecho de seguir insultando y vejando a sus paisanos con su actitud en la cadena donde la disidencia contra los socialistas no se tolera.

Espero que Pérez Pallarés entienda que cuando tu vida es tu argumento, nadie podrá combatir contra eso. Y el argumento vital del Sacerdote es simplemente una capitulación en posición genuflexa hacia aquellos que odian occidente y un aplauso a los Fiscales- por cierto la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos establece que por encima de la libertad de expresión no hay nada- que odian la palabra libertad con mayúsculas. Por eso hay que decirle que llegará un momento, tal vez cuando esté al pie del altar y unos barbudos estén a punto de mandarlo a cenar con Jesucristo,  en el que tendrá que elegir entre luchar o rendirse.  

Que escoja Pérez Pallarés poner la otra mejilla mientras nosotros, una vez más, marchamos al matadero con el pecho hinchado de orgullo, como ya hicimos en la Playa de Omaha mientras elevamos al cielo una vieja plegaria:  “Padre ya sabes lo ocupado que estaré hoy en el Campo de Batalla. Si yo me olvido de ti, tú no te olvides de mí”.

“Sancho por la libertad se puede y se debe aventurar la vida”- Don Quijote.

Sergio Calle Llorens




martes, 30 de mayo de 2017

ISLAMÓFOBOS

Hay gente que piensa que si las mujeres se hacen la permanente, los hombres nos hacemos transitorios.  Hay multitud que cree que si el avión llega con retraso, al piloto le persigue la inteligencia pero él es siempre mucho más rápido. Hay parentela que afirma que cuando un abogado se vuelve loco, ha perdido el juicio. Hay concurrencia que defiende,  tras sufrir a la injusticia española, que el turno de oficio es al oficio de tuno. Hay feministas suecas que para atacar el patriarcado marchan al galope de forma descabellada. Incluso hay un gentío que defiende que los ataques terroristas islámicos no guardan relación con el islam. Éstos últimos llegan incluso  a afirmar que el islam no tiene nada que ver con el islam,  acusando de islamófobos a todo a aquel que se atreva a llevarles la contraria. En un mundo en el que siempre es mucho más importante hacernos las preguntas correctas antes que hallar las respuestas, dos cuestiones se me antojan obligadas:

·         ¿Son la mayoría de musulmanes moderados?

·         ¿Somos la mayoría de occidentales islamófobos?

Para responder a la primera pregunta, hemos de tornar nuestros ojos a los estudios de opinión realizados por prestigiosas universidades árabes como la de El Cairo y también por el New Research Center. Los resultados no dejan lugar a dudas:

·          El 88% de la población musulmana de Egipto, el 62% que profesa esa religión en Pakistán y el 86% de los jordanos apoya el asesinato cuando un individuo abandona el Islam.

·         El porcentaje es muy similar en los países mencionados cuando se trata de apoyar la ejecución de homosexuales o cortarle la mano a los ladrones.

·         Un 70% de musulmanes en todo el mundo- y eso incluye a los que viven en países occidentales- comparte la opinión que el retraso del mundo islámico comenzó cuando los musulmanes dejaron de conquistar otras tierras para convertir a los infieles.

·         Un 84% del sudeste asiático, un 64% del África subsahariana y un 77% del Magreb apoya el código penal islámico conocido como la Sharia.

·         El 65% de mujeres musulmanas ve normal que sus maridos las peguen de vez en cuando. El porcentaje se eleva a un contundente 80% por parte de los hombres cuando se trata de tolerar la violencia machista en el seno del hogar.

·         Un 51% de nigerianos musulmanes apoya la lapidación de las mujeres adulteras mientras que  un 88% de egipcios está de acuerdo con esta salvaje práctica.

Por todo lo expuesto, afirmar a día de hoy que los musulmanes son moderados no se sostiene en ningún caso. Dicho de otro modo; los políticos occidentales mienten a sus ciudadanos porque ni ha existido, ni de momento existe, una corriente de pensamiento mayoritaria en el mundo musulmán que pueda llamarse tolerante. Una opinión que incluya, y en todos los casos, respeto por los tres pilares fundamentales de las democracias liberales occidentales en el siglo XXI:

a-      Libertad de expresión
b-      Libertad de opinión
c-       Libertad religiosa

En cuanto a la cuestión de si somos islamófobos, la respuesta es un rotundo sí. Y es que tener miedo o antipatía por aquellos que lapidan a las mujeres adúlteras, obligan a casar a niñas con ancianos, visten a sus mujeres con un saco, justifican los ataques terroristas cometidos en Israel, rebanan las manos de los chorizos o cuelgan a los homosexuales de las grúas, lejos de ser algo negativo debe comenzar a ser visto como una actitud de obligado cumplimiento.

Oponerse al islam hoy es como refutar las ideas racistas de Hitler en el pasado. Contraponer los valores de respeto frente a las ideas del analfabeto nacido en la Meca en el año 570 es como resistir al comunismo que ha llevado a la tumba a cien millones de seres humanos. Negar estas evidencias no cambia esta realidad inquietante: los musulmanes ni son moderados, ni se les espera. Yo, en cambio, espero que usted cambie de actitud cuando le pregunten: “¿Es usted islamófobo?” y responda: Sí, a mucha honra.

Sergio Calle Llorens


lunes, 29 de mayo de 2017

POP MALAGUEÑO

Desde que leí "Málaga y la Nueva Ola" de José Luis Cabrera y Lutz Petry no había leído nada sobre la movida musical en estas orillas mediterráneas. Pero hace un par de semanas cayó en mis manos, y literalmente, la obra del cantante de Danza Invisible titulada; “Una historia del Pop malagueño” . Un desfile de bandas, poetas malditos y un sinfín de garitos donde algunos, que hoy pintamos canas, aprendimos a bebernos la vida. Antes de entrar en harina sobre los grupos que tuvieron que ver conmigo de alguna u otra manera, quiero rescatar algunas frases  del libro:

·         Paloma Chamorro Presentadora de La Edad de Oro: “Aparte de Madrid, donde se vivió la movida con más fuerza fue en Vigo y en Málaga.

·         Juan Gómez Locutor y director de Música para Grandes Ciudades: “Es que entonces- años 80- los coordinadores musicales teníamos cierta libertad. Había discos obligatorios y optativos, y aparte podíamos elegir la frecuencia con la que se radiaban. Así que te encontrabas con que en Madrid o Granada estaban con “La Colegiala” y aquí  en Málaga sonaban The Cure”.

·         Javier Ojeda: “ En la extinta discoteca Max se congregaban entre 600 0 700 iniciados que venían a escuchar a The Jam, Talking Heads y otras rarezas para sorpresa de los dueños de la sala, que no comprendían muy bien de donde venía esa gente con la pinta tan rara.
 l
En aquella Málaga tan alejada, gracias Dios, del patético rock andaluz, vivimos a caballo entre Lambrettas, conciertos, rockeros y poetas en una orgía creativa sin precedentes. De aquellas bandas recuerdo, por supuesto, la actuación de Krazy Boys en el bar Mod del Beat Verdi- situado a la entrada del barrio marinero de Pedregalejo-  ya que  sus componentes fueron lo primeros representantes del modernismo en la región malagueña- que junto a los Agentes Secretos hicieron las delicias de la primera generación Mod de la Capital de la Costa del Sol. Uno de los miembros originales, Rafa, ha sido el agitador del ambiente Sixty local, regentando bares como El Club 60 de calle Beatas y luego en la Barriada de la Princesa y más tarde en Blanco y Negro de calle Granada. De aquella banda destacaría el imprescindible himno “Málaga es mi ciudad”- que también puede encontrarse en una recopilación de música Mod española auspiciada por el sello Bip Bip de los barceloneses Brighton 64- y "Colegio de Curas".


Y si Rafa el Mod guarda su bajo Rickenbacker, yo mantengo el disco de Biscuters que es, aunque algunos no lo sepan, heredero de la banda Side Car. Formación que debe su nombre a otro glorioso garito de Rocker de Pedregalejo. Biscuter fue uno de los primeros grupos mixtos de la ciudad. Allí mis amigos José- bajista y hoy un luthier de renombre- Fabián- vocalista y guitarra- se unieron a unas bellas señoritas entre las que destacó a Helena Calvo. Biscuter se lanzó al mercado en la Rosa Records con un disco cuya portada fue realizada por Micky el Rocker- otro personaje local cuyas andanzas darían para varios artículos- y con un estilo de los girl-groups de los 60.  Fabián el argentino, que no vivió los éxitos de la banda por un problema de celos, montó años más tarde un grupo de tango cuyos maullidos porteños se han perdido en el rompeolas.  Rafa Rodríguez, sustituto de Fabián, fundó otra banda al poco de que el proyecto terminase para siempre; Los Braulios y luego los Caracoles cuyo primer disco fue con Warner. Su tema "Fenómeno" es un clásico para los seguidores del Málaga C.F


Y como en el libro hay pop, rock, grunge, techno, punk, hard rock etcétera, he de destacar al grupo Epidemia que hacía Trash metal con canciones como “Cadáver insepulto” o “sabor a muerte” ya que el cantante y guitarrista Eto Morales- hoy tristemente fallecido- colaboró conmigo en la Revista digital- fundada por un servidor-“Región de Málaga” en la que publicamos, ojito al dato, todas las psicofonías que el bueno de Eto realizó por las casas de la provincia. No es de extrañar que Eto reivindicaba la vida después de la muerte en su penúltimo proyecto cultural Termogénesis en el que mezclaba, y muy bien por cierto, el metal con la música electrónica. Finalmente tuvo un último grupo Operación Mutante en el que versionaba clásicos como el de Mónica Naranjo (“Sobrebeberé”), o el de Europe “El final del Condón” que se convirtió en un fenómeno en internet. Donde quiera que estés, muchas gracias campeón.

Carlos Desastre era un personaje, tal vez todavía lo siga siendo, fundador del 713avo Amor. Banda de la que la revista Rock de Lux criticaba de la siguiente manera:

·         “ Los malagueños siempre prefirieron la negrita a la cursiva, el exceso a la concreción”.

Sea como fuere, hoy Carlos en un artista reconocido en Méjico por alguna razón desconocida. Tengo entendido que vive cerca de Sierra Madre y sigue tan arrogante como cuando la última vez que lo vi en el concierto de James Brown en la Malagueta. Aquel día bailando como un loco en compañía de mi amigo el Monaguillo, le atizó, por supuesto sin querer, un puñetazo en el ojo del que todavía nos estamos riendo.

He dejado para el final a mi amigo Tony Cantero con el que me refugié durante años en los garitos rockeros hasta que él arribó  al crossroads del que hablan los músicos de Blues. Tony, del que muy poca gente sabe que vivió parte de su niñez en Australia, tiene un disco excepcional que lleva por nombre "Painting the clouds". En este trabajo se nota su colaboración con artistas como  Javier Ojeda y  su periplo por Chambao.  Gran guitarrista y compositor, Cantero ha sido uno de los tipos con el que más me he reído en mi vida. Como botón una muestra; estábamos alojados en un hotelito de Nerja cuando una mujer comenzó a gritar Antonio, Antonio y, aunque al principio pensamos que se trataba de gemidos sexuales, aquella mujer terminó dando gritos de auxilio. Y allí fuimos nosotros a auxiliar a la damisela que, a su vez, intentaba que su marido se recuperase de un desmayo. Al agacharse, la señora dejó a la vista dos enormes tetas que provocaron la risa del guitarrista. Al final pudimos salir bien de aquella experiencia surrealista en la que la mujer, que no se coscó de nada, nos estará eternamente agradecida. Nosotros a ella también.

Sin duda, “Una Historia del Pop Malagueño” de Javier Ojeda es una obra imprescindible a la que solo le pongo un pero; lo mucho que se nota cuando el autor presenta a una banda amiga o conocida de lejos. Sea como fuere, me ha encantado cobijarme durante dos semanas entre sus páginas que huelen a la Málaga rompedora, canalla, emprendedora y cosmopolita que sigue asombrando al mundo.

Sergio Calle Llorens



jueves, 25 de mayo de 2017

SOLO DE GUITARRA

A veces pienso que la mente de mucha gente es como un tema de los Ramones, en el que furiosas guitarras se convierten en una cortina tan impenetrable que nunca, o casi nunca, dejan pasar un solo. Yo, con permiso de mi admirada banda de Nueva York, voy a marcarme unas notas con mi pluma que dejarán aturdidos a más de uno.

Como sabrán, siempre que en Europa se habla de Estados Unidos se hace desde el más absoluto desconocimiento. Especialmente con la política De tal forma que, por ejemplo, existe una idea muy generalizada en el viejo continente sobre los dos partidos mayoritarios en el país de las barras y estrellas. El resultante es el siguiente: “el Partido Republicano representa al mal y el Partido Demócrata es el garante de los derechos civiles”.  Si usted comparte esta opinión le aconsejo que siga leyendo hasta el final.

El Partido Demócrata fue fundado en 1829 y, desde sus orígenes defendió la esclavitud. En cambio, el Partido Republicano fue creado en 1854 con el objetivo de impedir que esa forma cruel de servidumbre no se extendiese a los territorios del oeste. Aquella lucha entre los dos partidos se resolvió, aunque mal y parcialmente, en el famoso caso de Dred Scott contra Sandford en el que se establecía que los esclavos no eran ciudadanos. Una decisión judicial que tuvo el apoyo de siete jueces demócratas y el rechazo de dos magistrados republicanos.

Fue Abraham Lincoln, republicano por cierto, el hombre que liberó a los esclavos, tras la Guerra Civil Americana de 1861-1865- y seis días después de la victoria del norte, John Booth, un demócrata confederado, asesinó al presidente. Su sucesor, Andrew Jackson, otro demócrata, impidió que la liberación de esclavos fuese efectiva. Además, su partido se opuso a las siguientes enmiendas.

·         La decimotercera enmienda de 1865 que abolía la esclavitud
·         La decimocuarta enmienda de 1864 que otorgaba la ciudadanía a los esclavos.
·         La decimoquinta enmienda de 1869 que concedía el voto a los ciudadanos de color.

 Una vez que las tropas federales abandonaron el sur confederado en los tiempos de la Reconstrucción, los demócratas hicieron todo lo posible para que los otrora esclavos no disfrutaran de sus derechos.  Y lo hicieron por la fuerza, como muy bien destaca la Universidad de Columbia en algunos de sus trabajos, creando el Ku Klux Klan- cuyo fundador Nathan Bedford Forrest también pertenecía al Partido Demócrata. Una formación que no eligió a ningún negro congresistas hasta el año 1930. En cambio, los republicanos ya habían mandado a la primera cámara americana a 22 congresistas hasta 1900.

Woodrow Wilson, vigésimo octavo presidente de Estados Unidos, compartía muchas de las ideas del KKK, llegando a proyectar en la Casa Blanca la película “The Birth of a nation” que originariamente se llamó The Clansman. Cinta  de D. W. Griffith que justifica el nacimiento de esa organización criminal y racista por las tropelías que cometían los negros en el su. Para resarcirse de las acusaciones de racismo, el director hizo otra película llamada Intolerancia.

En 1964 el acta por los derechos civiles estuvo 75 días paralizada en el senado por los demócratas hasta que los republicanos, una vez más, ganaron la votación por los derechos civiles.
Solo cuando los descendientes de los esclavos pudieron votar, los demócratas cambiaron de táctica como dejara dicho el Presidente Lyndon Johnson:

“I`ll have them niggers voting democrats for 200 years”.

En conclusion; historicamente los demócratas no son, ni por asomo, el partido de los derechos civiles. Ahora ya lo saben y por eso es el momento de que yo desconecte la guitarra y ustedes, o algunos de ustedes, sigan pensando lo contrario que, seguramente, es como discurrir que las mujeres con mechas están a punto de estallar.


Sergio Calle Llorens

jueves, 18 de mayo de 2017

SUECIA

Suecia es el primer país occidental en legalizar la bandera de ISIS y en perseguir la prostitución. Por eso, si sacas a pasear tu pichita en un parque sueco en compañía de una meretriz mereces una multa, y si enarbolas el trapo negro del odio te vas de rositas.

Suecia tiene en Malmö  a la ciudad europea con el mayor ratio de crímenes por habitantes. Por encima incluso de Londres, Madrid y Paris teniendo casi la misma población que Córdoba. Se la conoce como la Chicago sueca..

Suecia es la nación del mundo con más "No go zones" de la Unión Europea. Barrios en los que la policía se niega a entrar por temor a ser agredidos por la población musulmana que, al parecer, los recibe con  lanzamiento de granadas y bombas incendiarias.

Suecia es el único lugar del mundo donde los crímenes sexuales se han duplicado desde 2012 y por si fuera poco, los delitos cometidos por arma de fuego han aumentado un 84% en la última década.

Suecia es el primer territorio de Europa en el que las autoridades han decidido meter a miles de asilados adultos a estudiar con chicas de 13 años que, por supuesto, sufren la violencia sexual de estos refugiados. Además fue el primer Estado en no hacer públicos los delitos de esta índole para no criminalizar a los delincuentes, perdón a los inmigrantes.

Suecia es tan peligrosa que los somalíes que buscaron refugio en ese rincón escandinavo se quieren marchar a su país natal hartos de la violencia de, ojito, otros inmigrados.

Suecia es el paraje que cuenta con un 56% de pájaros inmigrantes cumpliendo penas de larga duración. El más alto de toda Europa occidental.

Suecia cuenta con el triste récord de haber podido darle trabajo a solo 600 personas de los últimos 200.000 solicitantes de asilo político.

 ¿A qué conclusión llega el personal ante esta perversa realidad? Para una gran parte de lerdos occidentales nos enfrentamos a una gran amenaza mundial: Donald Trump. 

¡Suecia; ese chiste!

Sergio Calle Llorens



viernes, 12 de mayo de 2017

HOY

En España tenemos, al parecer, dos problemas serios; el Valle de los Caídos en Madrid y el Valle de los Callados en Andalucía que, por supuesto, más que valle es una garganta profunda que se traga todo en el más absoluto de los silencios. Ni siquiera se le oye haciendo ese sonido que los anglos llaman feltching. Personalmente creo que ninguno de esas preocupaciones va ya conmigo porque una cosa, sin embargo, es la literatura de propaganda y otra la historia. La mía, insisto, nada tiene que ver con esas angustias patrias. Mis ojos sencillamente se han derrumbado de otoños y decepciones y el bálsamo solo lo hallo en la mar, la literatura y el Rock and Roll que, como todo rocker sabe, es el principio y el fin. La santísima trinidad. Pero como nos decía Joe Ramone; stop thinking about it.

Hoy elevaré una oración a Tutatis y a Odín para que me concedan fuerza para encarar lo poco que me queda. Hoy volveré a tomar la pluma para componer esa canción que me reclama el cielo. Hoy iré al rompeolas a ver como descargan los rayos y, en el intervalo, tomaré la guitarra para cantarle a la luna  oculta tras las pérfidas nubes dejando sepultados, y para siempre, el pasado y la vindicación con lo primitivo. Será el primer día del resto de mi vida. La historia dorada empieza ahora.

¡Que Dios reparte suerte!

Sergio Calle Llorens

sábado, 6 de mayo de 2017

CUANDO

Cuando ganó el Brexit una legión de perdedores pidió quitar el voto a los mayores de 80 años. Al parecer, esa pandilla de desagradecidos olvidó que fue la generación de sus abuelos la que salvó a Gran Bretaña de las zarpas de Hitler.

Cuando Trump salió victorioso de las elecciones norteamericanas otra inmensa mayoría apuntó al “White Trash” como responsable del “desastre”, obviando al barroco Obama en todo momento.

Cuando la policía de ese inmenso chiste llamado Suecia deja de perseguir criminales de origen musulmán- enfermos mentales para la prensa occidental-  que se refugian en barrios como Rinkeby, me viene a la memoria la cantidad de veces que sus autoridades no informaban de las violaciones de mujeres occidentales y que, por cierto, solo se han atrevido a hacerlas públicas tras producirse hechos similares en otros puntos de la vieja Europa. 

Cuando actores de Hollywood defienden que existe una mayoría de musulmanes moderados en el mundo, mi cerebro recuerda al Centro de Estudios Árabes  afirmando que los creyentes de esa religión quieren aplicar mayoritariamente la Sharia en sus territorios.  Lo que incluye, por supuesto, la lapidación de mujeres adúlteras. En esos momentos también aparece en mi mente la encuesta realizada por Al- Jazeera mostrando a  un 81% de sus televidentes- suníes en su mayoría- como seguidores del Estado Islámico. Y esas imágenes vienen acompañadas de la banda sonora de Turquía- país con un 99% de practicantes musulmanes- con abucheos y gritos de Ala es grande la noche que se guardaba un minuto de silencio en un estadio de fútbol por las víctimas de Charlie Hebdo.

Cuando alguien me muestra la foto de un niño sirio ahogado en una playa mediterránea, además de conmoverme, recuerdo que mis ojos nunca han visto, porque los medios occidentales no los muestran, los cuerpos de los niños asesinados por ataques suicidas islámicos no vaya a ser que la mayoría entienda que el Islám es una religión de guerra y que vienen a por nosotros.

Cuando alguien afirma que la solución  a los problemas en Europa es el populismo de la izquierda radical en sus diferentes versiones nacionales, mis células grises parpadean provocando una inmensa carcajada; y es que nadie, al menos con dos dedos de frente, quiere cambiar la cuisine franaçaise o la dieta mediterránea por el menú bolivariano de Venezuela que se compone, como Alberto Garzón no sabe, de los restos de la basura.

De todo lo expuesto llego a dos conclusiones; la primera es que hay que prestar más atención a lo que se encuentra y menos a lo que se busca. Y aquí encontramos una panoplia de soplas que  vive en la más absoluta de las inopias. La segunda, pero no menos importante, es que hay tontos que siguen sin entender porque los listos no queremos aceptar sus doctrinas totalitarias. Y cuando pasa eso, y nos insultan, sabemos que la guerra volveremos a ganarla nosotros; los amantes de la libertad.



Sergio Calle Llorens

jueves, 4 de mayo de 2017

NATIVOS

La línea que separa el éxito del fracaso, tanto en la vida como en el deporte, es tan corta como la distancia entre Barcelona y Cornellá cuyo equipo de fútbol, el Espanyol, solo mete la pierna cuando juega contra los de Messi y Compañía. Los pericos parecen estar contentos de disputar dos partidos al año al máximo nivel. Aún así, ser blanquiazul en la ciudad condal tiene algo de resistencia india. Y en España sabemos mucho de indios aunque no pertenezcamos a la nación Lakota- mal llamada Sioux- y somos más del pueblo Navajo al que, por cierto, la Corona española ayudó en vez de exterminar como hicieron los anglos al norte de Río Grande con todas las naciones indias. Un genocidio que fue tomado como modelo por Adolf Hitler  para acabar con el pueblo judío. Pero lejos de las matanzas en Norteamérica que nos retrotraen a Wounded Knee y a otros tantos lugares regados con la sangre de los pieles rojas , hay unas ideas preconcebidas y falsas que apuntalan la noción de que hoy los Estados Unidos de América no hace nada por los nativos americanos que ,desgraciadamente, sufren los mayores índices de pobreza y alcoholismo de todo el país. Por ello hoy comparto una serie de datos que, además de acabar con estas ideas que explicarían el atraso de los descendientes de Caballo Loco y Gerónimo, van a sorprender a más de uno y de dos.

 Tanto el BIA- Bureau of Indian affaires- como el BIE- Bureau of indian education- gastan muchísimo dinero en estos pueblos. Solo la oficina de educación india destina unos 3 billones de dólares anuales en formar a sus infantes. Además, el organismo cuenta con 9000 empleados, es decir que hay un trabajador por cada 109 nativos. Incluso la inversión por cada niño indio es de 20.000 dólares mientras que la media nacional por estudiante en la tierra de las barras y estrellas es de 12.400 dólares.  En materia sanitaria el Service Indian Health emplea la friolera de 4.6 billones de dólares anuales en las reservas indias que, por cierto, tienen un 30% de los recursos de carbón, un 50%  de uranio y un 20% de petróleo y gas. En conjunto, las reservas indias tienen un valor de unos 1.5 trillones de dólares. Sin embargo, los nativos americanos son, permítanme el comentario, como los andaluces, los primeros de todo lo malo y los últimos de todo lo bueno. Ante esta realidad, la pregunta es obligada; ¿Por qué? La respuesta es simple: la falta de libertad económica.

Los indios no pueden vender sus tierras por aquello de- Indian land in trust- que hace que el gobierno federal tenga la titularidad de las mismas. De esta forma, ni los nativos pueden venderlas ni nadie puede adquirirlas. Además, cualquier actividad económica  en las reservas se enfrenta a una cantidad de burocracia, regulaciones y cargas impositivas que hace imposible la creación de empresas. Solo para la actividad minera se necesitan 59 pasos y pasar por el filtro de 4 agencias federales, lo que descorazona a cualquiera ya que la deseada autorización puede tardar años.

La solución pasa por finiquitar el Trust System- y conseguir apartar del camino de los nativos a tanto burócrata descerebrado. En otras palabras, libertad, libertad y más libertad económica para que estos pueblos tengan el mismo éxito empresarial que sus conciudadanos. En Málaga, que no somos nativos americanos pero observamos la reserva andaluza como Toro Sentado miraba al Séptimo de Caballería, hemos demostrado lo que se puede hacer cuando dejamos atrás el lastre de la Junta y sus camisas azules. Y es que comanches, apaches, cherokees o malacitanos queremos romper las cadenas y escapar de las reservas.

Sergio Calle Llorens

lunes, 1 de mayo de 2017

LA CHICA DEL TRANVÍA

En plena otoñada dublinesa me acerqué a una belleza rubia venciendo al fantasma del ridículo. Háganse cargo; piernas interminables, unos pechos nutricios que asustaban y mi destino, sea el que fuere, escrito en las caderas de la patria a las que me agarré durante la semana que duró nuestro romance. La acababa de ver doblando la esquina de la Calle O´Connell buscando un autobús que la llevara a casa. Podría haberla dejado pasar y ella, como tantas otras, habría pasado a englobar ese extraño álbum de fotos que guardo en el ático de la memoria y que lleva por título; “Mujeres a las que nunca amé por cobarde”.

 La abordé entre torpes tartamudeos. Le dije que   Dios debía tener sus ojos. Aquella frase la enterneció a pesar de que me contestó, y en su inglés macarrónico, que debía marcharse. Le tomé la mano y le dije que la esperaría al día siguiente en el mismo lugar, y el otro y el de más allá. Afortunadamente ella apareció al segundo día dibujando una sonrisa que debió conmover al cielo porque irradiaba felicidad e ilusión. Y juro que si no hubiera aparecido yo, Sergio Calle Llorens, habría dejado en pañales al chico de Murcia que ha estado buscando a la chica del tranvía que le robó el alma. Quiero decir que de no haber concurrido mi blonda italiana, Dublín, Irlanda y tal vez toda Italia habrían amanecido con el anuncio de un español buscando a su dama cuan Don Quijote cortejando a Dulcinea.

Han pasado muchas lunas desde aquella vieja pendencia mía y, sin embargo, guardo en el oro en paño de mis recuerdos los besos de la rubia que en una tarde dublinesa me arañó algo más que la espalda.  Quisiera pensar que ella se sigue acordando de aquellas caricias y gemidos que alumbraron la noche tras la visita a la casa de Bram Stoker- creador de Drácula-  que, al parecer, la transformaron en una convincente vampiresa que no dejó de chupar hasta bien entrada la mañana en la que nos dijimos adiós para siempre. También guardo, aunque no quiera, los comentarios de aquellas que, hoy como entonces, ponen el grito en el cielo cuando el cariño triunfa por encima del odio. El desprecio de esas gurruminas feministas que sufren porque jamás tuvieron a un chico de Murcia o a un servidor para amarlas y adorarlas. Gentuza que dice sentirse harta de que “los machos” las acosemos parándolas por la calle con la intención clara de violarlas a la menor ocasión. A todas ellas habría que decirles que la atracción por la persona de otra sexo viene en primero de biología y que, entre otras cosas, permite perpetuar la especia humana. Mujeres desesperadas que han tratado de convertir el romántico episodio del tranvía murciano, porque no entienden que la joven le pareció que estaba como un tren, en el asesinato del Orient Express. A ellas les digo que, en verdad,   deberían temer a esos hombres cuya ideología islámica hizo volar los trenes de Atocha. Pero claro entonces no estarían apuntando al colectivo  de las tres patas al que odian tanto; blanco, cristiano y heterosexual.

 Por una vez, y sin que sirva de precedente, el amor ha triunfado sobre el odio de estas churripuercas que morirán sin conocer el amor con mayúsculas. Y es que la chica del tranvía ha dicho que sí quiere conocer al enamorado. 


Sergio Calle Llorens

sábado, 29 de abril de 2017

TRIPLISTAS

En la película Braveheart, William Wallace le pregunta a su amigo de la infancia si sería capaz de acertar  a alguien con una piedra en una batalla, tal y como acaba de hacer. Éste responde que sí, pero el resultado es bien diferente en la demostración. En el baloncesto, que es casi como una batalla, no es lo mismo anotar de tres en los entrenamientos que cuando quedan tres segundos y te juegas el partido o el campeonato.

  Rudy Fernández, que tuvo que cambiar su forma de lanzar tras sus problemas de espalda, anota bien detrás del 6,75 pero no tiene grandes porcentajes de tiro. Sergio Llul, que es un jugador impresionante, suele ser una mala opción en los últimos segundos de los encuentros y, el que me no me crea, puede ir a las estadísticas. Su pericia es meter canastas imposibles. Tiros desesperados de un jugador que, como destacaba Sergio Scariolo, no le tiene miedo a nada. Otra cosa, bien distinta, es cuando se enfrenta a jugadas más preparadas. Ver el Eurobasket de Turquía en 2009. Insisto; malos porcentajes. Doncic, conocido como Juan sin miedo, es un jugador extraordinario pero, ni de lejos, puede aproximarse a la calidad de alguien como Drazen Petrovic por más que insistan los turiferarios de Florentino Pérez.

 El problema del Madrid de basket es simple; si no le entran los tiros de tres, el partido comienza a torcerse y un técnico tan torpe tácticamente hablando como Pablo Laso es incapaz de buscar la alternativa correcta. En cualquier caso, a veces con la calidad no basta como pudo sentir aquel gran  jugador balcánico del Real que sucumbió al Barça de Aíto García Reneses en la temporada 1988-1989.  Aquella liga que la prensa bautizó como la de Drazen y terminó siendo la de Epi.

La suerte del triple es un aspecto más del juego, fundamental por supuesto, pero no lo es todo en un deporte tan colectivo como el baloncesto. Personalmente disfruto mucho más de este tipo de lanzamientos a canasta que de un mate.  Además, el colectivo y las prestaciones defensivas están por encima de la inspiración de ciertos genios que, sin embargo y a la hora de jugarse los últimos segundos, suelen aparecer para hacer morder el polvo al contrario. Es entonces cuando ese tipo de baloncestista siente que ha llegado su momento; pide la bola tras un peligroso bloqueo y, tras una finta vertiginosa, lanza de tres para ganar el encuentro. Una suerte solo al alcance de aquellos nacidos para tocar el cielo de la gloria. Elegidos a los que jamás le tiemblan las rodillas en una cancha de baloncesto.

 Si una veinteañera es como un buen electricista, por aquello de que nunca deja pasar un buen empalme, uno no puede dejar de admirar a estos héroes de la larga distancia que en las cortas suelen vestir en vaqueros y zapatillas.


Sergio Calle Llorens 

jueves, 27 de abril de 2017

CÁRDENAS

Hay miradas repletas de añoranza como hojas caídas en la otoñada. En cambio, hay ojeadas circundantes cubiertas de odio incapaces de apreciar la belleza de los atardeceres cárdenos de mi patria salada o los oscuros encinares de los bosques. Este grupo desprecia todo lo que no percibe o no entiende. En España esta pandilla es mayoritaria y no hay día que no demuestre sus escasas entendederas.

 Lean; Javier Cárdenas entrevista a un ex atracador de bancos en horario de máxima audiencia y el tipo confiesa haber matado a alguien por traición pero, ojo al dato, el crimen ha prescrito, y la turba inquisitorial tuitera se lanzó a degüello sobre el periodista. Escribían que “cómo era posible que con dinero público se entrevistara a un delincuente y, encima, habiendo sido atracador de bancos". Pero vamos a ver muñequitos de alelí, entrevistar con dinero público a delincuentes lo lleva haciendo la tele andaluza desde sus orígenes y, que yo sepa, nadie ha protestado por ello. Véanse los últimos 6000 millones defraudados por la secta del capullo. Por no hablar de las entrevistas a el PP en Canal Nou- con apagón informativo incluido en el caso del accidente del metro de Valencia- o los interviús a los del partido de Jordi Pujol, Rey del 3 por ciento. Así que no veo la novedad en que Cárdenas entrevistase a otro ladrón- enhorabuena Sherlocks de twitter- que, dicho sea de paso, nos viene a recordar que los delitos de sangre en este Reino caducan para la ley, como ya les he advertido desde estas mismas páginas.

Por otra parte, no veo nada más edificante que conocer las andanzas de un señor atracador de bancos. Lo que habría dado yo por poder haber entrevistado a John Dillenger. Lo que habría pagado un servidor por unirme a una banda internacional para desvalijar entidades bancarias por aquello de quien roba a un ladrón tiene mil años de perdón. El problema es que la turba está siempre a salto de mata para demostrar cuan honrados son y pasan la jornada, por cierto que forma tan triste de pasar por la vida, señalando a todos aquellos que no  seguimos la opinión púbica para que primero; nos coloquen el sambenito y segundo; para que nos ejecuten en la plaza del pueblo. Ayer, como hoy, esa actividad la marca el  Tribunal de la Santa Inquisición.

¡No digan cadenas, digan Cárdenas!


Sergio Calle Llorens

miércoles, 26 de abril de 2017

13 REASONS WHY

Tal vez la vida no sea más que tener la valentía de sacar a bailar a la persona que nos gusta en la fiesta de fin de curso para, a renglón seguido, aceptar  su negativa a la danza de apareamiento. Entender que las páginas biográficas, que antaño imaginábamos de un blanco inmaculado, son borrones que solo borrará el alzheimer.

 Si abrazamos nuestros fracasos como parte esencial de la vida, y sin quejarnos demasiado, el viaje será, al margen de más duradero, mucho más placentero. Valga, en cualquier caso, este pequeña reflexión como anticipo de la crítica que están a punto de leer sobre la serie 13 reasons why; una serie basada en la novela de Jay Asher. Una gran obra coral que me ha dejado tan impactado como un vaho de azules esponjados danzando bajo las estrellas en el rompeolas.

La historia nos presenta a Hannah Baker- Katherine Langford está estupenda en este papel- , una joven de 17 primaveras que se suicida dejando trece cintas  de casete, y grabadas con su voz, para que todos aquellos amigos y conocidos de la adolescente sepan su papel en el drama que la lleva finalmente a la muerte. Cada uno de “los responsables” debe pasarlas a los otros una vez ha escuchado las grabaciones. Con este hilo argumental, la serie de Netflix nos hace reflexionar sobre el tema del suicidio al que llegan algunos jóvenes tras cientos de episodios de acoso escolar, y la manera en la que los responsables educativos, por llamarlos de alguna manera, miran para otro lado. Algo que, al menos en esta serie, no puede dejar pasar, Clay Jensen, el enamorado de Baker cuyo remordimiento por no haberla salvado va in crescendo en los diferentes episodios, así como su paso de joven a adulto.

 La serie, además, obliga al espectador a hacer un ejercicio de retorno al pasado, pero no solo al de la joven suicida, sino a nuestro mismísimo pretérito. Flashbacks que nos permiten conocer como la estudiante capea el temporal de sus dramas juveniles. Y los comparamos con nuestras desdichas llegando a la conclusión, al menos en mi caso, de que no había ninguna razón de peso para desconectar el cerebro para siempre. Que la vida es demasiado bella como para desperdiciarla de esa manera. Obviamente mi punto de vista está basado en lo que sé hoy y no en lo que el personaje de Hannah Baker desconoce.

13 razones por qué  es una serie bien dirigida que apunta directamente al corazón del espectador; a nuestras decepciones y miedos. Una gran serie en el que destaca el misterio, el ritmo y la brutal interpretación de una panoplia de actores y actrices jóvenes a los que deseo, como no podía ser de otra manera, que lleguen a triunfar en el difícil mundo del espectáculo.

La serie, y esta es una opinión muy sui generis, debería de ser de obligado visionado en los institutos del orbe occidental. Especialmente en España; un país donde las cifras de suicidios son escandalosamente bajas porque las autoridades establecen que para que sea considerado como tal el ejecutor debe dejar una nota explicando sus razones. Y ni siquiera catalogan como muerte voluntaria a que un tipo  confiese a su mejor amigo que va a acabar con su vida escuchando un disco de sevillanas una y otra vez. De nuevo nuestras autoridades nos dan gato por liebre. Por eso, 13 razones por qué se me antoja una oportunidad única de comenzar a dialogar sobre el suicidio  con nuestros adolescentes que, aunque no lo parezcan, buscan la luz de un faro que los guíe como un barco en la tempestad.

¡Dios quiera que la muerte de Hannah Baker no sea en vano!

Sergio Calle Llorens





sábado, 22 de abril de 2017

LO DE SANJURJO

Los de Málaga sabemos que Melilla es una continuación de nuestra tierra o, tal vez, la ciudad del Paraíso sea parte indisoluble de Melilla. Por eso, a estas orillas del mediterráneo conocemos bien las cosas de la ciudad hermana que, desgraciadamente, siempre sale en los medios por asuntos negativos. Hoy la ciudad española ha saltado a los medios por el entierro de Sanjurjo en el Panteón de regulares número 2 tras ser inhumado su cuerpo de su tumba de Pamplona. Como no podía ser de otra manea, las hordas de histéricas han puesto el grito en el cielo; que si en Alemania no entendería que se le hiciera un homenaje a un miembro del partido nazi. Que es un insulto a las víctimas del franquismo. A todo ello, por supuesto, quiero dar respuesta en esta columna.

Comparto la indignación del personal por el asunto de la ceremonia a la que han asistido autoridades civiles y militares  pero no por las razones que algunos estarán imaginando, sino porque “El salvador de Melilla” que desembarcó en la ciudad tras el desastre de Annual, hubiera merecido no ser perturbado en su penúltimo lugar de reposo y, muy probablemente y ya puestos en faena, un homenaje más sentido de los melillenses a los que socorrió de la amenaza de los rifeños. Y eso lo escribo aún sabiendo que algunos de mis familiares fueron represaliados por el franquismo, no pudiendo volver a ejercer la profesión de maestros. Mi abuelo, incluso, tuvo que aguantar que su nombre en valenciano fuese transformado en un esperpento.

Sanjurjo fue un golpista sí pero también lo fue Companys, responsable de muchas muertes durante aquellos terribles años, y hoy el estadio de Montjuic lleva su nombre. Tampoco eran un desecho de virtudes aquellos que protagonizaron el fraude electoral a la CEDA que el mismo Azaña reconoce en sus memorias.

 En mi opinión, para un segmento de la población España empieza y termina en el franquismo y, todo lo anterior o no existe o ha de ser ignorado. Con esta lógica aplastante, todo elemento de la biografía de aquellos que vivieron la guerra incivil española se les antoja insignificante. Solo se acepta aquello de; “estaba con nosotros o contra nosotros”. Por ello, que Sanjurjo salvara con sus soldados a Melilla y que ganara dos Cruces Laureadas de San Fernando es moco de pavo, y lo importante es el hecho de que encabezara el Alzamiento contra la República. No hay más.

Esto de echarse muertos a la cara es muy español y lo de matarnos como en el cuadro de Goya más todavía, pero que esta gente consiga, primero que el cuerpo del General sea sacado de su tumba y, a renglón seguido indignarse porque se le ha enterrado en un lugar al que tiene derecho es de traca. Tal vez hubieran preferido que tirasen sus restos mortales al mar desde el helicóptero que lo trasportaba a la ciudad autónoma de Melilla mientras García Ferreras lo retransmite en la Sexta. Y es que hay gente que sigue empeñada, además de en hacer el ridículo, en seguir perdiendo todas las guerras aunque sea ante militares muertos y ejércitos imaginarios.

¡Españoles; Franco ha muerto!


Sergio Calle Llorens