sábado, 31 de mayo de 2014

SERGIO EL GENEROSO


Estoy dispuesto a votar a “Podemos” el día en el que vea como los estadounidenses cruzan a nado el océano para ir a vivir a Cuba. Incluso estoy a favor de sacarme el carnet de ese partido la jornada en la que los europeos saltemos las vallas de Ceuta y Melilla para abrazar el paraíso africano. Hasta entonces, a esos señores tan desfasados les pueden dar morcilla. Incluso daría mi confianza a los señores del PP si me pidieran perdón, y de rodillas, por haber usado dinero público para rescatar a un banco que termina financiando los fichajes del Real Madrid- más conocido en el mundillo como El Trampas-

Puestos a vender el alma al diablo, también podría apoyar el multiculturalismo si los hindúes dejan de violar y colgar mujeres de una puñetera vez. Para no desentonar con mi espíritu magnánimo, dejaría que los musulmanes construyeran una Mezquita al lado de casa, si dejaran de masacrar a la población cristiana en sus países. Como ven, hoy estoy de un generoso que ni yo mismo me lo explico. Vaya que hasta me encantaría que los socialistas patrios eligieran a Susana Díaz como candidata a la Moncloa para que experimenten en carne propia el significado de la estupidez andaluza.

Para terminar de cuadrar el asunto, invitaría a mi mesa a varios dirigentes indigenistas con tal de comprobar, en vivo y en directo, como tienen tan poquísima vergüenza de echarle las culpas de su subdesarrollo a España  tras tantos años de independencia. Finalmente haría una comida solidaria para la que, ustedes perdonen, cometería el acto fascista de ir a comprar unas viandas al supermercado. No les iba a faltar de nada a esos latinoamericanos coñazo.

Obviamente tampoco pasaría por alto a todos aquellos capullos que sólo se acuerdan de un servidor cuando la despensa está llena. Esos que te dicen cuanto me quieren para terminar apuñalándome por la espalda. Todavía tendría algún presente para el cretino que se enfada porque su  difunto padre no sale bien retratado en mis novelas, cuando de haber sido más certero con los adjetivos, el planeta entero se habría enterado que en su funeral, no vinieron ni los de la funeraria.

Es tal mi altruismo, mi dadivosidad, mi desprendimiento con el prójimo cantamañanas en esta última noche de mayo, que voy a salir a tomarme unas cañas al lado del mar, mientras me acuerdo de todos los muertos de los colectivos señalados en esta columna. Tengo para todos. ¡Camarero, marchando unas rubias!


Sergio Calle Llorens

BONNY AND CLYDE


Volvía a casa entre dos luces cuando recordé que era el aniversario de la muerte de Bonny y Clyde, esa pareja de forajidos que una mañana de mayo fue abatida el 23 de mayo de 1934, en una carretera secundaria cerca de Bienvile Parish (Luisiana). Acababa de escuchar el tema Bang Bang de la banda de rock estadounidense Nico Vega en la que la cantante Aja Volkman simplemente se sale. Una voz  que junto a la irlandesa Imelda May me acompañan en mis querenciosos amaneceres. Como creo bastante en la sincronicidad, sentí que tenía que escribir una columna sobre la pareja de delincuentes más famosa de la historia popular.

El cine ha servido para elevar a Bonny y su amante al altar de héroes con glamour. Una especie de Robin Hoods del siglo XX. Empero, un análisis detallado de los nuevos informes que ha hecho públicos el FBI, nos muestra una realidad muy diferente. También es importante tener en cuenta los escritos de la cuñada de Clyde Barrow que estuvo viajando en el Ford V8 hasta que fue detenida tras un tiroteo tras el que murió su marido, Butt Barrow, hermano de Clyde. Blanche Barrow nos presenta el estado de ánimo de los fugitivos recorriendo estados armados hasta los dientes. Y la verdad sobre ellos; eran forajidos porque nunca tuvieron otra opción para ganarse el pan.

Bonny y Clyde fueron víctimas de la gran depresión americana de 1929 que hizo a los pobres, mucho más pobres. La situación económica empujó a gente como Dillinger, Clyde y otros a empuñar las armas para subsistir. Sin embargo, hay un punto negro de la biografía del señor Barrow que han  pasado por alto los estudiosos del tema. Éste fue violado en la prisión más despiadada de Tejas. Un sitio sombrío donde los internos solían cortarse hasta dedos- Clyde lo hizo- para escapar de la brutalidad y las perversiones de sus carceleros. Antes mató a su agresor pero el crimen fue atribuido a otro interno. Clyde volvió años más tarde para vengarse matando a un guardia y dejando escapar a otros reclusos. Fue en ese centro, donde pasó de ser un adolescente algo inocente, al tipo en el que se convirtió. A su propia madre llegó a confesarle que nunca le atraparían vivo.

Sin embargo, la carrera criminal de Bonny y Clyde no es lo más interesante, sino preguntarnos cómo es posible que pudieran estar 25 meses haciendo de las suyas sin ser capturados. La respuesta se explica por 3 elementos fundamentales:

-         El Ford V8
-         La inexistencia de una Policía Nacional americana
-         La potencia que portaba la banda de Clyde Barrow


El coche que Clyde Barrow usaba para dar sus golpes era demasiado rápido comparado con el que llevaba los policías paletos que lo perseguían. Por no hablar de la diferencia entre las armas que usaban el delincuente y sus perseguidores. El rifle automático Browning M19-18 no era rival. Sencillamente era un juguete capaz de disparar largas ráfagas. Un arma militar que fue robada de un arsenal dando superioridad a su banda. El FBI no existía porque fue precisamente la aparición de estos delincuentes lo que propició su creación. Los policías no podían perseguir delitos como el robo de bancos cometidos en otros estados, por lo que se vieron obligados a perseguirlos argumentando que el robo de coches sí lo era. El caso de Bonny y Clyde cambió la ley federal.

Esta superioridad permitió a la pareja vivir 25 meses fuera del alcance de los policías. Y la razón por la que se hicieron tan famosos en aquella época, no fue su mortífera capacidad para robar o matar, sino haber dejado en la granja de Joplin, en el estadote Misouri donde se escondían, unos rollos fotográficos donde posan con sus rifles mientras estaban organizando futuros golpes. Aquello les catapultó a la fama para siempre. Esa mujer rubia con un habano en la comisura de sus labios, menuda y con un rifle la convirtió, casi sin quererlo, en una celebridad nacional mucho antes de que la gente del cine se fijara en ellos. Esa criatura rubia con un gorrito parecía una mezcla entre diablesa y ángel. Empero, ella jamás mató a nadie. Simplemente siguió al amor de su vida hasta el mismísimo infierno porque, tal vez, siempre prefirió una vida marcada por la aventura y el desenfreno que la aburrida existencia que había llevado antes de conocer al hombre que marcó su vida para siempre.

El día de su muerte, la pareja fue emboscada a tres millas al norte de Sailes,  por el Texas Rangers Frank Hamer a los que acompañaban otros agentes de la ley. Un total de 167 balas fueron disparadas aquella mañana de mayo. Algunas fuentes señalan que Bonny recibió 54 y Clyde 43. Tenías apenas 25 años. En la tumba de Bonny está grabado este poema que ella misma escribió antes de caer abatida:


As the flowers are all made sweeter
by the sunshine and the dew,
So this old world is made brighter
by the lives of folks like you.

 Sí, puede que tuviera razón después de todo y que al igual que las flores son endulzadas por el sol y el rocío, este mundo es más brillante por las vidas de gente como tú. Tal vez por ello, no quiso seguir en el mundo sin personas como él.

Al margen de los crímenes que se les atribuyen, Bonny y Clyde fueron simplemente víctimas de un sistema que los empujó hacia el abismo. Y a veces, algunas veces, no hay nada más valiente que luchar contra la autoridad corrupta que mueve los hilos y nos mata de hambre. Finalmente les dejo con la letra de la canción del  grupo Indie; Nico Vega:

I was five and he was six
We rode on horses made of sticks
He wore black and I wore white
He would always win the fight

Bang Bang, he shot me down
Bang bang, I hit the ground
Bang bang, that awful sound
Bang bang, my baby shot me down

Seasons came and changed the time
When I grew up I called him mine
He would always laugh and say
Remember when we used to play

Bang bang, I shot you down
Bang bang, you hit the ground
Bang bang, that awful sound
Bang bang, I used to shoot you down

Music played and people sang
Just for me the church bells rang
Now he’s gone I don’t know why
Until this day sometimes I cry
He didn’t even say goodbye
Hi didn’t take the time to lie

Bang bang, I shot you down
Bang bang, you hit the ground
Bang bang, that awful sound
Bang bang, I used to shoot you down


Sergio Calle Llorens

viernes, 30 de mayo de 2014

LOS HOMBRES DE NEGRO


Cuentan los expertos en temas del misterio que los hombres de negro suelen aparecer cuando alguien ha hecho un descubrimiento que podría cambiar el destino de la humanidad. Para unos son agentes de organizaciones gubernamentales y, para otros, seres alienígenas que rigen los destinos de nuestro mundo preocupados por el acontecimiento. Uno de los casos más sorprendentes tuvo lugar, al parecer, cuando el inventor Nikolas Tesla murió, varios desconocidos se presentaron en casa de Alfrey, la persona que tenía los diarios perdidos del sorprendente Tesla cuyos ingenios sorprendieron a sus contemporáneos. Más sorprendentemente aún fue cuando el norteamericano murió el 7 de enero de 1943, a la edad de  86 años, representantes de la Oficina de Propiedad de Extranjeros, a petición del FBI, fueron a los hoteles de Nueva York y se apoderaron de sus pertenencias. Dos cargas de papeles, muebles y artefactos fueron enviados a la Compañía de Bodegas y Almacenamiento e Manhattan. La carga fue sellada por la OAP.

Tesla afirmaba que en 1899 mientras estaba en Colorado Springs interceptó comunicaciones de seres extraterrestres que secretamente estaban controlando a la humanidad. Si en este punto usted piensa que estamos ante un tarado, piense que Tesla es uno de los mayores genios del siglo XX. De hecho, muchos de los inventos de Thomas Edison fueron desarrollados y patentados por Tesla. No obstante, esta columna no va sobre Tesla, sino sobre los hombres de negro. Y aunque les pueda sorprender, para explicar este fenómeno hay que tener en cuenta dos elementos esenciales:

-         Tiberio
-         Yeats

Cuando al emperador Romano se le acercó un hombre para contarle que había inventado una especie de cristal irrompible, lo mandó matar y sus agentes borraron todo rastro del inventor. La razón es simple, el invento podría haber terminado con el sistema económico imperante por entonces. Por otra parte, en el Crepúsculo de los Celtas Yeats hace preguntar a uno de sus personajes que habla con un Elfo sobre su naturaleza. Éste le responde que están allí para desvelar secretos a la humanidad, pero que su naturaleza debe quedar oculta. En realidad, los Elfos de la oscuridad frente a los de la luz, de la misma forma que hoy pensamos que hay razas de extraterrestres que vienen a ayudarnos y, otras a exterminarnos.

Si analizamos los testimonios de todos aquellos que dicen haber sufrido visitas de los hombres de negro, comprobamos que no son capaces de darnos demasiados detalles. A veces aparecen barbilampiños, actuando como robots o apareciendo en coches en zonas inaccesibles. Sin embargo, ninguno es capaz de nombrar si quiera el modelo de auto. Algo que en el caso de los Estados Unidos resulta casi imposible de creer.

En realidad, cuando un gobierno descubre que un posible inventor puede en poner fin al sistema establecido, recibe la visita de agentes gubernamentales cuyos expeditivos métodos logran sus objetivos en la mayoría de los casos. Las historias de encuentros con Elfos coinciden en lo esencial con las visitas de los hombres de negro. Evitar que sepamos más de lo necesario.

Con todo lo expuesto, no quiero decir que los Elfos o los extraterrestres no existan, sino que para entender el fenómeno de los hombres de negro, la historia nos marca el camino. Un sendero, sin duda, apasionante.

Sergio Calle Llorens


miércoles, 28 de mayo de 2014

IN AMERICA WE TRUST


Ya saben que el miedo llama a la puerta, la fe la abre pero no hay nadie. Sin embargo, en la vieja Europa ya no queda ni fe, ni mucho menos, sitio para la esperanza y el valor. Únicamente hay espacio para que cabalguen los jinetes más extremistas a la derecha y a la siniestra.  De Le Pen pasando por el partido del pueblo danés y terminando por Pablito Iglesias. Sin olvidarnos, claro está, de ese partido británico con fobia a Europa. Los viejos fantasmas del fascismo y el comunismo vuelven a sobrevolarnos.

Por eso es bueno recordar a aquellos que lucharon por nuestra libertad. Y entonces, nuestros ojos se vuelven hacia esos soldados norteamericanos que murieron en las playas de Normandía. Imposible no rememorar a Benjamin Vandervoort de la 22 División americana que luchó durante 40 días con el tobillo roto. Imperdonable no mencionar al heroico General de Brigada Norman Cota, ayudante del Comandante de la 29 División, quien, prescindiendo del intenso fuego enemigo, caminó tranquilamente arriba y debajo de la playa Omaha, y dirigió el avance de la 29ª División en el día D que, como saben, fue el principio del final de Hitler.

Y afirmo que es bueno recordarles porque fueron los norteamericanos los que acabaron con los nazis.  Ni franceses, ni británicos podían llevar a cabo la hazaña. También fueron los descendientes de George Washington los que impidieron que la garra comunista extendiera por toda Europa sus campos de concentración al aire libre. También mucho más reciente, los europeos fueron incapaces de poner fin a la guerra de Yugoslavia. Recordemos como los francotiradores serbios se divertían matando a la gente en Sarajevo y, como no podía ser de otra manera, el cretino de Javier Solana afirmaba que las conversaciones de paz  iban por buen camino. Esas imágenes que no despertaron acción alguna en el  telespectador europeo, fueron la llama que impulsó a Bill Clinton a dar un ultimátum a la vieja Europa.; “Si en 48 horas, no han terminado con las masacres, intervendremos nosotros”. Pasado ese tiempo, la VI Flota de los Estados Unidos de América puso rumbo al adriático para bombardear los puestos serbios en Pale. En dos semanas, la guerra de la antigua Yugoslavia se había terminado para siempre. Más recientemente, a la patética opinión pública europea le daba igual que el régimen sirio estuviese matando civiles y, sólo cuando los norteamericanos amenazaron con intervenir, comenzaron a manifestarse en las embajadas americanas contra Obama y su posible intervención. Patetismo absoluto.

Al europeo le gusta sentirse superior al norteamericano pero luego, cuando las cosas se ponen realmente feas, suplica que el amigo del otro lado del atlántico pase por nuestra casa a solventarnos la papeleta. Es tal la indecente la cobardía europea de los Cameron, Hollande, Merkel y compañía, que cuesta creer que todavía haya gente dispuesta a mirar a los yanquis con aires de superioridad. De ponerse las coas feas, volverán a salvarnos el trasero. 

Por eso en esta noche junto al mediterráneo que parece sacada de un  grabado de Salvador Dalí, es buen momento para volver a gritar aquello de :In America We trust.  Y a la Unión Europea que le vayan dando morcillas, en kilos o en libras.


Sergio Calle Llorens

lunes, 26 de mayo de 2014

EL CONSUMO DE PEYOTE

Muy probablemente los resultados de las elecciones Europeas se puedan explicar por el consumo masivo de peyote entre los votantes. Si hacemos caso de la atrevida teoría, los andaluces habrían visto destruidas las pocas neuronas que les quedan por los efectos del alucinógeno. Sin embargo, que el PSOE vuelva a ganar unas elecciones tiene una explicación más sencilla; dos de cada cinco sureños vive del latrocinio institucionalizado que aplica con Rigor Mortis la Junta de Andalucía. Fuera de ese negocio, esos andaluces no sabrían como ganarse la vida. A su vez es relevante recordar que el nuevo líder popular tiene menos futuro que una banda de Reggae en un congreso del KKK. En cualquier caso, si no fuera por el granero andaluz, el PSOE estaría corriendo la misma suerte que los socialistas griegos del PASOK. Algo que ya les adelanté en mi blog hace años.

Rajoy también ha visto como su partido ganaba perdiendo millones de sufragios. Ni la dimisión de Rubalcaba, que nunca subió una paga, le puede servir de consuelo. Y es que detalles como el de no acudir al funeral de un policía asesinado en Málaga porque tenía un mitin a la misma en la otra orilla de la ciudad, pasan factura. Sencillamente como decían los clásicos, sin estética no hay ética. Puede que sea el final del bipartidismo o, mucho peor, podría ser también que estuviésemos ante el prólogo de nuestro propio fin con la aparición de Podemos con Pablete Iglesias a la cabeza. Queda por ver si de la fiesta de pijamas de la Sexta pasa a organizar sus querenciosas checas del pasado.

Siguiendo con la izquierda, IU ha visto como Podemos le iba comiendo terreno a la manera de ERC con CIU en la comunidad autónoma de Cataluña. Su pacto en Extremadura con el PP y con la secta del capullo en la República Bananera de Andalucía da ejemplo de su desvarío. Ahora piden un frente común de todos los bermejos de cara a las elecciones generales. Un Frente Popular en pleno siglo XXI que, de producirse, empujaría a las derechas a una nueva CEDA. Por cierto, el fracaso de Vidal Cuadras con Vox queda para la posteridad. 

Ciudadanos ha logrado por su parte dos representantes en la tierra de Tintin pero, de haberse unido al partido de Rosa Díaz, la cosa hubiera tenido más marchamo victorioso. En mi modesta opinión, extrapolar los resultados de las europeas a las nacionales es excesivo. Entre otras cosas porque ha habido un fuerte voto de castigo y, todavía queda partido por jugar para que los dos partidos nacionales enmienden la plana.

Con Rubalcaba cadáver y Rajoy de camino ser fiambre, el bipartidismo podría encontrar la solución en una gran coalición. Es hora de dejar atrás políticos de vuelos gallináceos. Es hora de los hombres de estado. Para lograrlo hemos de confiar en que los socialistas patrios encuentren a un líder honrado, inteligente y capaz de poner freno a aquellos que quieren hacer de España  una nueva Venezuela. Como la cosa está difícil, propongo abusar constantemente del peyote, porque localizar, o imaginar siquiera, a un socialista honesto es tarea de nuestra amiga la mescalina. 


Sergio Calle Llorens

viernes, 23 de mayo de 2014

LAS GAFAS DE BUDDY HOLLY

John Lennon solía quitarse las gafas antes de salir a tocar. Sentía que nadie sería capaz de mirarlo con buena cara en el panorama musical con esa pinta. Entonces una noche fría de Liverpool vio en su aparato de televisión como un tipo nada guapo llevaba unas lentes de pasta negra y, a pesar de ello, se comía el escenario a ritmo de frenético Rock and Roll. Desde aquella noche supo que podría salir a tocar llevando los anteojos sin ningún temor.

En verdad no es lo que llevas sino como lo llevas. No es la ropa sino la percha. No es tu cuerpo, sino tu espíritu. Se tiene swing o no se tiene. Es cuestión de entrar en una habitación marcando territorio, con la cabeza alta. Sin miedo, sin temor a nada. El personal siente nuestra seguridad y nuestro genio, como aquel Budy Holly con sus quevedos negros y su andar desgarbado cantando aquello de not fade away, cuya versión de los Stones jamás pudo superar. Todavía hoy sigue teniendo un sonido electrizante, incluso en vinilo. Y si no me creen, escuchen la pieza.

Las gafas de Buddy Holly no eran más que unas lentes que un afortunado descubrió 60 años después del accidente en Iowa. Empero, fueron la clave para que millones de personas de todo el mundo pudieran mirar al mundo bajo el prisma del desafío que, como sabemos, es el primer mandamiento de los rebeldes. Esos que comprendimos que la actitud Rock And Roll puede ser la clave para hacer de esta pocilga un lugar mejor.

Las gafas de aquel tipo que con 22 años dejó una infinidad de canciones que influyeron en el mundo de la música, son un símbolo imperecedero recordatorio de que podemos marcar la diferencia. Es cuestión de dejar el miedo atrás. De aprender a volar aún sin saber si vamos a aterrizar de pie.  Eran sólo unos cristales a finales de los años 50, pero desde entonces nos enseñan el camino hacia la victoria.

El Príncipe del Rock and Roll fue el primero en involucrarse personalmente en todo lo relacionado con el arreglo de sus canciones. Lo miraba todo a través de unas lentes mágicas que cambiaron la historia de la música para siempre. Y bien lo saben John Lennon y compañía.

¡Benditas gafas!


Sergio Calle Llorens

jueves, 22 de mayo de 2014

ZOÍDO Y EL DESCUBRIMIENTO

Las declaraciones del Alcalde de Sevilla en las que afirmaba que las naves del descubrimiento habían partido de su puerto, y no de Palos, ha levantado una ola de indignación en la provincia de Huelva. No sólo le dan un cero en historia al señor Zoido sino que lo más bonito que le dicen es que es un patán sin remedio. En mi opinión, las palabras del regidor de esa urbe se engloban en esa tendencia que tienen algunos de considerarse descendientes directos de Jesucristo y María Magdalena.

Si ya es sorprendente ver como se apropian del salmorejo de Córdoba o ver a un camarero sevillano gritando aquello de; “Pescaíto de Sevilla”, que el máximo dirigente de la capital de Andalucía se pase la historia por la entrepierna, no debe llamar a grandes sobresaltos. Cada uno es como es y no merece demasiados comentarios. Si los nacionalistas catalanes son capaces de afirmar que el Quijote lo escribió uno de los suyos, o que Hernán Cortés o Pizarro son de esas tierras, los sevillanos están convencidos de que son el centro del mundo. Desconocen, los unos y los otros, que hacen un ridículo espantoso cada vez que abren la boca.

En el caso de Sevilla llueve sobre mojado. No creo que haya capital regional que levante tanto rechazo entre las diferentes poblaciones que engloban esa autonomía. Nadie puede imaginar a uno de Tarragona rechazando a Barcelona o un vasco en plan levantisco por la capitalidad de Vitoria. Sin embargo, en la taifa del sur nadie acepta de buen grado las imposiciones y ventajismo de la capital andaluza. Y ya que gozan de prebendas y prerrogativas, lo mínimo que se les puede pedir es algo de silencio que, como dicen los irlandeses, es algo dulce de escuchar.

Es irrelevante que Zoido haya pedido perdón porque lo trascendente, lo verdaderamente importante, es que una gran parte de los andaluces sigue sin confiar en Sevilla. Incluso podríamos asegurar que esa provincia se ve más como un problema, que como una solución a sus problemas cotidianos. Cambiar el centralismo de Madrid por el de los amigos de la Duquesa de Alba no nos ha servido para gran cosa o, al menos, esa es la percepción general que tenemos algunos.

Zoido y sus paisanos deben de entender que lejos de las fronteras de Nervión, la gran mayoría de ciudadanos sabe que el ciudadano que entra en una librería y pide un mapamundi de Sevilla, es un tipo que sólo cae simpático en la patética programación de canal sur. Creo que ya va siendo hora de que lo entiendan. Y Zoido más que nadie. 


Sergio Calle Llorens

martes, 20 de mayo de 2014

ALAYA: CANONIZACIÓN YA


El argumento estrella de todos los periodistas para atacar a la Juez Alaya es siempre el mismo; las imputaciones coinciden en el tiempo con procesos electorales. Y eso, según la gran mayoría de articulistas, es sencillamente inaceptable. Vienen a decirnos que los vínculos de la sevillana con el PP son evidentes. Imaginemos por un momento, que es mucho imaginar, que esa afirmación fuese cierta. En cualquier caso, no afectaría al trabajo de la magistrada como destapadora de la corrupción andaluza. Exponer sus fechorías cuando hay comicios debería hacerles reflexionar sobre las consecuencias de sus actos.

Dicho en Román Paladino; es mucho más grave los millones robados en el caso de los ERE falsos o de los cursos de formación de los parados, que la alineación ideológica de la togada. En mi modesta opinión, los articulistas que con tanta vehemencia atacan a la única persona que está investigando el latrocinio institucionalizado, hacen un flaco favor a la democracia, al margen, claro está, de protagonizar un ridículo espantoso. Habría que recordar que todo juez tiene ideología y, evidentemente, sus filias o sus fobias. 

En todo el asunto sigo echando a faltar una idea novedosa en el ataque a la señora Alaya. Un argumento innovador que deje en evidencia a la enemiga número uno de la Junta de Andalucía. Empero, los articulistas y tertulianos del régimen siguen intentando cargarse a Alaya sin que se les caiga la cara de vergüenza. Y lo hacen con un discurso plagado de erratas y de atentados constantes contra los principios básicos de la gramática y el sentido común.

Por eso cuando el que aquí suscribe hace una defensa a ultranza de esta señora tan mona, la gran mayoría de gallifantes que pululan por el sur me llama agente popular. Olvidan que siempre he dejado constancia que aquellos que votan al PP o al PSOE viven en una especie de dimensión paralela que les impide ver la realidad. Y con eso, está dicho todo.

Si me dedico a escribir para diferenciarme de la gente ordinaria, en el voto hago lo propio para separarme de aquellos que votan a los partidos corruptos. No obstante, mirar para otro lado y permitir que los socialistas andaluces no sigan robando por los siglos de los siglos, es algo que sólo admite una posición; o estás contra los corruptos, o eres uno de ellos. La prensa andaluza que vive de las subvenciones no puede dejar de posicionarse en contra de la Juez. Pensemos que Málaga Hoy apenas llega a los 3000 ejemplares vendidos a diario y La Opinión no pasa de los 6000. Les va la vida en ello.

Por otra parte, la minoría que entra en las páginas digitales de esos cochambrosos diarios, lo hace para leer noticias de fútbol o de semana santa. Lejos de esos temas, el personal se aleja de la endogamia de una casta periodística que pasa el tiempo dándose palmaditas en la espalda. Vaya que sus columnas sobre la corrupción les interesa lo mismo que a Falete la física cuántica.

El periodismo que ejercen los primates locales es rematadamente patético. Y es fiel reflejo de una sociedad desnortada con la realidad circundante. En conclusión;  si en Francia la política está tan mal que tienen que elegir a españoles como Manuel Valls y la señora Hidalgo, en la República Bananera de Andalucía deberíamos optar por colocar a los monos corronchos en el parlamento. No son menos inteligentes que sus señorías e, indefectiblemente, roban mucho menos.


Sergio Calle Llorens

lunes, 19 de mayo de 2014

PABLO LASO; ESE PERDEDOR


El Real Madrid lleva 20 años sin ganar una Copa de Europa de Baloncesto. Tras tanta derrota y tanto fracaso, se podría afirmar que los blancos no la saben meter. El problema es que desde que cambiaron los cestos de melocotones por canastas, no han sido capaces de adaptarse a la novedad. Obviamente también cuenta el hecho de que ya no puedan nacionalizar americanos por la Vía urgente del General Franco. Ahora la cosa, obviamente, está mucho más igualada. En dos décadas los Campeones españoles en el viejo continente han sido: F. C. Barcelona. Unicaja Málaga y Valencia Basket. Tres ciudades mediterráneas y con eso está dicho todo.

El Maccabi demostró a todo el planeta del deporte de la canasta que lejos de las encuestas y los grandes titulares, se encuentra el corazón latiente de todo un país. Además el baño táctico de David Blatt sobre Pablito Laso fue de auténtico delirio. La insuficiencia del juego interior del Madrid. La ausencia de contraataque. La incapacidad de imponer su ritmo en vez de intentar adaptarse al juego de los macabeos, liderados por cinco atletas norteamericanos como Ricky Hickman, Alex Tyus, Devin Smith y el MVP de la final Tyrese Riice. Ese bloqueo directo y el uno contra uno que los madridistas no podrán olvidar jamás. Especialmente Florentino que ha visto como, cuesta creerlo, le pintaban la cara a sus chicos dos años consecutivos.

Pablo Laso permitió que su equipo tirara 34 triples, la mayoría en posiciones ciertamente complicadas. Con un técnico sobrapasado y con las ausencias por terror de Llul y Mirotic- éste último soñará con su defensor David Blu toda la vida- la derrota blanca estaba más que clara. El juego de poste fue un desastre y la dirección desde el banquillo más propia de una entrenador de medio pelo de la liga LEB. El camino más corto es el mejor para llegar a ganar un partido de baloncesto. Sobran sistemas complicados y basta con hacer de la sencillez, la llave que abra la puerta del Olimpo. Miren a San Antonio Spurs y sabrán a lo que me refiero.

A pesar de los años trascurridos y del apoyo mediático y financiero, el Real Madrid sigue sin poder reverdecer viejos laureles. Y ni siquiera el mal momento institucional y deportivo que vive el F. C. Barcelona parece allanar el camino hacia el reinado en Europa. Decía Pablo Laso la temporada pasada que Juan Carlos Navarro no era un jugador ganador. En verdad es todo lo contrario porque,  a diferencia del base de Vitoria, el catalán lo ha ganado todo con España y con la elástica azulgrana. En muchos de esos campeonatos, Navarro fue elegido el jugador más valioso. Por eso, hoy es un buen día para recordar que Juan Carlos, hasta con los ojos vendados, es y será recordado, con permiso de Gasol, como el mejor jugador español de todos los tiempos. Y Pablito Laso un pobre diablo que piensa que para robar un joyería hace falta una prostituta vieja y goda cuando, como saben, el butron es un agujero en el suelo. El mismo que ahora se tambalea bajo sus pies por su  profunda estupidez.

Mil gracias Maccabi.


Sergio Calle Llorens

martes, 13 de mayo de 2014

LA MEZQUITA E IU


Hay dos tipos de personas que detesto; los que hablan con la boca llena y los que emiten sesudas reflexiones con la cabeza vacía. Creo que en IU Andalucía tienen un departamento para acoger a este tipo de personas. Individuos barbilampiños de pensamiento crítico. Me los imagino con poco talento y mucho tiempo libre que, entre otras cosas, lo usan para iniciar campañas a cual más delirante. Un día apoyan a presos etarras o a guerrilleros tupamaros en su lucha contra el imperialismo yanqui. Sin embargo, lo que realmente les pone cachondos es iniciar operaciones que pongan en duda la existencia misma de España. Véase bandera, régimen político o cualquier acontecimiento pretérito que demuestre que la nación es obra de Francisco Franco.

Últimamente les ha dado por la Mezquita de Córdoba que quieren entregar para el rezo musulmán. Ya saben; España es de tradición cristiana y los musulmanes son enemigos de los cristianos, pues a apoyar a los seguidores del profeta a los que consideran los verdaderos dueños del patio. No podemos esperar de ellos ninguna profundidad cabalística. Lo suyo es más simple que el mecanismo de un matasuegras. A todo esto, no hay ninguna mezquita en el mundo que permita el rezo cristiano, pero eso les da igual a los amigos de lo sencillo. La cosa es tocar la moral.

Intentemos ponernos, aunque sea por un momento, en la cabeza de esos zoquetes. Sé que es difícil pero hagamos un profundo esfuerzo. Tomemos las declaraciones de varios de los becarios que emiten mensajes en las redes sociales tipo; “deberíamos devolver Granada y todo Al Andalus a sus legítimos dueños”. Ahora apliquemos su delirante reflexión al asunto. Así si España antes de ser musulmana era visigoda, busquemos a sus descendientes para darles las llaves de nuestras ciudades. El problema es que antes que los visigodos, la vieja piel de toro se llamaba Hispania y era romana. No sé si habrán oído hablar de los acueductos romanos y de los anfiteatros. Incluso antes de que los de la península itálica se quedaran con todo, los que señoreaban fueron celtas e íberos. Huelga decir que encontrar a los legítimos dueños de lo que hoy es España, es más difícil que ver a un socialista andaluz que no haya metido la mano en la caja común. Se podría dar el caso que un día algún lector reciba la visita de un dirigente de IU Andalucía para decirle; “enhorabuena, como único descendiente del hombre de Neardental, y al haberse demostrado que sus ancestros estuvieron en Atapuerca, le entrego las llaves del Reino. Eso si el aludido no se ha mosqueado antes con la visita y  ha corrido a gorrazos a los portadores bermejos de la buena nueva.

La tierra, queridos amigos, es para aquel que la conquista y está dispuesto a defenderla. Ha pasado así desde que el hombre se bajó de los árboles. Desde entonces hemos peleado por las mejores zonas de caza para asegurarnos la subsistencia. No había nada bonito en ello. Nada romántico. Ni una gota de patriotismo. Los míos vinieron a las tierras del sur a echar a los musulmanes a cambio de una soldada y de la promesa de tierras fértiles. No les importó a quienes pertenecía el cortijo. Sencillamente tomaron la espada y lucharon; choque de aceros, furia ciega y sangre, mucha sangre. Ganaron y ahora no es plan de ir buscando a esos moriscos a los que, por cierto, expulsamos e hicimos la puñeta porque no era plan de que se echaran en manos del turco.

El tiempo ha pasado y estas tierras pertenecen sencillamente a los españoles. Cuesta creer que en el siglo XXI haya cretinos dispuestos a cuestionar lo incuestionable. Sólo por la falta de lecturas históricas y de cerebro se entiende la existencia de ese departamento cuyos miembros jamás serán convocados a un Congreso de Mentes Brillantes. Estoy seguro de que muchos de sus componentes deben de estar en plena temporada de limpieza de nidos. Es natural  con la primavera, pero dejen de tocarnos los huevos, porque los descendientes del viejo Reino de Aragón podríamos volver a gritar aquello de: “Despierta Ferro”.


 Sergio Calle Llorens

LAS LUNAS CELTAS


Los druidas, como observaron los escritores clásicos, reverenciaban el poder de las palabras, que tenían vitalidad y fuerza. Al mismo tiempo la prohibición druídica de poner por escrito su saber en una lengua celta, y que esta norma fue general hasta época general hasta época cristiana, cuando, finalmente, este extenso conocimiento nativo comenzó a ser trasmitido por escrito. Por eso, se puede concluir que los nombres nativos por los que eran conocidos los planetas, los nombres que desempeñaban una función tan central en las vidas de las gentes continuaron siendo objeto de prohibición, un geis, tan importante dentro del pensamiento celta. La gente sólo podía referirse a ellos en las conversaciones a través de eufemismos, y así, cuando aparecieron las palabras extranjeras, fue fácil usar estos términos no prohibidos

La prohibición del uso de los nombres de los cuerpos celestes puede ser mejor demostrada en la percepción gaélica de la luna. Hay varias palabras para la luna en las lenguas gaélicas. Podría ser que el nombre de la luna fuese el de una deidad que fue declarado tabú por los druidas. William Camden observó que los irlandeses solían arrodillarse ante la luna y elevaban una oración al señor, lo que indicaba un vestigio de culto para referirse a la luna. Hoy en día, gealach (resplandor) es la palabra usada para referirse a la luna. Como comparación, en griego, la diosa luna Selene era también Febe (resplandor). También existían otras palabras en irlandés antiguo como ésca y la palabra que todavía existe en manés easyt, pero en ningún otro lugar.

Otra palabra del irlandés antiguo para luna era ré y ésta, también, sobrevive en manés, usada como una parte de la combinación junto con la palabra shollys, luz, para formar rehollys, luz de luna. Y una palabra irlandesa más, lúan, actualmente en An Lúan, el nombre del día de la luna o del lunes. Se cree que esta palabra deriva del vocablo irlandés para resplandor y no es un préstamo del latín luna. Así pues hay cuatro términos diferentes en irlandés para luna y, aparentemente, son todos eufemismos más que nombres propios.

Por lo que respecta a la jerga técnica, encontramos que es sólo en el siglo XVIII cuando el irlandés adopta la palabra stodiaca (zodiaco). En irlandés antiguo tenemos reithes grian que significa rueda del sol. Es prácticamente el mismo concepto lingüístico que posee la palabra sánscrita para zodiaco, rasai chackra, rueda de la constelación. El término irlandés Roth indica gesto o esfera. Más tarde en el período del irlandés medio, la palabra para zodiaco fue crois gréine, la faja del sol.

Hacer el horóscopo en irlandés era fios a bháint as na réaltai, obtener conocimientos de las estrellas. Una expresión más poética para horóscopo la tenemos en gaélico escocés, suidheadchadh nan reull aig ám bhreint, colocar los cimientos en el cielo.

Utilizando el irlandés como ejemplo de una lengua celta que fue menos influida por el latín que, entre otros, su prima galesa, podemos observar la supervivencia de una longeva tradición nativa. Hay palabras nativas para cenit (buaic), niebla (néal), penumbra (leathscáil), orbe ( meall). Los antiguos irlandeses llamaba a la Estrella Polar réalta eolais, estrella del conocimiento, un concepto bastante perceptivo. Un cometa era réalta na scuaibe. Una estrella con cepillo escoba. Estos términos confirman que, en el mundo irlandés antiguo, se estudiaban a fondo las estrellas.

 Pensaba en todo lo que acabo de exponer observando como la luna derramaba sus rayos en el primer templo de la provincia malagueña y, entonces, supe que por haber tenido contemplar esa estampa, mi existencia había valido la pena. Me queda poco tiempo y he de seguir estudiando y gozando. He de escrutar los cielos y hallar las respuestas a los arcanos del universo.


Sergio Calle Llorens

NADAL, EL BARÇA Y ANDALUCÍA

A Rafa Nadal, que lo ha ganado todo en el mundo del tenis, se le exige que gane, al menos, dos Grand Slam por temporada. Al tenista español le pasa como al Barcelona. Ese club que aunque haya sido el único capaz de hacer un triplete en España y alzarse con 6 títulos en el mundo en una misma temporada, la afición  le pide que la racha continúe. De ganar el sábado, sería el exclusivo equipo europeo en ganar 6 ligas en 5 años. Y aún así, los simpatizantes no tienen suficiente.

El jugador de Manacor lleva más de 10 años en la élite. Es un tipo que ha demostrado que no se rinde jamás pero los años pesan y, va sintiendo como cada vez se le suben más los rivales a las barbas. Xavi o el mismísimo Pujol han visto mermadas sus capacidades físicas tras darlo todo por el Barcelona y por España. El primero seguirá un tiempo, y el segundo se retira tras no superar sus múltiples lesiones. El de Lérida recuerda a ese Larry Bird cuya ética de trabajo era entrenar más horas que nadie porque afirmaba; no saber si ahí fuera había alguien que dedicaba más horas al asunto.

Levantarse cada mañana para entrenar duramente y caer rendido en la cama a medianoche. Darlo todo en cada salto, en cada giro, en cada golpe. No poner nunca excusas y no hacer caso de la pandilla de cretinos que escriben en los diarios deportivos. Sabían, y saben, que hasta el más tonto hace relojes y que cualquiera te pinta la cara en un evento deportivo. Una década en la cumbre es una barbaridad. Por eso cuando comienzan a llegar las críticas a estos deportistas, uno sólo puede sentir vergüenza ajena. Son los que han denostado el juego de posesión nacido en Can Barça que ha llevado a España a ganar dos Eurocopas- de las tres que tiene- y un Mundial. Es la forma que tiene la turba de destrozar a los héroes que tanta gloria nos han dado.

Las victorias también existen en Andalucía. En verdad, no se conoce ninguna otra organización mundial que lleve más años teniendo éxitos para lo que fue concebida; el latrocinio institucionalizado. No llevan una década, sino más de tres robando de las arcas públicas sin que el régimen caiga; el caso Guerra, Isofoton, Intelhorce, los ERE, la Expo, los cursos de formación, las mordidas a la prensa, enchufismo, nepotismo y líderes de todo lo malo.

A diferencia de Xavi Hernández o Rafa Nadal, en la taifa del sur nadie piensa en la clonación porque siempre hay alguien dispuesto a seguir liderando el club Andalucía, donde no se trata de crear trabajo, sino de vivir del paro. Es un sistema increíble porque no hay sector que no dependa de la Junta de Andalucía. Estamento que no viva de los presupuestos generales. Hay pasta para todos sin esfuerzo alguno. Andalucía es la campeona del mundo del hampa. Como en el deporte, la vida te da aquello que le das; por eso en el sur, siempre estamos de mierda hasta arriba.


Sergio Calle Llorens

lunes, 12 de mayo de 2014

¡VIVA EUROVISIÓN!

En Eurovisión lo raro no es que gane un tipo disfrazado de mujer con barba, sino ver a más de dos heterosexuales en la misma habitación siguiendo el acontecimiento. Sin embargo, y a pesar de que sólo me gustan las señoras, he de decir que yo soy muy fan del festival. Y la verdad es que no sabría decir la causa. Me viene a la memoria mi señora madre acordándose de los portugueses que pasaron más de una década sin votarnos. Sin olvidarme de los hijos de la Gran Bretaña que sólo nos han dado 8 puntos en la historia. No nos votaron ni el día en el que ganó Massiel con esa canción tan profunda  del lalala. Así que recuerdos, lo que se dice buenos recuerdos, no he tenido muchos como espectador. Cosas de querer que España siempre gane hasta a las bolas. Y hablando de bolas, ayer mismo me habría gustado que las polacas hubiesen  ganado con esas magníficas domingas que lucían en el escenario de Copenhague. En realidad, para el que aquí suscribe son las ganadoras morales del festival. Vean las imágenes que acompañan esta entrada y entenderán la causa por la que algunos tenemos unas ganas locas de invadir Polonia.

No es que me parezca mal que se bote a un hombre con barba. Es más, si de alguna manera sirve en la lucha de la igualdad del colectivo homosexual, bienvenida sea la victoria de Conchita. No obstante considero que de no haber mediado barba, el austriaco habría tenido poca garantía de éxito. He de reconocer que la campaña de marketing por la que todo el planeta sabía quien era el representante de Austria y, casi nadie conocía la cantante española por muy superior que ésta fuera. Insisto; por no haber usado la maquinilla de afeitar. Muchos han apuntado que Conchita ha ridiculizado al mismo tiempo al hombre y a la mujer. No estoy yo tan seguro. Lo único que digo es que ante la duda, la más tetuda. Especialmente con esos movimientos al mover el café, o lo que estuviera haciendo la joven de Cracovia con el palito. Y el personal palote, claro está. Pero si eligen al barbuo, yo no soy nadie para rasgarme las vestiduras.

Barbas contra bolas. Peludo versus a dos señoritas muy guapas; una holandesa y otra sueca. Y ganó quien  tenía que ganar. Con el mamoneo de los países amigos repartiéndose votos. Lo habitual vaya. Lo que se salió de madre fueron los pitos y abucheos que el personal le dedicaba a Rusia cada vez que obtenía votos de los diferentes jurados. Por una vez hubo un buen nivel de casi todos los representantes y España quedó entre los 10 primeros. Tal vez no podamos aspirar a más. El festival, lejos de languidecer, debería agradecer lo que Conchita y las polacas han hecho por el futuro del acontecimiento europeo. ¡Qué siga la fiesta!


Sergio Calle Llorens

sábado, 10 de mayo de 2014

EL EFECTO POMPIDOU

Un malagueño siempre acude a las páginas del grupo Joly para saber si un proyecto va a cuajar en la provincia. Si el tema levanta críticas furibundas entre sus columnistas, entonces respiramos tranquilos. Ocurrió con el Museo Thyssen y, ahora, vuelve a suceder lo mismo con el Centro Pompidou que abrirá sus puertas en 2015 en el Cubo de el Puerto de Málaga. Otra fuente para medir el grado de éxito, es el twitter de María Gámez cuyo oído para la política es similar al de Vang Gogh con la música. La portavoz socialista en el ayuntamiento de la Capital de la Costa del Sol siempre nos desvela su desasosiego cuando el alcalde de la ciudad se anota un nuevo tanto. Y que el Pompidou haya elegido Málaga para abrir su primer centro fuera de Francia, lo es. En realidad, es un golazo por la escuadra que la hija del farero no ha podido parar.

Los resultados del turismo en Málaga capital son comparables a los que tuvo Barcelona con las olimpiadas, pero sin tanta inversión. La ciudad es ya por derecho propio el cuarto destino cultural de España tras Madrid, Barcelona y Bilbao. Un hito impresionante si tenemos en cuenta que hace 20 años la Junta de Andalucía llegó a prohibir que la urbe de Picasso señalizara sus hoteles con el delirante argumento de que no era turística.

El gobierno regional andaluz ha intentado dinamitar el desarrollo político, cultural y económico de una provincia en la que nunca ha creído. Los enemigos de hoy son los mismos que en 1992 recomendaban ir a dormir a Portugal si no había plazas libres en la Expo. Hoy, sin embargo, la marca Málaga- Costa del Sol vuelve a volar mientras las de sus competidoras se han estancado por completo. Recientemente el Ideal de Granada publicaba un gran trabajo donde comparaba la realidad de esa ciudad con la malagueña. El estudio era un homenaje a todos los logros obtenidos por la ciudad hermana en los últimos lustros, mientras se recogían los deseos legítimos de los granadinos de equipararse a Málaga.

Con un centro histórico que ha completado una gran transformación; con sus calles y plazas coquetas y, museos como el Picasso, el Thysen, el CAC, el Revello de Toro, tenemos una oferta cultural incomparable en el sur de Europa. Incluso podemos presumir de  Festival de Cine español que, por cierto, es el más consolidado y el único que no  tiene financiación del gobierno andaluz. Por eso, cuando hemos sabido que el Pompidou va a ser una realidad el mismo año que el Arqueológico y el Bellas Artes, llegamos a la conclusión de que los miles de cruceristas que arriban a la ciudad van a tener difícil elegir entre tanto museo, iglesias, Catedral y monumentos romanos o árabes.

 En cualquier caso, el efecto del Pompidou va a ser tan brutal que ya hay quien habla de revolución en la ciudad. Y todo se ha conseguido a pesar de las trabas de la Junta de Andalucía; con trabajo, con dedicación y con mucho, muchísimo esfuerzo. Quedan todavía algunas cicatrices por cerrar como es el caso del Guadalmedina. Sin embargo, los malacitanos ya saben que el único camino posible para rematar el proyecto de ciudad es el sacrificio. Tenemos el convencimiento de que el gobierno de taifa es como un perro corriendo detrás de un coche pero, aunque termine alcanzándolo, no podrá conducirlo jamás. A esa certeza le añadimos que seguimos aplicando aquella arenga de nuestras madres; “Id con Dios pero pelead como el diablo”. Y en esa estamos, luchando con el mismísimo Satanás. Pasen y vean porque esto no ha hecho nada más que comenzar.


Sergio Calle Llorens

viernes, 9 de mayo de 2014

GRACIAS SCHUSTER

 Estuve en la primera rueda de prensa de Schuster en Málaga. Mi labor allí era la de intérprete para un par de canales extranjeros. Fue justo el mismo día en la que media Málaga pedía que me pegaran un tiro por un artículo mío sobre los enemigos del club de la Capital de la Costa del Sol. Todos los “valientes” que habían azuzado a las fieras, fueron incapaces de decirme nada a la cara. Por eso, se me ha quedado grabada aquella presentación en la Avenida de Martiricos. El alemán no engañó a nadie desde un principio. Afirmó que el equipo lo iba a pasar muy mal. Empero, gracias a su labor los blanquiazules no han ocupado plaza de descenso en ninguna jornada. Y eso, a pesar de los muchos mantas que defienden nuestra camiseta. Les hablo de jugadores, porque los periodistas que cubren las noticias del club siguen pareciéndome una pandilla de enemigos.

El caso es que no he vuelto a escribir sobre el Málaga porque no me ha parecido bien hasta que no se acercara el fin de la temporada. Ahora, en cambio, con el equipo casi salvado, tomo mi pluma para defender a un gran técnico como Schuster. En realidad, creo que soy uno de los pocos defensores del rubio entrenador que le quedan a esta orilla del mediterráneo. No obstante, y a riesgo de que me vuelvan a llover los insultos, quiero hablarles de Bernard.

Puede que pise todos los charcos. Puede que sus maneras no sean las adecuadas. Incluso puede que sea demasiado tudesco en la forma de dirigirse al personal, pero me gusta su fina ironía que aquí nadie parece entender. Y es que para comprenderla, hay que tener algo de inteligencia en la cabeza. No es de extrañar que esa pandilla de patanes que escribe sobre deportes en Málaga, no se entere de nada cuando Bernard habla, pero sólo a la madre naturaleza se puede culpar de sus limitaciones intelectuales. El problema es que los supuestos periodistas no soportan que un técnico no baile al son de su desentonada melodía. Desconfíen de todos aquellos que hablan bien de un jugador o de un técnico, porque lo que esconde la realidad es que el alabado le ríe las gracietas al informador.

En Málaga, como ocurren en el resto de España, confundimos presencia en el trabajo con rendimiento y, también, simpatía con profesionalidad. Y así nos va. Schuster es un tipo honesto, malencarado, borde pero que sabe más del deporte rey que todos los mamarrachos que se dedican a desinformar sobre deportes en esta bendita tierra. Habría que preguntarse; ¿con quién coño han empatado estos palurdos para hablar de nada? ¿Cuántas Copas de Europa han ganado? A no ser, claro está, que hoy esté al alza haber participado en el prestigioso torneo internacional de Solteros contra Casados que, por supuesto, perdieron.

Seamos serios de una vez;  ha pasado un año desde que al Málaga C.F lo sancionaran en Europa, y ni uno de esos palurdos ha escrito una sola línea que valga la pena. Ni siquiera un artículito para llevarnos a la boca sobre los que movieron los hilos para desterrar al club. Hasta mi abuela Ernestina sabía más de fútbol. Con lo fácil que hubiera sido ir a Escocia y tirar de la manta, o al menos a Sevilla o a Madrid. Pero eso es como pedir que un socialista andaluz no robe. Así que desde esta tribuna quiero lamentar la marcha de Bernard Schuster, aunque bien pensado, no está hecha la miel para la boca del asno.

¡Mil millones de gracias Mister!


Sergio Calle Llorens

martes, 6 de mayo de 2014

CANCIÓN DEL VALOR

Aprendí, como dice la canción, que sólo las sombras nos enseñan a ver. Sé por ese mismo tema que hay que desconfiar muy mucho de las luces y que si buscas al sol, dentro de la noche lo verás mejor.  Y lo sé porque he caminado muchos años tratando de ver al Lorenzo y, de paso, arrojar algo de su maravillosa luz sobre la corrupción andaluza. Sin embargo, he de anunciarles que tiro definitivamente la toalla. Creo que ha llegado el momento de pasar el testigo. Yo ya he hecho lo mío. Son demasiados conflictos. Demasiadas querellas y sinsabores en la oscuridad de la madrugada. Estoy seguro de que muchos no podrán olvidar jamás mi mirada, ni mi pluma, ni todas las investigaciones en las que he puesto en la picota a los del régimen. Con eso me doy por satisfecho.

Es una decisión madurada bajo la luna mediterránea y, considero, que es lo mejor para mi. En cualquier caso, quiero decirles que voy a hacer una última contribución a la causa; la publicación de un trabajo sobre la corrupción andaluza donde aporto innumerables pruebas en una tesis impactante. Pruebas que, por cierto, voy a poner a disposición de la justicia cuando sea llamado a declarar en un próximo juicio. Así que el Clan Gámez- Martínez no se va a ir de rositas ni mucho menos. Los becarios, de momento, no deben de pasar por estas páginas más veces. Vaya que ya llamará un juez a sus jefecitos.

Seguiré en otras batallas pero no quiero perder mi alma por una pandilla de mangantes. Durante años me han acompañado en estas páginas pero todo lo que empieza tiene un final. Le daré  a la tecla todo lo que pueda con temáticas que nada tienen que ver con la taifa del sur. Andalucía no me merece la pena.  Ahora nuevos horizontes se abren ante mí. Estoy lleno de esperanza y de ilusión.  Simplemente he de soltar el lastre para que mi nave cabalgue sobre las olas.

Espero sepan comprenderme; he estado demasiado tiempo interpretando sólo la canción del valor para que, de paso, el andaluz pasara de presa a cazador. Sin éxito.  He pasado noches muy malas combatiendo a esos corruptos, dejándome la piel y la espada en callejones oscuros. Sin gloria. Me he sentido como el último hombre en pie, como un soldado peleando en tierra extraña sin que a nadie le importara lo más mínimo. Me queda el consuelo de haberlo dado todo en la batalla en la que, por cierto, he encontrado a algunos camaradas fantásticos que me han hecho más llevadera la guerra. Pero ya basta.

 Ha llegado el tiempo de hacer balance y no me arrepiento de nada. Ni siquiera de los momentos en los que me he sentido lleno de nada. Vine sólo y me marcho sólo. Y ahora que escribo el parte de bajas y veo que siempre salgo a flote donde el resto naufraga, noto que mi nave ha de recorrer otros mares lejanos, para experimentar de nuevo la calidez que sólo hallo bajo la lluvia torrencial.

Abandono con la cabeza alta, cicatrizadas las heridas y fuego en el corazón. Me esperan otros aceros y otras batallas pero ahí te quedas Andalucía, con tus taras y tu cretinismo infinito. El soldado viejo que aquí les cuenta, verá pasar, y con mucho gusto, su cadáver putrefacto mientras elevo al cielo la canción del valor de mis compañeros de armas.

Coda: Les mantendré informados sobre la publicación del libro de investigación. Mis seguidores podrán adquirirlo por el módico precio de 1 euro.


Sergio Calle Llorens

MI NOVELA

El pasado sábado presenté mi novela “Memorias de un Prepucio Colorado” a dos cañas de mi sagrado mediterráneo, en el precioso barrio marinero de Pedregalejo. No sabría decir la causa pero, sorprendentemente, sabía que iba a ser un éxito de ventas y de público. Allí acudieron amigos de toda la vida, familiares y seguidores que querían conocer más sobre la obra. Un libro que es una oda a Málaga y a su mar. Un recorrido por un erotismo sutil y variado Un viaje iniciático que me lleva por todo el mundo hasta que vuelvo a la patria chica. Un homenaje a todos aquellos que, de alguna manera, compartieron vivencias en el pasado con un servidor. Una manera, supongo, de traer de vuelta a los que se convirtieron en sombras. Creo que el resultado es para estar orgulloso porque, en verdad, mi intención siempre ha sido que ellos vivan para siempre en esas páginas.

Sin embargo el libro también es una actitud hacia la felicidad que, como saben, es un estado de ánimo. Y la vida es un 10% lo que nos pasa y un 90% como reaccionamos a ese pequeño porcentaje.  En realidad, la obra es un tratado de esperanza a través de mis aventuras vitales. Yo, sencillamente, tomé la decisión de que quería ser feliz y, juro que lo he logrado razonablemente. Decía Abraham Lincoln que no son los años de tu vida sino la vida en tus años. Y de eso se trata amigos; de ponerle vida y pasión a todo aquello que hacemos para alcanzar la gloria.

Por eso si usted es una persona que tiene sueños, no lo dude, persígalos hasta alcanzarlos. No haga caso de aquellos cretinos que, probablemente por miedo, intenten persuadirle de lo contrario. Todavía conservo en la memoria a aquellos que trataron de ridiculizar mi idea de hacerme escritor. Y miren la carita de envidia que se les ha quedado. Creer es la esencia más poderosa de la fuerza emocional. Da igual que piensen aquellos que odian tanto. Lo importante es la fe en nuestras posibilidades. El miedo es una muralla que separa lo que somos de lo que realmente podríamos ser. Yo hace mucho tiempo que dejé atrás ese sentimiento. Les invito a hacer lo mismo.

 Como les decía, algunos de los personajes de la novela me hicieron compañía el pasado sábado. Muchachos con los que compartí experiencias que hoy son difíciles de creer. Gentes que querían comerse el mundo y, se lo terminaron comiendo; algunos son hoy músicos en bandas de Rock, otros abogados de prestigiosas firmas e, incluso, Luthiers. Gracias a todos por no haber olvidado los lazos de amistad fraternal que nos unen. Ese hilo invisible que nos conectará para siempre a través de las páginas de Memorias de un Prepucio Colorado. Mi más sincero agradecimiento a todos. 


Sergio Calle Llorens