lunes, 19 de mayo de 2014

PABLO LASO; ESE PERDEDOR


El Real Madrid lleva 20 años sin ganar una Copa de Europa de Baloncesto. Tras tanta derrota y tanto fracaso, se podría afirmar que los blancos no la saben meter. El problema es que desde que cambiaron los cestos de melocotones por canastas, no han sido capaces de adaptarse a la novedad. Obviamente también cuenta el hecho de que ya no puedan nacionalizar americanos por la Vía urgente del General Franco. Ahora la cosa, obviamente, está mucho más igualada. En dos décadas los Campeones españoles en el viejo continente han sido: F. C. Barcelona. Unicaja Málaga y Valencia Basket. Tres ciudades mediterráneas y con eso está dicho todo.

El Maccabi demostró a todo el planeta del deporte de la canasta que lejos de las encuestas y los grandes titulares, se encuentra el corazón latiente de todo un país. Además el baño táctico de David Blatt sobre Pablito Laso fue de auténtico delirio. La insuficiencia del juego interior del Madrid. La ausencia de contraataque. La incapacidad de imponer su ritmo en vez de intentar adaptarse al juego de los macabeos, liderados por cinco atletas norteamericanos como Ricky Hickman, Alex Tyus, Devin Smith y el MVP de la final Tyrese Riice. Ese bloqueo directo y el uno contra uno que los madridistas no podrán olvidar jamás. Especialmente Florentino que ha visto como, cuesta creerlo, le pintaban la cara a sus chicos dos años consecutivos.

Pablo Laso permitió que su equipo tirara 34 triples, la mayoría en posiciones ciertamente complicadas. Con un técnico sobrapasado y con las ausencias por terror de Llul y Mirotic- éste último soñará con su defensor David Blu toda la vida- la derrota blanca estaba más que clara. El juego de poste fue un desastre y la dirección desde el banquillo más propia de una entrenador de medio pelo de la liga LEB. El camino más corto es el mejor para llegar a ganar un partido de baloncesto. Sobran sistemas complicados y basta con hacer de la sencillez, la llave que abra la puerta del Olimpo. Miren a San Antonio Spurs y sabrán a lo que me refiero.

A pesar de los años trascurridos y del apoyo mediático y financiero, el Real Madrid sigue sin poder reverdecer viejos laureles. Y ni siquiera el mal momento institucional y deportivo que vive el F. C. Barcelona parece allanar el camino hacia el reinado en Europa. Decía Pablo Laso la temporada pasada que Juan Carlos Navarro no era un jugador ganador. En verdad es todo lo contrario porque,  a diferencia del base de Vitoria, el catalán lo ha ganado todo con España y con la elástica azulgrana. En muchos de esos campeonatos, Navarro fue elegido el jugador más valioso. Por eso, hoy es un buen día para recordar que Juan Carlos, hasta con los ojos vendados, es y será recordado, con permiso de Gasol, como el mejor jugador español de todos los tiempos. Y Pablito Laso un pobre diablo que piensa que para robar un joyería hace falta una prostituta vieja y goda cuando, como saben, el butron es un agujero en el suelo. El mismo que ahora se tambalea bajo sus pies por su  profunda estupidez.

Mil gracias Maccabi.


Sergio Calle Llorens

No hay comentarios:

Publicar un comentario