domingo, 4 de agosto de 2013

LAS PORTADAS DE SUR


Las portadas de un diario  sirven para captar la atención de sus lectores. Es algo así como una mujer que luce sus mejores trapos para encontrar pareja. Sin embargo, de donde no hay, no se puede sacar nada en positivo. Y eso es precisamente lo que ocurre con las portadas del primer periódico de la provincia de Málaga. Pretenden ser de marca, con gran estilo pero como no saben como sacarse partido, se le ven las tetas caídas y hasta los michelines.  Por ello, en cada presentación del diario sus profesionales se encargan de demostrar su patetismo más encarnizado.

No hace falta una auditoria general o ser licenciado en óptica para percatarse de que Diario Sur es una auténtica basura aunque, bien es cierto, cuenta entre sus filas con gente profesional que bien merecen un respeto. Como botón de muestra, he acompañado esta entrada con dos portadas. Una tiene que ver con el pueblo pitufo malagueño demostrando que en el día en cuestión, ni el tema de los ERE, ni ninguna otra noticia de la provincia, superaba el interés general de ver a una localidad pintada de azul en la que bien podría aplicarse aquello de “Americanos os saludamos con alegría” de la película de “Bienvenido Mr Marshall”. La otra, en cambio, muestra a un ex jugador del Málaga brillando en la “galaxia blanca” de Florentino Pérez. Una noticia elegida por alguien, supongo, cuyo encefalograma es tan plano como los pechos de María Gámez. Tiemblo de pensar en todo los titulares que van a dedicar al equipo de Madrid con la excusa de Isco.

Diario Sur es un producto propio del cretinismo local imperante. La prueba fehaciente de que no hay vida inteligente en las cabezas que dirigen ese medio de comunicación, otrora falangista y ahora socialista. Los grandes pontífices de esta escuela de desinformar tienen a Currito Troya y compañía como máximos exponentes. Sus discursos son confusos y enmarañados, están llenos de malicia para que no veamos que son siervos de Sevilla. A veces critican a los jefes para que no se note mucho pero lo suyo es clientelismo puro. Son expertos en el juego de estar y desaparecer.


Las portadas del periódico nos vienen a decir que no se quedan calvos discurriendo. A sus pintorescos bosquejos les falta la pincelada surrealista de los informes sesudos sobre los males de Málaga que firman sus plumillas, casi siempre errados con el objeto de tirar balones fuera. Todo con tal de seguir cobrando las subvenciones y, ellos, tomando Gin tonics. Todo valga para que el vulgo no sepa que en 1981 la Junta de Andalucía coloca patines para que nos deslicemos hacia el abismo.

Sergio Calle Llorens

No hay comentarios:

Publicar un comentario