jueves, 23 de febrero de 2017

¡VIVA URDANGARIN!

Maureen O`Hara en la película Málaga deja planchado a su enamorado que la obsequia con un ramo de flores diciendo- en español se tituló Fuego sobre África- “mi idea de un regalo sentimental es un Rolls Royce, cuando lo tengas llámame”. La línea coincide cien por cien con lo que quiero contarles del caso Urdangarín; cuando tengan un proyecto de España con división de poderes, me llaman, hasta entonces, aquellos que han mirado para otro lado en el caso de los ERE, cursos de formación, caso Matsa, climo cubierta, Intelhorce, Isofoton, Algarrobico y un largo etcétera, pueden irse concretamente a la mismísima mierda. No hace falta que se hagan los ofendidos. No es necesario que se den golpes de pecho. No es conveniente que nos regalen con sus sesudas reflexiones porque, ya es hora de reconocerlo, Urdangarín es la cara menos amable de un tipo que conoce que un 80% de españoles está dispuesto a soportar la corrupción si proviene de los de su espectro ideológico. Quédense por tanto con el regalito de las taifas corruptas.

Iñaki conocía que ser honrado en España no vale la pena y por eso, y porque se sentía protegido con sus millones y sus contactos, se ha librado de males mayores como todo y cada unos de los políticos españoles de derechas o izquierdas. El vasco, después de todo, dio un braguetazo de primer nivel y, lejos de conformarse, decidió que había que asaltar la banca. Y lo consiguió con dos cojones o como se diga. 

El ex jugador de balonmano ha vivido una vida de ensueño gracias a la estupidez, remilgos y papanatismo de la banda de histéricas que crean opinión en estas desgraciadas tierras. Al menos, gracias a él ya todos saben que no hay justicia sino legalidad, que no hay cuarto poder porque están casi todos a cuatro patas, que no hay ciudadanía porque el pueblo sigue gritando el “vivan las caenas”. Un yugo que nace en la nación de naciones, en la plurinacionalidad y en el estado autonómico con los Pujol en la calle, el Presidente de Murcia en su despacho y la Killer de Triana dando lecciones de honradez. Recuerde que de esas lluvias vienen estos lodos.  Ahora a joderse como Herodes.

Y mientras el populacho clama venganza y llora cuan plañidera cualquiera, yo imagino a Don Iñaki en su casa de Ginebra. Le brillan los ojos mirando a su mujer. Tal vez sean los efectos del carísimo vino que acaban de ingerir o, la lujuria dibujada en sus  pupilas azules. Lo cierto es que la Portada del Jueves se les queda pequeña a la pareja para practicar lo que tienen en mente. Y la noche dobla en la madrugada y Cristina de Borbón termina extasiada gritando gol a pleno pulmón.  A este humilde escritor solo le queda felicitarles mientras contemplo un mar embravecido cuyas olas susurran los arcanos que la mayoría no quiere escuchar.

¡Enhorabuena Don Iñaki!


Sergio Calle Llorens

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada