sábado, 19 de octubre de 2013

LA MARCA ANDALUCÍA

Mercedes Milá estrenó su programa Mongolia sobre ruedas, aunque mejor le podría haber llamado mongola sobre ruedas. Sin embargo, el espacio fue líder de audiencia en la república bananera de Andalucía. Y es que a tontos, no nos gana nadie. Basta que haya un espacio televisivo diseñado para mentes vacías para que el andaluz medio se siente frente a la caja tonta para decirle; “te echaba de menos hermana”.

El andaluz es preso de su incultura y falta de talento. Si no encuentra un programa digno de su incapacidad intelectual, acude raudo a canal sur. Allí no se hablará de las ayudas a la sanidad cubana por parte de la Junta, mientras hospitales como el Carlos Haya o el Clínico Universitario de Málaga derivan cada vez más operaciones a la privada por no dar abasto. Tampoco será noticia en el Nodo andaluz el cierre de quirófanos de los hospitales malagueños. Si pasan alguna desgracia, el dudo acusador señala a Madrid y a sus pérfidos ciudadanos.

Aquello que no sale en la tele de los andaluces no existe. De ahí que aunque el bipartito andaluz no pague a los abogados de oficio, si tenga para pagarle la minuta a los picapleitos que defienden a su gente en los ERE fraudulentos. Como el andaluz no lee mucho, tampoco tiene tiempo para centrarse demasiado en que ningún periodista de canal sur tuviera a bien grabar ninguna imagen de los insultos a la juez Alaya. A juicio del subdirector del ente autonómico, fue la casualidad la que privó a los andaluces de ver como se las gastan los granujas de los sindicatos cuando les pillan con las manos en la masa. En realidad, Joaquín Durán siempre tiene tiempo de dar jabón a los suyos o, en su defecto, cubrirles con un manto espeso de niebla tras el que ocultar sus fechorías.

El primate andaluz medio que permite este tipo de sociedad es un peligro para el progreso y, a cada paso, demuestra que no tiene nada que ofertar al resto de compatriotas. Cualquier español no nacido en la taifa sureña asume que la marca Andalucía supone un esquematismo primitivo. Un tormento que rezuma corrupción y malas artes. Un mal mayor que visto a la luz del microscopio resulta grotesco y peligroso. La marca Andalucía no es un mal necesario, es un mal con el que se puede acabar. Basta con devolver las competencias a Madrid y cambiar su corrosivo y mediocre sistema educativo. Hay que exterminar la marca Andalucía cuanto antes, por el bien de España y la humanidad.

Sergio Calle Llorens





5 comentarios:

  1. Un informe de la UE señala que Andalucia es la región más pobre de toda Europa. Eso significa que estamos ante un gran fracaso colectivo como pueblo. Señalar el camino es un deber que agradecemos a gente inteligente que se moja cada semana. No matemos al cronista apoyemosle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices bien pero eso, como vemos a diario, no tiene ninguna importancia para el andaluz lerdo. Ni siquiera se han mmovilizado por el robo a los parados. Luego se molestan cuando quedan retratados en mis artículos. Saludos.

      Eliminar
  2. Un fracaso colectivo cuya gran responsabilidad es de la izquierda que nos ha gobernado 33 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según el grupo Prisa la culpa es de Franco.

      Eliminar
  3. Solo hay que ver a sudamerica, gobernada por la izquierda, asi nos va.

    ResponderEliminar