domingo, 2 de marzo de 2014

ANDALUCÍA; ESA SECTA


Andalucía padece una enfermedad mental colectiva. La taifa del sur es un esperpento cuyos turiferarios claman las bondades de ser andaluces. No había más que leer los mensajes en las redes sociales para percatarse de las taras profundas del personal. Andalucía, repetían miles de cretinos, es progreso, derechos, humildad, duende, arte, y el trabajo una cosa de gente rara como catalanes y japoneses.

A fuerza de propaganda de Canal Sur, la turba ha terminado creyendo que tiene suerte de vivir en la región con más paro de Europa  tras 35 años de gobiernos socialistas. Incluso llegan a pensar que los premios Andalucía los concede San Pedro en el cielo. Ahí teníamos a Miguel Ríos criticando al gobierno central y olvidando todo el daño que ha hecho la Junta a su Granada natal. Ese ex rockero cometiendo faltas fragrantes en la sintaxis más elemental dando lecciones de progresía. Tras las medallitas, Estrella Morente se postulaba para recibir alguna que otra medalla en el futuro alabando a Susana Díaz. En realidad, si viviera Franco, la misma cantante le cantaría alguna cosilla en honor al dictador. Tal es la calaña moral del personaje.

Un 28 de febrero en el que son tantos los que han demostrado su fidelidad perruna al régimen, que me sería difícil elegir a uno en especial. Si tengo que decantarme por alguno de esos patéticos lisonjeros, lo haría por el dueño de la columna de “El Palique”; hoja parroquial del socialismo andaluz en Málaga cuya explicación del atraso andaluz demuestra que Andalucía es una región de imbéciles. Tal vez contagiado por la actitud de aflautadoras de miembros del personal, llegó a escribir que la taifa es hoy mucho más prospera y culta. Ya ven ni una línea a los ERE, ni a los enchufados, ni al latrocinio institucionalizado. Lo que no olvidó fue recordar “la gran alocución de la presidenta andaluza el domingo pasado”, pero eso fue antes de recomendar una siesta con derecho a magreo- ¿a Susana Díaz?- y luego poner un programita de Canal Sur por la noche. Todo en posición genuflexa dando lametones a sus comisarios políticos. Después se sorprenderá de que algunos digamos aquello de “Yo también leo El Palique” y vomito.

El único logro andaluz es el entontecimiento general de una población manipulada por descerebrados profundos y eunucos masturbadotes. En realidad, Andalucía es una gran mentira de cartón piedra hecha a imagen y semejanza de una población repugnante.  Es triste ver a esa jauría de hienas que sólo salta cuando alguien se atreve a ponerles un espejo delante. Secta que morirá sin saber que ningún europeo en su sano juicio querría haber nacido andaluz cuyo patetismo, ya saben, queda bien en las fotos de las vacaciones, pero nada más. Andalucía, más que les pese, es el culo de Europa. Y el trasero está, entre otras cosas, para patearlo. Merkel, en la distancia, sigue sonriendo.

Sergio Calle Llorens

No hay comentarios:

Publicar un comentario