miércoles, 29 de febrero de 2012

LA OPINIÓN DE MÁLAGA


Bajo el epígrafe de las subvenciones se esconde la mordaza con la que la Junta calla a la prensa, que en Andalucía, ni es libre, ni es nada. Un buen ejemplo de ello es la prensa malagueña en su conjunto. Como ya he dejado clara mi opinión referente a Diario Sur- antes falangista y ahora socialista- voy a pasar a hacer lo propio con la Opinión de Málaga.



El medio señalado tiene una tirada diaria de unos 7347 periódicos de los que tan sólo vende 5660. Muy lejos del predominio de Sur que posee un 65% de la audiencia malagueña. La opinión, por tanto, es un medio de comunicación ruinoso que sólo se mantiene por la publicidad institucional que le inyecta cada año la patética Junta de Andalucía. Sí, como a todos, pero al menos, los otros diarios tienen sus lectores, la Opinión ni eso. Argumenta el gobierno regional para justificar estas ayudas a “la prensa amiga” que su deber es fomentar la lectura de prensa escrita. Imagino que sí, pero no hasta el punto de apoyar la tortura como forma de entretenimiento. Lo que ocurre realmente es que Griñán tiene contentos a esos pseudoperiodistas con subvenciones como la que acaba de aprobar; unos 600.000 euros para las cabeceras editadas en la región más pobre de España.



Durante algún tiempo hojee las páginas de La Opinión en busca de algún contenido interesante que llevarme a la boca, pero les juro que mientras más lo intenté, mayor era mi frustración. Los artículos son el vivo ejemplo de cómo contentar a aquellos que les pagan las hipotecas. Lo increíble es que además de ser un medio chabacano en sus formas, y ruinoso en lo económico, la opinión tiene una televisión llamada como nuestra provincia. Un ejemplo del patetismo más hiriente y vergonzante que jamás vieron los telespectadores de toda la galaxia. Un lugar donde el buen gusto y las informaciones veraces brillan por su ausencia. De hecho, en Málaga Televisión no han oído hablar de que una crítica política debe ser abierta a todas las corrientes ideológicas, sin censuras ni conveniencias, puede convertirse en un factor de garantía de reformas positivas para la sociedad. Sé que es mucho pedir a un canal hecho por gente cuyo patetismo supera incluso al de canal sur, pero el canal mencionado y los chicos de La Opinión, lejos de mejorar, empeoran cada día. Ellos hacen buena la frase de Graham Greene cuando afirmó que los medios de comunicación es sólo una palabra que ha venido a significar mal periodismo. Sin embargo, en el caso que nos ocupa, el periódico y su caja tonta no son un medio de comunicación, sino una forma de hacer el más espantoso de los ridículos.



Uno de los responsables de este desaguisado informativo es José María Loma. Juntador de letras que cada vez que ha pasado por un medio de comunicación, éste ha quebrado; Ya, Diario 16, Sol del Mediterráneo y ahora la Opinión. Pues bien, el señor Loma es el director y máximo responsable de Málaga Televisión. Tiene un programilla para tratar la política en Málaga. Su título es igual que su columna El Palique. Incluso tiene un grupo en Facebook que se llama “yo también leo el Palique”, a la que habría que añadir, y vomito. Porque es una columna mal escrita donde jamás ha osado importunar a sus jefes de Sevilla. De hecho, calló con el corredor ferroviario de la Costa del Sol, con el hurto de la Cuenca Mediterránea y con los intentos de llevarse el museo Thyssen a la capital de Andalucía. Por ello, el marbellero no ha contado, ni contará jamás con el apoyo de una población que lo considera el vivo ejemplo del patetismo informativo. Loma, que está más cómodo en compañía de los animales rosados, que con su propia gente, no sabe que para ser buen periodista hay que ser buena persona. Elemento indispensable para comprender las motivaciones de la gente normal. Esa que, a diferencia de él, no se vendió por cuatro maravedíes a los señoritos andaluces. Me pregunto a qué se hubiese dedicado Loma de no haber sido zampabollos de las rodillas desgastadas. Yo, teniendo en cuenta sus antecedentes, me inclino por la profesión de mamporrero. Una ocupación mucho más honrada que la que practican Loma y sus compañeros de Málaga Televisión y la Opinión.



Sergio Calle Llorens

7 comentarios:

  1. Cada uno tiene lo que se merece y por ende lo que busca. La prensa escrita es uno de los mejores métodos para buscar enemigos, por lo que no creo que el diario que citas levante cabeza si la Junta cambia de color.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no levantarán cabeza jamás. Seguirán siendo basura desinformativa. Saludos

      Eliminar
  2. Soy Susana Bonnemaison y quería decirte que estoy completamente de acuerdo con tu opinión sobre este periódico. Tu crítica es ácida, contundente y apasionada, el único pero que te pongo es que no escribas más cosas porque es una auténtica maravilla seguir tus artículos.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Susana, el placer es completamente mío.

      Otro Abrazo.

      Eliminar
  3. El futuro de La Opinión de Málaga sin el PSOE en la Junta es el mismo que el de Público sin ZP.

    Se acabó la fiesta. CORTIJO, GAME OVER.

    ¡PUMBA, PUMBA, PUMBA, EL CORTIJO SE DERRUMBA!

    ResponderEliminar
  4. El futuro de La opinión del Málaga sin el PSOE en la Junta de Andalucía es el mismo que el de Público sin ZP.

    Se acabó la fiesta.

    CORTIJO, GAME OVER.

    ¡PUMBA, PUMBA, PUMBA, EL CORTIJO SE DERRUMBA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se derrumbe, pero que sea este mes. Saludos amigo.

      Eliminar