martes, 31 de marzo de 2015

SEMANA JODIDA


Todos aquellos que pedían la cabeza de Alfredo Urdaci cuando pronunció lo de CCOO llevan una semana levantisca por el cese de dos periodistas. La primera trabajaba como corresponsal de TVE en Israel. El segundo es Jesús Cintora que hasta hace un cuarto de hora ejercía de jefe de prensa de Pablo Iglesias en Cuatro.
De Yolanda Álvarez poco se puede añadir que no sea que parecía un simpatizante más de la organización terrorista, sí terrorista, de Hamas. Sus crónicas eran una romería macabra constante. Un insulto a la inteligencia. Un ataque a la dignidad del periodismo. En su caso, no era el derecho a informar del conflicto sino del deseo de eliminar a la única democracia existente en Oriente Próximo; la israelí.  Su cese, por tanto, me parece una excelente noticia.

El caso de Jesús Cintora es bien diferente ya que a golpe de mando a distancia uno podía librarse de su odio desmedido por el contrario ideológico. Otro punto a tener en cuenta, pero no menos importante, es que trabajaba para un medio privado y, la empresa en cuestión puede sustituir a sus empleados cuando le venga en gana. Otra cosa es que la turba este molesta por la desaparición de uno de sus presentadores fetiches. Sin embargo, la cosa tiene arreglo ya que estoy convencido que muy pronto, tal vez demasiado,  veremos a Jesusito insultando la inteligencia del público entendido en compañía de esa hermana argentina que se parece al feo de los hermanos calatrava. Esa pibita cuyo único objetivo es hablar mal del PP pero que se niega, y en redondo, a mencionar si quiera la de Convergencia.

Todos los que se quejan del cese de estos periodistas callan con la manipulación informativa de medios como Canal Sur que, dicho sea de paso, vulnera todas las recomendaciones de la mesa electoral de la taifa del sur. En realidad, lo que buscan es tener un periodismo que coincida con su cristalización ideológica, a saber; los judíos solo son tolerados en las cámaras de gas, Dios, su Dios, es republicano, laico y” los periodistas de derecha” apenas quedan bien ante un pelotón de fusilamiento.

Debe  haber sido una semana jodida para aquellos que, encima, han visto como el gobierno español concede la doble nacionalidad a los sefardíes. En la provincia de Málaga, único lugar de España con tres enclaves de población judía; la capital, Torremolinos y Marbella los hebreos están de enhorabuena. Además, la apertura del Centro Pompidou y el Centro ruso de arte ayudarán, y de qué forma, a consolidar a Málaga como cuarto destino cultural de España tras Madrid, Barcelona y Bilbao. Ayer estábamos muy felices y hoy estamos en la gloria. Su semana jodida ha sido un triunfo de todos los que amamos el trabajo bien hecho, incluido el periodístico cuya nave la agitan tanto los incapaces que parece estar borracha.

Dejemos a los descendientes de los fariseos, que son legión, rumiar su derrota pidiendo el boicot a Mediaset mientras el cielo mediterráneo se curva en la noche aterciopelada cuajada de estrellas. Dios, en lo alto, nos sonríe.

Sergio Calle Llorens

lunes, 30 de marzo de 2015

LA DERROTA


La relación con mi primer hijo estuvo marcada por un extraño suceso; nos vimos por primera vez en un aeropuerto o, mejor sería decir, que yo puse sus ojos en él cuando tenía pocas semanas. Luego vino su inscripción en la embajada española de Copenhague y, miles de historias compartidas en las que siempre he tratado de hacerle partícipe de mis querencias sin trasmitirle mis frustraciones como hombre. Creo que puedo asegurar que se ha convertido en un buen ciudadano que en tres años, espero, esté cursando estudios en Dinamarca, que también es su país.  Así estará bien lejos de este basurero intelectual donde ser imbécil cotiza al alza.
En verdad mi hijo nunca lo ha tenido fácil con un servidor. Y es que soy de esos padres a los que nos encanta inmortalizar esos momentos en los que el niño se cae y llora. Nada de mariconadas fotográficas en las que los rapaces deben estar guapos de collons. Pues no. Además, no le he dejado ganar nunca a ningún tipo de juegos. La cosa siempre terminaba con un progenitor haciendo la v de la victoria y un niño frustrado, pero así es la vida. Ni los ruegos de mis familiares me ablandaban el corazón. Mi justificación siempre había sido la misma; “si quiere ganarme que lo sude”. Dos de esos deportes a los que nos venimos enfrentando han sido el balompié y el baloncesto. En esta última modalidad deportiva lleva enganchado desde niño y juega en un equipo local bastante apañado. Uno de esos clubes de barrio junto al mediterráneo.

Creo que mi hijo no va a tener grandes problemas vitales porque ha sido programado para enfrentarse a la existencia. Hoy es capaz de apañarse perfectamente en varios idiomas lo que, unido a su bilingüismo, le llevan a cachondearse de la pronunciación de su profesora. Por otra parte, lleva enfrentándose con las frustraciones de una forma brutal y cruel, la mía. Dicho de otra manera, el tío está preparado para las curvas que vienen.

Empero, les hablaba de que he humillado a mi hijo en esos deportes sabiendo que un día cambiarían las tornas. Desgraciadamente ese día ha llegado demasiado pronto. Él tiene quince primaveras y hace unas lunas su equipo de basket ganó un partido por un triple suyo. Entonces le dije que si yo hubiera estado en el otro equipo, ese triple no habría entrado. Se hizo un silencio incómodo hasta que movido por un resorte extraño se levantó para ir a buscar la pelota. Y allí fuimos a las pistas para disputar el partido definitivo de nuestras vidas.

El primer uno contra uno fue brutal. Yo estaba fresco y lo acribillé a triples a pesar de su fuerte defensa. El segundo encuentro fue más igualado pero sus fintas y algunos rebotes de más, marcaron la diferencia. Quedaba el último acto. Yo ya estaba muerto, pero no quería dar mi brazo a torcer y con algo de juego sucio y algunas tretas de perro viejo, me fui en el marcador. Entonces comenzó el baile; metió un par de triples y viéndome cansado comenzó a abusar del bote agotando mi agonía. Hacía reversos y yo le atizaba en los brazos. Ni hijo ni hostias. A muerte. Pude robarle dos balones y un tiro de media distancia trajo la paridad al marcador. Quien metía canasta se llevaba la gloria definitiva. A él le brillaban los ojos. Había olido sangre en la persona que tantas veces le hizo morder el polvo. Noches de cabreos, tardes de lloros. Así tomó la pelota en sus manos y tras una finta y un escorzo en el aire metió la bola en la maldita canasta con tiro adicional incluido. Gritó de forma brutal como si hubiera ganado la Copa del Mundo. Me quedé allí tendido en la pista mientras él seguía bramando por su victoria. No había mucho más que decir ni partido que jugar porque él ya había aprendido la lección; seguir entrenando porque nunca sabes si alguien ahí fuera, en algún lugar, está entrenando mucho más duro.  El éxito tiene un precio y nada hay gratis. Alcé la mirada al cielo, caído como estaba, esperando ver ese atardecer anaranjado bellísimo que me endulzara el alma, pero el rostro sonriente de mi hijo se interpuso en mis deseos. Estoy convencido que algún día comprenderá por qué su padre ha sido un verdadero hijo de puta. La gloria le espera y a mí sus chanzas.

Sergio Calle Llorens

sábado, 28 de marzo de 2015

CELEBRACIÓN


No lo voy a negar; estoy realmente contento. Es más hacía mucho tiempo que no me sentía tan bien, tan vivo, tan gozoso. No solo es que han abierto el centro ruso de arte en Málaga sino que en unas horas, si la hija lerda del farero no lo impide, el Pompidou malagueño abrirá sus puertas al gran público. Treinta y cuatro pinacotecas impresionantes que hacen de la capital de la Costa del Sol el cuarto destino cultural de España tras Madrid, Barcelona y Bilbao. Un hito impresionante si tenemos en cuenta que la Junta de Andalucía prohibía hace unos lustros que nuestros enclaves turísticos fuesen señalizados en la mismísima ciudad. Además, el Thyssen malagueño abre una exposición temporal que lleva por título “Días de verano” donde reúne pinturas sobre el mar, y el ocio de importantes creadores extranjeros y españoles: Monet, Hopper, Picasso y Sorolla que viene a hacer compañía a ese cuadro de Navarro Llorens que tanto me gusta.
Como amante del arte y de las olas que se rizan en la patria salada solo he de agradecer el placer que me supone contemplar estos cuadros y, seguir respirando ese mágico salitre por las calles de mi región malagueña. La Caleta de Málaga, el sardinero, Zarautz y la Concha me harán disfrutar igual que la contemplación de esas playas normandas. Creo que solo aquellos que hemos nacido junto al mar podemos explicar lo que sentimos ante esa masa acuática que deslumbra los sentidos. Esa visión sobre la bahía de Cannes que tan bien plasmó Picasso porque, como buen mediterráneo, no se le escapó aquellos detalles marinos detenidos en el tiempo.

Hoy es un grandísimo día para celebrar el triunfo de Málaga sobre la pérfida Junta. Una excelente jornada para cantarle a la vida por el trabajo bien hecho de un Alcalde que, pese a sus desaciertos, tuvo un sueño y ese sueño en Málaga se cumplió. Hoy tenemos a un gentío en las calles de La Trinidad y La Malagueta pero la masa no debe deformar la realidad tan maravillosa de aquellos que reflexionamos junto al sonido de esa olas que van a besar la orilla en un rito ancestral que todo lo engloba. Dejemos a esa pandilla de incapaces morder el polvo de la derrota. Olvidemos a los cretinos de la opinión de Málaga para releer el New York Times y sus odas a la ciudad mientras Canal Sur calla, como lo que es, una autentica furcia. Salgamos a pasear y tengamos fe en el futuro que es nuestro por derecho. Y esto lo suscribe alguien que dijo que nos colocaríamos los primeros del sur y, nadie supo creerme.  Que corra el champán por nuestras venas. Que ustedes sean felices porque Málaga sigue suspendida entre el cielo y suelo para nuestro disfrute.

Sergio Calle Llorens

martes, 24 de marzo de 2015

CRETINOS


Siempre me he preguntado por qué las novias van de blanco y sus parejas de negro en el día de la boda. Tal vez, es un suponer, es un símbolo de lo que viene después. Tampoco he entendido muy bien que las personas con lenguaje más incoherente y deslavazado lleguen a lo más alto en la cadena de mando. En realidad, yo no entiendo nada de nada. A veces, me pregunto qué cojones hago yo en este mundo de bobos. Hablemos de esta fauna indecente.
Pujol es uno de esos tipos con una forma de hablar incomprensible y llegó a dominar la Diputación de Barcelona que, si no lo saben yo se lo digo, es lo que realmente es la Generalidad. Un día, Don Jordi le comentó a un filósofo catalán muy mordaz cómo podría hacer para que en Estados Unidos, la región catalana fuese más conocida; “nos vendría muy bien un terremoto”. Y es que las desgracias siempre ayudan para poner en el mapa los Reinos imaginarios. Hoy mismo Mas ha intentado utilizar una tragedia aérea para hacer ver al mundo cuan diferentes son los catalanes. Vaya, ha llegado a mencionar hasta el origen de los apellidos de las víctimas. Como vemos, algunos pueden disimular el cretinismo a ninguna hora del día y, mucho menos su alma negrísima.

Eduardo Garzón, por su parte, no ha esperado a que se sepan las causas del accidente de avión para acusar al capitalismo de la tragedia. De esta forma, mata a dos pájaros de un tiro; por un lado ataca a la economía que le da de comer al botarate y, por la otra, da publicidad al documental que ha hecho  sobre los fallos de seguridad en  Ryanair. Se le olvida al sureño que en los países comunistas la gente no muere en tragedias aéreas porque no les dejan viajar. A lo máximo perecen a manos de las olas o de los tiburones. Que  pregunte a los cubanos. Ya ven, otro que va con camisa blanca con unas entrañas como el carbón.

En la República Bananera de Andalucía se ha hecho hoy público un vídeo sobre una ex Delegada de empleo que compraba votos entre los trabajadores temporales de la Junta de Andalucía. Irene Sabalete, detenida hoy en otra operación anticorrupción, animaba a dejarlo todo para hacer campaña por su PSOE y, de paso, convencer a todos los empresarios de la zona de besar la mano que les da de comer y firma subvenciones millonarias. Incluso daba un ejemplo; “sed como los testigos de Jehova”, y es que los de la secta del capullo son, además de unos guasones, unos toca testículos de aúpa y muy señor mío.

Ante todo el ruido del día cubierto por unas tinieblas profundas y absolutas, solo me queda refugiarme junto al mediterráneo donde deviene el rumor tranquilizador de las olas rizadas. A lo lejos veo unos barquitos que pescan a barlovento con sus lucecitas que guiñan a la torre vigía que luce orgullosa a pesar de todo. Huele a mar y  a cultura añeja en el ritmo irregular de la noche. Bendito refugio.

Sergio Calle Llorens

´LA GARDUÑA II


Muy probablemente La Garduña nació en la ciudad de Toledo y tuvo sus ramificaciones en otras localidades. Sin embargo, en ningún otro lugar de España echó raíces como en Sevilla. Al socaire del Santo Oficio, la organización criminal se convirtió en su brazo ejecutor. Al contrario de lo que se puede pensar, la Santa Inquisición no era una institución tan poderosa y, en muchos casos, le resultaba ciertamente difícil actuar contra determinados individuos que eran demasiado poderosos.

 En un país obsesionado por la pureza de sangre, La Garduña comenzó a actuar con plena impunidad contra los judíos conversos y musulmanes convertidos a la fe católica. Finalizada la Reconquista, la organización criminal  comenzó  a ser vista con malos ojos por el poder político que no aprobaba sus métodos crueles y sádicos. En pleno siglo XVI, los precursores del KKK sufrieron el primer revés cuando la corte decidió que había llegado el momento de intervenir. Se llegó a plantear incluso una acción armada contra sus miembros pero éstos, sorprendentemente, se disolvieron de la noche a la mañana. Su paso a la clandestinidad supuso un antes y un después para la organización que reunida de forma solemne a orillas del Guadalquivir, se dio una constitución confidencial, y unos estatutos fundacionales con los que tomó su forma definitiva de sociedad secreta. En sus filas, los rufianes y criminales más peligrosos de la ciudad crearon la estructura final que tendría en los siglos posteriores.

 La Garduña estaba compuesta por soplones, fuelles, coberteras, sirenas, floreadotes, capataces y maestros. Como cualquier sociedad secreta tenía sus contraseñas y signos de reconocimiento entre sus innumerables miembros. Cuando un miembro se encontraba en compañía de desconocidos y quería saber si alguno de los presentes pertenecía a la organización, se colocaba el pulgar derecho por el lado izquierdo de la nariz. Si otro miembro de la hermandad se encontraba presente se acercaba a él y le susurraba una contraseña al oído, en respuesta a la cual se debía dar una nueva clave. En ese momento, para asegurarse de que no estaba ante un impostor, se procedía a un complejo intercambio de signos y apretones de manos, similar al adoptado después por los masones con el mismo objetivo.

 A pesar de sus orígenes racistas, los miembros de La Garduña no eran simplemente unos fanáticos de la limpieza de sangre cristiana sino, ante todo, una organización criminal de delincuentes dedicada a todo tipo de negocios ilícitos. Oficialmente, la sociedad secreta tuvo su final en 1822 con el ajusticiamiento de Francisco Cortina y dieciséis garduños en la ciudad de Sevilla por un caso que ya tendremos ocasión de relatar. Ha llovido mucho desde aquel lejano 25 de noviembre de 1822 y el enigma de La Garduña parece seguir envuelto en una neblina de misterio. Para muchos, la Garduña continuó existiendo debido a la honda raigambre de esta sociedad secreta. Para otros, la Camorra Napolitana y la Mafia Siciliana son herederas de la primera, no en vano ambas nacieron en territorios que en el pasado pertenecieron a la Corona española.

 En la propia Camorra, al igual que en La Garduña, el símbolo de reconocimiento entre sus miembros eran tres puntos tatuados en la palma de la mano. En verdad no se debe descartar este origen español de las mafias más famosas del mundo, empero a ningún investigador serio se le había ocurrido mirar en el lugar más elemental; en la propia casa, en el solar donde durante tanto tiempo señoreó la banda de La Garduña. Y de eso, querido lector, va este trabajo.

 La Garduña ha seguido activa bajo otra piel y con otras siglas en la capital de Andalucía. Una organización que comparte sus métodos, su organización, sus actividades criminales y que delinque con total impunidad y a plena luz del día. Esa organización no es otra que el PSOE andaluz. Soy consciente de que esta afirmación puede levantar ampollas en muchos sectores de la población, pero si usted me concede el beneficio de la duda, yo le demostraré que lejos de haber desaparecido, la hermandad de La Garduña sigue entre nosotros.

Huelga decir que la verdad que desvelo en el presente trabajo es ciertamente inquietante, y no por alarmante deja de ser cierta. No obstante el primer deber del ciudadano es la rebeldía contra el poder y, muy especialmente, ese deber se hace más fuerte cuando una pandilla de criminales, bajo la protección de la autonomía, vacía las arcas públicas que rellenan con sus impuestos los honrados empresarios y trabajadores. Con toda seguridad, este trabajo sufrirá los ataques habituales de los fanáticos del fraude en la región más pobre de España; Andalucía. Una región que lleva gobernada por una cofradía que prometió cien años de honradez pero no especificó cuando comenzaba.

La única diferencia entre La Garduña del pasado y la actual reside en que, increíblemente, sus miembros hoy gobiernan sobre todos los ciudadanos del sur con lo que sus tropelías y latrocinio se hacen a la vista de todos.

 Con una justicia domesticada y unos medios de comunicación sumisos y en posición genuflexa, la denuncia y la lucha contra esta organización se nos antoja hercúlea. Y es que la aparente disolución de los garduños para aparecer bajo las siglas de una agrupación política llamada “progresista”, es uno de los golpes maestros de nuestra más reciente historia. A muchos les parecerá una broma de mal gusto y, eso precisamente, es lo que es Andalucía en la actualidad, más que les pese a las señoras y señores que nos gobiernan. Pasemos pues a hablar de La Garduña moderna del sur. Y para ello, tomo prestadas las palabras de aquel detective literario que vivía en la londinense Baker Estrete.

 
“Una vez que has excluido lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad”.

 Sherlock Holmes
 
*Introducción a mi libro La Garduña que publiqué el año pasado.
 
Sergio Calle Llorens

lunes, 23 de marzo de 2015

DECLARACIÓN DE GUERRA


Andalucía es ciertamente una comunidad pero de vecinos malavenidos, chillones en los que todos quieren usar las instalaciones pero jamás, en ningún caso, pagar los gastos del edificio común. A la cabeza, una presidente chillona, mal encarada que permite que su parentela se lleve la recaudación para embellecer sus moradas.
Andalucía es un equipo de tuercebotas que siempre termina última en la regional preferente de las regiones pobres de Europa y, a pesar de todo, sus entrenadores cobran sueldos millonarios y reciben premios de los sufridos aficionados.

Andalucía es un campo de concentración al aire libre donde se concentra el mayor número de patanes de la historia europea. Andalucía es una película de serie B donde pululan los monstruos más variopintos.

Andalucía es la identidad de los incapaces y de los truhanes. Un casino dirigido por unos tahúres acostumbrados a ganar con las cartas marcadas de La Garduña. Andalucía es una cuadra cuyos sementales, aunque se lo montan muy bien, no montan a las yeguas como se espera porque la tienen tan pequeña que ni un mosquito hembra se enteraría de las acometidas.

Andalucía es un manicomio inmenso dirigido por unos dementes peligrosos. Loqueros dispuestos a seguir torturando a unos pacientes muy primitivos que solo aspiran a que les toque la primitiva, y si el importe se le costea la institución en la que están ingresado.

La Andalucía oficial no se le gana usando los medios tradicionales de exponer sus vergüenzas y la corrupción que le sale de sus orejones. No, ni por asomo. A esa comunidad de incívicos vecinos se le gana con nuevos métodos de guerra. A partir de ahora, expondremos a los corrompidos por los corruptos de la secta del capullo. Iremos a exponer sus vergüenzas. No consumiremos sus productos. Boicotearemos sus pueblos con sus fiestas y sus locuras. Publicaremos sus nombres para señalarles con el dedo. En otras palabras, les declaramos la guerra.

Sergio Calle Llorens

domingo, 22 de marzo de 2015

SECTARIOS


Desconfío de aquellos que se pasan el día entero tratando de complacer a todo el mundo. Gente que nunca dice lo que piensa por miedo a no ser aceptados o, mucho peor, por interés de vendernos la moto. Sin embargo, hay una concurrencia mucho peor que es incapaz de salir de su cristalización ideológica aunque les presentes pruebas contundentes que refutan, en parte o completamente, sus creencias.
En materia religiosa me he topado con tipos muy graciosos que creen a pies juntillas todo lo que dice la biblia. No suelo debatir con ellos porque, más que les pese, los dogmas de fe son solo eso y yo, faltaría más, no soy nadie para rebatirles. No obstante, si insisten, suele comentarles que Iahvé era un Dios más del panteón judío que adoptó Moisés al esposarse con una mujer que adoraba a esa deidad. Vaya que en aquellos tiempos los hebreos eran politeístas y que el paso al monoteísmo fue un asunto que costó mucho imponer. A veces les hago ver que la palabra hebrea Elohim quiere decir Dioses por más que los escribas cristianos lo tradujeran de aquella manera.

En el asunto de la política también me encuentro con esta clase de persona que acude a su radicalismo teológico para debatir. Acérrimos defensores de algún tipo de fe dogmática. Una de ellas es la del republicanismo de Antonio García Trevijano autor, entre otras obras, de teoría pura de la República. Lo curioso es que cuando intentas debatir las ideas de este señor, sus turiferarios siempre acuden a ese libro para defenderse. Estamos ante el mismo tipo de fanatismo ideológico que,  cuando falla en razones, echa mano de la extensa biblioteca de ese señor o de lo grandeza de su persona. Dogma de fe, ya saben.
Sería fácil acudir a mi completa biblioteca familiar para apoyar mis ideas. Incluso podría presentar el número de lenguas diferentes que domino como aval de que todo lo que yo afirmo es cierto. Personalmente creo que es un error tratar de ganar la disputa ideológica apoyándose en estos hechos. Lo que pasa es que yo podría no haber asimilado esas lecturas y ser un perfecto indocumentado. De ahí que hablar lenguas solo me serviría para decir tonterías, y de todo tipo, en varias parlas. Nada más y nada menos.

En realidad, un verdadero liberal es aquel que piensa que los demás pueden estar en lo cierto, y uno ser el equivocado. No se trata de tener o no razón, si no en ir a buscar juntos la verdad; con documentos, con la mente abierta, con debate respetuoso pero nunca, jamás, apoyar nuestra filosofía en el fanatismo más perverso o en la descalificación del ideario contrario.
Soy liberal por convicción y combato el fascismo, el islamismo o el comunismo por ser corrientes ideológicas que buscan la destrucción de los discrepantes. Eso implica un compromiso por la libertad. Lejos de ese punto, no estoy seguro de casi nada y, es buen momento para recordar que la duda ensancha la mente. Otro compromiso ideológico propio se basa en mi convicción absoluta de que la Junta de Andalucía es uno de los palos que componen la triada mafiosa junto a los sindicatos y al PSOE sureño; la Garduña.

Tal vez podría ser más contundente en  la disputa ideológica y presentar mis poderes, mi cultura, mis viajes y mis lecturas pero, les aseguro que no serviría de nada. En el fondo, este tipo de seres no quiere escuchar, sino escucharse y tener razón. A todo el que quiera escuchar le digo; El Dios de la biblia, como casi todos los Dioses, está hecho a imagen y semejanza de los hombres y no a la inversa. En cuanto a los seguidores de la fe de Trevijano, decirles que ese señor solía presentarse como el futuro Presidente de la III República y que, tras haber fracasado estrepitosamente en sus intentos por auparse en el poder, lo único que le queda es hablar de la ausencia de democracia ya que a él no le dieron nunca ni bola. Su fe, cualquier fe, puede estar basada en una gran mentira. El Dios del Antiguo Testamento es un ser cruelísimo y vengativo. El Dios de los republicanos patrios ha dado tanto el cante, que en vez de Trevijano le bautizo como Lebrijano.

Sergio Calle Llorens

 

viernes, 20 de marzo de 2015

VENDETTA


Ya les hablé en una entrada anterior sobre el verdadero rostro que se esconde tras la máscara que usa Anonymous y hoy, por supuesto, toca hablarles del comic Vendetta. Sin duda, uno de los mejores del mundo que se ha convertido en un icono anti sistema. En los ochenta ya era una obra mítica del comic inglés salido de la mente de Alan Moore y de la mano de David Lloyd. Los dos crearon una obra llena de matices que apareció en la revista inglesa Warrior. Cuando cerró la publicación, tuvimos que esperar varios años para que DC Comic retomara el proyecto. Y no fue por falta de ofertas, sino por el celo mostrado por el señor Moore en la defensa de su proyecto.

Una de las cosas que más sorprenden en la obra de Vendetta es la ausencia de onomatopeyas tan presentes en el mundo del comic. También despista el hecho de que la paleta es parca en colores lo que ayuda al ambiente tenebroso de las tramas. Por no tener, no tiene ni bocadillos de pensamiento. El personaje es considerado, por aquello de que representa al mismísimo Guy Fawkes, como un terrorista revolucionario. También es un justiciero vengador que lucha contra un sistema fascista en un futuro lejano tras una tercera guerra mundial. En esa sociedad donde los supervivientes sufren un gobierno atroz y antidemocrático. Del personaje no sabemos prácticamente nada. Ni de dónde viene, ni adónde va. Vendetta es un trabajo donde la anarquía intenta sobreponerse al fascismo. El propio Moore hace hoy hincapié sobre los dos hechos en los que se equivocó al comenzar su aventura; la humanidad sobreviviría a una guerra nuclear y, nuestro mundo no necesita una hecatombe para abrazar el totalitarismo. Ahí fuera tenemos ejemplos  como Venezuela cuyas libertades civiles han sido recortadas tras diversas elecciones democráticas. Y es que el vulgo siempre es el vulgo.  Y las dictaduras se disfrazan de diferentes formas.

Vendetta representa en mi humilde opinión el deseo humano de luchar contra el poder. Su éxito en los últimos años radica en la vigencia de ese deber ciudadano, que no es otro, que el de desafiar al poder independientemente de si lo ejerce la diestra o la siniestra, cuando las políticas que se desprenden de ese ejercicio es el vaciamiento de las libertades patrias.
 
Vendetta es un trabajo hecho desde la rabia y las ganas de protestar para un público ansioso de inspiración. Una novela gráfica que empuja a la reflexión y a la protesta organizada y efectiva. Una obra que se debe leer para disfrutar de esas oscuras calles londinenses donde se libra una batalla por la libertad. Esa por la que, según Don Quijote de la Mancha, se puede y se debe aventurar la vida. Por esa razón, el lugar de España donde Vendetta menos ha vendido es Andalucía.  No creo que  sus naturales entendieran aquella frase críptica del personaje; "Debes descubrir que cara se oculta tras esa máscara pero nunca debes conocer mi cara".

Sergio Calle Llorens

miércoles, 18 de marzo de 2015

QUISIERA YO


Creo que tengo una fabulosa propensión a transitar por sendas que siempre culminan en malentendidos. En consecuencia, tengo un alma intoxicada de conflictos, desprecios y ataques casi siempre personales. Algo a lo que debería estar acostumbrado y, en cambio, reconozco que me sigue afectando. He de añadir que cuando uno camina por el peligroso desfiladero de la crítica, se ha de tener una mandíbula encajadora. Empero, me afectan los ataques cuando llegan de aquellos que dicen apreciarme. Soy soldado viejo muy habituado al combate con espada y a las distancias cortas. Otra cosa son las puñaladas por la espada de los compañeros de armas. Y esas heridas se llevan en el alma de por vida. Incluso duelen cuando uno se sienta a contemplar la lumbre en la noche fría con dos cuartos de vino, pensando que la lesión ya estaba cicatrizada.
La carta náutica de mi vida siempre termina en naufragio y, sin saber muy bien como he sobrevivido al siniestro, vuelvo a caminar por la playa para reunirme con mis camaradas de lucha. Es una prolongada deriva de derrotas y penumbras que se asoma al abismo más absoluto. Mitad soldado que arde de pasión. Mitad poeta que implora perdón por ser diferente. Quisiera yo que se me aceptara tal y como soy. Quisiera que mi apellido no supiese ningún problema en el país que, pese a todo, amo. Quisiera yo que hablar en mi lengua secreta no se tomase como un ataque a nadie. Quisiera que mi voto no fuese interpretado como un ataque a nadie porque, errado o no, estoy convencido de que ser liberal es la mejor opción para vivir en libertad. Decía John Lennon que ser honesto puede que no te de muchos amigos, pero te dará los amigos adecuados. En mi caso, en cambio, solo me ha traído la más absoluta de las soledades. Mi recuento de las llagas emocionales por esta guerra inacabada se está cobrando su precio. Sencillamente no puedo más, o así me siento la mayor parte del tiempo.

Con ganas de perecer después de luchar en diferentes campos de batalla, ni cuando salvo a la soldadesca de las heridas mortales, recibo si quiera una palmadita en la espalda. Y a pesar de todo, siempre comando el combate al grito de; “hermanos, más vale salto de matas que ruego de buenos”. Cuando ya no esté, y estoy es una certeza, solo mi espada me echará de menos o, eso quisiera yo.

Sergio Calle Llorens

martes, 17 de marzo de 2015

QUEVEDO DESVELADO


A Cervantes el Quijote le salió perfecto. No obstante, considero a  Quevedo como el mejor escritor en lengua española de la historia. El problema que tuvo Don Francisco se le conocía por muchas otras cosas. Decían, y es absolutamente cierto, que era libelista, espía, espadachín, pendenciero, rentista, conspirador y, desgraciadamente, nunca se referían a él como autor serio. Su anhelo de ser reconocido como gran escritor terminó en fracaso y, tuvo que ser la historia la que puso las cosas en su sitio.
De vivir hoy, el máximo exponente del conceptismo español estaría dentro de ese espectro ideológico llamado nacionalcatolicismo. Además era anti judío y un tipo ciertamente despreciable. Con las mujeres nunca tuvo excesiva fortuna. Su misoginia explica, en parte, su escasa fortuna con ellas. Y es que lejos de los prostíbulos, Quevedo era incapaz de concebir que una mujer pudiera amar como un hombre y, tener el mismo talento que los machotes. Aún así, nos dejó el más bello poema de amor que haya podido escribir un hombre;

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no es otra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado

 Se puede afirmar que la historia de Quevedo es la de alguien que fracasó en todo aquello que intentó. Dedicó la vida al enredo. La literatura era para él un ejercicio tabernario y escribía sus textos en la noche en pliegos de papel que apestaban a vino. Redactaba panfletos en favor de sus amigos, y por dinero. Era, sin duda, la mejor pluma de España aunque no era consciente de ello. Su vida está plagada de delaciones y traiciones. De sus acciones solo se salva su pluma que, como su lengua, no tenía huesos pero quebrantó unos cuantos.
 
Quevedo quería ser un escritor de casta. Empero, no consiguió el grado de respeto público que sí tuvo Góngora. De ahí su odio desmedido por su rival literario. Nuestro personaje venía de una familia adinerada, su abuela había servido en la corte, y él heredó una inmensa fortuna que le acarrearía un gran disgusto vital. Y es que Don Francisco empleó buena parte de ella en comprar los derechos de impuestos del pueblo manchego de la torre Juan de Abad. Su deseo era tener el marquesado del pueblo, algo que nunca consiguió.  Mientras el Duque de Lerma compró los terrenos de lo que hoy se conoce en la Capital del Reino como de Los Jerónimos. Quevedo adquirió los terrenos de lo que en la actualidad es la calle Huertas en el barrio de las letras de Madrid. Allí construyó unas casas cuyas rentas le permitía una vida holgada mientras ejercía su profesión principal; el espionaje. Y lo hacía para personas que trabajaban a su vez para el Duque de Lerma. El hombre más corrupto en la corte de Felipe III. Una de esas personas era el Duque de Osuna, amigo de farras de los tiempos de la Universidad de Salamanca. El noble y el genio hacían una gran pareja. Osuna tenía los contactos de los que carecía Quevedo. Sin embargo, Don Francisco tenía la inteligencia que le faltaba al Duque. Además era mucho más valiente que él. De hecho Osuna se arruinó y en su recuperación económica tuvo mucho que ver el autor que hoy nos ocupa.

Quevedo consiguió para el Duque de Osuna el virreinato de Sicilia por cohecho y es en ese territorio donde más a brillar el noble como administrador. Éste se casó con una sobrina de Lerma que era, a su vez, nieta del conquistador español Hernán Cortés. Catalina, marquesa y mujer muy brava cuya fortuna salvó al Duque. Antes tuvo que ganar nombre en los Tercios de España como soldado llegando al grado de Alférez.  Lo que no consiguió fue culminar el golpe de estado a Venecia.  De no haberse portado tan mal como una mujer inglesa, el complot hubiera triunfado pues fue ella quien los delató.

 La conjura está muy poco tratada por la historiografía. Una aventura en la que un grupo de españoles diseña un complot a espaldas de la Corona para hacerse con ese territorio. Dicho de otra manera, segregar los territorios italianos de la corona de España, quedándose la serenísima como su nuevo reino. El abad de San Real escribió en 1674 La Conjura de los españoles contra la República de Venecia que supuso el nacimiento de la novela histórica . El fracaso de la operación trajo la caída en desgracia del Duque de Osuna y, en consecuencia, del mismísimo Quevedo que sufriría ya en España prisión y un intento de asesinato. Solo, triste y fracasado pidió asilo en un convento situado en el pueblo que él creía suyo. Fue allí donde vino a visitarle la parca. De todo ello Manuel Ayllón escribió un magnífico libro titulado Golpe a Venecia. Un trabajo que recomiendo encarecidamente para entender aquel período histórico tan fascinante.
 
Puede que Quevedo antes de cerrar sus ojos reflexionara, de alguna manera, sobre las causas que le llevaron a la ruina. Tal vez repescara de algún rincón de su memoria la falta de tacto y de sutileza con las mujeres que le llevaron a la ruina más absoluta; imágenes de su hermana, la Marquesa de Agrigento y la Condesa de Arundel podrían haberle atormentado. Incluso puede que repasara sus pendencias con la espada. Sus ansias de gloria, títulos y prebendas. No lo sabremos nunca. Lo único cierto es que solo la muerte le colocó en el lugar más alto de la literatura aunque, es obvio, era una de las personas más despreciables que jamás existieron en este Reino. Quedémonos con su pluma pues.

Sergio Calle Llorens

domingo, 15 de marzo de 2015

PODEMOS EN TIERRA LIBERAL


La Capital de la Costa del Sol tiene dos lugares mágicos que no pertenecen a la ciudad. Uno de ellos es el Cementerio inglés cuya titularidad ostenta el Consulado británico. El enclave, que lo sepan todos, es el único camposanto de España en el centro de una gran urbe española que no es católico. Allí guardan descanso eterno desde náufragos tudescos hasta combatientes de la segunda guerra mundial. Incluso genios como Jorge Guillén y liberales como Robert Boydd están enterrados en la necrópolis . El segundo rincón es la cripta bajo el obelisco de la Plaza de la Merced donde reposan los camaradas liberales de Boydd. Esos que junto a Torrijos fueron fusilados con las primeras luces del alba en una playa malagueña. Un lugar que pertenece, aunque lo desconozca la mayoría,  a Francia por aquello de que los nuestros temían que una vez hubieran vuelto los enemigos de la libertad, los cadáveres fuesen violentados. En esa misma plaza nació Picasso y allí, fue donde los totalitarios de Podemos dieron su mitin de ayer en Málaga.
Escuché a ese gentío bolivariano junto a la basílica de la Victoria, en pleno corazón del barrio donde la Reina Isabel la católica plantó su campamento de guerra. Desde allí bajé la calle hasta la coqueta ermita de San Lázaro pasando al lado de la preciosa calle agua y, justo al entrar a la plaza me los encontré de lleno. No eran demasiados pero, sin duda, suficientes para montar un estropicio nacional. Desconocían, porque casi no saben nada, que bajo sus pies se hallaban los huesos de unos héroes nacionales que dieron lo más sagrado que tiene el ser humano; la vida, y todo por la libertad.  Ya ha llovido mucho desde aquel lejano 11 de diciembre de 1831 pero el sueño liberal sigue en pie. Ese anhelo que es un grito desgarrado para que todos los españoles seamos, pero de verdad, iguales ante la ley.
 Hablaba Pablo Iglesias y sus palabras parecían puñales dirigidos a los adversarios políticos. Alzaba la voz como elevó su mano en el parlamento europeo para defender los crímenes del régimen del estúpido de Maduro. Sorprendentemente, no hallé ningún entusiasmo desmedido entre las bases del movimiento bolivariano. Escuché susurros quejándose de cómo Pablito impone su criterio a su gente y, ni siquiera es capaz de aceptar una sola propuesta del sector crítico.  Lanzó su discurso Iglesias y no aplaudió Vargas, el candidato no oficialista de la formación de la ultraizquierda. Contraatacó Vargas, y no movió un músculo el hijo del terrorista. Dejé de escucharles para concentrar mis cinco sentidos en el imponente obelisco con los nombres de mis valientes caídos por una traición. El pedestal de base cuadrada que lo sostiene parecía estar incómodo, no era para menos, por la presencia de aquellos que  odian la libertad con mayúsculas. La pirámide decorada con una serie de coronas de bronce en forma de laurel en honor a las cuarenta y nueve víctimas del suceso. Esas que murieron demasiado pronto y que, junto a la burguesía malagueña de origen extranjero, trajeron el liberalismo a estas tierras. Sentí en lo más profundo de mi corazón que esa gente estaba violentando la memoria de Torrijos, Boydd y los suyos. Alcé la mirada para toparme con el mismo cielo que los vio morir y, al bajarla leí esta leyenda:

-A la vista de este ejemplo,

Ciudadanos.

Antes morir que consentir

Tiranos.
Espero que Dios me de fuerzas para seguir combatiendo a las fuerzas del mal hasta el final. Mientras tanto, aguardo a que el ayuntamiento de Málaga haya iniciado ya las tareas de desinfección tras la visita de la gente de Podemos al rincón más liberal de la provincia donde, por cierto, hasta los Reyes de España han de colocar en sus visitas a la urbe una corona de flores en respeto por su memoria. Esa que ayer fue violada por aquellos incapaces de condenar el asesinato de un chico venezolano de quince primaveras. 

Sergio Calle Llorens

viernes, 13 de marzo de 2015

GUY FAWKES


Prometí a mi amigo Fernando Mondragón, al que retraté en mi novela Memorias de un prepucio colorado, un artículo sobre Guy Fawkes. El asunto tiene su cosa porque creo, el otrora mod desconoce la historia que se esconde sobre el personaje cuyo rostro es usado como símbolo de Anonymous. Por tanto, espero que el bueno de Fernando, al que considero un hermano, aproveche estas líneas algo más que sus estudios de árabes ya que, de momento, solo ha conseguido dominar el farfullín de Casarabonela.

Guy Fawkes ha pasado a la historia de Gran Bretaña como un terrorista que en 1605 quiso saltar por los aíres el parlamento británico. Un complot que es conocido en inglés como The Gunpowder plot. Una conspiración que de haber triunfado podría haber cambiado la historia del mundo. Los niños ingleses suelen cantar aquella canción de "Remember, remember the 5th of November", para pasar después a quemar un muñeco que simboliza a Guy Fawkes y a todos los que en el Cementerio londinense de St Paul fueron torturados, abiertos en canal y colgados como castigo a su intento de asesinar a todo la cámara de los Lores junto a toda la familia real inglesa. Sólo Fawkes se salvó de ser descuartizado vivo como el resto de sus compañeros porque logró saltar del cadalso con la cuerda al cuello para romperse el cuello.  Todos los ajusticiados eran católicos. Todos habían sufrido las persecuciones y la pérdida de derechos por seguir fieles a Roma. La lista de prohibiciones desde los tiempos de Isabel I era larga:

-No podían alejarse más de cinco millas de sus domicilios.

- No podían asistir a misa.

- No podían ejercer cargos públicos.

-No podían educar a sus hijos en el catolicismo.

El objetivo de estas medidas era erradicar a los seguidores de esta religión de Gran Bretaña en una generación. Jacobo I, hijo de María Estuardo, endureció las medidas anti-católicas y, es en este contexto, donde nace la conspiración que trataba de eliminar a todo el establishment inglés responsable de esta persecución religiosa.

Guy Fawkes, al que gustaba de llamarse Guido, había apoyado la invasión española de Inglaterra tres años antes. Incluso había luchado en los tercios españoles en las provincias holandesas. Muchos de los conspiradores también eran partidarios de la causa de España. Thomas Percy fue el que convenció a todos para iniciar la conjura. El mismo entró a formar parte de la guardia personal del Rey. Así pudo alquilar una casa junto a la Casa de los Lores. En la otra orilla alquilaron otra vivienda desde donde tenían la intención de trasladar la pólvora remando en pequeños barcos. Guy Fawkes adoptó para la misión el nombre falso de John Johnson, haciéndose pasar por sirviente de Percy. Diez años luchando enrolado en el ejército de Flandes le hacían ser el hombre ideal pues era experto en explosivos.

Los conspiradores se enfrentaron a dos problemas esenciales. El primero fue el de los continuos cambios de fecha de la apertura del parlamento. Y el segundo, pero no menos importante, radica en el hecho de que poco a poco se fueron uniendo a la trama más personajes. Esto último implicaba mayor riesgo de que hubiera alguna filtración como así ocurrió, si creemos la versión oficial, que ya es mucho creer. En cualquier caso, se sabe que llegaron a informar al mismísimo Papa que puso objeciones al número de víctimas que provocaría el atentado. A finales de octubre, todo estaba preparado. El mismísimo Fawkes había conseguido colocar la pólvora en el sótano de la casa de los lores. El plan era encender la mecha, cruzar el Támesis y huir de Inglaterra para informar de la operación a los monarcas europeos. El resto de los conspiradores iniciaría con sus huestes un levantamiento popular católico. Sin embargo, la cosa terminó de torcerse cuando una carta anónima alertaba de la operación a Lord Monteagle. Al parecer, uno de los conspiradores quiso salvar de la muerte a sus amigos. Huelga decir que la cosa no está nada clara porque la carta dice exactamente donde iba a tener lugar la conspiración cuando, por supuesto, habría bastado con advertir del peligro pero sin desvelar todo. El caso es que el 5 de octubre Guy Fawkes fue descubierto en el sótano con los barriles de pólvora. El resto es conocido; torturas en la Torre de Londres y las ejecuciones de los conjurados. Empero, la verdadera historia de la conspiración de la pólvora que no llegó a prender, está por escribir.

El problema es que las fuentes que se podrían usar para conocer la verdad son muy sesgadas y, no hay duda de que la conspiración sigue envuelta en un halo de misterio. Probablemente no conoceremos jamás si es cierto que llegaron a construir un túnel que llegaba al parlamento pero que, al sentirse descubiertos, lo abandonaron. Otro enigma es el de la firma de Guido tras los interrogatorios no coincide con la suya. Empero, la respuesta podría encontrarse en su estado físico tras las torturas. Lo que sí parece claro, en mi modesta opinión, es el papel que desempeñó Robert Cecil, ministro de Jacobo I que apoyó en secreto la rebelión desde el principio buscando la excusa perfecta para infringir un golpe definitivo a los odiados católicos, como así ocurrió. Hoy, la Fiesta perpetua del 5 de noviembre en Inglaterra sigue recordándonos el tremendo anti catolicismo de Gran Bretaña. 

 Para explicarle al inteligente lector la versión oficial de la conspiración de la pólvora debemos tornar nuestros ojos a aquella fría mañana del 30 de enero de 1605 cuando el verdugo clavó el órgano más vital de uno de los ajusticiados en una espada para gritar al gentío que allí se congregaba: "He aquí el corazón de un traidor". A lo que el cadáver replicó; "mentís".

Sergio Calle Llorens

martes, 10 de marzo de 2015

DOS CIUDADANAS


Ayer subí a una red social unas fotos de unas mujeres junto a Albert Rivera en un mitin celebrado en la Capital de la Costa del Sol. A los pocos segundos, una amiga, por cierto, muy querida por mí, acusaba a los simpatizantes de Ciudadanos de ser de las nuevas generaciones del PP. Aquel comentario me puso muy contento porque he podido comprobar que el azote del nacionalismo en Cataluña se ha convertido, y en muy poco tiempo, en un problema tanto para la derecha como para la ultraizquierda que defiende mi amiga. Esa que encarna Podemos con sus querencias bolivarianas que implican el cierre de medios de comunicación, la cartilla de racionamiento y otras sandeces por el estilo. Como Ciudadanos encarna ese deseo tranquilo de cambio, sus enemigos tratan de etiquetarles como fachas, cachorros del PP o fascistas. Así que hoy toca hablar de dos mujeres. Las dos son extranjeras. Las dos aman España.  Las dos son de Ciudadanos. Y ambas conocen de primera mano lo que significa la falta de libertad.
La primera se llama Birgitte y es natural de Dinamarca. De familia con querencias bermejas, pasaba los veranos experimentando el infierno comunista. De aquellas vivencias, su madre y su padrastro entendieron que aquello no funcionaba. Incuso llegaron a descubrir que aquel tipo tan simpático de la RDA con el que se carteaban en alemán, simplemente, no existía. La nórdica puede asegurar que el comunismo representa uno de los virus más letales que recorre este planeta. Ideológicamente hablando se podría decir que ha evolucionado hacia la socialdemocracia y, de ahí a una especie de liberalismo light con el que arribó a España. Aquí se casó y aquí sigue con sus hijos a los que les gustaría heredaran un país mejor y, no dudó en afiliarse a ciudadanos como garantía de esa esperanza. Dicho de otra manera, a Birgitte le gustaría que España fuese como Dinamarca en términos políticos. Huelga decir que por sus venas no corre ni una gota de radicalidad ideológica.
La segunda se llama Carolina y es venezolana. Se exilió en España huyendo de otro averno, esta vez americano. Ni siquiera el mediterráneo podría albergar todas las lágrimas que ha vertido esa valiente mujer por haber sido obligada a marcharse de su bendita tierra. Y ella que es una mujer valiente, se afinca en Cataluña y comienza a enfrentarse a los nacionalistas catalanes. Una vez más, la ponen en la diana de los disidentes. Una vez más la acusan de todo. La insultan y la vejan por denunciar este nacionalismo de campanario. Simpatiza con Ciudadanos y se lleva otra andanada de improperios por parte de la filial española de Podemos.  Nuestra heroína, pese a estar cansada, sigue luchando porque piensa que no podría aguantar otro exilio. Además se siente más española que muchos españoles y, no hay nada extremo en ella que no sea la belleza de su lucha por la libertad.
Birgitte y Carolina no se conocerán nunca. Empero, si se conocieran encontrarían una en la otra a una hermana sin importar ni el origen, ni la lengua, porque ambas aman la libertad con mayúsculas al ser Ciudadanas que entienden la política como el arte de convencer pero que jamás, ni por asomo, apostarían por eliminar al que piensa diferente. Mujeres incapaces de comprender esa querencia tan española por los radicalismos

Personalmente, me considero afortunado en contar con mujeres como ellas porque, sin duda, serían de las pocas que no dudarían en dar un paso al frente en el supuesto en el que Podemos impusiera en España su dictadura. Sí, ellas me darían las fuerzas necesarias para enfrentarme al pelotón de fusilamiento.  Una vez muerto, doblarían las campanas por un servidor, pero ni aún así lograrían que ellas doblaran sus rodillas.

Sergio Calle Llorens

lunes, 9 de marzo de 2015

THE EARTH ANGELS


Sentado en mi atalaya mediterránea me ha llegado la noticia de que el mejor grupo español de Doo Wop de todos los tiempos se ha separado. Les hablo, como no podía ser de otra manera, de The Earth Angels. Una banda que se formó en Barcelona de la mano de Christian Carrasco, hijo del segundo batería del grupo español Los Sirex.  El grupo fue creciendo de forma exponencial a su talento. Especialmente el de Jordi Malló cuya fuerza vocal te hacía viajar a los mejores años de la música vocal americana.  Con el barcelonés comparto el gusto por ese estilo de música y, al igual que él, llevo años coleccionando discos de Doo Wop.
Recuerdo el día que los descubrí cantando en una esquina de la Ciudad Condal, y a capella, esos clásicos del Rock and Roll. Imposible describir en pocas líneas lo que sentí al escuchar "Those magic changes". Obviamente los muchachos tenían mucha magia y en Estados Unidos fueron descubiertos por casualidad por Joe Conroy, un DJ dedicado en cuerpo y alma a preservar la música estadounidense de la década de los 50. Al parecer, impactado por un vídeo que habían subido a la red YouTube en 2008 contactó con ellos. Incluso Carmen Kaye, la presentadora de la emisora de la radio australiana Doo Wop Corner, los incluyó en su lista mundial de las bandas destacadas del doo wop actual.
Les aseguro que desde que los oí en Barcelona no ha habido día que no me haya sentado a escuchar su música. Incluso ahora que me he sentado a escribir estas líneas, lo hago con  The Earth Angels de fondo. Es curioso pensarlo, pero el poder de esas tonadas es ciertamente extraordinario. Además es maravilloso constatar como unos españolitos pueden realizar el milagro de evocar el pasado para endulzar nuestro presente. No es extraño que la mismísima Kingsley Abbot, experta periodista en temas musicales de los 50 y 60, dejara escrito la siguiente alabanza:
Hasta hace muy poco, The Earth Angels podían encontrarse armonizando en las calles de Barcelona. Sin embargo, con este álbum debut, se han convertido en una de las más complacientes y fidedignas colecciones de doo wop moderno que jamás hayamos oído. Cuentan con tres características principales: selección impecable de versiones de rarezas, grandes arreglos vocales de fondo con cada uno de sus miembros abordando un amplio rango de voces, y la atractiva y juvenil voz del principal vocalista, Jordi Majó.

Estoy convencido de que si el grupo The Earth Angels hubiera existido en la década de los 80, hubieran vendido millones de discos, pero hoy, desgraciadamente, apenas queda sitio para esa música comercial tan manida. Un modelo que bombardean las emisoras musicales. Del resto nadie se ocupa. Empero, todos aquellos que llevamos tatuado a sangre y fuego en el corazón ese código rocker, el Doo Wop es una forma de sentirnos vivos. Himnos musicales a los que unimos aquellas grandes canciones de Sabino Méndez. Un tipo singular que escribió los mejores himnos de nuestra juventud. Gracias a él y a los que son como él, el mundo hoy es un lugar con mucho más colorido.
Desconozco las causas por las que los componentes de The Earth Angels han decidido poner fin a su aventura artística pero, en cualquier caso, espero que todavía haya gente dispuesta a tomar su testigo para que en las esquinas de Barcelona se siga escuchando esa bendita música. Ese Doo Wop que hoy está mucho más huérfano.

Sergio Calle Llorens

jueves, 5 de marzo de 2015

PROPUESTAS ELECTORALES


Los partidos políticos suelen usar un lenguaje obscuro, vago e incoherente que no obedece a ninguna razón o sistema lógico. Sin embargo, todo el esquema comunicativo deslavazado se torna directo y efectivo cuando llegan las elecciones. Entonces los gurús que dirigen a las formaciones que, de una u otra manera, aspiran a joder la vida a los honrados contribuyentes, repiten todo aquello que el ciudadano quiere escuchar. Y ahí se lanzan nuestros políticos a prometer lo que saben que jamás podrán cumplir pero nada importa porque, como saben, cuentan con la tremenda estupidez del votante medio.
Hoy, que me siento especialmente cabroncete, quiero compartir con todos ustedes las promesas electorales de las distintas formaciones que se presentan a las elecciones de la República Bananera de Andalucía:

Quiero empezar por el PP para que al menos, una vez, aparezcan en el primer puesto en la taifa del sur. Y es que debe ser durísimo ser siempre Poulidor, ciclista francés que siempre terminaba segundo en todas las competiciones.  La propuesta que más me ha llamado la atención de los populares es la de la creación de playas inteligentes o, ojo al punto de modernidad, Smart Beaches. En Málaga, una playa inteligente debe de ser un espacio de arenas finísimas y olas rizadas donde no puedan entrar ni María Gámez, la hija del farero con menos luces que un barco pirata, ni su compañero más lerdo de la secta del capullo, señor Conejo. Otra medida que proponen poner en práctica,  si llegan al poder "los chaquetitas azules" es "el programa de viajes y termalismo para las personas mayores residentes en Andalucía". Incluso amenazan con apoyar "el juego del domino como deporte federado". Tiembla Merkel.

Podemos tiene grandes propuestas electorales también que, como en todos los lugares donde se han intentado poner en práctica, fracasan por loquinarias. Las más llamativas desde el punto de vista del circo son legalizar las ocupaciones ilegales de fincas y, de paso, hacerse cargo de las facturas de agua y de luz de los ocupantes. En resumidas cuentas, el partido de Pablo Iglesias quiere hacer una versión europea del "exprópiese" del mono corroncho venezolano que han llevado a ese país a tener el mismo riesgo de inversión que  Afganistán.

Alberto Garzón, experto caricato del mundo del espectáculo, al verse sobrepasado por las propuestas del partido bolivariano al que le gustaría pertenecer, ha elevado a la bóveda celestial una promesa de tomo y lomo; crear un millón de puestos de trabajo en el sector público. No especifica si los nuevos contratados ejercerán de serenos o de ascensoristas. Lo único diáfano es que ni él, ni la muchachada bermeja saben cómo pagarán el estropicio para la economía de semejante salvajada. Parece que el albardán no se ha enterado de que las medidas que se tomaban al otro lado de Berlín fracasaron.  Además, sus compañeros de IU abogan por crear "talleres de dialogo intrapareja y de masculinidad para destruir el mito heterocentrista". Sobre estos talleres, creo que sería mucho más barato y efectivo castrar a todo varón andaluz de más de 18 primaveras por aquello de que todos los hombres somos unos violadores en potencia. La repanocha.

El PSOE lleva años prometiendo el pleno empleo y llevándonos al paro más absoluto. Incluso se comprometió a dar sueldos para las amas de casa. La única promesa cumplida fue la de que cada enfermo en Andalucía tendría una habitación individual. Un lugar fresco y agradable en el que  esperar a que los gestores socialistas resuelvan el problema de las largas listas de espera del SAS; el depósito de cadáveres. Ahora, en cambio, desafían la escasa inteligencia del personal con una nueva promesa, la creación de una oficina antifraude y corrupción que, muy probablemente, sea dirigida por un primo de Zarrias. Los socialistas, como dijo alguien, "pueden meter la pata pero no la mano" cuando está vacía, se entiende.

Miren ustedes, abandonen toda esperanza y no voten pero boten a sus seres queridos de aquí y no paren, lo siento, hasta estar a miles de kilómetros de distancia de este estercolero intelectual llamado Andalucía.  La cosa, ya ven, no tiene arreglo.

Sergio Calle Llorens

martes, 3 de marzo de 2015

EL QUIJOTE APÓCRIFO


El macuto de un soldado es como el bolso de una mujer; un claro ejemplo de su personalidad. También los libros que vamos apilando en las estanterías por falta de espacio dicen mucho del temperamento de cada cual. Pensaba en ello en la anochecida junto al mediteterráneo. Ese bendito mar que me aleja o acerca certezas según la marea. Saboreaba un Jumilla junto a unas viandas que intentaban calmar el hambre que rugía en mis tripas como el sonido de una andanada de cañones sobre el agua, cuando, para mi sorpresa, apareció  el Quijote apócrifo en uno de esos estantes.
La pregunta es obligada; ¿Quién lo escribió y por qué? Probablemente por venganza pero responder lo de la autoría de la obra que no escribió Don Miguel de Cervantes es mucho más difícil. Fue en 1614 en Tarragona donde apareció la segunda parte de Don Quijote firmada por Alonso de Avellaneda. Un seudónimo que escondía la verdadera personalidad del escritor que tanto molestó al manco de Lepanto. Existen dos teorías que voy a tratar a continuación.

En la segunda, y verdadera parte del Quijote, Cervantes nos da varias claves en las que apunta como autor de la afrenta, aunque de forma muy velada, a Jerónimo de Pasamonte. Un tipo que fue reo de los turcos como Cervantes. Alonso Martín Jiménez, profesor de la literatura de la Universidad de Valladolid, es un gran defensor de esta tesis. Sus mercedes recordarán el capítulo de la primera parte en la que aparece Pasamonte en una cuerda de presos. Esta anécdota molestó tanto al aragonés que se habría vengado de Cervantes plagiando su obra. De hecho, en el capítulo 51 de la segunda parte de las andanzas de nuestro héroe universal, lo vuelve a nombrar para mofarse de él. Además entre capítulo y capítulo lo menciona también de forma velada. Sin embargo, hay otro candidato y, por supuesto, no es Lope de Vega. Javier Blasco, catedrático de la Universidad de Valladolid es el que sostiene que el Quijote apócrifo fue obra del dominico Baltasar Navarrete. Su tesis se basa en que la forma en la que está escrita la obra de Alonso de Avellaneda coincide enormemente con la de la Pícara Justina publicada en 1605. Obra que fue escrita por el propio Navarrete, según desvelan unos legajos aparecidos recientemente. El problema es que el dominico nunca tuvo ninguna cuita importancia con Cervantes. Dicho de otra forma, el dominico no tenía razón alguna para escribir el Quijote apócrifo. Modestamente, me inclino a pensar que fue Pasamonte el hombre que se esconde tras la máscara de Avellaneda.
Sea como fuere, lo cierto es que cuanto más cerca estamos de encontrar los huesos de Don Miguel de Cervantes, más ganas tengo yo de sacar de mi mochila vital esos misterios cervantinos que tanto cobijan mi alma. Y todo con la esperanza de que un brillante amanecer cultural retire, al fin, el oscuro telón que envuelve a España en esa tiniebla viscosa que llamamos ignorancia.

Sergio Calle Llorens