sábado, 6 de febrero de 2016

DESPEDIDA


Ya les he dejado escrito en alguna ocasión que prisas, lo que se dice prisas, yo no  he tenido nunca. Empero, y a pesar de mi parsimonia, suelo llegar puntual gracias a las zancadas que permiten mis piernas. Desgraciadamente, no pude arribar a tiempo a despedir a mis familiares cuando marcharon al otro barrio. Y cuando pienso en ese luctuoso hecho la tristeza me embarga el alma.  A veces, la diferencia en ganarle cinco minutos a la dictadura del tiempo puede marcar el resto de nuestras vidas; un encuentro casual para sentarse en el tren de la vida junto a una bella mujer que podría ser la persona ideal que nos pintara la existencia en colorines o, compartir  el resto del viaje con un tipo pesado de Linares. Cuestión de segundos. Pero, como les digo, no me gusta correr y ni siquiera estoy seguro de que vaya a llegar a tiempo para que ustedes vengan a despedirme cuando se cierre el  telón. Y de eso quería hablarles hoy, de que cierro el telón aquí aunque, no se asusten de momento, no sé si es de forma definitiva.

Casi cinco años en los que he cubierto de palabras miles de cuartillas. Textos que, justo es reconocerlo, no han servido absolutamente para cambiar nada.  En este lustro, he recibido infinidad de insultos y alguna que otra caricia en forma de piropo.  Ha sido un tiempo extraordinario en los que he compartido mi visión del mundo. A veces, han quedado claras mis contradicciones pero, como digo alguien, de sabios es rectificar y solo los necios opinan siempre lo mismo. Lo he hecho, o eso pienso yo, de una forma lenta y pausada. Ni siquiera ahora me he dado prisa en acudir fielmente a esta cita en la que se baja la cortina.

Nunca me gustaron las despedidas porque uno no sabe lo que debe decir o como actuar.  Además, no sé si esto es un adiós o un hasta luego porque no soy dueño de mi propio destino y porque, también he de decirlo, estoy enfermo y no puedo seguir el ritmo. Dejaré, por tanto, que la maquina siga presentando mis textos en las redes sociales para no irme dando un portazo. Me guardo, faltaría más, una bomba final que voy a dejar caer sobre el enemigo. Sin prisa, ya saben, pero sin pausa. Ese enemigo que, con toda seguridad, hará suya la frase del Conde Von Moltke; "El primer contacto con el enemigo deja todos los planes obsoletos". Cuidado.

No quiero que nadie piense que esta despedida es arriar la bandera, ni mucho menos, sino una partida hacia mi Isla de los Naufragios para tomar quizá refugio definitivo. Aquí, les dejo parte de mi alma, torpemente atrapada en unas letras pero mi barco, como no podía ser de otra manera, ha de terminar destrozado por las olas bravías.  No encuentro mejor final para un hombre con alma de marinero.

Tampoco quiero dejar la oportunidad para disculparme con todos aquellos a los que he podido ofender con mis textos pero escribir sobre aquellos que has conocido es, en realidad,  como hablar de un encuentro amoroso en la que puedes dejar mal a una segunda parte, y si es una orgía a la vecina del cuarto. De todas maneras, les pido perdón. En mi descarga, añadir que hay escenas que no pueden relatarse sin lesionar a terceros aunque en el fondo lo que hay es muy poco sentido del humor.

Al mismo tiempo, quiero agradecerles de corazón a todos los que han tenido la infinita paciencia de leerme en varias lenguas porque, como saben, mis textos no merecían semejante atención. Han sido todos excesivamente generosos conmigo al no elegir nunca el camino del rigor y siempre el de la clemencia.

Fue, aunque no siempre, un verdadero placer escribir sobre la forma en la que me enamoraba del movimiento que hacían los tacones de una mujer dejando un rumor trémulo en sus caderas. Fue, también, un corpóreo engorro relatar las múltiples caras de una Andalucía atrasada y enferma. Fue, por supuesto, un drama escribir sobre España. Ese país sin solución alguna  en el que Jordi Évole pasa por ser un referente cultural.

En el momento de la despedida espero que estas páginas hayan servido, al menos, para que algunos superen las divisiones binarias de buenos-malos-izquierda- derecha porque el mundo es un sitio mucho más complejo y con muchas aristas. Y ahora, si me lo permiten, me esperan unas millas de navegación antes de que mi barco se convierta en un pecio para siempre. Recuerden que desde allí abajo, les estaré observando.

Un abrazo y hasta siempre

Sergio Calle Llorens





HEREDIA Y LOS CULOS

El socialista malagueño Heredia salió a presumir de los resultados de la bajada del paro en la taifa del sur. Decía, con toda la poca vergüenza que le caracteriza, que sin Andalucía, el fuerte descenso del desempleo en España no se habría producido. El problema es que el paro baja siempre en aquellas provincias que no hacen caso a las políticas loquinarias y atrasadas de Susana Díaz, es decir, Málaga y Almería donde no señorea el estandarte de la Secta del Capullo.

Málaga  por cierto, terminó con 37.000 parados menos el año pasado siendo la cuarta provincia de España donde más se crea empleo tras Madrid, Barcelona y Almería.  Además las dos provincias mediterráneas del sur tienen las tasas más bajas de desempleo frente al 36,73€ de Cádiz, el 28,92% de Sevilla, el 32,65% de Huelva y el 30,84% de Jaén. Es claro y diáfano que si sigue bajando el paro no es gracias al socialismo andaluz sino justamente por lo contrario. Cabe preguntarse lo que estos territorios tan maltratados por el invento autonómico, podrían llegar a alcanzar sin el yugo andaluz.

Nada bueno podemos esperar de un tipejo que llama caraculos a los que son feos y, usando su lógica de percebe, culo de cara a los que tienen un buen trasero. Y con eso piensa. Y con eso le vale para mandar en esa cofradía de traidores que lleva más de tres décadas actuando en esa película de gánsters que se llama Junta de Andalucía.


Sergio Calle Llorens

FIESTAS

Cuando una leyenda es tan bella para convertirse en realidad tangible, lo mejor es considerarla como la esencia misma de la realidad misma. Como la Epifanía. Lástima que no lo sepa esa vieja cascarrabias que transformó la cabalgata de Reyes en una representación de los siete jinetes del Apocalipsis. Uno de los suyos llegó incluso a soltar un discurso sobre la guerra en Siria. Todo muy apropiado para la mente infantil ávida de magia.

Fiestas hay muchas. Diría que demasiadas. La Navidad es la que más me agrada de todas a pesar de los huecos que van dejando los seres queridos que se fueron. Especialmente porque los avaros en estas fechas lo pasan fatal y no tienen manera de escapar al consumismo reinante. Es divertido verles resoplar cuando se dan cuenta del precio de aquellos presentes que quieren regalar a sus seres queridos. Las que menos me gustan son el Carnaval y el Rocío. En la primera porque el pueblo suele demostrar lo zafio e inculto que es. La segunda porque que haya miles de mujeres atravesando un parque natural sin tener contacto con el agua solo puede ser conocida por un nombre; la Ruta del Bakalao.

Aunque no lo parezca, el tema de las fiestas tiene sus pelendengues. Especialmente para aquellos que no pueden abstraerse del mundanal ruido de una música estridente. Pobres vecinos piensa uno mientras ve avanzar una charanga entonando el Paquito el Chocolatero. Hay cosas peores como esa manía tan valenciana de celebrarlo todo a ritmo de petardo y cohete. 

Pudiera ser que todos nuestros esquemas intelectuales obedecieran a la ley de la pereza. Sin embargo, en cuanto ideamos una fiesta, nuestras mentes diabólicas comienzan a planificar concienzudamente la manera de dar por saco a nuestros conciudadanos. Ni holgazanería ni nada. Todo, absolutamente todo, queda dispuesto en nuestro mapa mental para destrozar el descanso de todos los habitantes del barrio, pueblo o ciudad donde nos encontremos. Por pasarlo bien, somos capaces de ponernos un lindo florero de sombrero o de usarlo para miccionar.  La cosa es divertirse y las horas que haya echado la anciana o señorita en el cuidado de las flores que allí se encontraban, nos importan menos que las últimas declaraciones del Alcalde de Serrato.

Al margen de mi querencia por la Navidad, me gustan las celebraciones junto al mediterráneo como la Virgen del Carmen patrona de los marineros y pescadores. Esas barcas prendidas de luces en las noches de verano. Uno queda absorto largo rato del maravilloso espectáculo con los remos hacia arriba escuchando esa Salve Marinera. Empero, no hay mejor fiesta que la contemplación de la patria salada en esos atardeceres rojos que pasan al rosa con unas aguas azules y turquesas.  Una celebración silenciosa junto al rompeolas. Un festival que queda grabado en la retina de la memoria. Un recuerdo al que volver cuando estamos lejos o las cosas se tuercen.  Mi fiesta.


Sergio Calle Llorens

CASTELLS

Sempre he tingut el somni de viure en un Castell d`Escócia. Una d`aquestes velles fortificacións els passsadissos de les quals són recorreguts cada nit per esperits d`un altres temps. A Espanya també tenim molts castells amb les seves históries. M`encantan el de Peníscola o el de Gibralfaro. Aquest últim penjat entre el cel i el sól mirant fixament a la badia.

El somni de tenir un Castell surt massa car y, a més, els seus propietaris han de respectar sempre la história pretérita d`aquells que van habitar en ell. Qualsevol reparació és cososíssima. Hi ha castells amb ánima. Uns altres semblen tristos en la seva decadencia peró en tots podem trobar sons del passat. Marconi parlava que tots els sons de l`univers quden registrats- d`aquí va neixer la idea de fer una maquina anomenada Cronovisor que pogués recuperar-los- peró si un sap escoltar, les pedres poden revelar-nos molts dels seus secrets.

Ja els dic; el meu somni és viure en una vella fortificació envoltat de fantasmes. Un Castell- que bonica es la paraula en aquesta llengua- amb una biblioteca, amb un celler assortit de vins i una xemeneia per escalfar l`ánima i fins a l`esperit. I si és posible en un Castell amb els seus merlets, les seves torres defensives a la vora del mar o envoltat d`un bosc fosc ple de misteri. I ara que ho pensó em ve al cap aquesta poesía meva;

Castell ple de fantasmes
Que semblen ectoplasmes
Als mortals quan arriba la nit
Es moren de por en el llit

Com no crec que vagi a poder comprar un vell Castell, el millor será posar passar la nit en algun que estigui encantat perqué jo quedi encantat d`haver-li conegut. I és que un Castell de nit- llegeixin a Washington Irving i la seva “Tales of the Alhambra” pero compredre-ho- acollona a quaselvol. 

Beneïts castells.


Sergio Calle Llorens

GARCÍA

Pasaban unos segundos tras la medianoche y una voz con marcado acento castellano saludaba a España desde un micrófono; “Buenas noches y saludos cordiales”. Era José María García un periodista al que se le ponían firmes los Ministros y los Secretarios de Estado para el Deporte. Y de eso iba su programa aunque él no fuera experto de ninguno. Empero, trabajaba más que nadie y llegaba antes a la noticia que la competencia.

Sus coletillas se hicieron famosas en todos los rincones del país; “Ojo al dato”, “cantamañanas”, “abrazafarolas”. Todos le temían y casi todos le envidiaban porque no se casaba con nadie, al menos al principio y ni siquiera parecía importar que fuera seguidor acérrimo del Real Madrid o votante de la derecha porque su rigor periodístico e independencia estaban por encima de todo.

Recuerdo aquellas noches en las que entrevistaba al Presidente de la Federación de Tenis de Mesa o petanca por un supuesto escándalo económico. García escuchaba, ejercía de Fiscal y Abogado Defensor y luego, indefectiblemente, dictaba sentencia contra la que no cabía apelación posible. También me viene a la memoria como hizo temblar al Presidente de la Federación Catalana de Fútbol cuando éste en la “Nit del fútbol catalá” propuso, tal vez con dos copas de más, que el equipo de esa región se clasificase directamente para la competición de la UEFA. El pobre hombre no sabía dónde meterse tras el chorreo  del periodista.

Luego llegó el García próximo al poder que defendía a sus amigos por el hecho de serlos. Una lenta y agónica decadencia cuya sentencia de muerte fue firmada por aquellos que no querían que informara sobre el pelotazo que había dado el Real Madrid, y en connivencia con el PP de Aznar,  para fichar a jugadores  de alto cache estando el club de Concha Espina en la más absoluta de las ruinas.

A veces he fantaseado que pongo el aparato de radio y escucho la voz de García criticando abiertamente la enésima agresión de Cristiano Ronaldo. Lo imagino poniendo en su sitio al altivo portugués por decir que la patada al jugador del Sporting de Gijón- club simpático donde los haya- fue algo instintivo. Entonces pienso en el silencio de “la central lechera” que constata que cualquier tiempo pasado fue peor, a excepción del periodismo patrio. Ese Héctor Fernández cuyo modelo de entrevista es de rodillas y primera succión, segunda y tercera para despedirse con un; ciao, ciao, ciao ciao, ciao. Ese De la Morena con su sectarismo inaguantable que ahora superan los Manolos y Josep Pedrusco. El catalán ha dejado, por cierto, una frase impagable tras quedar noqueado por un periodista del Real Madrid que le acusaba de manipular; “Te quito la palabra porque una cosa es la libertad de expresión y otra el libertinaje”.  Pagafantas que militan en la Regional Preferente de la información periodística seria. Personajillos que no soportan la más mínima crítica. A todos ellos habría que recordarles que si no les gusta la crítica, pueden meterse a sexador de luciérnagas. A ver si ven la luz de una puñetera vez.

Desafortunadamente, García no volverá porque a nadie le interesa el retorno de un periodista que podría sacar a los borregos del redil de la ignorancia.

¡Vuelve García!

Sergio Calle Llorens

viernes, 5 de febrero de 2016

ONCLE PASCUAL

Una gran part dels homes de la familia Llorens han estat garebé sempre dominats per les seves dones. L´oncle Pascual no va ser cap excepción. La seva esposa, que per cert va morir a Brasil, va anar un Sergent que li va fer la vida imposible, o almenys aixó és el que jo record. Crec que eren els dissabtes quan ell manaba a la meva germana a un extrem de la casa y a mi al l`altre per vigilar. Temia, i era per témer-li, que el seu volguda Concha anés a enxampar-li amb un cigar en la boca. I mentre nosaltres vigilávem, ell ens cantava unes sardanes i empassava fum.

L`oncle Pascual era un home peculiar, andarín com tots els de la familia, que movia els seus ulls blaus amb una rapidesa increíble. De ment curiosa i amb un sentir de l´humor poc freqüent. Lamentablement la seva dona no apreciava molt la mirada que el seu estimat tenía del món.

Desgraciadament , el nostre oncle va morir massa aviat fent bona la canço de Billy Joel:

                                                   “only the good die Young”.

Quan passeig per la platja on va morir després de donar-se un bany en el mediterrani, és imposible no pensar en ell. I mira que han passat anys. També em ve al capdavant, el seu petit xalet on un dia vam haver d`espearar fins a les sis de la tarda per menjar la paella de la tía Concha. I és en aquesta platja on me pregunto com és posbile que tots els Llorens es deixin arruinar la vida per dones amb tan mal carácter. Per més que ho pensó con aconsegueixo entendre peró clar, óbviament, jo de dones entenc molt poc i mai he trobat a cap que em estimat gens ni mica. El cas és que, de vegades mentre em banyo amb la bressolada del mar a l´hora de la inclinaçió ideal de la tarda, arribo a la conclusió que no sé gens de gens, deixant-me portar pel corrent encara que sigui, como deia l`oncle Pascual, fins al fons del mar. 

La vida amb les dones pels Llorens és una caixa de bombons del que sempre surt un de dolent per collons.

¡Que l´hi diguin al pobre oncle Pascual!

Sergio Calle Llorens

miércoles, 3 de febrero de 2016

AGATHA CHRISTIE

Agatha Christie was not a big fan of Hercule Poirot and called him a detestable, bombastic, tiresome, ego-centric little creep. However, he is known as one of the most popular yet peculiar fictional detectives. He can be compared with the great Sherlock Holmes. According to some of her biographers, the English writer preferred Miss Marple; that slight rather Victorian creature to the Belgian detective.  From a personal point of view- I am talking now like a fan of her detective writing- I find Miss Marple an arrogant and disgusting character. A woman who can resolve crime cases by observing while she is having tea. The spinster is old fashioned and bloody arrogant. It goes without saying that I can´t stand her. 

In an autobiography, Christie admitted that even in her first novel in 1920, she imagined Poirot to be old. At the time, or course, she had not the slightest idea she would be writing about the famous Belgian detective for another five decades. By the way, inspector Clousseau´s immense ego, French accent and moustache were derived from Poirot. Another important fact is that Poirot was the only fictional character to be given an obituary in the New York Times:

“On August 6th, 1975 Hercule Poirot is dead, famed Belgian detective”.

It is true that her plots are well constructed. She takes the reader trough a logical series of actions to an equally logical conclusion.  Christie has an ear for dialogue but I always find hard to read any story with Miss Marple as the main character.

Christie was also interested in looking at human nature in general; thus, her plots resolve around the motivations that cause people to act in a desperate manner. These include greed, a desire for power, jealousy and revenge. That´s one of the reason she has been celebrated as the Queen of crime for so many years, but when she died in 1976 she left behind, along with over 80 novels, a real life mystery puzzling as any she had ever invented.

Real Mystery

On a bitterly cold December nigh in 1926, when she was 34, she left home with a few pounds in her purse, drove off into the night and disappeared for nearly two weeks. Newspaper headlines screamed the news of her disappearance with many theories ranging from kidnapping to murder. Thousands of people joined police form four counties as they scoured the countryside. The silent pool was dredged, trained dogs were brought out. Most of the searchers were convinced that the famous writer had committed suicide and that it only remained to find the body.

 Meanwhile the police kept a careful eye on her husband who at that time was having an affair with his secretary. “They think I`ve murdered my wife”, he confided to an office colleague. While the hysteria mounted, a young woman who registered as Teresa Neele- the real name of her husband mistress- was holidaying at the Hydro Hotel in Harrogate, Yorkshire. The hotel manager, who had read the reports of Agatha Christie´s disappearance, suspected the missing writer and his guest was one and the same and informed the police.

On 14th December Archie Christie arrived at the hotel and confronted with his wife and she was about to go in to dinner. As he approached she told a group of her fellow guests calmly: “ Fancy, my brother has just arrived”.

His claim that she was suffering from loss of memory was backed by doctors but Agatha Christie was not amnesia victim. While in Harrogate she had written to Harrods in Knightsbridge, where she had mislaid a diamond ring, asking that if was found, it should be returned to Mrs Neele at the Hydro Hotel.

So what happened to Agatha Christie? The simple explanation is that after quarreling with her husband over his decision to leave her, she wanted to stage a disappearance to embarrass her husband, even to punish him by drawing public attention to his behaviour. As a mystery writer, she knew perfectly well that, until she was found, he was likely to come under police suspicion and that might have been a welcome thought for a hurt, rejected wife. Unfortunately, I am speculating because Christie never revealed to anyone the truth behind her disappearance. In fact she managed to take her secrets about her mysterious disappearing to her grave. I guess not even Monsieur Poirot would shed some light on the enigma.

Sergio Calle llorens

martes, 2 de febrero de 2016

LA NEU

Nevava la primera vegada que vaig arribar a Londres. Nevava, també cuan els meus passos em van portar a instalar-me en Odense. Nevaba, i molt, la nit en la cual em vaig anar d`aquests llocs per sempre. En veritat, creo, la meva vida ha estat lligada a aquesta mágica pols blanca que cobreix de vegades les serres de la meva regió malaguenya. És curiós peró ara, amb els anys, trobo a faltar aquesta visió blanca dels boscos nevats. Aquests que jo havia de travessar per anar a algún lloc on no m´esperava ningú.

Sí, nevava aquesta nit a Londres en la qual vaig haver de dormir al carrer perqué no hi había allotjament. Nevaba, i de quina forma, a la ciutat natal d`Hans Christian Andersen .. Davant meu apareixien els personatges de la nena que va morir amb uns llumins a la má o, algun nen perdut de Dickens. No recordó haver passat por peró sí molt fred. No recordó haber caminat tant per les arterias d`aquestes ciutats. Tal vegada sigui verita talló que solament recordem alló que mai va pasar. No obstant aixo, ho recordó com si fos ahir; el fred, la neu caient sense pietat alguna i un servidor aguantant com podía les envestides climátiques.

Crec que ni tan sols els esquirols d`Hyde Park els va agradar la meva presencia i, a aquest agent de policia menys que em va convidar a marxar-me a un altre lloc a passar la nit. Aquesta nit estranya amb el cel encapotat en la qual nevava tant. I va seguir nevant fins que va arribar el matí i vaig poder entrar a un bar a prendere una boca xocolata calent. Diuen que els habitants de Groenlandia tenenn infinitats de termes per nomenar la neu y, en cap llengua que conec té més de tres diferents. I tot, pecisament tots, signifiquen per a mi una simple cosa: Solitud.

Sergio Calle Llorens