martes, 22 de mayo de 2012

PAPA, ¿POR QUÉ SOMOS GILIPOLLAS?

El padre redujo la marcha del coche para deleitarse con la mar escarlata. Una mar bendecida por el sol de la mañana.Bella estampa para comenzar el día. Empero, su hija le lanzaba miradas inquisitivas desde el asiento trasero. Catorce primaveras y el destino escrito en su mirada. Por un momento le recordó a su mujer el día que se cruzó en su camino. Ya había llovido desde entonces. Trató de leer los pensamientos de la joven que, aún siendo de su misma sangre, se había convertido en una auténtica desconocida. Las hormonas, tal vez, eran las responsables de ese distanciamiento. Volvió a acelerar el auto para incorporarse al paseo marítimo que olía a salitre y a sabiduría añeja. No había mucho tráfico porque la huelga de enseñanza había dejado a muchos escolares en casa. Borró a su hija de sus pensamientos un instante y contempló la bahía malagueña. Sonrío para sí. Entonces comenzó el desfile de las preguntas.

 - Dime papa, por qué estás en contra de la huelga, es algo ideológico o te jode tener que pasar tiempo en casa? El hombre miró a su mujer sentada en el asiento del copiloto, era su forma de pedir ayuda. Ésta, en cambio, se limitó a encoger los hombres.- Verás cariño, el gobierno del PSOE ha recortado en educación 1000 millones en cuatro años, y nadie ha dicho nada hasta ahora. - Y entonces estás de acuerdo en que se de dinero a los banqueros y se recorte en educación. Papa, si es así, eres un facha.- Hija, yo no soy ningún facha y no estoy a favor de dar nada a los banqueros. Pero no es de recibo que yo tenga que aguantar una huelga cada quince días. Lo que es malo, es malo siempre, no cuando lo deciden tus amigos los sindicalistas.

- Hay que subir los impuestos a los ricos e invertir en educación- devolvió la andanada la jovencita- por si no lo sabes, España está entre los cinco primeros países de la UE con más cargas impositivas, sólo Bélgica, Dinamarca, Francia y Suecia tienen unos impuestos más altos. Y Andalucía está a la cabeza de Europa. El ajuste de 2500 millones de euros de los presupuestos de 2012 aprobado por el gobierno andaluz para cumplir con el déficit recorta complementos salariales de los funcionarios y sube impuestos. Con esta subida, Andalucía tiene los tramos más altos del IRPF de España, y en Europa sólo está detrás de Suecia y Bélgica, pero con el resto de incrementos, hace de Andalucía la campeona de la fiscalidad en Europa, y con unos servicios lamentables- La chica calló ante el comentario del padre que, cada día le parecía un tipo de lo más conservador.

 - Oye papa, dime una última cosa. Cómo es posible que hayan construido un aeropuerto en Castellón que es Peatonal- pues porque España es un país de tontos. La única nación del mundo donde hay trenes de alta velocidad con una media de 18 pasajeros, o aeropuertos como el de Castellón, León, Lleida o Ciudad Real donde hay más trabajadores que pasajeros. En Ciudad Real, se trató de vender como el aeropuerto de Madrid Sur, pero por supuesto la gente no se lo tragó. El problema, hija mía, es que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Por eso, ahora el sistema está muriendo- De nuevo el silencio.

 - Papa veo que lo tienes todo muy claro, debes de ser muy inteligente, además hablas idiomas y parece que sabes de todo. Entonces dime, cómo es posible que lleves dos años en casa sin trabajo y sin aportar nada a la familia. Mamá está reventada de trabajar. Ya vale no?- Y en diciendo esto, la hija a la que tanto quiere, se marchó camino de la manifestación contra los recortes en educación. Papa, por qué eres tan gilipollas.

 Por un momento, pensó que su mujer iba a salir en su ayuda. Por un instante, que le pareció eterno, hubiera jurado que su compañera de fatigas iba a echarle un cable. Ésta, en cambio, sólo rompió el silencio para clavarle una nueva daga en su corazón; - Cariño por qué somos tan gilipollas todos. Por qué tuve que fijarme en alguien como tú. Por qué me siento tan vieja y tan cansada- al hombre se le cayó el mundo encima al escuchar esas preguntas en voz alta, que, en realidad eran reproches. Tenía ganas de llorar pero esperó a que su querida hija saliera del coche camino de la manifestación contra los recortes. De su garganta trató de emitir una frase llena de sarcasmo, del tipo, veo que eres de esas mujeres que dicen te quiero cuando ven la cartera llena, pero pensó que la ironía es para  los ganadores. Porque allí atrapado en el tráfico de la mañana viendo como su hija se alejaba a grandes zancadas en el parque, se supo un hombre vencido y por primera vez en años, se permitió que un mar de lágrimas descendiera por sus mejillas camino de la vergüenza. Sintió deseos de lanzarse a su mediterráneo y acabar con todo, en cambio repitió la frase; Cariño por qué somos tan gilipollas.


Sergio Calle Llorens

4 comentarios:

  1. Espero que no sea autobiográfico, pues de ser así andas bajillo de ánimo. Yo lo veo igual que el tipo de tu artículo con la diferencia que a mi no me parece que seamos tan gilipollas, simplemente conformistas y lerdos, pero no gilipollas.

    De todos modos, lo gracioso es que ésto no ha hecho nada más que empezar. Mi pueblo, hace cinco años envidia de la industria de la madera cada vez se parece más a un páramo desierto en que el que no hay gilipollas, sólo parados que no la han visto venir tan obtusos cómo estaban con lo de la Liga de Champiñones de la economía.

    No, no sómos gilipollas, amigo Sergio, aún no porque aún no nos hemos callado. Otros sí y no sólo son más gilipollas que antes sino que encima, se las seguiran dando con huelgas estúpidas.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente no es autobiográfico. Entre otras cosas, porque no dejaría jamás que me tratasen así. De todas formas, esta entrada no deja de ser un intento de dar voz a miles de españoles que se sienten horriblemente mal en un país que nunca le da soluciones. También decirte que yo siempre he tenido suerte en la vida, tal vez porque la busco.

      Saludos

      Eliminar
  2. Afortunadamente no es autobiográfico. Entre otras cosas, porque no dejaría jamás que me tratasen así. De todas formas, esta entrada no deja de ser un intento de dar voz a miles de españoles que se sienten horriblemente mal en un país que nunca le da soluciones. También decirte que yo siempre he tenido suerte en la vida, tal vez porque la busco.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar