sábado, 21 de septiembre de 2013

BOMBARDEAR CATALUÑA II

Insisto, soy liberal, y por ello debe entenderse a alguien que cree en la igualdad de todos los españoles sin distinción del lugar de origen. . Los últimos acontecimientos en España me obligan a elevar mi voz, una vez más, para abrazar ese viejo sueño liberal que se plasmó en la Constitución de Cádiz en 1812. No es un grito desgarrado, sino un aullido emocionado de esperanza. A mi condición de liberal, hay que sumar la sangre valenciano-catalana que corre por mis venas. Sin olvidar, claro está, a mi patria chica; Málaga. Otro aspecto importante a tener en cuenta es que hablo la lengua de Josep Pla, el mejor prosista español en lengua catalana. Tengo, por tanto, cierta querencia por esas tierras tan levantiscas pero, ni por asomo, puedo callar más tiempo lo que está a punto de suceder tras la Diada de Cataluña.

El independentismo catalán ha crecido por las políticas de manipulación histórica de las autoridades educativas catalanas. Un hecho que sólo ha llegado a producirse tras la cesión de la competencia de educación a las comunidades autónomas. Por lo tanto, se puede concluir que el PSOE es, en parte, responsable del desaguisado actual. Son muchos los escolares catalanes que pasan parte de su vida sin percatarse de la presencia de España en ese territorio. En verdad, la ausencia del estado en Cataluña es corresponsabilidad del PP y del PSOE. Si Jordi Pujol no organizó jamás una consulta secesionista fue porque sabía que la perdería. De ahí que siempre dijera en las entrevistas a todo aquel que quisiera escucharle que, no optaba por la independencia, de momento. Las nuevas generaciones ya criadas en el odio a España están por la secesión y, si un libro de texto afirma que Colón era catalán y Churchill de Mataró, pues a tragar mentiras y punto. De aquellos polvos vienen estos lodos.

Ante la amenaza de sedición, Rubalcaba exige al gobierno que cambie la constitución para seguir unidos. Su petición recuerda a un marido cornudo que está dispuesto a aceptar que su mujer le ponga los cuernos, con tal de que no lo deje por el vecino del quinto. Habría que recordarle al líder de la oposición que fue su formación la que permitió abrir el melón de los estatutos de autonomía. Más que reformar la constitución, estaría mejor que empezaran a cumplirla. Estaría bien que cualquier ciudadano pudiese estudiar en español en Cataluña cuando le viniera en gana. De nada sirve cambiar un texto constitucional cuando no el anterior no se ha cumplido nunca. La secta del capullo intenta, en mi opinión, huir del ruido del presente con un nuevo pacto fiscal que haría de los territorios ricos más ricos, y a los pobres más pobres. Clama al cielo el silencio andaluz del bipartito andaluz.

Conozco a los catalanes bien y la mayoría, creo, están dispuestos a seguir con España si en sus declaraciones les sale a devolver. En consecuencia, seguiremos teniendo ciudadanos de primera y de segunda categoría para que Cataluña no se independice. Y eso, como liberal, me parece, un chantaje inaceptable. Entre otras cosas porque los territorios no tienen derechos sino los ciudadanos. En Andalucía conocemos muy bien los intentos del PP y del PSOE de dotar a Sevilla de una ley de capitalidad para que la ciudad hispalense reciba anualmente, y por derecho divino, una lluvia de millones. Como vemos, algunos usan una supuesta raza vasca para pedir privilegios, otros una nación que nunca existió y, en el sur, hay miles que se considera descendientes directos de Jesucristo. Empero, ante el vicio de pedir está la virtud de no dar.

A la izquierda, en cambio, debilitar al estado no es, en absoluto, negativo. Entienden que el concepto España está fuertemente ligado al franquismo. De ahí que condenen que varios descerebrados ataquen la sede de la Generalitat en Madrid, pero se olviden de hacer lo propio con la quema de la bandera nacional y de un retrato de su majestad el rey. IU va más lejos y pide la ilegalización de los grupos fascistas por ser herederos del fascismo europeo. No tengo nada en contra de la petición, pero ellos llevan con orgullo ser comunistas que, como sabemos, es la ideología que ha causado más de 100 millones de muertos en todo el mundo. Así que lecciones de democracia por parte de la izquierda radical, las justas y, peticiones de ilegalización mucho menos.

El órdago catalán está echado y el estado debe entrar a solucionarlo con la cabeza fría y el corazón caliente. Como liberal con querencias por Cataluña entiendo que necesitamos mucho sentido común en estas horas tan difíciles. Se puede ceder en parte, pero estoy convencido de que si llegado el momento Cataluña fuese independiente, las cosas no terminarían ahí. En poco tiempo, las fuerzas nacionalistas catalanas comenzarían a reclamar la soberanía de las Islas Baleares y, hasta de la comunidad Valenciana. Tarde o temprano, tendremos que coger el toro por los cuernos y darles un buen susto a esos nacionalistas. Ya que no podemos bombardear Barcelona cada 50 años como decía Azaña, tendremos que darles donde más les duele; la cartera. No estamos ante una partida de ajedrez, más bien es una partida de mus que, como sabemos, es como el sexo ya que cuando no tienes un buen compañero, lo mejor es tener una buena mano. Rajoy no está demostrando ser un buen compañero de juegos, y, Rubi y los suyos, tampoco. Se necesitan nuevas figuras como Albert Rivera que, además de liberal y catalán, es un jugador de cartas excelente. Nuestro hombre en Barcelona. Apostar por él, es hacerlo por España y la igualdad de todos los españoles.

Sergio Calle Llorens



2 comentarios:

  1. Ha vuelto el rebelde más crítico, sarcástico y brutal. Una auténtica pasada para todas tus seguidoras entre las que me encuentro. Se te ve muy feliz e inspirado últimamente. Me dijeron que vives como un rey con tus cosas. Siempre fuiste un hombre con mucha suerte. Besos

    ALicia

    ResponderEliminar
  2. Literariamente no es tu mejor artículo, Sergio; tampoco se puede ser todo los días Cervantes; pero analíticamente, políticamente es sencillamente perfecto. No hay resquicio en él. Todas y cada una de las afirmaciones son certeras como un puñetazo en el diafragma. Por supuesto las dedicadas a Rubalcaba, Rajoy y los comunistas.

    ResponderEliminar