lunes, 28 de abril de 2014

PATADA A CURRITO

Como ya he comentado en alguna ocasión, Andalucía desde fuera parece un acuario lleno de bestias-peces a cual más monstruoso- y de cosas absurdas, pero cuando uno se acerca y se mete en las aguas andaluzas, el acuario se transforma en pecera con un letrero que dice manicomio. Y de esa casa de locos nos hemos ocupado unos cuantos. Algunos desde una perspectiva típicamente andaluza cuyo sol trae consigo el fanatismo y la intolerancia. Los menos hemos intentando arrojar algo de luz sobre los falsos tópicos del pintoresquismo peninsular sureño. Ese al que tan bien pertenece el columnista Curro Troya que, según su versión de los hechos, ha sido censurado por el  Diario Sur de Málaga. La noticia que viene corriendo como la pólvora en los mentideros del país malagueño, ha despertado una cadena de simpatías con el periodista. Yo, que no quiero ser menos, voy a darles mi opinión sobre el tema.

Lo que debe sorprender no es que el periódico de todos los malagueños censure, porque eso lo lleva haciendo durante demasiados años y con todos, sino por el hecho de que alguien que escribe tan mal como Currito, pueda haber estado tanto tiempo como columnista. Él mismo se describía como no agradador cuando, en realidad, lo era porque sus textos quedaban tan mal como Falete en tanga por las playas de Ibiza.

Curro Troya llevaba demasiado tiempo haciendo el más espantoso de los ridículos con sus columnas. A diferencia de otros articulistas bien asentados, discretos, que no pretenden deslumbrar a nadie, ni ser más que los demás. Además, a todos esos que se rasgan las vestiduras por el cese hay que recordarles la censura de Canal Sur. Ese medio plural que admite tanto opiniones a favor del bipartito como en contra de la oposición. En la RTVA ningún periodista ha osado mantener una línea crítica con el latrocinio institucionalizado de la República Bananera de Andalucía. Así que no sé a qué viene tanta lágrima porque a un columnista tan malo lo hayan puesto de patitas en la calle. En cualquier caso, ya tendrá tiempo de ser contratado por un medio “progresista” donde la unanimidad por el odio al gobierno es total.

Lo increíble, como les digo, no es que lo haya echado, sino que hayan tardado tanto en hacerlo. Y, mucho más sorprendente, es que le hayan dado una patada en su trasero por un artículo en el que compara al presidente de la Diputación malagueña con Mocito Feliz, con lo honrado que es mi amigo el barbudo. Todo parece sacado de una película mala de serie B en la que quedan de manifiesto las taras del personal que, serían peligrosísimas si no estuvieran gobernadas por las limitaciones del tiempo.

Me cuentan que Currito está hundido a pesar, claro está, de la falsa solidaridad del personal, pero es lo que hay. Su despedida, como no podía ser de otra manera, estará siempre ligada a la figura del Mocito Feliz. Patética forma de pasar a la historia del periodismo. A veces el destino tiene una forma curiosa de poner fin a la tortura que suponía la lectura de sus escritos que recuerdan a aquel chiste que decía; - Paco por detrás no. Pues ya me dirás por dónde Antonio. Lo dicho, un completo absurdo.

¡DEP Currito Troya.!



Sergio Calle Llorens

6 comentarios:

  1. Alguien tan culto e inteligente como usted no debería alegrarse del despido de nadie.Fijo que ahora lo llamarán a usted para columnista del sur,washinton post,forbes y the time.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo escribo mi columna en un medio ya. Gracias por el ofrecimiento pero escribir sobre la corrupción en Andalucía no está permitido. Se llama censura, esá de la que tanto habláis desde que despidieron al patán de Troya. En cualquier caso, no le voy a negar un profundo placer por ver que estáis sufriendo en carne propia lo que los demás experimentamos a diario. Ajito y agua.

      Eliminar
  2. Ya quisieran muchos columnistas escribir con el verbo y prosa de Sergio. Alguien como yo que leo poco, me he devorado de un tirón su libro "Memorias de un prepucio colorado". A ratos tierno, a ratos sensual, y a ratos, me he reído hasta que se me han saltado las lágrimas. Simplemente GENIAL.
    Gracias por escribir este libro Sergio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias de corazón. Un abrazo. Sergio

      Eliminar
  3. Yo no digo que Sergio escriba mal.Escribe bien, por eso lo leo y acepta las críticas de sus lectores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, lo que no acepto son amenazas y comentarios sin un ánimo de coherencia. Un saludo

      Eliminar