lunes, 26 de agosto de 2013

LA GARDUÑA



Camino de noche en un océano de árboles verdes en los montes de Málaga. La luna está en lo alto en su máximo apogeo y sus rayos de plata me iluminan el camino forestal. No lejos de allí, me esperan unos amigos a cenar en una casa rodeada de abetos. Me detengo a escuchar los sonidos del bosque. Si el mar es mi primera mirada, el bosque supone un refugio de última morada. Huele a romero, a tomillo y a pino fresco a pesar de los calores. Sigo caminando buscando la casa ajeno al lenguaje secreto de los animales y me concentro en la nueva tesis en la que trabajo; La Garduña.

La garduña fue una asociación de malhechores fundada en Toledo allá por el año 1412. Bandas que solían robar a los judíos y a los musulmanes. Sin embargo, las asociaciones de criminales nacidas al amparo de las germanías tuvieron su apogeo en la Sevilla donde iban a parar las gemas, esmeraldas y oro de las Américas. El propio personaje de Monipodio en la novela ejemplar de Cervantes Rinconete y Cortadillo estaría, sin duda, inspirado en un personaje real que el manco de Lepanto habría conocido en una cárcel hispalense. En mi opinión, La Garduña ha seguido existiendo en los últimos años bajo otras denominaciones y, muy especialmente, en el sur de España.

La Garduña copió su complicada estructura de una cofradía religiosa. Estaba compuesta por un directorio secreto de altos protectores y de un hermano mayor que dirige a una serie de capataces –uno por ciudad- los postulantes que eran los recaudadores y, los más siniestros, los punteadores que eran los asesinos o ladrones. Por último, estaban los chivatos o gente de poca monta que solían pasar información importante a la organización. Éstos últimos eran personas infiltradas en diferentes estamentos de la sociedad. Si lo pensamos bien, la Junta de Andalucía o, su PSOE, funcionan de forma parecida. El hermano mayor es el presidente del ente andaluz y, los Delegados del Gobierno de las ocho provincias los capataces. Los punteadores de ahora serían los sindicalistas y las agrupaciones locales desde donde se ha movido el caso de los ERE fraudulentos y las facturas falsas del sindicato horizontal UGT.

La influencia de La Garduña  fue tal que contaba entre sus afiliados con gobernadores, jueces, alcaldes y hasta directores de prisión. Al margen de su carácter esotérico y del posible hecho de que tres españoles llevaran los códigos de la organización a Sicilia y Nápoles, la influencia de la orden secreta era, con toda seguridad, la misma que hoy goza la Junta de Andalucía. Incluso los encubridores de entonces recibían un 10% de todos los negocios fraudulentos como ocurre ahora con los socialistas. La diferencia es que en la actualidad, La Garduña actual cuenta con innumerables periodistas y directores de periódico en nómina. Gente que mira hacia otro lado cuando se producen actos eminentemente ilegales. Hoy, tal como entonces, la regla máxima más importante se encuentra en la siguiente frase: “Antes mártires que confesores”.

La Garduña, al contrario de lo que ocurre hoy, carecía de documentos escritos, en 1821 apareció El Libro Mayor en casa del Hermano Mayor de la organización. Un texto de carácter heroico en el que se narraban todo tipo de crímenes. Como consecuencia del hallazgo, el Hermano Mayor, Francisco Cortina, fue ajusticiado  junto a otros destacados dirigentes de la organización en la Plaza Mayor de Sevilla, el 25 de noviembre de 1822. Son muchos los que apuntan que La Garduña siguió actuando bajo otras siglas y, también, tuvo una gran influencia en la Camorra y la Cosa Nostra. En 2013, el presidente de la Junta ha tenido que dejar el cargo por documentos que prueban su participación y conocimiento del latrocinio institucionalizado que practica durante décadas La Garduña Socialista. Y es que no existen documentos, hasta que se encuentran.

Son muchos los que todavía niegan que La Garduña existiese y, para dar más realce a esa opinión, afirman que la historia de la organización tiene su base en “Misterios de la inquisición española y otras sociedades externas”  escrito por una francesa anticlerical llamada Madame de Suberwick. Al parecer, sus fuentes no serían fiables. Sin embargo, yo opino que aunque hay parte de verdad en esa afirmación, negar que La Garduña existiese es llevar las cosas demasiado lejos. De igual forma, puedo concluir con la afirmación de que en Andalucía y, más concretamente en Sevilla, se vive desde el siglo de oro de la picaresca y de las actividades criminales de organizaciones que operan en la sombra y mueven los hilos amparados en la inexistencia de una sociedad civil inoperante y acrítica.

Reflexionaba sobre La Garduña Socialista cuando la casa de mi amigo, con los cristales de los farolillos humedecidos por el viento, se apareció ante mí como un alegre heraldo. Una oleada de ilusión me sacudió el alma ante la perspectiva de una cena copiosa regada por buen vino y con conversación inteligente. Antes de entrar en la propiedad, oí que algo o alguien se movía entre la hojarasca del bosque. Me volví para hacer frente a aquella cosa. Tal vez fuera un animal pero los rayos de luna no me alcanzaron para ver nada más. Retomé el camino no sin antes pensar que fuera de esa propiedad, La Garduña sigue afilando sus garras presta para seguir haciendo el mal en pleno siglo XXI. Entonces, y sólo entonces, un escalofrío recorrió mi espalda. 

Sergio Calle Llorens


LA FERIA

La feria de Málaga es un gentío inmenso, un microcosmos de lo que representa el vulgo. Cada año me resulta más difícil acudir a ella. En verdad, me gustan más las ferias de las otras poblaciones y, mientras más lejos mejor. Un análisis de la feria del país malagueño daría para muchos; desde guiris con la camiseta del Málaga, japonesas con vestidos de faralaes. Malagueñas, salsa, rock patrio, feria de día y de noche. Peñistas con la matraca del real, populares haciendo el ridículo y los más jovencitos con su querencia por el botellón. En definitiva ruido, mucho ruido. Por haber, hemos tenido hasta agrupaciones de moros y cristianos procedentes de Alicante.

Pienso en la feria en una venta de los Montes de Málaga. Estoy sólo con la única compañía profunda de mi respiración y mi viejo ordenador portátil. Espero el plato de los montes con su chorizo, huevos, pimientos y patatas. El salón está en silencio pues son pocos los clientes que a esa hora de la noche han acudido a ese rincón verde de Málaga. En el cielo, el nocturno brilla de forma intensa y veo, para mi sorpresa, caer algunas estrellas fugaces. La conclusión que saco es bien simple; no me gusta la feria, ni las aglomeraciones humanas a pesar de haberme divertido en exceso en fiestas de medio mundo, incluida la nuestra, pero centrémonos en los detalles.

Calle Larios posa imponente con sus biznagas perpetuas que funcionan como heraldo del jolgorio. La peña se arremolina junto a una charanga que toca Paquito el chocolatero. Así todos abrazaditos y haciendo como si quisieran penetrar a alguna moza cercana. Más allá, un centenar de señoras que fueron al colegio con la Duquesa de Alba se afanan en cantar con mucho desparpajo “my way” de Sinatra y en español por estilo rumbero. El resultado es de un mal gusto indescriptible. En cualquier caso, me admira que sean tan mayores y tengan tantas ganas de pasarlo bien, tras asesinar lentamente a sus maridos en más de cuarenta años de matrimonio.

Caseta de Fusionadas acoge a diferentes familias y a parejas varias que comen mientras las sevillanas compiten con el ruido ensordecedor de Cabo Cañaveral durante un lanzamiento de cohetes al espacio. La comida está muy buena pero es tanta el ansia que tengo para huir de esa horripilante música, que como tan rápido que sufro una media indigestión.

Bar, de nombre desconocido, cuyos usuarios compiten en bailes absurdos que van desde el baile del gorila hasta piezas de Rafaella Carra. Todos tienen una idea fija en la mente; follar a cualquier precio, como sea, donde sea y con quien sea. Un chico gay me toca el trasero y me dice, con todo el morro del mundo, que le encanta mi culito respingón. Imagino que es el alcohol pero le mando una mirada tan furtiva que el payaso traga saliva y se descompone antes de desaparecer.



Caseta de la San Miguel en cuyo interior encuentro a una docena de chicas guapas con sus sombreros cordobeses que contrastan con grupos de señoritas con las carnes magras fuera de sus ropajes demostrando, una vez más, que la gravidez existe. Aquí también hay bailes de todo tipo. Cruzamos la plaza.

Café central donde damos cuenta de unos tintitos de verano hasta que una señora nos obliga a llevarle la comida a la mesa pues, según nos confiesa, su marido es un vago de cojones y no le sale de allí mismo moverse. Nos volvemos a mover.

Plaza del Obispo coqueta y sugerente frente a la catedral de la Encarnación donde los lugareños compiten con los forasteros por acabar con las existencias de cerveza y Cartojal.

El Pimpi es el lugar elegido por mis amigos para dar rienda suelta a sus instintos más bajo trabando amistad con unas polacas que tras varios tiras y aflojas deciden marcharse. Yo me fijo en una chica pelirroja que me mira con cara de no haber roto nunca un plato. Viene a mi mesa y me pide fuego por gestos a lo que alguien responde “entre mis piernas”, la mujer no se da por aludida y le digo que no fumo. Ella no parece entender. Empleo todas las lenguas que sé hasta que descubro que la chica no es extranjera sino muda. Aplico imaginación al asunto y muevo los brazos como las chicas de la natación sincronizada. Se marcha muerta de la risa para volver con una amiga, muda también, que pretende que le haga el número de los gestos. Estuve a punto de gritar aquello de “fuego entre las piernas”. Llega el jamón al mismo tiempo que aparece el Alcalde de Sevilla por el salón  Carmen Thyssen cuyo museo él quiso robarnos.

Autobús de vuelta a casa repleto de gente que huele a vino y sudor cuando unos pasajeros muy jóvenes deciden que para terminar la jornada hay que destrozar el medio de transporte. Fuman marihuana, beben de todo e insultan a la conductora que se niega a proseguir el viaje. El asunto termina con dos detenidos en comisaría. Curiosa forma de divertirse. Al retomar la marcha, un grupo de ancianos canta una vieja canción de paz: “La cabra, la cabra, la puta de la cabra”. Llueven monedas contra el autobús cuando los amigos de los detenidos se bajan del autobús. La pobre conductora se traga las lágrimas y los hombres, el  orgullo.

Reflexionando sobre la feria pienso en todas las parejas que se besan, en todos los corazones que se rompen, en todas las ilusiones perdidas, en los litros de alcohol que nos bebemos, en las archiconocidas técnicas de ligoteo del personal, en la cantidad de resacas, en el calor, en las interminables colas, en la mierda de los caballos, en la cantidad de veces que nos perdemos y en cómo es posible que queramos volver a tener la misma experiencia el año próximo.

Llega la comida y sin saber muy bien por qué, siento una extraña sensación de melancolía. Como en silencio acompañado por una rubia fresquita que me refresca la noche mediterránea. Las estrellas brillan en la bóveda celestial y el silencio vuelve a conquistar mi universo particular. Respiro hondo y pienso en lo deseable que es tener un trocito de tierra adonde huir de aquello que llaman civilización.

Sergio Calle Llorens



LAS GEMELAS

Tener hijos gemelos puede suponer la prueba fehaciente de que la madre naturaleza la ha liado parda doblemente. Sin embargo, cuando sale bien el experimento, el mundo se convierte en un lugar mucho más entrañable.  Hoy quiero compartir un capítulo de mi vida que he recordado tras un fuerte ataque de nostalgia.

Fue al llegar la otoñada en una fría noche envuelta en una niebla azulada cuando las vi.  Eran dos gemelas que, según decía el sabelotodo del barrio, habían surgido de un mismo ovulo fecundado por un único espermatozoide. Para mí, en cambio, aquellas chicas de 14 primaveras eran el fruto de la magia; morenas, de profundos ojos negros cuyas sonrisas provocaron mi primera taquicardia adolescente. Recuerdo que pensé que el rostro de Dios debía parecerse mucho a esas dos niñas. Nos hicimos amigos del alma. Cada viernes a la salida del colegio, yo corría cuan galgo cualquiera para encontrármelas “casualmente” bajando de su autobús escolar. Entonces venían a abrazarme a la manera “sándwich”; cada una a un lado y allí se quedaban durante unos diez segundos. Recuerdo el olor terso de sus cuerpos y, por supuesto, su tacto. El mundo se detenía. No sabría decir a cual de las dos prefería. Quiero pensar que los tres éramos las patas de un banquillo sobre el que se asentaba nuestra relación de amistad. Si faltaba una de ellas, aquel artefacto se caía. En aquellas tardes, aprendí que los gemelos en general desarrollan una habilidad de comunicación llamada criptofasia. Una especie de lenguaje secreto como consecuencia de pasar más tiempo entre ellos que con ningún otro mortal. Además, cualquier gesto, mirada o palabra adquiere un significado mágico en la cabeza de su gemelo. Mis amigas no eran una excepción. Para los profanos como yo, aquella parla especial no tenía ningún sentido. Empero, con el tiempo empecé a darme cuenta de que cuando hablaban entre ellas, solían colocar los sujetos, verbos y objetos de una forma muy peculiar, siempre poniendo en primer lugar aquello que tenía más importancia para ellas. Poco a poco y, con mucho esfuerzo, pude acceder a ese lenguaje mágico y propio. Dicen que, después de todo, la información es poder y, un servidor estaba ávido de conocimientos que me llevaran a comprender a seres tan maravillosamente extraordinarios.

Mis amigas eran idénticas y presentaban lo que los expertos llaman “apariencia espejo”. Eso quiere decir que una tenía un lunar en la mejilla izquierda, la otra la presentaba en la derecha. Esto daba lugar a situaciones muy divertidas ya que como una era zurda y la otra diestra, me colocaban en medio para darme constantemente sustos durante las películas de terror que veíamos juntos ante la divertida mirada de su madre. Un día me la jugaron de verdad cuando Alicia comentó que su hermana Beatriz había ido al hospital por un fuerte dolor en el pecho. Minutos después ella también se llevaba la mano al corazón mientras distorsionaba el rostro por el supuesto dolor. Me quedé allí petrificado por el horror hasta que la puerta del armario se abrió para dejar salir la “enferma imaginaria”. Era su forma de decirme que los gemelos no sienten el dolor cuando el otro lo está experimentando. Yo, herido en mi orgullo, contraataqué afirmando que las gemelas nacían con la mitad del cerebro porque tenían que prestar a su hermana la otra parte, de ahí sus comportamientos erráticos. Todavía recuerdo las cosquillas que me hacían mientras se reían; carcajadas limpias, sonoras que aún hoy conservo en algún lugar del ático de mi memoria.

Mientras más se afianzaba nuestra amistad, más crecía la envidia en los amigos que trataban de romper aquella mágica relación. Nosotros, en cambio, hacíamos como si no escucháramos las habladurías sobre el triangulo amoroso que, según todos, habíamos iniciado tiempo atrás. La verdad era mucho más simple; yo sentía un profundo cariño por esas dos niñas. Pensaba que debía protegerlas y apartarlas de todo aquello que pudiera dañarlas. Puede que incluso estuviese enamorado en secreto de las dos y, también puede que me derritiese cuando ellas luchaban por captar mi atención con sus historias, sus gestos, sus chistes y sus faldas que mostraban unas piernas diseñadas para el pecado. En verdad, creo que me hacían sentir el más afortunado de los mortales. Junto a ellas navegué en un mar que, por entonces, estaba siempre en calma.

Echando la vista atrás no puedo decir cual de las dos me hacía ver las estrellas de forma más intensa. Es difícil de decir con gemelas idénticas que tienen el mismo ADN y comienzan a interactuar a las catorce semanas de gestación.  Además, decantarme por alguna hubiese sido como traicionarlas. Ellas con sus mismos patrones cerebrales y de pensamiento, y yo, como no podía ser de otra manera, con un cerebro cuyas patronas eran mis gemelas.

La brisa marina fue testigo de cómo la mágica relación tuvo su ocaso en el azaroso mediterráneo. Pasaron muchas lunas y, por qué no decirlo, algunos soles hasta que un buen día aquellas gemelas se convirtieron en otras sombras más del pasado. Sabía por amigos comunes que el barco de Alicia había llegado en un lugar similar a mi particular isla de los naufragios. Su hermana, en cambio, había triunfado plenamente en su carrera de abogada y estaba felizmente casada con un fotógrafo. A veces, la imaginaba posando para él como aquella ocasión en la que disparé un carrete entero en una calita de Maro. Un buen día, las ruedas del destino me llevaron a un hospital en otra ciudad donde Beatriz se recuperaba de una enfermedad. Franqueé la puerta con una sonrisa dibujada en el rostro y un ramo de rosas rojas en mi diestra. En la cama yacía la enferma y, a su lado, Alicia le sostenía la mano. A los pocos segundos, yo volvía a experimentar el abrazo sándwich de las gemelas. Hablaban atropelladamente mientras a mi mente llegaban recuerdos de nuestros años juntos, anécdotas mil veces contadas pero no por ello dejan de ser divertidas para nosotros, los protagonistas. Luego vino un incómodo silencio; parecían distintas ahora pues la vida las había tratado de diferentes maneras. Recordé la niebla azulada del día en la que las conocí en aquella otoñada. Por un momento, deseé volver atrás en el tiempo y disfrutar de esa misma candidez de los 14 años. Nos habíamos quedado sin palabras hasta que unas lágrimas descendieron por las mejillas de Beatriz. Sorprendentemente dijo que le hubiera gustado volver al pasado, a aquel bendito día en el que nos conocimos en un lejano noviembre, con las hojas cayendo de los árboles y ese olor a tierra mojada de la lluvia. Aquella revelación me convenció de que de alguna manera, las gemelas y yo estábamos conectados por un hilo invisible de afectividad fruto de años compartiendo vivencias. Había pasado el tiempo, habíamos cambiado pero seguíamos siendo los mismos niños que sentíamos un profundo amor platónico. Todo empezó en los días en los que el querer se escribía con letras mayúsculas. Incluso un beso tenía un valor incalculable y las parejas dibujaban corazones con el nombre de la persona amada.

Volvieron a caer las hojas del calendario y Beatriz se recuperó  aunque, desgraciadamente, algunas veces suele tener recaídas cuando la enfermedad aprieta y le fallan las fuerzas. Sin embargo, lo que no nunca le falla es mi llamada el día de su cumpleaños. Siempre es el mismo ritual, una conversación a la hora de las brujas del día de su alumbramiento. Junto a ella, su hermana; los tres reímos, bromeamos y terminando diciendo lo mismo cada año desde hace una década. Y como siempre, tengo la misma sensación de agradecimiento por haberte tenido la oportunidad de conocer su maravilloso y mágico mundo. De ahí mi querencia por todas las gemelas del mundo cuyos arcanos siguen constituyendo un misterio para gran parte de los científicos. Un desafío en toda regla  para comprender a unas de las criaturas más singulares del universo.

Sergio Calle Llorens


viernes, 9 de agosto de 2013

LA ACOSADORA

Siempre he sido muy cuidadoso con mis amistades, sobre todo con las femeninas. Aplico aquello de a la mujer y al viento con mucho tiento. A veces he sufrido algunos percances sin importancia que no iban más allá. Sin embargo la red se ha encargado de que personas de que cualquier parte del mundo puedan interaccionar con uno. No es ni bueno, ni malo que el abanico de posibilidades de conocer gente se incremente. La gran mayoría que acude a mí suele ser gente interesante y culta. No obstante hay excepciones. Recientemente una mujer de la tacita de plata se acercó a mí diciendo que era mi seguidora número uno. Me mandaba mensajes relacionados con la Junta de Andalucía y me expresaba sus sesudas  y chabacanas interpretaciones. Más tarde me agregó a una red social. Y entonces, la cosa comenzó a complicarse.

No había foto, comentario, canción o cualquier cosa que apareciera en mi muro que la susodicha pasara por alto. Todo lo comentaba, de todo opinaba y, como no podía ser de otra manera, mis amigos y familiares comenzaron a cachondearse de la susodicha. Era un secreto a voces que la mujer no estaba en sus cabales. Me armé de paciencia, no quedaba otra. Luego vino la venta de mi libro que le provocó gran morbo a la señora gaditana. Consiguió mi número y trataba de conversar por whatsup. Su fiebre uterina competía con la superficie del astro sol. No tuve más remedio que parar sus intentos de acercamiento; invitaciones veladas, proposiciones algo subidas de tono y un sin fin de mensajes a horas intempestivas de la madrugada. Llegó a invitarme a bailar sevillanas, sin saber que esa música me produce repugnancia. La borré, la bloqueé y desde entonces enloqueció. A veces sus mensajes pasaban por ser dulces y, en otras ocasiones, me juzgaba duramente, me insultaba y como no le hacía ni puñetero caso, la muy subnormal volvía a su plan inicial.. La motivaba, decía, su deseo de recuperar mi amistad que, dicho sea de paso, nunca tuvo y nunca tendrá.

Su acoso llegó a tal grado de demencia que estuve a punto de denunciarla pero tras unas cervezas junto al mediterráneo, pensé que lo mejor sería esperar a que pasara el tiempo. En verdad, es curioso como uno puede inspirar, provocar y enamorar con unos simples textos.  La escritura, amigos, es algo muy peligroso. Bien pensado, también es sorprendente lo que una seguidora despechada y demente puede llegar a hacer por vengarse del objeto de sus deseos no correspondido. Ayer mismo me escribía pidiéndome encarecidamente que no leyera su muro de facebook, ni la siguiera en twitter. Nunca he hecho tal cosa, sobre todo porque no suelo leer a la gente que escribe con faltas de ortografía y segundo, pero no menos importante, porque la mujer es horrorosa. Vaya que de ser la última mujer en la tierra, yo preferiría hacérmelo con una serpiente de Madagascar que, como todo el mundo sabe, es mucho menos dañina. 

Imagino que esta entrada multiplicará su rabia, ustedes me disculpen, pero no hay nada que me guste más que ver a una imbécil fuera de sus casillas. Estoy seguro de que leerá lo que aquí le dejo escrito y le entren ganas de envenenarme. No hay peligro, ya les digo, pero de haber tenido la desgracia de ser su marido , parafraseando a Winston Churchill, yo  mismo me tomaría gustoso el veneno. Pues eso, patética Patricia.

Sergio Calle Llorens


lunes, 5 de agosto de 2013

EL INDULTO DEL REY DE MARRUECOS

No hay nada que me produzca más repugnancia que la imagen de un hombre abusando de niños. Es más, si de mí dependiera, los pedofilos jamás abandonarían las prisiones. Sin embargo, no deja de tener gracia que los marroquíes hayan puesto el grito en el cielo por la liberación de un pedrasta español de origen iraquí. Ellos que toleran que sus hijas se casen cuando son menores de edad. Ellos, cuya tradición religiosa y cultural les invita a entregar a sus niñas a desconocidos y, de paso, ganarse unos dinerillos. Ellos, hijos de mala madre, que a pesar de que en Marruecos el código de Familia fija la edad de 18 años para casarse, siguen cometiendo la felonía de vender a sus niñas al mejor postor. Por no hablar de esos magistrados que dan autorizaciones para que una menor pueda casarse con cualquier desalmado.

Marruecos es un homenaje a la desigualdad, a la barbarie y al retraso más absoluto. Como muestra, podemos recordar el informe de amnistía internacional que establece que el código penal marroquí pone en peligro a las mujeres y niñas. Véase el artículo 486 sobre lo que consideran violación esos señores de Alá. Léase también el artículo 475 en el que se distingue entre violaciones a mujeres vírgenes y las que no lo son. El mismo artículo permite que un violador eluda la pena si consiente casarse con la víctima.

Empero el indulto al español ha provocado manifestaciones de los seguidores del profeta. El monarca alauita, en un gesto sin precedentes, ha pedido disculpas. Como la ocasión la pintaban bastos, los republicanos españoles han culpado al rey de España de la liberación de su súbdito sin importarles el hecho de que Don Juan Carlos simplemente se interesó por la suerte de los presos de nuestro país, sin pedir ningún indulto general y, menos uno en particular. Yo puedo entender que  gente con la hinchazón de la sensibilidad ideológica de izquierdas apoye a Gibraltar en vez de a su gobierno legítimo, olvidando que ellos son enemigos del imperialismo, aunque no me parezca lógico. Incluso llego a comprender su alianza con todo aquello que quiera destruir España. Nihil novum sub sole. Además acepto que en su monumental estupidez, acepten esa hiriente corriente socialdemócrata del relativismo que justifica todo tipo de barbarie; desde la dictadura de Castro hasta los atentados de los musulmanes radicales. Lo que no les aguanto es que encima se nos presenten como los defensores de los derechos humanos.

Son muchos los que están convencidos de que formar parte de las izquierdas les hacer pertenecer a los buenos. Los que tienen ese pensamiento son gente de manera dogmática, esquemática y fanática que pretende imponernos una oscuridad medieval que dure siglos. Parece que fueran monjas de clausuras que no saben que pasa fuera de sus conventos. Pues que sepan que en el marroquí se asesina, se viola a mujeres y a niñas en un constante delirio de sinrazón magrebí. Marruecos no puede darnos lecciones de nada, y menos de libertad, pero la izquierda española tampoco.


Coda: Derrotamos a los nazis. Derrotamos a los comunistas y ahora toca poner de rodillas al islamismo radical. 

Sergio Calle Llorens

domingo, 4 de agosto de 2013

JESÚS DE NAZARET

Muchas veces he escuchado a gente ponerse algo lúgubre y afirmar que si Jesucristo volviera, lo volverían a matar. En verdad, yo no lo creo. Es más, para entender al Jesús de los evangelios hemos de partir de un hecho probado históricamente. El de Nazaret fue una persona que vivió, predicó y murió como un judío del siglo I. Es más, jamás creó religión alguna. En el siglo XXI, un hombre como Jesús pasaría completamente desapercibido. Al margen de interpretaciones dogmáticas y teológicas, el hombre clave en nuestra civilización es un misterio en toda regla. Como se acercan las vacaciones, he decidido compartir con mis seguidores veinte años de investigaciones sobre el personaje en cuestión. No pretendo molestar a alguien con este artículo, simplemente arrojar algo de luz sobre el Rabí de Galilea histórico. Ninguna de las afirmaciones que les dejo, ponen en entredicho las creencias de millones de cristianos de todo el mundo. En cualquier caso, pido disculpas por si algunos de mis comentarios pudiesen ofender realmente a alguien. He aquí las conclusiones que les presento:

1-     Jesús es un personaje histórico que murió en la cruz aunque hayan sido muchos que lo hayan negado a lo largo de los siglos.
2-     Celebramos su natalicio en diciembre desde el siglo IV ya que la iglesia tomó fiestas de dioses paganos como la del Sol Invictus.
3-     No sabemos si San José estuvo casado, sólo el protoevangelio de Santiago que se empieza a defender desde el siglo II.
4-     La matanza de los inocentes no tuvo lugar jamás. En el libro de Josefo, Nicolás de Damasco no la mencionan, y las crónicas romanas tampoco.
5-     Nació probablemente en Nazaret pero no tenemos pruebas fehacientes. Apenas una mención del profeta Mikeas. Lo de Belén y los bueyes son aportaciones posteriores
6-     Jesús pudo estar casado de acuerdo con el judaísmo de la época pero cuando comenzó su prédica o estuvo soltero, o era viudo. Su vida pública duró dos años. Llevó prácticamente en ese tiempo una vida de soltero.
7-     Los doce apóstoles según los cuatro evangelios aceptados no coinciden ni en el número, ni en los nombres de los seguidores de Jesús.
8-     Jesús fue un judío pero nunca un cristiano.
9-     Fue un rabino bastante más moderado que otros de su tiempo. Lucas y los otros evangelistas lo pintan como un hombre piadoso que no despreciaba el ayuno.
10-  Nadie sabe a ciencia cierta quienes eran los evangelistas. Los cuatro mencionados y su tradición comenzó en el siglo II.
11-  Los evangelios son la obra de la propaganda de una fe. La visión de personas que cuentan la historia de un hombre que ha resucitado de la muerte.
12- Jesucristo hablaba probablemente arameo como lengua materna y griego en latín como buen galileo que quisiera ganarse la vida en la época.
13- No existe ningún documento escrito de Jesús. El primer evangelio de Marcos data del año 50 probablemente redactado en Galilea.
14-  Las relaciones de Jesús con el imperio romano fueron ambiguas. Jamás se declaró mesías, los romanos lo hubieran matado. Probablemente aceptó esa denominación que otros le otorgaban.
15-  Pablo reinventó la figura de Jesús pero siempre usando una base histórica.
16-  Gran parte de los que nos ha sido legado como cierto en relación a su vida, son interpretaciones posteriores de un grupo de cristianos que se impuso a las interpretaciones de otros grupos.
17- El grupo que hablaba griego y se fue a vivir a Jerusalén se impuso al de aquellos que hablaba arameo cuyas interpretaciones no fueron aceptadas.
18-  Los evangelios apócrifos contiene material inventado y lo hicieron con gran fantasía.
19- No sabemos casi nada anteriores a su vida pública y, mucho menos, sobre su infancia.
20- Los años secretos de Jesús son terreno abonado a la creación literaria.
21- Los evangelios gnósticos presentan a Jesús como revelador de verdades que sólo pueden entender unos elegidos. Algo inalcanzable para la gran mayoría de cristianos.
22- Flavio Josefo y su libro XVIII es la fuente principal para saber de Jesús.
23- Tácito es otra fuente principal de información sobre el personaje.
24- Las fuentes judías sobre Jesús nunca dudaron de su existencia. Todas tardías pero muy críticas con él. A partir del 500.
25- Los fariseos eran desde la revolución macabea eran los trasmisores de la tradición. Gente de pueblo. Salaceos descendientes de David y sus sacerdotes. Esenios eran piadosos sacerdotes. Zelotas eran fariseos de la rama dura, justificaban la violencia. Jesús no era un esenio porque las doctrinas de Jesús es más de un fariseo.
26- Los hermanos de Jesús fue un hecho aceptado desde el siglo II. En la iglesia primitiva no le daban demasiada importancia pues lo realmente importante era su concepción virginal.
27- María Magdalena en el evangelio de Marcos y Mateos aparece como una de las mujeres a las que se le aparece tras la resurrección. Era una mujer de buena familia que no estaba casada, de haberlo estado habría sido mencionado el nombre del marido. La relación que tuvo con Jesús es desconocida. El evangelio de Felipe donde habla del beso que le dio Jesús no está reconocido por los otros. Lo  extraño para la época era que Jesús estaba siempre rodeado de mujeres.
28- Juan el Bautista tuvo una gran influencia en la vida de Jesús. Fue quien le bautizó. Mateos lo dice en su evangelio 1.15. Usa hasta sus propias palabras: “arrepentíos que viene el reino de Dios”. Parece que Jesús fue su discípulo
29-  Según el evangelio de María Magdalena, Pedro tuvo una muy mala relación con María Magdalena.
30- La última cena no fue pascual, apenas una cena de despedida anterior a la pascua.
31-  Su condena como dice Lucas en el capítulo XXIII vino como resultado a su negativa a pagar el tributo a los romanos. Promovía una rebelión y se declaraba el Mesías.

 Como les comentaba en líneas precedentes, todo lo anteriormente expuesto no invalida las interpretaciones religiosas de todas las sectas cristianas que consideran los evangelios como la palabra de Dios y, por supuesto, a Jesús como el cristo. Sólo he tratado de exponer lo poco que sabemos del personaje.

Sergio Calle Llorens

SHERIDAN LE FANU


Després d'un dia de platja camino lentament per un petit bosc. Hi ha un silenci tan gran i poderós que sembla voler dir-me alguna cosa. Tir cap a dins i reflexiono sobro la meva fascinació per la solitud somiada. Una lleugera brisa ve a acariciar el meu rostre. Busco una pedra i llegeixo un text del gran escriptor Le Fanu. Està escrit en anglès i diu així:

Le Fanu was a 19th Century Irish writer of Gothic tales and mystery novels. He was the leading ghost story writer of his period and was central to the development of the genre in the Victorian era.

Ha estat una amiga irlandesa la que m'ha passat el text que precedeix a la novel·la Camila. Em submergeixo en el llibre i record les seves paraules en el telèfon:

Carmila was one of the five supernatural tales comprising the Collection tittles In a Glass Darkly, Sheridan Le Fanu`s vampire established the gothic sensibilities that have come to be associated with the myth while also drawing inspirations from folklore and the macabre. 

Després de la lectura d'unes 30 pàgines, el bosc es va fent més fosc i pinso en la paraula anglesa dark que comparo amb fosca i, sense saber molt bé la causa, m'estremeixo. També penso que una bona història de vampirs com les de Carmila gens tenen a veure amb aquelles en la qual els protagonistes són macos i bells com en Twilight. El vampirisme no deixa de ser una altra cosa que un desig irrefrenable per la immortalitat. Continu llegint en la quietud del meu bosc secret i una vegada més les veus de la irlandesa vénen fins a mi:

Laura account of her is all that is given to the audience. Because Carmilla never speaks of her nature or what it is she wants, readers along with Laura are left to draw their own conclusions. Her fear is palpable and contagious, as her accounts become more frantic when recalling her interaction with Camilla.

Sheridan Le Fanu’s narrative style sets up the ambiguity of the main characters perfectly. Laura understanding of Carmilla is minimal and thus she is both fascinated and frustrated by her. Every year after Carmilla has exited Laura’s life, her pasta connection to her haunts, her thoughts providing readers with hints of the Vampire’s machinations.

Torno a la meva llengua secreta per pensar que en un temps en la qual els vampirs són completament acceptats, Carmilla és una volta enrere en el temps. Una forma de veure com el misteri i la tensió continuen creixent en un text ple del que els anglosaxons criden Twist and turns, que porten, com no podia ser d'una altra manera, a l'enteniment ple per a Laura que hi ha una criatura estranya habitant en la seva llar. Pensava en això, quan unes branques van cruixir en la quietud del bosc. Ja no feia vent i el meu cor va semblar detenir-se. Vaig somriure en saber que una obra d'un altre temps havia provocat terror en la meva persona. Vaig somriure  una alta vegada i, amb l'esglai encara en el cos, em vaig allunyar del bosc i davant meu es va obrir l'immens mediterrani. Beneït mar, beneïda literatura. M'esperava un bon sopar regat pel millor vi.


Sergio Calle Llorens

PEDRO LUiS GÓMEZ


Voy a reproducir un artículo de uno de los pocos periodistas locales que vale la pena leer. Se trata de un trabajo que firma el gran Pedro Luis Gómez. Antes que se sumerjan en su lectura, me gustaría hacer algunas puntualizaciones:

1-     La frase “esos aficionados al gin tonic en esta Málaga nuestra que pontifican de todo y sobre todo sin mirarse al ombligo”, es una crítica a muchos compañeros de profesión que no morderán jamás la mano que les da de comer.
2-     Aunque comparto todas las afirmaciones del citado periodista, no puedo más que comentar que los males de Málaga son políticos. Como saben, somos una provincia que no tiene poder al sufrir los ataques continuos de la Junta de Andalucía.
3-     Uno de mis trabajos sobre los aficionados y periodistas a los que titulé “Los enemigos del Málaga” provocó una ola de indignación y amenazas de muerte. Sin embargo, la verdad sólo tiene un camino y Málaga y sus equipos están más solos que la una.
4-     Finalmente, quiero expresar mi sorpresa por el hecho de que un tipo que merece tanto la pena, escriba en el patético Diario Sur, aunque bien pensado, en ningún otro lugar del mundo le permitirían defender al Málaga C.F.

Sergio Calle Llorens

El último día del mes de julio se convierte en una especie de pesadilla para aquellos clubes de fútbol con dificultades económicas. O sea, para la inmensa mayoría. Una denuncia de impago puede conllevar el descenso de categoría. Al final, apenas nada. El Xerez, ya en barrena, que se va a Tercera División. Mientras, el Deportivo de La Coruña, que tenía todos los boletos para la pérdida de categoría, en proceso concursal, con deudas millonarias a sus jugadores, con amenaza de estos, y con un débito reconocido de 150 millones de euros (a ver, para que nos entendamos, que 150 parece poco por el guarismo, casi 25.000 millones de las antiguas pesetas), al final ha salvado la categoría.

Todos han colaborado a ello. Desde ese señor tan extraño llamado Rubiales que es presidente de la AFE (por cierto, el mismo que vino ayudar a hundir al Málaga hace unos meses) hasta los bancos pasando por la Federación y la Liga de Fútbol Profesional y… Horas antes de ese final feliz deportivista, de lo que nos alegramos, se lo juro, el TAS decía que no tenía capacidad para decidir si el Rayo (primer ';beneficiado'; tras el KO de Europa al Málaga CF gracias al mismo TAS) debía ser o no sancionado por la UEFA, por lo que el cuadro vallecano, además de gastarse lo que en teoría no tiene, también se ha quedado fuera…
El fútbol ha vivido una especia de ';látigo de feria'; en este final de julio, y una vez que el carrusel ha cerrado, a uno, que ha seguido paso por paso y ha avisado hasta la saciedad (para regusto de los culturetas, esos tan aficionados al gin tonic en esta Málaga nuestra que pontifican de todo y sobre todo sin mirarse el ombligo) le queda la sensación, como a muchos malaguistas, que al Málaga nadie lo trató igual, que aquí parecía que habíamos escrito la historia de ';Alí Babá y los 40 ladrones';, que éramos una panda de indocumentados y que no nos merecíamos ni disfrutar de la Champions (en medio de la competición es cuando más leches nos dieron) ni por supuesto volver a ningún torneo continental aunque lo ganáramos en el césped, como así ocurrió.

A uno le queda la sensación que ni las instituciones (comenzando por la Junta de Andalucía, que para nada se ';pringó'; en el tema), ni la Real Federación Española de Villar, ni la AFE, ni la Liga Profesional, ni los medios deportivos nacionales, ni el Sunsún Corda movió un dedo por nuestro equipo, por un Málaga que hacía vibrar a una afición, a una provincia, pero que molestaba al poder establecido, a los Sevilla, Valencia y Atlético de Madrid y compañía, los equipos ';punteros'; de la ';segunda liga'; del fútbol español, el mismo que se está quedado sin jugadores porque vuelan fuera de nuestras fronteras por la ruina de los equipos. Esa percepción está, existe, y nos hemos quedado con un Málaga ';recortado';, al que han dejado fuera de Europa, que ha tenido que desprenderse de sus estrellas, porque con la Liga doméstica no se pueden afrontar sus fichas.

Mientras, el Sevilla, juega en estas horas la primera eliminatoria de la Europa League, y hay que aguantar que en un programa deportivo nacional, el hoy comentarista y ex jugador hispalense Soria se mofara del director de la emisora en Málaga (que se ha partido la cara con ';Madrid'; por el Málaga, por cierto, porque desde las emisoras nacionales, todas, absolutamente todas, nuestro equipo ha sido un ';sin papeles';, o sea, que nadie nos ha hecho caso) con una frase que retrata al personajes: «¿Cómo TAS, amigo?».

Pues eso, que no nos han tratado igual. Y eso lo piensa toda Málaga. Y que disfruten Soria y compañía. Son los campeones, ya lo reconoció Del Nido, en ';los despachos';.

*Artículo aparecido en el Diario Sur el 2 de Agosto de 2013.

LAS PORTADAS DE SUR


Las portadas de un diario  sirven para captar la atención de sus lectores. Es algo así como una mujer que luce sus mejores trapos para encontrar pareja. Sin embargo, de donde no hay, no se puede sacar nada en positivo. Y eso es precisamente lo que ocurre con las portadas del primer periódico de la provincia de Málaga. Pretenden ser de marca, con gran estilo pero como no saben como sacarse partido, se le ven las tetas caídas y hasta los michelines.  Por ello, en cada presentación del diario sus profesionales se encargan de demostrar su patetismo más encarnizado.

No hace falta una auditoria general o ser licenciado en óptica para percatarse de que Diario Sur es una auténtica basura aunque, bien es cierto, cuenta entre sus filas con gente profesional que bien merecen un respeto. Como botón de muestra, he acompañado esta entrada con dos portadas. Una tiene que ver con el pueblo pitufo malagueño demostrando que en el día en cuestión, ni el tema de los ERE, ni ninguna otra noticia de la provincia, superaba el interés general de ver a una localidad pintada de azul en la que bien podría aplicarse aquello de “Americanos os saludamos con alegría” de la película de “Bienvenido Mr Marshall”. La otra, en cambio, muestra a un ex jugador del Málaga brillando en la “galaxia blanca” de Florentino Pérez. Una noticia elegida por alguien, supongo, cuyo encefalograma es tan plano como los pechos de María Gámez. Tiemblo de pensar en todo los titulares que van a dedicar al equipo de Madrid con la excusa de Isco.

Diario Sur es un producto propio del cretinismo local imperante. La prueba fehaciente de que no hay vida inteligente en las cabezas que dirigen ese medio de comunicación, otrora falangista y ahora socialista. Los grandes pontífices de esta escuela de desinformar tienen a Currito Troya y compañía como máximos exponentes. Sus discursos son confusos y enmarañados, están llenos de malicia para que no veamos que son siervos de Sevilla. A veces critican a los jefes para que no se note mucho pero lo suyo es clientelismo puro. Son expertos en el juego de estar y desaparecer.


Las portadas del periódico nos vienen a decir que no se quedan calvos discurriendo. A sus pintorescos bosquejos les falta la pincelada surrealista de los informes sesudos sobre los males de Málaga que firman sus plumillas, casi siempre errados con el objeto de tirar balones fuera. Todo con tal de seguir cobrando las subvenciones y, ellos, tomando Gin tonics. Todo valga para que el vulgo no sepa que en 1981 la Junta de Andalucía coloca patines para que nos deslicemos hacia el abismo.

Sergio Calle Llorens

sábado, 3 de agosto de 2013

LOS ENFERMOS MENTALES


Los socialistas han montado sobre la cloaca andaluza un edificio tétrico y lúgubre en donde planificar sus latrocinios. A veces ponen de excusa la igualdad, la memoria histórica o la ayuda a los parados, pero el  resultado es que al otorgar subvenciones a cargo del contribuyente, el dinero se queda en los bolsillos de los miembros de la secta del capullo. El último caso que ha salido a la luz ocurrió en Carmona. Allí, la entonces Consejería de Empleo, hoy fusionada con la de Economía, concedió durante años subvenciones para programas a beneficio de enfermos mentales sin control alguno. De hecho, se entregaba el dinero sin asegurarse de su destino y, lo más grave, sin importar si el beneficiario cumplía los requisitos o no. Para el juez que lleva el caso, podríamos estar ante un nuevo y masivo fraude constitutivo de un delito de prevaricación, otro de malversación de caudales públicos y un tercero de fraude de subvenciones.

Si ya es grave robar a los parados, usar a los enfermos mentales para saquear la caja de caudales y llevárselo calentito, constituye una canallada sin parangón en el mundo de la corrupción mundial. El socialismo patrio parece empeñado en aplicar aquel viejo dicho catalán; “Pardal que vola a la cassola”, pues cualquier pájaro es bueno para cometer la fechoría. Apenas  basta una mirada circundante a la realidad de la república bananera de Andalucía para comprobar la obsesión hurtadora de estos mangantes de izquierda. Apostaría un huevo y parte del otro a que parte de todas las ayudas y subvenciones que ha concedido la Junta en los últimos tiempos están marcadas por la corrupción.

Tiemblo sólo de pensar en las manos que mecen la cuna cuyo único talento es para el autobombo. Andalucía es mediocre, corrosiva y peligrosa para los ciudadanos honrados. Los únicos lugares que se me ocurren para escapar de la Junta son mi playa con un mar turquesa queriendo huir de la tierra y debajo de la cama, de noche, siempre y cuando no se tenga veleidades lectoras.

Vivir bajo el yugo de la Junta y sus cómplices es una maldición bíblica. No importa que los andaluces no lo sepan, pues da igual que sean parados, jubilados, universitarios, putas, cornudos, autónomos o soplagaitas porque al final el brazo alargado de Andalucía llega a las carteras de todos. Pues, en definitiva, pertenecen a esa gran hermandad de enfermos mentales que permite, entre otras cosas, que les roben a plena luz del día y seguir bebiendo fino en la feria de turno. Sí, Andalucía tiene un olor especial; el de chorizo.

Sergio Calle Llorens

ESCOCIA 2014

Muchos nacionalistas catalanes esperan que el referéndum por la independencia de Escocia del Reino Unido sea ganado por las huestes de Alex Salmond. En verdad, quieren copiar el modelo escocés para  aplicar su derecho a decidir. No obstante, Cataluña no tiene nada que ver con Escocia por más que se empeñe el líder de Esquerra Republicana con su cara de gonorreico crónico. Así que hoy les voy a relatar algunas de las diferencias entre ambos territorios:

 Escocia fue un reino independiente cuya historia ha estado marcada por la lucha contra su vecino del sur. Robert de Bruce consiguió la independencia de su país intentando crear una federación de reinos celtas bajo su dominio, fracasando, obviamente, en el intento. La batalla de Culloden- 1745- en la que Prince Bonnie Charlie tuvo que huir disfrazado de mujer, fue el último intento de romper con las armas con la Pérfida Albión.  Recordemos que tras el acta de unión, Escocia había unido su destino al de Inglaterra en 1707. Sin embargo, siempre ha gozado de una educación diferente, de un sistema judicial diverso y de estructuras de poder propias. En definitiva, los escoceses nunca perdieron su condición nacional y su referéndum servirá para decidir si la continuación de Escocia como nación sigue vinculada a Inglaterra o no. Escocia, por lo tanto, ha sido, es y será una nación con todas las de la ley. Otra cosa bien distinta es que todos los que conocen la tierra de William Wallace afirman que hay tres países en uno. Por un lado, encontramos a las tierras bajas - Lowlands- con grandes intereses comunes con el norte de Inglaterra. Por otro, tenemos las tierras medias- Midlands- con su parla escocesa y, finalmente, nos topamos con las tierras altas- Highlands- lengua gaélico escocesa que proviene del irlandés- ambas lenguas son goidélicas- y cuyas tradiciones están fuertemente vinculadas a la isla verde. Por no hablar de las islas Orkney cuyos habitantes se sienten escandinavos.

Cataluña, en cambio, no fue jamás un reino independiente por más que se empeñen sus historiadores pagados de cabecera en presentar su unión con Aragón como una confederación catalana-aragonesa. La casa de Barcelona se extinguió en 1150 cuando el Conde Ramón Berenguer se casó con Petronila, hija del rey de Aragón, Ramiro el Monje. La señera hace referencia a esa familia reinante pero nunca al reino de Cataluña porque no existió como tal. Sencillamente no encontraremos ningún país europeo que haya firmado acuerdos con ese supuesto reino porque no existió más que dentro de la propia corona de Aragón. Tras la unión del reino con Castilla, los catalanes no han dejado de ser españoles. Huelga decir que en su territorio no se puede aplicar ni el derecho de autodeterminación-nunca fueron colonizados por nadie- y mucho menos el derecho a decidir en un referéndum separarse de un territorio a no ser que el resto de sus compatriotas, es decir nosotros, se lo permitamos. La guerra de sucesión no fue de secesión como si ocurrió en Escocia con los intentos de los Jacobitas de romper sus vínculos con el vecino inglés.

Escocia votará sin inmutarse demasiado en su referéndum. Puede que se sientan más escoceses que británicos y, también, es posible que el zorro de Salmond juegue bien la baza de la sentimentalidad para ganar finalmente la partida. Empero, estoy convencido de que triunfará el sentido común y saldrá el no en la consulta. En cualquier caso, y decidan lo que decidan, seguirán siendo escoceses. En cambio, los catalanes son por historia; catalanes de España. Ni Quebec, ni Kosovo, ni Escocia, son un buen ejemplo para seguir con su hoja de ruta.

Sergio Calle Llorens

GIBRALTAR


Mi tiempo viviendo con los anglos me hicieron fervorosamente anglófilo. Soy, por tanto, un gran defensor de las buenas relaciones entre España y Gran Bretaña. Hablo el inglés como si fuera mi lengua y, aunque a algunos les parezca mentira, uso la parla de Shakespeare a diario y con mucho gusto. Además, tengo varios conocidos llanitos que son, aunque no quieran, más españoles que Manolo Escobar. Todo este bagaje cultural y personal me colocó en una posición alejada de la trinchera belicista en relación con el contencioso de la colonia. Empero, desde que el Presidente de Payasos sin Frontera, señor Moratinos, decidiese saltarse a la torera 300 años de presión española con la Roca, otorgando voz a los gibraltareños en las cumbres hispano-británicas, mi posición cambió radicalmente.

Desde el cobarde de Moratinos, sólo puedo apoyar a partidos políticos o asociaciones que defiendan la recuperación de esa tierra española. Nuestra política exterior debe orientarse a hacer efectivo el tratado de Utrecht con el objeto de que Londres devuelva lo que nos pertenece. Deben  saber que hoy España despierta muchas simpatías en el Reino Unido y, cada vez son más las voces que defienden un acuerdo entre ambas partes, pues “los cangrejos de roca” como ellos llaman a los llanitos, no pueden ser un obstáculo a los miles de asuntos en los que ambas naciones deben ir de la mano en la UE.

Hasta el momento en el que Londres abandone Gibraltar, nuestros vecinos serán un constante quebradero de cabeza. Sin embargo, podemos aprovecharnos de su estatus para ponerles de rodilla. En ese sentido, España puede triplicar los controles en la frontera a diario para hacerles incómoda la vida. Implantar un peaje en la frontera como impuesto de compensación por las actividades contaminantes de los llanitos. Un peaje que sirva para compensar a aquellos españoles que seguramente perderían sus trabajos por la presión española. También se debe establecer un peaje prohibitivo desde Gibraltar a San Roque. Por último, España debe alterar su política de agua, teléfonos y electricidad para ser inviable la vida de la colonia. Finalmente, pero no menos importante, sería la creación de una zona Franca en esta zona de la provincia de Cádiz para hacerles la competencia. La última medida sería no permitir que ningún avión con destino a la colonia pudiese sobrevolar nuestro territorio.

Gibraltar, se quiera o no se quiera, es España y no puede subsistir sin nuestro consentimiento. Hasta ahora todos los intentos de recuperar han sido en vano porque negociábamos en una posición de debilidad que el ministro Margallo se ha encargado de dinamitar con su cambio de política. Ayudaría, eso sí, que el patético gobierno de Andalucía ayudara un poquito en la lucha en vez de apoyar causas ajenas y distantes en otros continentes. Estaría bien que el “enemigo número 1 del imperialismo”, otrora butanero, alzase la voz para denunciar lo acrónico de la colonia. En verdad, no hace mucho que la secta del capullo organizaba paellas en la verja para protestar por la llegada de submarino nucleares, y ahora en compañía de IU tienen una oportunidad única para arrimar el hombro, a no ser que consideren lo de recuperar Gibraltar una cosa de fachas con mucho tiempo libre. ¿O no?

Sergio Calle Llorens

LA COMPARECENCIA

Cuando los romanos juraban decir la verdad se apretaban los testículos con la mano derecha. De esta costumbre viene la palabra testificar. La comparecencia del Presidente Rajoy para explicar el caso Barcenas tenía mucho de ello. De la misma llego a tres conclusiones fundamentales; la primera es que todos los partidos se han financiado ilegalmente desde la transición. La segunda es que Rajoy debería dimitir por ser responsable de los pagos en b a su gente. La tercera es que la oposición ha hecho literalmente el ridículo.

Contemplar a Rubalcaba desde la tribuna con esas carnes flácidas pidiendo la dimisión del Presidente mientras calla los ERE de Andalucía, no deja de ser una broma pesada si no fuera, claro está, porque la pobreza del socialismo andaluz ha sido una fábrica constante de parásitos y aduladores indescriptiblemente repugnantes. Especialmente cuando IU deja que la secta del capullo se apoye en su tarima que, a menudo, es la fortaleza de la ignorancia. Pedir la dimisión y defender a Griñán sólo lo pueden apoyar los fanáticos que entienden la democracia cuando ellos gobiernan.

En cualquier caso, el caso Barcenas es a lo único que se pueden agarrar porque saben que el paro ha bajado y la venta de coches empieza a recuperarse. Temen que el crepúsculo acuoso y amarillento que tanto predecían no llega a producirse jamás. Ahora apenas vislumbran unas nubes blancas sobre la vieja piel de toro, recortando la silueta del edificio de un futuro mejor. Entonces tiemblan sabiendo que España no va a ser rescatada como hace un año. Ahora se empieza a intuir la luz a final del túnel y, como sea, tienen que incendiar la calle al precio que sea, llevándose todo por delante si es necesario. Ellos no quieren testificar a la manera romana, lo harán a la manera socialista de agarrar a los españoles por los mismísimos con tal de desalojar al partido cuya victoria en las últimas elecciones generales lo consideran una anomalía electoral.

Entre los delirios de silencio del Presidente Rajoy y las entradas de caballo siciliano de Rubalcaba, yo habría optado por un candidato con una hoja de servicios impoluta para destronar al jefe del ejecutivo, pero ni Rosa Díez con su pasado socialista de los peores años, ni Durán i Lleida con su partido condenado por financiación irregular, ni Cayo Lara con su formación tapando los escándalos andaluces, suponen una alternativa creíble. Están caducos y mucho más tocados de lo que pensaba. Son personajes de novela poco normales en el sentido francés de la palabra. Puede que en su anormalidad decidan presentar una moción de censura, pero no lo creo, sencillamente han perdido una nueva batalla, con Barcenas o sin él. ¡Y es que no se puede ser más torpe!

Sergio Calle Llorens




LA PLUJA

Plovia mansament en l'exterior durant la matinada. Tenia un sentiment plaent amb la delícia del llit calent. Sentia l'aigua caient sobre les teulades. Relliscaven les gotes pels canalons del costat de la balconada. En el cel, un fort llampec va il·luminar l'estada i no va poder estremir-me quan el tro va sacsejar els finestrals. Vaig imaginar la meva platja que hores abans presenciava unes flames vermelles com a minúscules llegües de foc. Ara, en canvi, la tempesta ho inundava tot sense donar treva. Estava completament solament i a la meva ment van arribar records d'un altre temps en el qual els meus familiars no eren encara aquestes vagues ombres del passat. Una esgarrifança va recórrer la meva esquena. Vaig sentir alguna cosa similar a la por pel vertigen que produeix a tot ésser humà el record dels quals es van anar i, tal vegada, la certesa de no tornar a trobar-los mai.

Vaig pensar en la meva mare i en totes aquelles converses en veu baix al costat del foc. En el seu riure queda i màgic que va abrigar les nostres nits d'hivern. Vaig recordar les seves confidències, els seus secrets i els seus silencis. Nits d'hivern mediterrànies. Matinades màgiques en les quals la pluja també conquistava les seves zones querenciosas. Aquells pensaments em van estremir per complet. Vaig tractar d'imaginar en què pensaria la meva mare de la meva afició per l'escriptura, dels llibres que he escrit. Tal vegada els hagués agradat llegir-los. Tal vegada, li hagués encantat haver-se sabut un personatge essencial de les meves novel·les. Ella va ser la meva primera mirada, el meu cel ple d'estels. L'espatlla on em vaig prendre refugi. El meu pare, en canvi, era la saviesa errant. L'home al que acudir quan volia conèixer els arcans de l'univers. Els trobava a faltar.

La pluja em civilitza però també m'empeny a una forta malenconia. Una espècie de sotsobre controlat a la qual m'agrada acudir quan la solitud ve a buscar-me a la meva porta. Seguia plovent amb força i als meus ulls van acudir prestes dues llàgrimes salades i pures. Ja m'ho va avançar ella, la meva ànima sensible, que no *sensiblera, sofriria per la seva pèrdua més que cap dels seus fills. Plovia a bots i barrals en el meu cor i no abrigava consol. Seguirà plovent en una nit eterna, fosca i sense lluna. 

Sergio Calle Llorens

SACRIFICIO


Hubo un tiempo en el que los españoles asombramos al mundo con nuestros relámpagos. Hoy, en cambio, somos el pasmo del mundo civilizado pues intentamos, sin conseguirlo, destruir a la nación más antigua de Europa. El problema no es que existan los nacionalismos periféricos, ni que se hayan acostumbrado a quemar nuestras banderas y a cachondearse de nuestros muertos. Véase el diario nacionalista Punt con sus viñetas acerca de la tragedia ferroviaria de Santiago. El problema es que hasta ahora todo les ha salido gratis. Y todo porque son pocos los que están dispuestos a sacrificarse. No se trata de embestir al enemigo cuan carnero castellano sin encomendarse a Dios o al mismísimo diablo, sino de presentarles batalla donde más les duele; la economía. El sacrificio pasa, en mi modestísima opinión, por suprimir todas las autonomías que no tengan una lengua propia y gobernar nuestros territorios a través de las Diputaciones. Ahorraríamos en diputados regionales, cargos de confianza, chupatintas y chupapollas. Todo nuestro dinero debería ir entonces al fomento del empleo, a la recuperación del mercado único y, con seguridad, en unos años habríamos superado a Cataluña que, de paso, vería reconocida su derecho diferencial a costa de su desarrollo económico. Pero para cuando se hayan querido dar cuenta, la cosa no tendrá remedio.

Los catalanes nacionalistas caminan hacia la destrucción de su propio territorio. Y en ese contexto, andaluces, extremeños o manchegos podrían revertir la situación económica para adelantarles en desarrollo. Dejemos que ellos recorran su avenida y nosotros a lo importante. Dejemos que se arruinen con una media sonrisa dibujada en la cara. Nos hablarán de Escocia como ejemplo a seguir por Cataluña sin saber que esa nación ha seguido existiendo durante toda la historia pero que hay  tres en una; Lowlands, Midlands y Highlands. Otras veces, se compararán a Quebec o a Kosovo pero usted no se inmute, siga trabajando hasta que no tengan más opción que pedir el rescate y entonces, ya les digo, será el momento de imponer condiciones. Por lo tanto el sacrificio debe ser dejar el café para todos y pasar, como no podía ser de otra manera, las banderas españolas volverán a ondear en Cataluña. Eso sí, tenemos que sacrificarnos ahora, o nunca.

Sergio Calle Llorens

EL ENCIERRO


Los socialistas andaluces se encierran en el ayuntamiento de Cortés de la Frontera pidiendo que el alcalde andalucista se baje el sueldo. Digo yo, que podrían haberse encerrado exigiendo que sus camaradas de la secta devolvieran la pasta que le han robado a los parados. Incluso, aprovechando que el mediterráneo baña a Málaga, haberse encerrado en la cárcel de Alhaurín junto a María Gámez y, de paso, tirar la llavecita para siempre. Eso habría ocurrido de existir vida inteligente en el planeta de la rosa y el capullo. En cualquier caso, demuestran con su encierro que están para que les encierren.

Para más INRI, la hija del farero con menos luces de un barco pirata estuvo tentada de unirse al encierro de sus compañeros pero, ¡hay que ver!, pensó que éste tenía lugar en Pamplona y a estas horas vuelve de Navarra con su cola de diablesa entre las piernas. Lleva la cara roja por la vergüenza de saber que no pudo unirse a su secta. Al mismo tiempo, una chica con síndrome de down se convierte en la primera concejal de España tras la renuncia de uno de sus compañeros. Algunos socialistas han puesto el grito en el cielo, pero en mi modesta opinión la inteligencia de esa chica es muy superior a la de cualquier parlamentario andaluz y, por supuesto, su honradez es mucho más consistente.


La prueba fehaciente de que los burros de Mijas tienen más talento que en el PSOE andaluz, la tenemos en la petición de los amigos de Griñán para que el caso de los ERE pase al supremo. Una forma muy estúpida de decirnos que dan por imputado al todavía presidente andaluz y que, si no pasan el caso a sus coleguitas del tribunal en cuestión, el hijo del escolta de Franco termine bajo sombra. Mi única duda es saber si un equipo de Canal Sur retransmitiría en directo el ingreso en prisión.

Sergio Calle Llorens 

JUDÍOS

Según un estudio de la revista científica “American Journal of Human Genetics”, uno de cada cinco españoles tiene sangre judía y uno de cada diez tiene genes de los habitantes del norte de África. Por otra parte, los investigadores también afirmaron que la población con genes norteafricanos se concentra en la mitad occidental de España en las provincias de León, Salamanca y Zamora. Ésta población de origen norteafricano va del 0% en los Pirineos al 22% de Castilla o el sorprendente 20% de Galicia. Dicho de otra manera, es mucho más fácil encontrar sangre norteafricana en cualquier provincia castellana que en el antiguo Reino de Granada.

El estudio genético concuerda con los registros históricos. Hemos de recordar que en 1609 se expulsaron a los moriscos de lugares como Valencia o Andalucía. Las poblaciones citadas tuvieron que marcharse con sus costumbres a otros lugares de España como Extremadura y Galicia. En Málaga, por ejemplo, al no rendirse la población a las huestes de los Reyes Católicos, no se tuvo piedad con los vencidos y éstos o fueron asesinados o vendidos como esclavos.

El número actual de descendientes de judíos españoles podría abarcar a unos ocho millones de almas. El mismísimo Francisco Franco tenía sangre judía y lo sabía. Muchos españoles, en cambio, siguen empeñados en dejarse engañar por la propaganda de algunos medios de comunicación y continúan dándonos la matraca arabista cada tres cuartos de hora, pero a partir de ahora los estudios genéticos confirman los grandes estudios historiográficos. Así que menos pañuelito palestino y más estudio. Ustedes tienen sangre judía como yo y, además, reconocerlo les ayudará a no vivir tan jodidos.

Sergio Calle Llorens

CATALUÑA

Sé por experiencia que da igual la cantidad de veces que demuestres que Cataluña nunca ha sido un reino independiente, por no hablar de la parida de los Conde- Reyes catalanes, pues, sencillamente, la educación catalana que tan alegremente cedieron los socialistas a las taifas, ha dado como resultado una nueva generación de jóvenes que han bebido en las fuentes del nacionalismo inventado. El joven catalán medio está convencido de que Cataluña perdió su independencia en la guerra de sucesión que ellos llaman de secesión. Al margen de discusiones históricas, si los catalanes hubieran querido ser independientes, ya lo serían. Sin embargo, viven del negocio de la independencia pero no la quieren realmente. Como decía Plá, “el catalán es un ser que ha pasado toda la vida siendo español, y ahora, le han dicho que tiene que ser otra cosa”. Al margen del tiempo que les resta para otras cosas importantes, la cosa conduce a la paranoia. El genio de Palafrugell también afirmaba que “el catalanismo no se puede desvincular de España. Cataluña fabrica muchos calzoncillos pero no tiene tantos culos.”

 El catalanismo me produce, en cualquier caso, una sensación de barullo desagradable que parafraseando al maestro, sería como de llegar a la cama y encontrar que no está hecha. Sin embargo, la mejor forma de luchar contra esa corriente ideológica es a través de la recuperación de las competencias educativas. El resto sólo son rebuznos a destiempo como aquel que acaba de pronunciar un tipo de la marca España que ha insultado a los catalanes. Insulto que me hace recordar aquel dicho de; Els diners y els colllons per a les ocasions.

El problema de Cataluña radica en el hecho de que el nacionalismo es un negocio que ha permitido a sus virreyes nacionalistas hacerse de oro, tal y como ha ocurrido con los socialistas en Andalucía. Ya no hace falta que lleven pintada la Gioconda en la calva para  llamar la atención y que la  gente se de cuenta de que el PSUC, CIU y, todos los demás, roban con la excusa de llevar a Cataluña a la independencia. Su universidad indígena y su justicia están hechas a imagen y semejanza de mentes trasnochadas. Alejadas de una auténtica actitud científica, se encierran en el dogmatismo o se envuelven en la señera. En cualquier caso, lo de Cataluña se arregla con educación y con contantes amenazas económicas para que al final las tropas secesionistas canten aquello de;

-         Si avui no ens paguem
-         I demá tampoc
-         Quan vingui la columna
-         No li farem foc.

Sergio Calle Llorens

LOS BAÑOS DEL CARMEN

Cuando se presentó en Málaga el proyecto para regenerar los Baños del Carmen, uno de los lugares más míticos para la parroquia local, estaba convencido de que los reventadores malagueños no tardarían en salir a poner piedras, o peñascos, en que el proyecto viera la luz. Si supieran estas mentes provincianas lo que cuesta encontrar a  inversores privados para rehabilitar un lugar público, no rebuznarían con tanto ímpetu.

La regeneración del gran arquitecto Salvador Moreno Peralta sería realmente buena; zonas verdes, miradores, carriles bici, se mantienen los eucaliptos y los Astilleros Nereo y la unión del Paseo Marítimo de Pedregalejo con el de Pablo Picasso. En verdad, la belleza es la mejor palabra que define la propuesta. Nada más presentarse, los socialistas se pusieron en contra pues para ellos el lugar debe seguir siendo un refugio para perrosflauta. Además, ven mal que la contraprestación que quiere la concesionaria sea construir un hotel en los terrenos donde se encuentra un lavado de coches en la actualidad. También verán mal que no le cueste un euro al contribuyente.  Por cierto, el hotel iría enfrente de los Baños del Carmen y, nunca, en la propia parcela de la que fuera última playa privada de España.

Inicialmente la pandilla de reventadores comenzó una campaña contra la regeneración de tan singular enclave, sin embargo, los colectivos de los barrios marineros de Pedregalejo y el Palo han salido encantados de las explicaciones del arquitecto que, por cierto, también les ha recordado que el plan está abierto a propuestas y mejoras.

Los Baños del Carmen vienen a explicar muy bien el origen de los problemas de Málaga; una ciudad que sólo defienden los que llegaron de fuera. Demos un repaso histórico a la urbe y veremos que  el desarrollo y todos los proyectos que han funcionado han sido obra de forasteros. Desde los ferrocarriles con capital inglés hasta las ideas liberales que importó la burguesía malagueña de origen extranjero. Vinieron para invertir el vino y regaron con su sangre y su esfuerzo la tierra que nació de una ola marina. Pero esta burguesía siempre ha sufrido el acaso y la incomprensión de la población andaluza de Málaga que vive, y vivía en los barrios populares. Tal era el resentimiento que  llegaron a asaltar el corazón de Monte Sancha para matar y destruir las villas de las únicas personas que habían creado las industrias donde ellos trabajaban. Y lo volverían a hacer si pudieran.

Los descendientes de esa turba continúan haciendo de reventadores. Se saben inferiores, porque lo son, y es tal su inferioridad que ataca a todo aquel que venga a mejorar la ciudad en la que vive pero que no ama. Nunca han puesto dinero para nada. Jamás han tenido una idea merecedora de ser elevada a tal categoría. Son unos farsantes y huelen a mediocridad. No saben nada de arte pero se atreven a opinar sobre si la estatua tal merece ser colocada en algún punto de la ciudad. A esa gente no hay que preguntarle, sólo enseñarle el buen camino como el buen pastor guía a su rebaño al corral pero no le pide opinión sobre la decoración de casa. ¡Hasta ahí podríamos llegar!

Si el mundo fuera justo, en Málaga el voto de los forasteros valdría el doble que el de esa pandilla de merdellones que escupe, hace pintadas, grita y no es merecedora de la bendita tierra que pisa. Su opinión sobre el Guadalmedina, los Baños del Carmen o el metro debe ser irrelevante. Hemos de buscar un gobierno que busque la excelencia. Un gobierno de expertos que no tenga en cuenta a los de pensamiento tan rematadamente andaluz. Hacerles caso es un despropósito y un insulto a la inteligencia. Llevan años ensuciando nuestras playas, viviendo de nuestra caridad y aún así, en vez de agradecernos todo lo que hemos hecho por ellos, nos escupen a la cara. A veces, incluso, se hacen los héroes por un día insultando a Sevilla, acción que nos recuerda su patetismo.


Los Baños del Carmen son el escenario de una vieja batalla inacabada entre la burguesía culta e ilustrada y la cofradía de patanes que se opone al progreso de la capital de la provincia que más aporta a las arcas de la taifa del sur. Hay que acometer el proyecto haciendo oídos sordos a la masa chillona que no tiene nada que decir. Una vez completado el plan, será el momento de ir a por el Guadalmedina tomando los Baños como modelo la combinación público-privado para acometerlo. Primero protestarán, para terminar disfrutando de ambos parajes como ahora hacen con el parque de la Cónsula. No dejemos, ni por un segundo, que la merdellonería tenga vela en este entierro. ¡Hagamos realidad el sueño de recuperar los Baños y al malagueño medio que se quede en sus reservas espirituales del Perchel o la Trinidad! ¡Qué dejen de joder oiga!


Sergio Calle Llorens