martes, 21 de agosto de 2012

LA PRIMA


Por si a estas alturas del negocio no saben como funciona la prima de riesgo y el coñazo de la cuñada, he de decir que suele subir por el riesgo de que el dinero prestado no vaya a ser devuelto. Y claro, nuestros hermanos europeos no se fían de los españolitos. Razones no les faltan. Miren, TV3 tiene más trabajadores que el portaaviones Charles de Gaulle, el más grande de la UE. Por si fuera poco el despropósito, recientemente el ex Conseller de gobernación de la Generalitat de Cataluña ha sido detenido por contrabando. Algún día alguien deberá explicar quien es el responsable de hacerle las entrevistas a los chicos de ERC. De cualquier forma, el mundo ya conoce que el hecho diferencial catalán no está en las embajadas en el exterior, ni siquiera en la lengua, sino en el contrabando. Podemos afirmar, por tanto, que Cataluña, con seny o con rauxa, será contrabandista o no será.

En Andalucía, cuna del choriceo y el esperpento, la Junta ejerce la acusación de los ERE a la vez que paga la defensa de un ex alto cargo- para que no se vaya de la lengua- es decir, que todos los contribuyentes nos hacemos cargo de la minuta de un presunto delincuente al que, para más INRI, nos ha podido robar. Sumando despropósitos, encontramos el hecho de que los directivos de agencias y empresas públicos de taifa andaluza también disfrutan de alquileres gratis, recibiendo hasta 1900 euros al mes si su domicilio habitual está a más de 60 kilómetros. Como ven, no sólo estamos ante un nuevo caso de despilfarro, sino ante la única promesa electoral cumplida por el bandolero de Manolito Chaves; viviendas gratis para todos, los socialistas se entiende. Un matiz que no será destacado en los informativos del nodo andaluz. Ese canal hecho por gente que siente una gran aversión a separarse de su idiocia.

En definitiva, esta vieja nación se derrumba porque ha tirado el dinero en aeropuertos peatonales como los de Ciudad Real, Lleida o Castellón, en cursos extremeños para aprenderse a masturbarse, en mapas clitorianos de ministras retrasadas y, sobre todo, en mantener a una casta política que te asalta por los caminos. Ante este panorama, la prima de riesgo sigue siendo una espada de Damocles sobre nuestras cabezas y el resto del mundo no se fía de la España autonómica. ¿Y saben? No pueden, ni deben fiarse. Temen, no les culpan, que la vieja aspiración de Unamuno para españolizar Europa se haga realidad. Y eso, como dice una vieja canción; No, no, y mil veces no.

Sergio Calle Llorens

No hay comentarios:

Publicar un comentario