martes, 12 de febrero de 2013

EL TIMO DE LA ESTAMPITA


Suelo perdonar a todos aquellos que me engañan o, incluso, me hacen agravios graves. Lo que no hago, por supuesto, es volver a confiar en ellos, que para soplapollas ya tenemos a los espectadores de canal sur. Esta aclaración viene a cuenta por los últimos acontecimientos registrados por estas tierras; una auditoría externa para conocer la gestión el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga durante los años que el ente estuvo gobernado por la coalición “progresista” de PSOE e IU, revela compras de palos de golf, una pluma estilográfica, trajes y corbatas. Hasta el momento, que sepamos, nadie ha podido explicar para qué carajo necesita un bombero un traje o una corbata, aunque esto último podría   haber sido usada en alguna salida de picos pardos, a cargo del contribuyente, a las que los socialistas son tan aficionados. Tampoco tiene mucha lógica lo de los palos de golf, pero en las filas del progresismo, el sentido común es el menos común de los sentidos. Un sentido que recuperan para contratar a los suyos en cualquier organismo, como también sucedió en el Consorcio de Bomberos donde se dio trabajo a 35 socialistas de la agrupación Centro del PSOE de Málaga, sin atender a los criterios de igualdad.

No lejos de allí, en el alcalde de Málaga cambia el recorrido de varias líneas de autobuses para torpedear al metro de su propia ciudad, algo realmente inaudito. El señor de la Torre que desde el minuto cero lleva poniendo chinitas en el camino del suburbano, sólo usa el tema del trenecito para sacar rédito electoral. El hombre que en lo que va de legislatura no ha presentado ningún proyecto ilusionante, emplea su escaso talento para tratar de hundir aún más un proyecto que nació sin piernas por la torpeza de la Junta de Andalucía. Un ente dirigido por mentes con menos sabiduría que Remedios Cervantes. Si no me creen, echen un vistazo al nuevo plan de choque de empleo sin determinar el número de beneficiarios del anterior. Yo, la verdad, me los imagino con esas cabezas chocando contra las paredes mientras gritan “choque, choque”. Huelga decir que a pesar de que Andalucía sigue estando, un año más, a la cabeza del paro de toda Europa, el bipartito andaluz no ha tenido a bien dedicar un solo monográfico al tema del empleo en sus Consejos de Gobierno. Eso sí, son tan listos, tan brillantes, que en un cuarto de hora  se sacan de la manga un plan maestro por el empleo. Al leerlo, he sabido exactamente lo que los socialistas podrían hacer con las corbatas y las estilográficas de los bomberos.

Llevo tanto tiempo narrando las desgracias que nos aquejan que he desarrollado una especie de sexto sentido. Presenciar la comparecencia de un político o un nuevo plan me permite sacar rápidas y acertadas conclusiones, perdonen la falta de modestia, sobre el momento que atraviesan. Huelo la sangre, percibo el miedo y el canguelo a perder el poder y eso les convierte, a la par, en peligrosos e impredecibles.  Y compartiré el secreto con ustedes.  Una prueba de debilidad es si se les nota nerviosos, muy apurados y, cosa extraña, ¡muy humildes!  

Hacer de cronista de esta incómoda realidad me lleva a dos hirientes conclusiones; la primera es que Andalucía la componen unos dirigentes de un mal gusto infalible que se une a la falta de coraje de un pueblo dormido. La segunda es que el Copago en estas tierras significa pagar a diferentes administraciones sin que ninguna cumpla por aquello por lo que cobran. En definitiva, estamos ante un timo monumental más grande que el de la estampita.

 Sergio Calle Llorens



No hay comentarios:

Publicar un comentario