martes, 30 de septiembre de 2014

CHAVES Y LOS ANDALUCES


El tiempo, desgraciadamente, me ha terminado dando la razón; Manuel Chaves concedió una ayuda a la empresa donde trabajaba su hija- Matsa- sin que reuniera los requisitos necesarios. Una inspección de fondos europeos ha llevado a que la propia Junta pida a la compañía la restitución  de los 10,1 millones de euros conseguidos de forma fraudulenta.

Hoy, por lo tanto, es un buen día para recordar a los turiferarios de Chaves como Luciano Alonso que defendía el derecho del corrupto a ayudar a su hija. La propia Susana Díaz afirmaba que creía en la honestidad y la talla moral del ceutí. Y aquel Tom Benítez que babeaba en cada entrevista al hijo del militar franquista.

Sí, hoy es una excelente jornada para recordar que la Junta se saltó la ley para beneficiar a alguien relacionado con la secta del capullo. Y, sobre todo, acordarnos también de todos aquellos que nos insultaban por llamar corruptos a los socialistas. Deberían arrodillarse ante nuestra presencia para permitir que les sodomicemos, y sin vaselina, hasta el año 3333. Una forma justa de devolverles todo el daño que han causado a las pobres gentes del sur.

Quiero recordar además a esa minoría que ha escrito y luchado contra la corrupción de la República Bananera de Andalucía. Y que nadie me venga con enfados por el comentario porque un territorio donde una empresa extranjera contrata a la hija del cacique local para hacer negocios, es propio de países bananeros.

Personalmente he padecido un calvario desde que empecé a darle a la tecla para denunciar la corrupción de la cloaca andaluza. He sufrido amenazas, querellas, seguimientos por parte de hermanos de altos cargos de la Junta y he sido atacado por todos los frentes. Empero, al final las hojas del calendario han caído y hasta la mismísima Junta reconoce que todo lo que habíamos publicado era rigurosamente cierto. Dicho de otra manera; unos pocos teníamos la razón y pagamos un alto precio por ella, mientras la mayoría del cobarde pueblo andaluz callaba como putas en cuaresma.

Estoy seguro de que Chaves, para defenderse, pondrá esa cara compungida como de estar comiendo limones en ayunas pero, ya no lo defienden ni los suyos. La única grandeza del patético ex Presidente ha sido para su familia que se ha hecho rica a costa de todos nosotros. Esa es la realidad en la taifa en la que tenemos un descomunal problema de paro sin que los súbditos andaluces sean capaces de manifestarse por nada que no sea la Virgen de su pueblo.

Desconozco si el hombre de la inmensa cabeza y escaso contenido pagará algún día por sus fechorías. El que va a pagar, y con creces, es el pueblo andaluz con su inmensa estupidez y sus continuas majaderías que permiten al PSOE que les robe la cartera todos los días del año. Sencillamente cada uno tiene lo que se merece; el rey de la dislexia merita una celda en Alhaurín y los andaluces seguir viviendo en su patetismo permanente.


Sergio Calle Llorens

sábado, 27 de septiembre de 2014

SAOIRSE


Observo la fina elipse del vuelo de un pájaro que me aleja de una mesa generosa donde se alza un asado. Llueve ligeramente en el exterior y me llega un suave perfume de hierba. No puedo concebir un momento mejor para anunciarles que mi libro de poesía será publicado el próximo año en una ceremonia singular que se llamará, como la obra, Saoirse; una palabra que en gaélico irlandés significa libertad. Durante la introducción mis invitados leerán los poemas y se les obsequiará con una cerveza artesanal que estoy preparando que me está quedando muy rica.

Saoirse es un canto a la libertad en el que hay versos en varios idiomas. Un libro en el que comparto mis filias y mis fobias. Un trabajo en el que destaca la poesía satírico-burlesca en la que no dejo títere sin cabeza. Un homenaje a una forma muy mediterránea y helenística de entender el mundo. No encontraran zalamerías ni monerías sin cuento, sino una poesía eficaz a la hora de insertar el bisturí de la crítica más mordaz. Les prometo grandes sorpresas.

Como ustedes me conocen más por mi labor fiscalizadora de la política y, algo menos por mi trabajo de novelista, ahora podrán juzgarme como poeta libertino y libertario. Espero que al entrar en mi refugio poético encuentren algunos residuos de genio y de civilización. En cualquier caso, es mi ferviente deseo que al menos se diviertan.

Como dijo alguien escribir es meterse en problemas. Y yo me he metido en muchos al cruzar varios charcos peligrosos. Ser un disidente en una tierra donde se exige sumisión a los preceptos de un partido y de un régimen corrupto hasta las trancas es una actividad arriesgada. En estos años, además de unos cuantos seguidores, sólo he ganado enemigos y muchas, muchísimas descalificaciones. Así cuando escribo en catalán soy un “polaco”. Cuando ataco al islamismo radical me tachan de “perro judío”, y cuando presento pruebas sobre la corrupción andaluza, aparece ese dedo acusador con un cartel con la leyenda “facha”. Es lo que yo llamo “Inquina Española”. Título del poema que está incluido en la obra y que les adelanto. Ha parado de llover, momento de adentrarme en las entrañas del bosque tras el almuerzo copioso.


Es tal nuestra indecencia
Que llamamos inteligencia
A aquel que tenga cojones
De compartir nuestras opiniones

De no coincidir en nuestro parecer
Desearemos que se vaya a Calcuta
O que como Sócrates tome la cicuta

Es nuestra inquina española
Sangre caliente de Caín y Abel
Que matamos por un bello clavel
O por una alargada amapola

La cosa es posar para Goya
Para apuñalar en el corazón
Y que no nos toquen la polla

Sergio Calle Llorens



SER CONSECUENTES


Me gusta la gente que piensa de una manera y actúa en consecuencia. Criaturas que, a pesar de sus contradicciones humanas, son capaces de aplicar su particular código ético y de conducta. Sin embargo, en España ese tipo de persona se da con cuentagotas. Ahí tienen a Susana Díaz pasando de inaugurar el año académico en la Universidad de Granada alegando que estaba indispuesta, para aparecer esa misma tarde en compañía de la nueva presidenta del Santander. Pensaba en ello a la hora del crepúsculo que es como un desmayo de luz que se tuerce imperceptiblemente. Recordé los titulares de la prensa amiga en los que aparecía como la campeona contra la corrupción. Sin embargo, ahora conocemos que le ha quitado funcionarios a la Juez Alaya mostrando su asqueroso y verdadero rostro ajado.

Pujol reconoció que había estado mintiendo a los catalanes durante las mismas décadas que llevan los de la secta del capullo robando en Andalucía. A pesar de ello, tuvo arrestos para gritar a los que exponían sus vergüenzas en el parlamento catalán. En otras latitudes el confeso corrupto habría aparecido entre grilletes y, obviamente, no en coche oficial escoltado con honores por la policía autonómica. Don Jordi, con esa poquísima vergüenza que le caracteriza, llegó a abroncar al personal disidente de sus explicaciones delirantes. Creo que en España nos hemos acostumbrado al esperpento. Lo indecente se convirtió en norma. Ahí tienen el ejemplo del País Vasco donde los terroristas iban a cara descubierta y eran los policías los que se ocultaban tras los pasamontañas.

Si los socialistas andaluces se caracterizan por la mala calidad de sus obras y el despilfarro del tiempo, los nacionalistas catalanes desconocen que lejos de sus límites mentales son vistos como los máximos representantes de una simplicidad inenarrable. La gallina catalana, además de cobarde, ni vuela ni sirve para alimentar tantas bocas. Ayer sólo faltó ver a Pujol diciendo aquello de “capisci”.

El PP también  es el rey de la contradicción; prometió bajar los impuestos y miren lo que pasó luego. Prometió una nueva ley del aborto para parir otro engaño. Sus huestes dieron la matraca con lo de Bolinaga y éste sigue tomando vinos en su pueblo.

Afirmar una cosa y hacer justamente lo contrario. Y ocurre porque hemos permitido la mayor idiocia que conocido el globo terráqueo; Una España de taifas dominado por caciques del siglo XXI. Esa es la realidad tan patética que tenemos y el personal, como no podía ser de otra manera, se lanza en los brazos del cretinismo bolivariano.

Podemos- talar árboles imagino- es al menos consecuente con la estupidez de su líder. Nos habla de derechos humanos pero sonríe con los crímenes de Maduro. Odia a España y, en consecuencia,  apoya que el presidente Morales ejecute a los caballos por haber sido llevados a América por los conquistadores. Estoy convencido de que si llega al poder, el estado español no tardará ni cinco segundos en desintegrarse. Y a eso le llamo yo ser consecuente con lo que se piensa. Y si usted está en contra de las dictaduras de todo signo, sea consecuente y luche hasta la última gota de su sangre contra el líder bolivariano español.


Sergio Calle Llorens

viernes, 26 de septiembre de 2014

BOMBARDEAR BARCELONA


Estoy a favor de que Cataluña tenga reconocida su singularidad en la Constitución española; de ahí que a partir de hoy abogue por suprimir su autonomía. Ya ven, soy un experto en dar gusto a los demás. No querían caldo pues toma dos tazas. Y esto lo dice alguien que está muy enamorado de sus cosas. Empero, llega un momento en la que hemos de terminar con la tortura de estos tarados nacionalistas. Y no por nacionalistas, sino por tarados.

Cuesta creer que los catalanes se enfaden más con líderes como Albert Rivera que por el latrocinio instucionalizado del poco honorable Pujol. Es tal el despropósito que a los habitantes de esa región ya apenas les puede salvar el ingreso masivo en un hospital psiquiátrico. Un lugar acogedor que les cure de sus repugnantes pasiones, envidias y resentimientos.

El error conceptual ha sido pensar que porque la región catalana estaba cerca de Francia iban a ser más civilizados que el resto de monos peninsulares. La verdad es bien diferente como muy bien demuestran las intervenciones de la muchachada independentista defendiendo a Don Jordi Corleone. Por cierto, lo que tiene que estar disfrutando hoy el señor Boadella.

Hay que salvar a Cataluña de esta pandilla de eunucos masturbadores que se corren al contacto con la bandera del antiguo Reino de Aragón. Hay que cerrarles el chiringuito antes de que no haya ni una empresa en el mundo dispuesta a establecerse en su territorio. Hay que enseñar a sus niños que sus papis, simplemente, les mintieron con la fe ciega del converso. Hay que poner punto y final antes de que Cataluña sea reconocido como el mejor circo del mundo con el nombre de Paletonia.  Hay que evitar que a las mujeres catalanas las terminen violando los Mohamed, que no es árabe clásico pero sí un clásico árabe conocido como  violencia rectal en el nombre de Allah.

Señorías; hemos de rescatar a la región española de Cataluña de su cerril odio africano por el vecino. Mañana es demasiado tarde. Y si no actuamos pronto, alguno va a terminar dándole la razón al General Espartero con aquello de que hay que bombardear Barcelona cada 50 años. Y es que hay gente a la que le encanta apuntarse a un bombardeo.


Sergio Calle Llorens

jueves, 25 de septiembre de 2014

LA ACADEMIA

El Jeque anuncia que deja Andalucía tras el nuevo varapalo a su proyecto de La Academia en la Capital de la Costa del Sol. Al parecer la Junta vuelve a ejecutar ese maquiavélico plan por el cual pide los mismos documentos una y otra vez hasta que los inversores deciden marcharse con la pasta a otra parte. Ocurrió con Eurodisney y con tantos proyectos que la lista es más larga que la de los Reyes Godos.

Del tema de la Academia del Málaga C.F he de comentar varias cosas. La primera es que el Jeque se equivocó al pensar que podía hacer negocio en estas tierras cuando, de todos es sabido, que forman parte de un cortijo que domina el PSOE andaluz. La segunda es que el Alcalde de la ciudad cometió una irresponsabilidad al permitir que se fuera a construir el proyecto en la única zona verde virgen que nos queda, dando motivos para que los enemigos de los intereses malagueños pusieran todas las trabas del mundo. Si unimos ambos elementos tenemos la causa por la que el proyecto lleve más de dos años paralizado. Otras ciudades del sur ya han aprobado sus ciudades deportivas con gran celeridad.

Desconozco si Abdulah Al Thani cumplirá su palabra de abandonarnos. En verdad ha dicho tantos dimes y diretes que uno no sabe muy bien interpretar sus mensajes. Lo que está claro es que para hacer negocios en la República Bananera de Andalucía, hay que pagar mordidas o pertenecer a La Garduña Socialista. La realidad es que hay muchos intereses para que el Málaga C.F no esté en lo más alto. Y tanto molesta su presencia en la elite que la gran mayoría de medios de comunicación ocultan que es uno de los clubes de futbol que menos deben a Hacienda. El mismísimo Real Madrid tiene, y casi nadie menciona el dato, una deuda de más de 600 millones de euros sin que al rosado Platini se le ocurra mencionar lo del Fair Play financiero. Las razones del desprecio a los blanquiazules siguen siendo tan crípticas como la utilidad de Canal Sur.

En la siguiente temporada el grupo Joly llegó a publicar un artículo titulado “Empate a nada” tras el partido disputado entre el Levante y el Málaga. Un trabajo que considero muy ilustrativo. El plumilla de turno no tuvo a bien en considerar la veintena de saques de esquina lanzados ni el gol anulado, legal por cierto, tras más de veinte tiros a puerta. Y si no nos quieren en Andalucía, cómo podemos pensar que el resto de España no vaya a tomar en serio. Si no somos ni capaces de que la pestilente Susana Díaz se nos ponga al teléfono, ningún malagueño ha de aspirar a que le den un trato justo al club de nuestros amores. Nuestro pasado de liga de Campeones fue únicamente el sueño de una noche de verano que duró menos que el rocío de la mañana. La culpa es nuestra por permitir que el pendón andaluz-nunca mejor dicho- señoree en nuestro rincón mediterráneo.


Sergio Calle Llorens

PEDRO APARICIO


Hoy ha fallecido Pedro Aparicio que fue Alcalde de Málaga durante 16 larguísimos años. Su muerte ha producido las habituales reacciones de dolor en la clase política, no en vano se ha ido uno de los suyos. Sin embargo, soy de la opinión que el que uno se convierta en fiambre no debe suponer ningún cambio en la consideración que teníamos por el finado en vida. La realidad es tozuda; Aparicio fue un pésimo alcalde cuyo legado se ha magnificado, sobre todo en comparación con la labor que realizan sus herederos socialistas en la Casona del Parque. El público se pregunta cómo es posible que un señor tan culto como Aparicio pudiera degenerar en indigentes intelectuales como María Gámez o Conejo cuyos ataques indiscriminados a la oratoria hacen sonrojar hasta a los monos del Zoo de Fuengirola.

Los malagueños estaban tan mal acostumbrados que arreglar el alumbrado público de algunos barrios fue visto como un logro similar al descubrimiento de la penicilina. En realidad la etapa de Aparicio fue un monumento al mal gobernante. Convirtió a Málaga en la ciudad más sucia de España y en la más endeudada. Era tal la ruina que, tras su marcha, se necesitó más de una década para equilibrar las arcas municipales. Su última barrabasada fue expropiar el Kiosco de La Marina por un capricho, a los que era muy dado por cierto. También se destaca hoy en su haber la restauración del Teatro Cervantes, y he de reconocer que no andan descaminados, pero sólo porque él amaba la Opera. Y tanto la amaba que no toleró jamás que se tocara en sus tablas ningún otro género musical. Moderado que era el hombre. Otro de sus caprichos fue matar la movida nocturna de Pedregalejo porque al ser vecino del barrio le molestaban los ruidos. Huelga decir que no tuvo el mismo celo cuando los jóvenes nos fuimos con la música al centro de la ciudad. A cuatro cañas de allí destrozó la Plaza de La Marina y se gastó una millonada en El Guadalmedina para dejarlo peor que estaba.

En verdad todo lo que bien se hizo en aquellos años se hizo en contra de su voluntad; desde las playas de la Malagueta hasta las de Pedregalejo. Su obsesión era que Málaga no se pareciera en nada a Marbella o a Torremolinos. Tal vez, digo yo, esa fue la causa por la que permitió que la Junta de Andalucía segregara el barrio pasándose la ley española por la entrepierna. Calló tanto que ni siquiera fue capaz de levantar la voz cuando el gobierno regional le engañó con el asunto del Tranvía a la universidad.

Aparicio no tuvo nunca una mala palabra ni una buena acción. Yo siempre lo recordaré entrando al vestuario del Málaga cuando se jugaba el descenso para decirles a los jugadores; “No van a descender pero si eso pasara el ayuntamiento con este Alcalde a la cabeza sabrá estar a la  altura para ayudarles”. Y claro, como buen socialista mintió, y el club desapareció. Creo que los años de Aparicio fueron una completa perdida de tiempo. Tanto los recordamos que desde entonces la secta del capullo no ha sido capaz de recuperar la Capital de la Costa del Sol.  Y con eso está dicho todo.

Con el tiempo Aparicio se convirtió en un magnífico articulista y en un gran conversador. Sus textos en los que trataba de contagiarnos de su europeismo son una auténtica maravilla. Incluso llegó a reconocer que de poder volver atrás, jamás habría abandonado la enseñanza por la política. Daba gusto verle caminar por el coqueto centro de la ciudad por el que nunca hizo nada. Había envejecido bien tras su paso por el parlamento europeo. Hoy, como les decía, su muerte nos ha sorprendido tanto como el hecho de que él llegara a Alcalde cuando necesitó 8 años para aprenderse los nombres de las calles de la ciudad de la que desconocía casi todo. Sí, Don Pedro fue un mal sueño. Espero, de cualquier forma, que allá dónde esté pueda seguir escuchando esas piezas clásicas que tanto le gustaban y enfrente, por supuesto, tenga a nuestro amado mediterráneo. Ese mar que contiene unas olas malagueñas cuya mecida no llegó a entender jamás.

DEP


Sergio Calle Llorens

sábado, 20 de septiembre de 2014

EL PRÓXIMO INVIERNO

Pronto llegará el frío y un servidor podrá visitar, al fin, las sierras cubiertas de nieve rosada. Las aguas volverán a gemir en los ríos cercanos, y los árboles alargarán sus coquetas ramas hacia la bóveda celestial. Ya me estoy imaginando degustando una lubina de blancas carnes en esas noches de lunas tan quietas. Tendré también caracoles al horno o en salsa de almendra como la preparaba la tía Carmen. No sabría decir si me gusta más un cerdo rosado o el marisco más perfumado. Tendré tiempo de encontrar una respuesta. Tal vez acercarme a ese gusto terrenal por la comida en invierno es practicar una especie de idealismo. Con ese fuego en la espalda y un buen libro en las manos. La botella a medio beber.

Aprovecharé el nocturno lejos del cretinismo peninsular cuyo instrumento más acertado y taimado es la televisión. Pasearé entre pinsapos y eucaliptos buscando la cruda lividez del cielo. Trataré de reencontrarme con el mochuelo que es un animalito de vuelo corto y con tendencia a la melancolía. Un amigo, para ser exactos. Si el bosque se mantiene fiel al dilatado silencio, yo le guardaré sus arcanos para siempre.

Ese frío ha de llegar, yo lo sé, o al menos eso sabía antes. Cuando las llamas de la lumbre me enrojezcan las mejillas, dibujaré eclipses en poemas nocturnos como este;

Tristes banderes
Del crepuscle contra elles
Sóc porpra viva,
Seré un cor dins la fosca;
Porpra de nou amb l’alba.

Las campanas de las iglesias tocando a muertos. Las lucecitas del pueblo brillando débilmente en la noche. Las estrellas tiritando en esos cielos límpidos de invierno. Las nubes sobre la tierra dejando sombras errantes. Atardeceres cortos e imprecisos. El rocío de la mañana. La cantidad de conocidos idiotas mueren a manos del General invierno. Loco por marchar bajo su bandera, una vez más. Nos espera un tiempo tan frío y valioso como el zafiro.


Sergio Calle Llorens

ZP EN LA SEXTA


Observen a ZP en compañía de ese reyezuelo musulmán posando ante un mapa del gran Marruecos que incluye a Ceuta y Melilla, las Canarias y hasta la mismísima Andalucía. De haber nacido José Luís en otras latitudes, esa actitud hubiese sido considerada como alta traición. Huelga decir que a lo máximo que podría haber aspirado en política es a limpia-cristales del parlamento nacional. Sin embargo, en este desafortunado país, el leones se alzó con la presidencia. Sus años en el gobierno de España son responsables de nuestros míseros peculios actuales. Por no hablar del Estatuto que él alentó con su irresponsabilidad manifiesta. De aquellos polvos vienen estos lodos. A pesar de ello, muchos medios de comunicación piden que el socialista participe en sus programas cuando lo serio, ustedes perdonen, sería exigir que le juzgaran por alta traición.

Ayer estuvo en la Sexta, ese medio amigo que tanto lo defiende y defendía. A su lado estaba el director de Periodista Digital para el que realice un trabajo sobre la violencia chavista en Venezuela. El señor Rojo cayó cautivado por el encantador de serpientes. Vaya que se nos amariconó en el peor de los momentos. Y miren que lo tenía a huevo. ZP hablando de Escocia y Cataluña cuan si fuera un experto en la materia. Afirmó en tono quedo que la sentencia del TC contra el Estatuto catalán había sido un error. Que todo se habría arreglado si Cataluña hubiese tenido el reconocimiento de nación. A su lado, un turiferario del régimen andaluz, sevillano para más señas, nos hablaba de que somos una nación plurinacional y que el problema es que en España no hay pluralidad política. Claro como en Canal Sur donde sólo se admiten opiniones a favor del bipartito como en contra de la oposición. También fue de traca que ZP nos hablara sobre sus conocimientos sobre lenguas. Él que se quedaba solito en todos los consejos de Europa porque a lo máximo que llegaba era a:” Today, everyday, Bonsai”.

En realidad si hemos llegado a esta locura nacionalista es por culpa de abyectos personajes como Zapatero. Él y los que son como él que jamás han aceptado la idea de España porque la consideran heredera de Franco- SIC- Por eso se han entregado siempre a los separatistas. Esa competencia de educación en manos de esos odiadores profesionales de lo hispano no podía acabar bien. Ceder y ceder es lo que han hecho hasta, igual que el PP.  Recuerdo como que los catalanes puedan poner su Cat en las páginas de Internet, lejos de tranquilizarles les ha llevado a pedir más.

A pesar de cretinos como Rodríguez la cosa no debe de estar muy clara porque Mas quiere convertir a la autonomía catalana en la Pakistán de Europa. Todo por poder alcanzar una mayoría que hoy en irreal, a pesar de los intentos de la muchachada independentista en demostrar lo contrario en las redes sociales.  A esta gente se les gana poniendo pie en pared, con una espada en la mano convincentemente afilada: “Por aquí no pasáis”. Oiga y no pasan porque tienen todo que perder. La recalcitrante bobaliconería de ZP y sus compinches de la secta, perdón la  Sexta, nos marcan el camino que no hemos de emprender jamás.

Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?

Sergio Calle Llorens



viernes, 19 de septiembre de 2014

ALBA GO BRAGH


Moría la noche cuando recibí una foto de Muriel desde el corazón de las tierras altas de Escocia. Concretamente desde Bardench, la cuna de los clanes Macphersons, Mackintosh y Chatton. Fingía estar llorando porque, aunque no había resultados oficiales, era un secreto a voces que los escoceses decían no a romper el Reino Unido. Ella, una nacionalista irlandesa moderada, ha aspirado siempre a que Irlanda se reunifique, de ahí su dolor.  Una Escocia independiente hubiera sido un precedente para la parte norte de su isla. De pronto recordé aquella conversación que tuvimos en Inveraray, una de las ciudades mejor conservadas de Europa. Escuchábamos la overtura de Hebrides de Mendelssoln y la pelirroja relataba aquella aventura de Robert de Bruce por crear una federación de estados célticos tras vencer a los ingleses. Y mientras rememoraba esa escena mágica que guardo en el ático de mi memoria, cerré los ojos con algo de pena. Siento escribirlo, pero a veces odio tener razón; ya lo adelanté los resultados del referéndum una semana antes de que ocurriera.

Ya de mañana los medios aseguraban que el resultado había sido una sorpresa para todos. Básicamente ninguno de sus sesudos expertos en política europea había sido capaz de ver lo que se avecinaba. No me sorprende pues la gran mayoría de ellos escribe lo mismo y, cuando les toca hablar en tertulias comienzan con el socorrido “es decir”. Si al puerco lo reconocemos por el gruñido y al jabalí por el colmillo, al periodista medio lo conocemos por una pluma tan pobre como una rata.

En cualquier caso, ver a Rajoy con esa cara de espantado dirigiéndose a los españoles para dar los resultados de Escocia y, también, a los socialistas cuyas palabras proyectan peligrosas sombras sobre España, me provocan un fuerte desasosiego. Pareciera que ninguno de ellos tuviera muy claro lo que iba a pasar. Por otro lado, Cataluña que quería ser como Escocia ha dado como resultado que Alba- Ese es su nombre en gaélico- vaya a tener las mismas competencias en el futuro que la Región de Murcia.

Es lógico que a tener de los resultados, los nacionalistas periféricos no tengan hoy los ánimos para requiebros de cantonera. Ahora todos son lamentos de puertas para dentro y cuando se sienten observados por una cámara ponen la mejor de sus sonrisas y comienzan con sus desvaríos habituales. Estoy seguro que se les abre un abismo de soledades e incomprensiones. Europa, sencillamente, ha parado el golpe de los que llevan el reloj atrasado a través de los escoceses. Esos tipos rudos que en compañía de los irlandeses supieron aguantar la última carga de la vieja guardia de Napoleón en la batalla de Waterloo. El rapto de la Princesa Europa de manos de los bárbaros islamistas parece improbable. La unidad se me antoja fundamental en esta lucha implacable que hemos de acometer cuanto antes. Y mientras pienso en ello, una nueva foto llega a mi móvil; es la de Loch of the Caves. Fue allí donde el Príncipe Charlie subía a un barco  francés para huir a Francia. En la instantánea Muriel, en compañía de otras dos amigas, me ha escrito la leyenda; Alba Go Bragh. Sí, que viva por siempre.

Sergio Calle Llorens



jueves, 18 de septiembre de 2014

SCOTLAND;


Estoy convencido de que el hombre no viene del mono sino de la gallina. Por eso hablamos y hablamos  mientras nos pavoneamos aunque no haya nada que decir. Ahí tienen ustedes el tema de la consulta escocesa de la que todo bicho viviente opina sin haber puesto un pie en esa vieja nación que siempre existió, a diferencia de Cataluña. En realidad, hay tres o cuatro Escocias. Las tierras bajas comparten con Inglaterra casi todo. Las tierras medias son una mezcolanza. Y las tierras altas o Highlands donde se habla el gaélico traído por sus hermanos irlandeses. Lengua que viene por tanto del goidélico. Finalmente tenemos las Orcadas, las Shetlands y las Hébridas que se encuentran a 500 kilómetros de Edimburgo cuya población se sienta más nórdica  que otra cosa.

Entiendo y valoro el sentimiento nacionalista escocés. Estuve en Culloden donde los ingleses aplastaron los últimos anhelos de independencia de una nación orgullosa de serlo. Cuenta la historia que el único lago que se denomina lake, y no loch, luce el nombre de un traidor a la causa. He viajado por las arterías de la nación de William Wallace y Robert de Bruce. He asistido a sus fiestas. Me he empapado de su cultura y lenguas pero siempre pienso que se me escapa la verdadera esencia de ese país tan maravilloso. De todas las descripciones que se han hecho de esas tierras me quedo con la de John Buchan en su obra “Midwinter”:

"It is the land of the Edge of the moorlands and the ruins of forests and the twilight before dawn,  and strange knoledge dwells in it. The depth of the solitude, the huge peaks, the dark gloom of the forest, the deep black lochs full of association of awe, grandeur and mystery”.

De las Escocias me quedo con la gaélica donde aprendí esa expresión; Da radharc que viene a ser como la segunda visión. Una facultad que permite a algunos de sus habitantes ver más allá de nuestra realidad. Fue allí donde Muriel , que en gaélico significa brillante como el mar- Muirgheal- me relató la historia del último rey jacobita. De su huida vestido de mujer. Ocurrió junto al fuego en una vieja posada. La recuerdo regalándome un libro que cautivaría mi imaginación para siempre: “Journey to the Western Isles of Scotland” del Doctor Johnston. Aquella maravillosa velada comencé a darme cuenta de que es una tierra muy cerca de lo sobrenatural.

Por todo lo expuesto soy conocedor de que un escocés medio está hasta la coronilla de esos ingleses altivos. Sin embargo, romper con la unión de 300 años se me antoja imposible. Creo que los conozco y entiendo que va a ganar el no por un porcentaje de un 8%. Y hoy que me hubiera gustado estar junto a mis viejos amigos escoceses e irlandeses en su lucha, lo mejor es desear que Escocia siga con el Reino Unido.

En cualquier caso, la cosa va a estar reñida gracias a los errores sustanciales del mayor patán que han tenido los británicos como Primer Ministro; Señor Cameron. Un tipo que no fue capaz de exigir una mayoría cualificada sustancial para obtener la independencia. Empero, Don David optó por poner en un brete a sus vecinos con la arrogancia habitual inglesa; un todo o nada. Alex Salmond, a pesar de su apellido marino, es un viejo zorro que ha aprovechado los dos años concedidos para apelar a las emociones más bajas y darle la vuelta a las encuestas.

La noche será larga. Europa, que aspira a la integración, contiene el aliento. Los ingleses van a dormir poco. Imagino al Primer Ministro con la misma angustia que Churchill cuando los aviones de la Royal Air Force luchaban contra los nazis en la batalla de Inglaterra. Ayer, tal como entonces, si la vieja Inglaterra es derrotada, la Princesa Europa caerá en manos de las fuerzas del mal. Parte de ese pelotón de maléficos está aquí en España. Es un grupo de aislacionistas que pretende tomar como ejemplo el león escocés para ser lo que nunca fueron; nación De conseguirlo, estaríamos al borde del abismo. Por eso a todos ellos quiero dedicarles un último pensamiento  Póg mo thóin. Bésenme el culo.

Sergio Calle Llorens

miércoles, 17 de septiembre de 2014

EL PRIMER DÍA


Dicen que los hombres con los años nos convertimos a la monogamia, si no in mentis al menos de facto. Consecuencia de que la fémina es, a la vez, babel y laberinto. Ese vigor inseminador se va perdiendo y lo de los pases del Molino, de mañana, tarde y noche se dan con cuentagotas en los asuntos del tálamo. No queremos arriesgar aunque la mujer esté como el solomillo, valga el símil cárnico. Mucho que perder, poco que ganar. Luego vienen las lamentaciones y esa cara que se nos queda como de tetilla gallega. Insisto, dicen, porque yo cada vez sé menos de esas cuestiones.

Ayer mismo tomaba un refresco junto al mar tras machacarme con la bicicleta. La camarera estaba para mojar pan y lo que se tercie pero, a pesar de lo guapísima que era, mantuve mi  habitual actitud contemplativa,  muy provenzal por otra parte. Por un momento temí que viniera a hablar conmigo y rompiera la magia del momento. Creo que las mujeres son como los libros, espejos en los que sólo vemos lo que nosotros tenemos dentro. Aún así, la belleza exterior no me es suficiente. El destino de las relaciones suele estar siempre a la vuelta de la esquina. Como si fuese un separado, un amargado, o un padre con muchos hijos que no tiene ni para tomar el metro. Sus tres encarnaciones más socorridas. En estos tiempos tan extraños los hombres lo tenemos muy crudo. 

Suelo huir de cualquier plantel de damas con la virtud en alquiler. Y mucho más de las Venus de baratillo.  Prefiero catalogar reflejos sobre el mediterráneo. Esa bruma del amanecer lamiendo mi balcón con querencia otoñal porque sí, la otoñada puede sentirse en el ambiente. También me pierdo por bosques oscuros y, cuando la luna no viene a mi rescate, aquella versión que hizo Debbie Harrie con su banda sobre un tema de Buddy Holly allá por el 78 cumple con lo requerido. No necesito mucho más. A lo sumo una copa de vino y un buen libro.

Mis esfuerzos se centran en encontrar ese lugar donde los vendedores de paraísos, terrenales o celestiales, no tengan acceso.  Un espacio propio e intransferible vetado a los cretinos. En cualquier caso me queda lo mejor de mi vida. La vida en mis años. El fuego en mis huesos. La magia que me ha llevado hasta aquí vuelve a tocar la palma de mis manos. Sé lo que antes no sabía. He experimentado lo que la gran mayoría de hombres sueña. Y todo con este careto que, por cierto, con el conjunto de mi cuerpo está contribuyendo negativamente al calentamiento del planeta.

Sé lo que quiero y conozco adonde ir a buscarlo. Doy por terminada una época gloriosa de mi vida. Ahora me toca bailar a ritmo de frenético Rock and Roll. Con las llamas del invierno se extinguirán para siempre el espectro de los que me quisieron mal. El fantasma de las navidades pasadas de Dickens se quedará para siempre en el pretérito que, fundamentalmente, es a la dimensión a la que pertenece. La lluvia arañará los tejados. No hace falta que ustedes me recuerden y, si lo hacen, mejor que sea a escondidas. Hoy es el primer día del resto de mi vida.


Sergio Calle Llorens

MÁLAGA ERA SARAJEVO


Málaga es el motor económico de Andalucía. La provincia que más aporta a las arcas de la comunidad. Su capital es el destino turístico que más ha crecido en los últimos tiempos. Hoy, los museos malagueños son los primeros de toda la taifa del sur. Sin embargo hubo un tiempo en el que la ciudad del paraíso se asemejaba a Sarajevo tras la guerra de la antigua Yugoslavia; edificios destruidos, barrios abandonados a su suerte, parques destrozados, pistas deportivas llenas de jeringuillas. Gobernaba en la capital de la Costa del Sol el socialista Pedro Aparicio. Teníamos el ayuntamiento más endeudado de España y la ciudad que regía era la más sucia de todo el sur de Europa. Creo que es justo que se recuerde aquella etapa en la que lo único que el madrileño tuvo a bien construir fue el teatro Cervantes por aquello de que le gustaba, y le gusta, la ópera. Las playas se arreglaron en contra de su opinión. Como todo lo que entonces se hizo bien.

El recordatorio que hoy les llevo a todos viene a cuento porque en los últimos años se ha impuesto entre los periodistas la tesis siguiente: “los problemas de Málaga no se arreglan porque la Junta y los ayuntamientos malagueños andan siempre a la gresca”. Pues bien, esa afirmación es completamente falsa. Rememoren como en toda la provincia gobernaban los mismos que en la Junta; la secta del capullo. En esos años segregaron Torremolinos en contra del derecho español. En ese tiempo timaron al alcalde Aparicio con la construcción del tranvía a la Universidad que luego no quisieron financiar. En esa fase permitieron que Eurodisney se fuera con la música a otra parte. Por no hablar del saneamiento integral de la Costa del Sol, de la restauración del Teatro Romano y del cercanías a Marbella. No, en esa época no se pusieron de acuerdo ni una vez a pesar de pertenecer a la misma organización política. La consecuencia de toda aquella discriminación es que hoy el 98 por ciento de los malagueños está gobernado por el PP. Esa, y no otra, es la realidad que ocultan los medios de comunicación de Málaga, con alguna honrosa excepción.

La tensión política es buena. Las reivindicaciones constantes de la sociedad civil de  Málaga han dado sus resultados. El Pompidou y el Parque Tecnológico demuestran que mantener viva la llama de las protestas nos han servido para que nuestros representantes políticos no se duerman en los laureles. Dicho de otra manera, la bronca política, además del trabajo bien hecho, nos ha conducido a la cabeza de Andalucía. Y de eso se trata. Volver atrás es imposible y, mucho menos, de la mano de esas nulidades intelectuales que dirigen el PSOE andaluz. Esa gente lo único que ha intentado es retrasar lo inevitable.

A todos esos periodistas y turiferarios del régimen andaluz habría que recordarles las palabras de Boileau a Luis XIV a razón de unos versos que le entregó el monarca para que le diera su parecer; “no hay nada imposible para vuestra majestad. Habéis querido hacer unos malos versos y ¡con que facilidad lo habéis conseguido!" Versos que esconden que hay algo más peligroso que la calumnia; la verdad.

Sergio Calle Llorens



martes, 16 de septiembre de 2014

SUPRIMIR LA AUTONOMÍA


El otoño político español pinta malencarado. Y todo porque a una parte de la población catalana le han colado más trolas que la página editorial de El País. Ese periódico que acusa a la Jueza Alaya de ser responsable hasta de la muerte de Kennedy. En realidad pocas cosas engañan más que la memoria, sobre todo cuando está en manos de vendedores de una historia tan falsa como la sonrisa de María Gámez. Parte de esas trolas se desvanecían en un espejismo acuoso bajos cielos de plomo. Ahora, en cambio, todo se ha desmadrado con los intentos catalanistas de crear una nación donde antes sólo hubo una marca hispánica.

Sorprendentemente parte de la población del resto de España se ha tragado ese discurso nacionalista periférico; Cataluña versus España. Recordemos a esos cientos de cretinos que trabajan en televisión que aún siendo de Toledo o Soria preguntan a los extranjeros si hablan castellano. Todo es consecuencia de lo que han cedido los gobiernos del PSOE y del PP, tanto monta, monta tanto en esta historia de taifas ridículas. Y todo es tan esperpéntico que hasta Paquirrín parece saber más de historia que el mismísimo Pep Guardiola.

Los nacionalistas catalanes tienen un claro talento para el folclore folletinesco. Un movimiento que siente querencia por las manifestaciones con antorchas estilo Hitleriano. En cualquier caso, en estos tiempos se puede afirmar que hablar es de necios, callar es de cobardes y escuchar es de sabios. Por eso hemos de poner el oído para enterarnos que parte de la sociedad catalana quiere la independencia pero sin pagar el precio. Es obvio que una cosa es organizar verbenas y otra sacrificarse por la causa.

La realidad es tozuda; Mas no va a organizar ningún referéndum ilegal y tratará, como no podía ser de otra manera, de acabar la legislatura para poder enfrentarse a Esquerra en las próximas elecciones autonómicas. Y si éstas fueran ganadas por ese tipo sacado de la película de Babe el cerdito, la cosa se pondría fea. Probablemente una declaración unilateral de independencia y el Estado suspendiendo la autonomía.

El primero que ha apuntado esa posibilidad ha sido el ministro Margallo y se ha armado la marimorena. A la izquierda española le parece mucho mejor que cualquiera se salte la ley a aplicarla. Nada nuevo bajo el cielo de aquellos que apuestan por la alianza de civilizaciones como remedio para que los moritos no usen las bayonetas como supositorios en nuestros culitos. No entienden que tirar alpiste en esa boda puede terminar como “Los Pájaros”, aquella magnífica película de Hitchcock.

Suprimir la autonomía catalana podría excitar a la muchachada nacionalista. Saldrían todos a la calle indignados pero, a los tres días, estarían  haciendo de tenderos que es lo mejor que hacen los catalanes. Seguirán siendo españoles, eso sí, muy frustrados y echando miradas sulfúricas a todo aquellos que les han llevado a una nueva derrota. Esos que podrían haber usado su tiempo en evangelizar a los monos.

En cualquier caso, hoy, por primera vez un miembro del gobierno del Reino de España ha afirmado en público lo que yo llevo defendiendo la última década; supresión de autonomías que se salten la ley o que la apliquen para ejercer el latrocinio institucionalizado. Cataluña podría ser la primera, y Andalucía, la siguiente. Un servidor, por si acaso, ya he empezado a tomar medidas a Margallo para poder hacerle una estatua en La Malagueta, junto al mediterráneo, con los destellos de cobre y su neblina azulada.


Sergio Calle Llorens

lunes, 15 de septiembre de 2014

ROJA Y HONRADA.

 Estoy atrapado entre una luna de montañas y un mar de luz. No tengo el cuerpo para requiebros porque ando renqueante de salud. Sin embargo, no puedo pasar por alto las últimas palabras de Susanita Díaz. Perlas que me dejan una sonrisa a media asta. Además, no consigo conciliar el sueño y escribo mientras espero que el alba derrame sus tonos grises sobre la ventana de mi habitación.

La presidenta andaluza ha afirmado que ella es roja y honrada. Yo, en cambio, creo que debería estar entre rejas por ser una deshonra a todos los andaluces a los que su secta del capullo roba todos los días del año. Sus palabras humillan al sentido común y a la historia más reciente de la taifa más pobre de España. Si la espera es el óxido del alma, los del sur tenemos el ánima enmohecida. Entiendo que sus declaraciones son de consumo interno, como un guante que se le regala a un manco. Supongo que hay peores cárceles que las palabras pero no concibo peor prisión que vivir bajo el yugo de la Junta de Andalucía. No sé como se atreve a decirle al Presidente Rajoy que no hay que vencer sino convencer. Ella que machaca a todos los funcionarios públicos disidentes. Sería buen momento de recordarle como nos amenazan- a veces hasta de muerte señor Juez- los miembros de La Garduña socialista.

Susana Díaz no es una política, es una enfermedad mental incurable. Una dolencia que ha llevado al sur a la ruina a pesar de las ayudas de la Unión Europea y del resto del país. Una forma de entender la política. Si hay decepciones que honran a quienes les inspiran, en la república bananera andaluza el desengaño no existe. Todos son cómplices de este engaño masivo que nos ha llevado a la muerte. Dicen los sabios que los difuntos no acuden a su propio entierro, con la excepción de Andalucía. Un permanente fenómeno para anormales.

El PSOE andaluz es una pose constante. Un delirio que cataloga a la gente por lo que dice y no por lo que hace. Los socialistas hacen el mal y ni son rojos, ni son honrados. Ellos han pervertido el origen de la autonomía. Tres décadas de nada en la que el tiempo se ha derramado en vano.

Si Susana Díaz fuera honrada no habría ido a humillarnos prestando sus respetos en la tumba de Hassan II. Y mucho menos con ese modelito que, supongo, estaba muy de moda en los tiempos de la guerra del Peloponeso.  Al margen de su aspecto de momia decrépita, lo relevante es su cerebro de percebe. Lo importante son los 3000 millones hurtados por sus socialistas en el Caso de los ERE y los cursos de formación. Las palabras se las lleva el viento. Lo único que esperamos es una limpia y que sus corruptos terminen en una prisión como Alcatraz, Sing- Sing o la Bastilla.

Díaz no engaña a nadie porque su corrupción tiene, exactamente, tres años menos que Matusalén. La relación entre los socialistas andaluces y sus gobernados es la misma que la de un propietario de una plantación  y sus esclavos. Estamos ante una época en la que se exigen soluciones y menos palabrería barata. No es momento de que nos vuelvan a vender el pleno empleo pues eso, sencillamente, es como ofrecer esponjas a los borrachos que no pueden llevarse todo el alcohol a casa. Susana es más de lo mismo y, por supuesto, sus votantes son una pandilla de cretinos dispuestos a creerse cualquier papanatada. Entre ellos están las señoras que ven a diario Canal Sur, y esos señores capaces de comprar la loción socialista de Susana que convierte una estatua femenina en una tigresa apasionada.

Susana lleva demasiado tiempo encerrada en su torre de marfil, viajando de coche oficial en coche oficial. No creo que haya tenido tiempo de sentarse para reflexionar ni un momento. Su único talento es para el embrollo y la traición. Su oratoria padece de anemia. Nos baila como si le hubiera pedido prestadas las piernas a su abuela. Y se mueve torpemente con esa música tan deprimente. La de Triana tiene de buena gestora lo que yo de coleóptero. Lo único que se puede añadir es que hay épocas en las que no ser nadie es más honorable que  ser alguien. Por eso prefiero ser un disidente a ir por la vida con el careto y la poca vergüenza de los miembros de la mafia socialista.

En fin, esto se va acabando y antes de partir me dedico a la observación. Veo desde mi atalaya la luna que dibuja una guirnalda de plata que se refleja en mi mar. Escucho el susurro de las olas rompiendo en los acantilados acariciando el silencio. La escena parece una acuarela fantasma del pueblo malagueño que luce en las tiniebla doradas del alba.  Detrás, el monte se alza como una isla fugitiva varada en la marea púrpura de septiembre. Aquí, Susanita y su pandilla de criminales no pueden hacerme ningún daño.

Sergio Calle Llorens




sábado, 13 de septiembre de 2014

EL CÁNCER


La vida es un suspiro y nadie sale vivo de ella. Por eso hay que bebérsela hasta el último sorbo. He conocido a gente que arribaba a las noventa castañas sin haber experimentado la pasión de vivir. Ese fuego que nos invade por dentro y nos empuja a hacer lo imposible. Desgraciadamente una inmensa mayoría olvida el poco tiempo del que disponemos y, cuando lo recuerda, ya es demasiado tarde. Cada ser humano tiene ese momento mágico que recordar antes de marcharnos al otro barrio. Frankie Valli norteamericano de origen italiano rememoraba ese maravilloso instante en el que había encontrado el sonido musical que le daría fama en todo el mundo. Una aventura que recuerda en su último trabajo Clint Eastwood, The Jersey Boys. Una cinta que hemos sabido apreciar los seguidores de la música vocal americana.

Y todo esto viene porque un día entras en la consulta del médico, te tiemblan las piernas y bebes agua para calmar los nervios. Entonces el matasanos te dice que tienes cáncer y te queda poco de vida. Tu vida se detiene a tu alrededor y, por momentos, ves la escena como si no estuvieras en esa habitación. Tu voz no parece la tuya y las de los demás parecen provenir de un lugar muy lejano. Por extraño que parezca es precisamente entonces cuando te entra una calma chicha, como la que acontece en el mediterráneo tras la tormenta. Solamente te queda aceptar el destino y sonreír por todos los días de rosas y de vino que has disfrutado. La peor parte, por supuesto, es contarle la mala nueva a la poca gente que te quiere. 

Por eso, todos los que hemos vivido esa enfermedad de cerca, lamentamos profundamente cuando un niño ha de enfrentarse a algo tan terrible como la leucemia. José es un niño de Almería que fue trasladado desde un hospital sevillano a otro de la capital de la Costa del Sol. Allí espera un transplante de médula ósea mientras es alimentado por vías y válvulas dado su delicado estado de salud. Como está tutelado por la patética Junta de Andalucía, tiene a dos cuidadores durante el día pero, al llegar la noche lo dejan solito. Imagino a ese niño en la sexta planta del Materno de Málaga cuando el reloj marca las 10 de la noche. Puedo sentir su indefensión. Puedo oler su miedo y, como yo, algunas mujeres que al enterarse del asunto se han ofrecido para cuidar de la criatura durante la noche. Los responsables autonómicos, cabrones donde los haya, no lo permiten. Me consta que los trabajadores de planta le prestan al niño una atención especial pero no pueden estar todo el tiempo con nuestro amigo.

No creo que haya nada mejor que la caricia de una mujer. No hay nada más tierno que una señora dando todo su amor a un niño. No hay otro ser en el universo capaz de dar todo por ver la sonrisa de un niño y, más si está enfermo. Desafortunadamente las mujeres socialistas de Andalucía no pertenecen a esa categoría. Ellas no son capaces de sentir esa empatía por nada que no pertenezca a su secta. Nos hablan del procedimiento para justificar que dejan tirado a un niño durante la madrugada El mismo que con toda seguridad olvidan cuando les viene en gana.

No sé si el niño sobrevivirá. No tengo ni idea de si en un momento de claridad mental recuerde aquel momento maravilloso de su existencia. Ese instante compartido, tal vez, con la madre que ya no está a su lado. Lo imagino pensando que, después de todo,su vida aunque breve ha merecido la pena. Lo que sí sé es que los hombres y mujeres que dirigen el gobierno regional son unos hijos de la grandísima puta.


Sergio Calle Llorens

SÁNCHEZ: EL NUEVO BAMBI

Les juro por Tintin y el Capitán Haddock que me senté junto a la tele dispuesto a escuchar con ánimo constructivo al nuevo líder de la secta del capullo. Empero, no tardó ni 30 segundos en confirmar mis sospechas iniciales; tiene menos talento que la  babosa aquella del pleistoceno.  Es un clon de ZP algo más fotogénico. Su discurso es gallináceo. La nadería más absoluta.

Gloria Lomana, gran entrevistadora por cierto, perdió la paciencia cuando al comienzo del cara a cara el socialista era incapaz en responder con un sí o con un no. Y eso que todo estaba pactado antes de comenzar. Luego le fue poniendo en un brete en temas como la corrupción o la coalición internacional contra el Estado Islámico. Incluso llegó a cachondearse del personaje aludiendo a la última tendencia de los socialistas europeos a llevar camisa blanca.

Las respuestas de Sánchez me hacían pensar que quiere llevar al partido a la derrota definitiva. De Cataluña afirmó que la educación debía de estar en manos del gobierno regional. Así, con un par, olvidaba que quien nos ha llevado a este desastre nacionalista ha sido la cesión de la competencia de educación que hizo Felipe González al gobierno de Jordi Pujol. También dejó claro que él está a favor de que esa parte de España tenga un reconocimiento de su singularidad. Una vez más se postulaba contra aquellos que queremos que todos los españoles seamos iguales ante la ley. Ciudadanos contra los señores feudales que él mismo defiende. En resumen, su papanatismo de izquierdas contra el viejo sueño liberal.

De ZP afirmó que su gran error como Presidente en el tema de la crisis fue “no afrontar una reforma fiscal”. Se podría concluir que su gran equivocación fue haber nacido idiota y comportarse como el más listo de la clase.

Del Estado Islámico concluyó muy rotundo que España debía de estar en esa coalición internacional pero sin enviar soldados. En otras palabras, que el trabajo sucio nos lo hagan otros a pesar de que somos los primeros interesados en defendernos de esos folladores de cabras. Y todo con frases políticamente correctas y esa cara de zangolotino. Es el modelo Pedro Sánchez que nos llevaría al desastre más absoluto; verdadera especialidad de los socialistas patrios.

Sánchez también se refirió al tema de la corrupción con su defensa de Susana Díaz y de Andalucía. Una mujer que cuando habla el pensamiento occidental sufre un giro copernicano según el nuevo líder.  Incluso levantó la voz para afirmar que “exigirá responsabilidades en casos de corrupción”. Sí ya vemos como ha actuado la fea presidenta en los casos de los ERE o los cursos de formación y él ha callado cuan vulgar ramera. Esos documentos comprometedores para su formación que desaparecen de noche en los juzgados que ellos mismos vigilan. Esa Isabel Almendro ex jefa del Servicio de Formación para el Empleo en Málaga, ya destituida, que no hizo nada para evitar el fraude de 2000 millones de euros. Y no lo digo yo, sino la mismísima UDEF, esa que no conocía Pujol, más conocido como El Dioni. La lista es tan larga que sería imposible destacar todas las veces que Susana no ha hecho nada para frenar la organización criminal de La Garduña- PSOE- y sus delitos probados.

Así que tras tragarme la entrevista decidí reflexionar bajo una luna imponente sobre el mediterráneo. Estaba con la única compañía de mi respiración profundo cuando una estrella fugaz cruzó la bóveda celestial. No me molesté ni en pedir un deseo; sencillamente este nuevo Bambi va a resultar mucho más sencillo de cazar Al tiempo.


Sergio Calle Llorens

viernes, 12 de septiembre de 2014

ORENGA Y SAEZ


Larry Bird solía afirmar que entrenaba tan duro porque no sabía si había alguien hay fuera trabajando más intensamente que él. Y es que a veces con el talento no basta. De eso deberían haber sabido algo los Campeones del Mundo y de Europa de nuestra selección de baloncesto. Sin embargo, lo que ocurrió en las horas previas al encuentro no tiene desperdició;  Ricky Rubio grabando un anuncio 24 horas antes del partido de cuartos ante los galos. Marc Gasol en Barcelona para conocer a su nuevo hijo. Su hermano que estaba lesionado le acompañó para que no se perdiera. Un esperpento que terminó en tragedia nacional justo antes de que la noche le diera el beso de Judas a la madrugada.

En verdad la línea que separa el éxito del fracaso es muy fina. Un triple que entra sobre la bocina en posición forzada puede acallar el pobre planteamiento de un entrenador. Sin embargo, la España de Pepito Sanz no tiene defensa alguna.  No perdimos por la brillantez del contrario sino por los inmensos errores de planificación que dejó a los nuestros con una anotación ridícula. La última vez que la ÑBA anotó 52  puntos en un partido, la Duquesa de Alba tenía su himen intacto. Fíjense si ha llovido desde entonces. Y eso ha ocurrido porque el baloncesto patrio está en manos de dos papanatas sin parangón en el mundo del deporte.

Del señor Saez con sus formas chulescas y prepotentes sólo se puede decir que sus ansias de protagonista le pierden. Él que es un hombre capaz de cargarse al entrenador que nos hizo campeones del mundo porque leía un periódico diferente al suyo. Se endiosó tanto que se convenció de que cualquier técnico de medio pelo podría seguir conquistando el Olimpo. Tipejo caprichoso no ha dudado en dejar a la Capital de la Costa del Sol, donde hay más afición al deporte de la canasta, sin Eurobasket y Mundial. . Dolía ver como el público de Madrid era incapaz de provocar el miedo escénico en los franceses. A muchos nos vino a la mente el Carpena hecho olla a presión para batir al enemigo. En defensa de los espectadores de la capital del Reino hay que decir que había más invitados que público de verdad. Y de los derechos televisivos vendidos a la incalificable Mediaset ni hablamos. Eso también corresponde al debe del Presidente de la RFEB.

Del señor Orenga no hay que decir demasiado. La culpa es de quien lo puso, es decir, del sevillano. Sus números hablan por sí mismos; no ha sido capaz de ganar en ningún final igualado. Redujo las rotaciones a 9 hombres dejando a uno de los mejores reboteadores de la historia de nuestro baloncesto en el banquillo.   Les hablo de Felipe Reyes cuyos cojones son tan inmensos que si alguien quisiera darles la vuelta al mundo tardaría 50 años luz. Postergó a Claver y al que dicen será el sustituto natural de Navarro, Abrines. Sin experiencia internacional. Sin ningún talento reconocido para liderar hombres cuajados, nos deja una frase para la posteridad: “Le damos el balón a Claver en esta posición, no ganaremos pero les sorprenderemos”. Y vaya si ha sorprendido al mundo con su cretinismo galopante.

Lo más triste es que la derrota española ha sido recibida con alegría en todo el mundo. Nos tenían ganas por haber ganado tantos campeonatos. Nuestros jugadores deberían haber tenido un líder que les recordara aquella frase del mítico jugador céltico. Y es que siempre hay alguien que entrena más duro porque tiene más hambre y está dispuesto a pagar ese alto precio. El éxito, sencillamente, no hace visitas a domicilio. Hay que trabajar duro hasta sudar sangre. Sí, nos han ganado pero hay que empezar a pensar en vengarnos y eso pasa, obviamente, por deshacernos de Saez y Orenga. Yo hago votos para que  la pareja se vaya a esparragar adonde Cristo pegó las tres voces.  Allá podrán “desintoxicarse” por el resto de la eternidad como más les plazca. España no llorará la ausencia de estos dos papanatas.


Sergio Calle Llorens

martes, 9 de septiembre de 2014

EL EJÉRCITO DE PODEMOS


Que podemos supere al resto de formaciones en popularidad en las redes sociales se explica muy fácilmente; no todos los que tienen twitter son unos tarados, pero todos los tarados tienen twitter.   Esa misma plataforma digital es usada para, entre otras cosas, diseñar el ejército del futuro de la formación bolivariana.

La propuesta estrella es la de “someter al Jefe de las Fuerzas Armadas a referéndum”. Una proposición que bien podría tener como resultado que el Mocito Feliz o la próxima Reina de Escocia- la Duquesa de Alba- fueran elegidos como nuestros futuros comandantes supremos. La cosa no es nueva. En la guerra civil el ejército republicano tenía al frente de la Secretaría de Armamento a un eminente tocólogo.

Otra sugerencia de esta pandilla es la “supresión de la Escuelas de suboficiales junto a la de los roles de superioridad/subordinación que hay entre las escalas y empleos”. De llevarse a cabo, las órdenes podrían ser cuestionada por cualquier patán aunque hubiera llegado el último a filas. Imaginen la escena de un peón caminero de Jaén poniendo en duda el uso de misiles de un Capitán General. La cosa me hace tornar mis ojos a aquella anécdota de la guerra incivil española. En una clase de táctica, el instructor preguntó al oficial comunista ascendido por méritos políticos:

“Vamos a ver. El enemigo tiene cien fusileros en un cerro, una ametralladora y un mortero. Tú tienes que tomar la posición y sólo cuentas con treinta hombres con fusiles y veinte granadas de mano, ¿qué haces?”
El aspirante se atusa el pelo y piensa en cómo se puede solucionar el problema. Finalmente se da por vencido y afirma que no se puede hacer nada.
-“No hombre piensa”-
-“¡Qué no se puede!
- “Mira, mandas un pelotón por un lado del cerro, con bombas de mano, en un ataque de distracción y, mientras, tú co los otros avanzas con el lado opuesto”.
- “Coño, así claro, maniobrando”.

Sigamos; la formación Podemos también quiere someter cualquier misión exterior a consulta popular no sin antes, ya les digo, suprimir los privilegios dentro del Ejército, sobre todo aquellos diferenciadores con el resto de miembros de las Fuerzas Armadas, como viviendas o coches oficiales. Eso, de momento, pero no descarten que las estrellas de los Generales y esas gorras tan fachas se supriman también. Una vez más me viene a la memoria aquel miliciano catalán que allá por el 37 nos dejaba otra perlita:

“No sé qué s’han pensat de nosaltres, acabaran fent-nos saludar els capitans”.

Las propuestas de Podemos- todos los árboles- serían el hazmerreír de la galaxia pero, total, todo es muy del estilo de Pablito Ermitas y sus compañeros del circo. Con ellos, todos los miembros de nuestros gloriosos ejércitos serían funcionarios de carrera a la que lo mismo se podrá acceder con 18 que con 76 castañas. Nada de discriminaciones. Y para asegurar a estas nuevas fuerzas bolivarianas, tendríamos hasta mini-parlamentos donde un soldado raso le podría cantar las cuarenta a un Teniente Coronel. La repanocha vamos, como si no tuviéramos bastante con las 17 asambleas de las taifas.  

Pero de todas las propuestas de estos cretinos, hay una que me llama poderosamente la atención; la creación de camaretas mixtas. Ojo al dato, que el tema no es baladí. Y es que si los mormones apostaron por la poligamia por aquello de cepillarse a varias hembras sin que tener que dar explicaciones a la legítima, los de Podemos quieren que nuestros soldados estén siempre satisfechos en el tema del tálamo.

Lo que no ha quedado muy claro del todo es la propuesta de hacer aconfesional al Ejército español. Lo digo porque sus querencias musulmanas en Ramadán entran en colisión con su anti-catolicismo. No me extrañaría que algunos curas católicos terminaran de abono de los campos de España.

Tras este sucinto repaso por las delirantes propuestas de Podemos, quiero compartir con sus señorías aquella reflexión de Vicente Rojo que explican muy bien la derrota de su ejército republicano:

“Nuestra dirección técnica de la guerra era defectuosa en todo el escalonamiento del mando, con una masa de cuadros medios sin preparación, desde el Jefe Supremo hasta el Cabo eran improvisados. Ha faltado el Jefe”.

 Conclusión: Si dejamos que estos descerebrados lleguen al poder, los del Estado Islámico terminarán violando a nuestras hijas y mujeres como no podría ser de otra manera. De no ser tan grave el tema, hasta el mismísimo Gila se reiría hoy en el cielo al saber de las propuestas de esta pandilla de degenerados. Luchemos hoy que mañana es tarde, y las campanas empiezan a doblar por todos nosotros.


Sergio Calle Llorens

domingo, 7 de septiembre de 2014

FRAUDE MASIVO


Groucho Marx le preguntó a una bella mujer si se acostaría con él por un  millón de dólares. Ésta respondió con un rotundo sí, “¿Y por un dólar?”, insistió el genial cómico, “claro que no”, ¿quién se ha creído usted que soy? Señor lo que es usted ya ha quedado bastante claro, ahora sólo estamos discutiendo el precio”. Valga esta maravillosa anécdota para ilustrar que la condición de una persona queda bastante clara desde el momento que abre la boca. Los hechos, por otra parte, son casi siempre contundentes.

La Junta de Andalucía exoneró de justificar cursos a sus propias fundaciones. Estamos ante autoexcepciones para Faffe, la Fundación Audiovisual de Canal Sur y Faisem. La exoneración firmada el 11 de diciembre por el ex Consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo no sólo eximía jurídicamente a la Faffe, sino que confirma que el patético gobierno andaluz tenía plena conciencia del descontrol de las ayudas. Y ese conocimiento alcanza a la formación de IU por más que los bermejos echen balones fuera. En este caso, podemos concluir que estamos a una pandilla de sinvergüenzas. Por no hablar de esos que montaron, al socaire del PSOE andaluz, sociedades para cobrar ayudas millonarias y, al cuarto de hora, desaparecer.

Ese mismo PSOE  regaló una VPO oficial en Sevilla a la mujer del asesor jurídico del partido. La felonía fue cometida por Luis Vargas que era alto cargo municipal y ahora lo es en la Junta. Una firmita de nada que nos viene de los tiempos del ex Alcalde Monteseirin- más conocido como el astronauta- que sirvió para que un tipo que ganaba una pasta gansa se hiciera con las llaves de una vivienda protegida.

El viernes la Capital de la Costa del Sol recibió la visita de la ínclita presidenta Susana Díaz. La mujer que nunca ha ganado unas elecciones democráticas. Fue recibida con pitos y abucheos. Lástima de esas grabadoras que nunca funcionan cuando no les conviene a los garduños. Muchos de los pitos tuvieron lugar en un polígono industrial de Málaga donde los trabajadores de la Utedlt despedidos por la Junta de Andalucía la esperaban, y en compañía de sus hijos, con pancartas exigiendo que se cumplan las sentencias del Tribunal Supremo que ordenan su readmisión.  La Susi no se paró un momento. Eso sí, minutos después de entrar en las instalaciones industriales de Fujitsu, un miembro del séquito de Díaz salió para hablar con un agente de la Policía Nacional. Sorprendentemente el madero pidió datos personales de todos los que habían osado importunar a la trianera. Queda claro que en Andalucía los granujas son protegidos por la policía y, los ciudadanos honrados sufren acoso por parte de aquellos que deberían defendernos.

Probablemente para esa turba que se planta cada día delante de la caja tonta- perdonen la reiteración- estos asuntos no tienen demasiada importancia. Lo suyo vivir en la más absoluta de las inopias. Es el grupo que se identifica con los autodenominados “progresistas”, cuando, en realidad, su condición es clara y diáfana: la de gilipollas profundos.


Sergio Calle Llorens

viernes, 5 de septiembre de 2014

NOSTALGIA

El tiempo pasa veloz junto a la patria salada y, se torna cansino cuando uno anda en la lontananza. Esas olas que me acercan certezas o, las alejan según el día, me hacen recordar a la gente que perdí, en mis logros y en mis fracasos. Cuando estoy lejos siempre pienso en la más mínima variación de la mar y en lo que eso pude afectarme. 

Esas aguas se reflejan mis emociones, la belleza de su mirada, el primer sol de la mañana, los recuerdos lejanos, la querencia por los momentos perdidos. Incluso la soledad que me pinta el alma a la hora del crepúsculo y me conduce a un estado de nostalgia. Cuando vivía en Londres solía buscarme en uno de los estanques de Kensington Gardens pero no hallaba nada. Caminaba por Queens Walk en busca aventuras secretas. Baker Street y aquel restaurante griego que me hacían sentir más en casa. Aquel libro de Josep Pla, Cuaderno Gris, que disfrazado de flor modesta encerraba todo un bosque de sabiduría. En esa bruma londinense fui feliz aunque, justo es reconocerlo, algo menos que en la dublinesa. En la capital británica me empapé de Rock and Roll por las calles de Camden Town. Hubo tiempo para las leyendas y las pasiones prohibidas. Aquel viaje a las altas tierras de Escocia donde abracé de nuevo a los celtas. Aquella locura de San Fermín.

Recuerdos lejanos que guardo en algún lugar del ático de mi memoria. El tiempo pasa veloz y en la mar se refleja aquella nieve en la otoñada en Queensway que me sorprendió muy de mañana. Ahora todo aquello es una sombra como los personajes de la muerte de James Joyce. Apenas quedamos el mar y yo. Creo que hay muchos que todavía piensan que no volví nunca. A la gran mayoría no le importa en absoluto si perecí por esos mundos. Empero, sigo con el corazón palpitante que se emociona igual por el roce del viento que por el lenguaje del bosque.

Siento que habito en una dimensión paralela que me lleva a ese Pub de Galway donde escuché una balada que me robó el corazón para siempre. Un paraíso al resguardo de los que no me merecen. Mi personal e intransferible mundo interior. A veces, a mi playa llegan rumores de personas que se acercan con curiosidad. La mayoría de ellas no tiene nada que contarme, ni una única cosa que aportarme. Jamás salieron de los escasos límites de sus procesos mentales. No podría explicarles la vida que he llevado. No sabría ni por donde empezar. Prefiero la ocultación permanente a la exposición de mis secretos. Si supieran la verdad, se darían cuenta de lo poco que han hecho en este mundo. Alzo la mirada y mis ojos ven a la luna, lejana y bellísima pero dolorosamente inalcanzable. Le lanzo un guiño. Sólo ella conoce mis arcanos deseos de desaparecer para siempre. El último que apague la luz.

Coda: La emozioni sono un viso, una bocca, uno sguardo, una carezza, il primo sole dell’alba, l’odore del chioccolato, il freddo dolcissimo del gelato sulla lengua, il silenzio della neve. Lei.


Sergio Calle Llorens

CANAL SUR Y EL POMPIDOU

 Hace años éramos dos gatos los que escribíamos contra el desmantelamiento de Málaga por parte de la Junta de Andalucía. Nos llamaban provincianos. Término muy usado entonces por muchos de los turiferarios que escribían y, escriben, en los diarios locales. Sin embargo, cuando el clamor fue general sobre la discriminación de nuestra provincia, algunos se subieron al carro. Hoy, esos mismos plumillas se enfadan por cualquier noticia positiva que tenga que ver con nuestros logros. Y como logro debe de entenderse la llegada del Centro de Pompidou al puerto de Málaga en 2015. Estamos ante uno de los acontecimientos culturales más importantes de la década.

Obras de Bacon, Brancusi, Ernst, Chagall, Giacometti, Frida Kahlo, Picasso, Calder, Margritte o Miró que se unen a las maravillosas colecciones del Museo Carmen Thyssen, y del Picasso malagueño; dos pinacotecas únicas. Sólo un cretino podría enfadarse por el impacto económico que el Pompidou va a tener en la Capital de la Costa del Sol. Más de 350.000 visitas el primer año. Sólo un patán como el socialista Conejo puede pedir información sobre las obras que arribarán al museo. Algunos, como ven, siguen protagonizando el más espantoso de los ridículos.

Pero si los medios locales se han tenido que rendir a la evidencia, los nacionales han elevado al cubo- nunca mejor dicho- las excelencias de la nueva pinacoteca que albergará el cubo mágico de nuestro Puerto. Un lugar donde el sol siempre tiene pereza en desaparecer pues sus labios pasan horas besando a su mar. Sin embargo, a pesar de la unanimidad- los rebuznos de María Gámez no cuentan- sobre el Centro Pompidou, Canal Sur ha optado por el silencio. No ha habido en la RTVA ni una mención a la presentación del museo en Paris. Ni una línea. Ni una simple imagen. Ya les digo, el silencio más absoluto.

Hoy es un buen día para darle la vuelta a aquello de “un hombre es esclavo de sus palabras y dueños de sus silencios”, porque hay omisiones que nos dejan claro quien es el enemigo a batir. Y ese no es otro que la Junta de Andalucía. Entiendo que esa ocultación responde a que el logro ha sido protagonizado por un ayuntamiento regido por el rival ideológico. A nadie se le escapa que de haber gobernado la capital los socialistas, Canal Sur hubiera sido una fiesta de declaraciones de la Presidenta y de los responsables de la secta del capullo a esta orilla del mediterráneo. Pero para una gran mayoría de malagueños, si fuera la hija del farero con menos luces que un barco pirata la que gobernara, esos museos estarían en otras orillas.

Otro punto clarísimo es que Canal Sur no es un medio público sino una pública vergüenza. Un ente para anormales que debe ser cerrado de inmediato. No debemos de tener piedad con esos trabajadores que han de conocer el mismo final que los de Canal Nou. Le han declarado la guerra a Málaga y hemos de devolverle el golpe por tierra, mar y aire. Sencillamente, la cosa no puede quedar así. Tenemos todo el tiempo del mundo y, a ellos les falta, además de vergüenza,  hasta el dinero. Comienza la cuenta atrás. 


Sergio Calle Llorens