viernes, 30 de septiembre de 2011

ARTUR MÁS O MENOS


Vaya por delante que soy malagueño con querencias catalanas y valencianas. Y tal vez por ello, esté en mejor disposición que otros en comentar la última “metedura de pata” cometida por Artur Más-inútil no puede ser- en relación con la forma de hablar de los nois de Málaga, Sevilla o La Coruña. Verán, hablo mejor catalán que el ex presidente Montilla. Señorito andaluz que cada vez que tenía que firmar en un libro de honor, llevaba la chuleta preparada desde casa. El mismo personaje que tiene matriculado a sus hijos en colegios privados donde no tienen que estudiar en la lengua de Verdaguer. Y es que no hay nada como ser consecuente con lo que se predica. Tampoco es que el señor Más haya sido muy congruente con sus actos. Quiero recordar que antes de que se metiera en el mundo de la política, llevaba su nombre escrito en español.


El Presidente de la Generalitat, como muchos otros que ocuparon el cargo antes que él, suelen acudir a la afrenta para explicar sus propias miserias. Con sus declaraciones estimula la a esos ciudadanos para que con la polémica no se hable de la crisis en la sanidad catalana, pongamos por ejemplo ilustrativo. Su frase que fue recibida con sorna por la bancada de Convergencia, ha tenido la reacción deseada. No obstante la presión mediática le ha hecho pedir disculpas con la boca pequeña. Pero vayamos al fondo del asunto empezando por el de las disculpas. Verán, jamás he escuchado a ningún catalán disculparse al llamar charnego a un murciano o a un andaluz. Tampoco nadie se ha disculpado jamás por llamar polacos a los catalanes. Vayan a youtube y vean algunos programas deportivos y se sorprenderán del nivel de violencia verbal contra los habitantes de Cataluña. Estamos ante los mismos hijos de una única perra. Una camada criada en el radicalismo más absoluto. La misma que a mi me regala epítetos como “polaco de mierda”- por mi apellido supongo- o “judío asqueroso.


En cuanto a la forma de hablar de algunos niños andaluces o gallegos, incomprensibles para el señor Más, decir que su crítica no anda nada descaminada. Oigan a nuestras rapaces explicar una jugada de un partido de futbol y verán como en muchos casos, los nuestros no hablan español, sino que farfullan. El origen de esta pobreza en el lenguaje se debe a un cocktail mortal cuyos ingredientes son el subdesarrollo, una política educativa socialista y una televisión autonómica hecha por gente que aplica una indignación moral como estrategia para dotar al idiota de dignidad. Por eso, si yo fuera el mismísimo presidente de la taifa andaluza, preparaba las bases para que ningún niño de la región fuese jamás objeto de escarnio por su forma de hablar- que no del acento- pero claro para eso hace falta un estadista con la mirada larga y las manos cortas. Ya me entienden. Las mismas que usan nuestros políticos para meternos el dedo en el ojo cuan Mourinho cualquiera.


Sergio Calle Llorens

EL CASO THYSSEN


Un artículo de prensa de Teodoro León Gross en el diario confirmaba las sospechas de la ciudad. Narraba como a las cuarenta y ocho horas posteriores al anuncio oficial de que la colección de la baronesa Thyssen se instalaría en Málaga, nadie de la Junta de Andalucía o del Ministerio de Cultura había llamado al alcalde de la ciudad para felicitarle por la noticia. Algo habitual en este tipo de situaciones. Muchos se preguntaban por qué el gobierno regional ninguneaba de esta manera a la provincia. Para contestar a este interrogante me puse a trabajar durante un tiempo para conocer los entresijos del éxito malagueño y del consiguiente enfado del gobierno regional.


La Lucha por la Colección


La llegada de la colección de la Baronesa Thyssen en Málaga tiene a dos protagonistas fundamentales; Carmen Cervera y Francisco de la Torre. La primera porque es una enamorada de Málaga y sus cosas, incluida la semana santa malagueña. El segundo porque realizó una labor ardua y difícil para que la colección tuviera como destino final la ciudad donde gobierna. Fue un lustro lleno de negociaciones en los que la perseverancia del primero de los malagueños dio sus frutos. El momento más difícil fue cuando una vez ya se había producido el acuerdo con la baronesa, la Junta entró cuan elefante en una cacharrería. Fue a través de un alto cargo del gobierno regional que cometió el error de llamar a la señora Cervera cuando ésta estaba reunida con el propio alcalde de Málaga. Aquello encendió todas las alarmas en el ayuntamiento. Desde ese momento, las instrucciones de de la Torre fueron claras; acelerar el proceso de firma con la baronesa del convenio para que nadie le hurtara a la ciudad la colección. En esa fase, Málaga se temió lo peor, sobre todo cuando emisarios de la Junta se reunieron con la baronesa en dos ocasiones.

Lo que les cuento ahora es absolutamente confidencial. Mi fuente me aseguraba que en la primera reunión, la Junta y el PSOE le ofrecían dinero y un gran edificio en el centro de Sevilla para albergar el museo. Dicho de otra manera, la Junta que pagamos todos y la propia administración estaba siendo utilizada para robarle la colección a Málaga. La Baronesa, mujer de palabra, dio un rotundo no. Sin embargo, los socialistas no se rindieron y propusieron que la colección andaluza del museo fuera para Sevilla. En principio, la baronesa dudó. Al fin y al cabo, en esos momentos se habían iniciado otras conversaciones para albergar los fondos catalanes en la localidad de Sant Feliú de Guixols, y no era descabellado pensar que Sevilla podía albergar la colección andaluza. En este sentido, el concejal de cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Marset, sorprendió a todos declarando que las negociaciones con la baronesa para ubicar en su ciudad la colección de pintura andaluza. Algo que corroboraba horas más tarde el alcalde de Híspalis, señor Monteseirín, político muy conocido en toda España por el asunto de los astronautas. Ambos políticos declaraban que sería muy bueno para Andalucía que las dos ciudades se repartieron los fondos de la baronesa.


Investigación



Las semanas posteriores a las primeras reuniones fueron un auténtico órdago para el señor De La Torre. Éste conocía tanto las reuniones como los intentos finales para llevar parte de esa colección a orillas del Guadalquivir. Lo que nunca supo el Alcalde es que en el propio PSOE de Málaga hubo maniobras para torpedear el establecimiento de la colección en la ciudad mediterránea. De hecho, los socialistas malagueños no repararon en medios para desacreditar la candidatura de su propia ciudad. Llegaron incluso a levantar dudas sobre la incapacidad económica del propio consistorio. Era, como no podía ser de otra manera, un intento de torpedear la reelección del alcalde del PP a la alcaldía. Fue entonces cuando recibí una llamada de mi fuente en el PSOE de Málaga diciendo que uno de los dirigentes del partido socialista estaba reunido con el consejero de cultura de la Junta de Andalucía, Paulino Plata. Hombre clave en esta historia.

Intenté por todos los medios que otras fuentes me corroboraban la noticia. Me fue imposible a pesar de que todo indicaba que mi informante no faltaba a la verdad. Ésta me juraba que la reunión se había producido en la propia consejería de cultura en Sevilla. Sin embargo, alguien ajeno a mi persona iba a desvelarme un plan para terminar de convencer a la baronesa. Se trataba de una mejora en la oferta. Lo sorprendente del caso es que la nueva propuesta partía del partido socialista en Málaga. Ni que decir tiene que como no tenía forma de corroborar sus afirmaciones, tuve a bien reunirme con él en la iglesia Sagrado Corazón de Málaga. Un templo neogótico construido en 1920, según el proyecto trazado en 1907 por el gran arquitecto Fernando Guerrero Strachan. El lugar ajeno a las miradas ajenas nos sirvió para mantener una conversación harto interesante. Allí, bajo una de las tres naves, me rebeló sotto voce que María Gámez estaba detrás del asunto. Y todo porque no podían permitir que el alcalde al que ella se iba a enfrentar a las elecciones a la alcaldía. Llegado a este punto, quiero destacar el hecho de que en aquellos días, nadie sabía que la hija del farero con menos luces que un barco pirata iba a ser la cabeza del cartel socialista.



La Traición



Reconozco que en esos momentos no supe ver la gravedad de lo que mi fuente me estaba desvelando. Al fin y al cabo, no podía creerme que el PSOE fuera a cometer el craso error de presentar a alguien de tan escaso nivel a luchar en la arena política con un peso pesado como De La Torre. Y mucho menos, que los socialistas malagueños estuvieran conspirando para que parte de la colección tuviera como destino Sevilla. Además, mis indagaciones sobre el caso me llevaron a contactar con allegados del partido de la rosa que me negaron la mayor. Así que dejé pasar el asunto. Sin embargo, cuando se produjo el anuncio de que la colección de la baronesa tendría su sede en la Capital de la Costa del Sol, la alegría de los malagueños contrastaba con el pesar de la Junta y el PSOE, que rompiendo con todos los precedentes se negaron a felicitar al alcalde de Málaga. Por entonces, Gámez ya era candidata a la alcaldía. Fue entonces cuando mi fuente volvió a llamarme para citarme en otro punto de la ciudad.


Acababa de tornar de la lluviosa Dublín cuando mi teléfono sonó. Acordamos en vernos una tarde en un bar en el Paseo Marítimo de Pedregalejo. Con un travieso viento de Levante y degustando un pescaíto frito, mi contacto me recriminó no haber seguido tirando del hilo y me contó las causas por las que María Gámez fue elegida candidata. Al parecer, y según su propia versión, Rafael Fuentes y su número dos, Mariluz Reguero renunciaron a sus actas de diputados para dejar paso a la delegada de la Junta en Málaga debido a las presiones del propio Griñán. Era la forma de agradecerle el apoyo para que la colección andaluza de la baronesa fuese a Sevilla. Fue un pacto que beneficiaba tanto al gobierno regional como a la propia Gámez. Eso explica porque no hubo las primarias que pedía el ex delegado de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Ignacio Trillo. La polémica fue zanjada por el propio Griñán cuando se presentó en el acto en el que se nombraba a Gámez. Aquel nombramiento no lo entendió nadie en el partido. Primero porque la hija del farero no tenía vinculación alguna con los malagueños. Segundo porque utilizó la delegación de gobierno para hacerle oposición al alcalde. Por supuesto, los malagueños le dieron una sonora patada en el trasero de la socialista, como habían pronosticado los mismos socialistas. Pero el acuerdo por el que Gámez había intentado presionar para llevar la colección andaluza a Sevilla, y en agradecimiento, Griñán impuso su candidatura en Málaga.



Nuevas Revelaciones



Un gran hombre dijo una vez que el periodismo o es independiente o constituye una farsa. Pero justo es reconocer que a veces es muy difícil ser completamente independiente, aunque al menos hay que ser honestos a la hora de firmar una crónica. Por eso, yo no publiqué nada al respecto de lo que me había contado mi fuente. Sencillamente no me fue posible confirmar lo que mi garganta profunda me revelaba. Pasaron los meses cuando por algunos avatares tuve una conversación con un miembro de la familia Banderas. En esa charla, me confirmaba que la Junta de Andalucía ofreció prebendas y dinero a la Baronesa Thyssen para llevar la colección a Sevilla. Fue algo que le había contado la propia Carmen Cervera a Antonio Bandera en su visita a Málaga con motivo de la semana santa. Y ya que hablamos de honestidad, hay que reconocer esta cualidad a la catalana por no haber faltado a su palabra.


Tras la confirmación de la sucia operación de la Junta, intenté llegar al fondo del asunto. Quería saber si María Gámez había estado involucrada en la operación, como lo habían estado miembros de su partido en la ciudad. Pasé varios meses tras la pista de la candidata socialista, hoy concejal. Descubrí que nadie le había pagado los estudios como aseguraba. Además pude comprobar como había colocado a su hermano para que le llevara la campaña electoral desde la propia Delegación, cuya sede fue transformada en oficina electoral. También comprobé que se había empadronado en Málaga para poder presentarse en las elecciones. Así cada mañana salía en el coche oficial- con todos los gastos que eso supone- que iba a recogerla a su domicilio en Mijas para ir a su puesto en la Delegación del gobierno. También descubrí que aunque afirmaba vivir en el populoso barrio de la Carretera de Cádiz, cuando la verdad era bien distinta; su domicilio, al que finalmente se mudó antes de las elecciones, está situado en uno de los edificios más caros del nuevo paseo marítimo de Málaga. No obstante, jamás pude encontrar a nadie que me pudiera demostrar su participación en la operación para hurtarle a Málaga parte de la colección Thyssen. No dudo que María Gámez haya sido una traidora en muchos asuntos pero en este caso, no he hallado prueba alguna. Eso sí, los indicios apuntan en esa dirección.


Epílogo



El epílogo de esta historia se escribió una noche de marzo con la inauguración del Museo Carmen Thyssen en Málaga. Aquella noche con la presencia de autoridades, hubo ausencias notables. Entre ellas, la del presidente andaluz. Fue una velada agradable en la que la ciudad posó bonita y feliz para los medios de comunicación arribados de todo el mundo. En aquellas horas pude ver a todos los actores de esta historia, a María Gámez tragándose el sapo, al alcalde y a la baronesa. Ambos radiantes de felicidad. Por una vez, Málaga había salido victoriosa del órdago lanzado por la Junta de Andalucía. Fue en la misma semana que se inauguraba el Palmeral de las Sorpresas en el puerto malagueño. Con todos sus edificios vacíos. Sin el aula del mar prometida. Un envoltorio sin contenido alguno. Algo muy habitual en las obras que acomete la Junta a esta orilla del mediterráneo. Al otro extremo de la ciudad. Un museo espectacular compuesto por unas 230 obras que recorren el arte del siglo XIX español, con especial atención a la pintura andaluza. Un espacio donde conviven artistas como Guillermo Gómez Gil, Manuel Barrón con Francisco de Zurbarán, Joaquín Sorolla, Zuloaga o Julio Romero de Torres. Obras emblemáticas que parecen agigantarse con las exposiciones temporales con cuadros de Picasso, Monet, Tapies o Matisse. Sí pensaba en ese museo y en el esfuerzo titánico para llevar el proyecto a buen puerto, mientras contemplaba Vista de la Bahía de Palma de Mallorca de Múñoz Degraín. Tuve la sensación de que Málaga había dejado de ser ese barco desvencijado cuyo capitán no sabe que rumbo tomar. Fue una visión extraña en la que pude ver al alcalde en el puente de mando. En la popa, hallé a María Gámez, marinerita de agua dulce, mareada ante tanta ola mediterránea. Y fue una de estas olas la que se llevó a la socialista unos meses más tarde. Supongo que los malagueños tenían entonces, como ahora, la certeza de que ella había sido la traidora. Por eso se explica el naufragio de la nave socialista y de su pirata mayor. El resto, afortunadamente, ya es historia.


Sergio Calle Llorens

miércoles, 28 de septiembre de 2011

EL MISTERIO WILKILEAKS


Wikileaks es una página en Internet sin publicidad, sin ayudas públicas revela documentos comprometidos a escala internacional, como la ideología xenófoba y nacionalista de un partido en el Reino Unido, el ataque mortal e indiscriminado del ejército norteamericano contra una cámara de la agencia Reuters. Desde su creación en diciembre de 2006, la web de Julian Assange se ha convertido en un elemento incómodo para los gobiernos de medio mundo. Por ello, he querido en el siguiente trabajo desvelar todas las claves del secreto Wikileaks.


Datos Biográficos


Del fundador de Wikileaks sabemos muy pocas cosas. Al parecer nació hace 39 años en Townsville- Australia. Pocas veces antes los servicios secretos de medio mundo han intentado desenterrar la verdad sobre una persona. Y sin embargo, los resultados, a pesar de los recursos destinados a desnudar al personaje, son ciertamente pobres. Por eso, advertimos a los lectores de Región de Málaga que se fijen más en lo que no se dice que en lo que se comenta, y por supuesto a leer entre líneas.


El gobierno ruso ha designado a más de 2000 agentes para investigar al fundador de Wikileaks. De hecho ya constan informes del señor Assange en el propio KGB. No obstante, en la CIA están convencidos de que el australiano fue reclutado por varias agencias de espionaje, entre ellos, el Mossad israelí a través de un científico hebreo de la Universidad de Melbourne, que también trabajaría para Israel. Es evidente que para algunos servicios de inteligencia las habilidades del fundador de la página Wikileaks no habrían pasado inadvertidas. Recordemos como Julian Assange es un súper Hacker que se relaciona con Chaos Computer Club de Hamburgo. Un grupo que fue capaz de destrozar los ordenadores militares de los Estados Unidos con un potente virus. Por aquel entonces, Assange tenía 17 años y fue arrestado tras el ataque junto a Karl Koch. El mismo que era investigado por los servicios secretos germanos por vender el código fuente del sistema operativo a la KGB. Pero los americanos sitúan al australiano en Alemania con apenas 15 años, donde habría participado en una fiesta de Hackers en Berlín occidental. Allí habrían asistido Karl Koch, Markus Hess, Hans Pengo Huebner, Dirk Brezinski y Peter Carl. Aquella fiesta desembocó en otro gran escándalo en el que los hackers vendieron información secreta militar a la Unión soviética: La sede de la Nasa, las bases de datos militares de los Estados Unidos y el banco de datos Optimis del jefe del Estado Mayor entre otros secretos. La información la pagó Moscú a muy buen precio, se habla de unos 100.000 dólares. Los discos con los secretos fueron entregados al KGB en un lugar indeterminado de Berlín Este. Todo indica que Karl Koch fue abordado por una agente del KGB que le hizo una oferta irrechazable. Dinero, drogas y un tren de vida impresionante. Fue entonces cuando Julian Assange creó Wikileaks. Su biografía comenzaba a tomar forma.


Wikileaks y sus primeros pasos



En su primer año de presencia en la red, la página del australiano recibió 1,2 millones de documentos. A día de hoy recibe más de 10.000 documentos al día. Poco a poco fue publicando informes sobre la prisión de Guantánamo, manual de la iglesia de la cienciología, lista de miembros de la Ultraderecha británica. Su fama empezaba a despuntar, pero lo que realmente le catapultó a las primeras páginas de todo el mundo, fue un vídeo en el que helicópteros estadounidenses asesinaban a 12 personas en Bagdad, incluyendo a dos periodistas de Reuters. Wikileaks se convertía en la estrella informativa, una estrella que está por ver si terminará estrellándose. Lo curioso del caso es que desde el primer momento, la Casa Blanca dio por buenas los vídeos y documentos de la página, dándole credibilidad al instante. Hillary Clinton llegó a afirmar que las filtraciones eran un atentado contra la comunidad internacional. Curiosamente Wikileaks que se define como “una organización multijurisdiccional para proteger a los disidentes internos, filtradores de información, periodistas y bloggers que se enfrentan a amenazas legales o de otro tipo, por publica información, cuyo interés principal es exponer regímenes opresivos”. Si nos atenemos a la definición de la propia página Clinton no tendría nada que temer de Wikileaks. Y sin embargo así es. Tal vez los despachos de las embajadas puedan poner en un brete a los americanos, pero no estamos ante ningún ataque a la comunidad internacional.


Respuestas



De los miles de documentos filtrados por Wikileaks, el más comprometedor es el de Hamid Gul, general retirado y ex director de los servicios de inteligencia de Pakistán, quien durante la guerra que enfrentó en la década de los 80 a los afganos con los soviéticos, coordinó la lucha de los muyahidín financiados por la CIA contra los soviéticos. A Hamid Gul se le acusa de colaborar con Al Qaeda y los talibanes en su lucha contra las tropas de la OTAN en Afganistán. El resto, salvo excepciones, no merece más que el calificativo de chismorreos, ideas preconcebidas de diplomáticos incapaces y otras revelaciones sin importancia. Porque como expusimos en líneas precedentes, lo importante en Wikileaks no es lo que dice, sino lo que calla. De hecho no dice nada de los ataques selectivos de Israel y ni una palabra de Bin Laden. Tal vez a los lectores les sorprenda saber que todos los servicios secretos del mundo saben que el terrorista más buscado del mundo murió en 2001. También debería sorprenderles el hecho de que Assange esté viviendo en Gran Bretaña, conociendo como los británicos son socios preferentes de los norteamericanos. Dicho de otra manera, si el australiano tuviera realmente miedo de la posibilidad de que la CIA quisiera asesinarlo, no estaría viviendo en Inglaterra, desde donde publica documentos claramente seleccionados por personas cuyos rostros siguen siendo un enigma.


De cualquier forma, Assange prepara su próximo golpe con la publicación de 10.000 documentos secretos sobre la banca. El australiano se guarda un as en la manda: “ Si nos pasa algo, las partes clave de nuestro archivo, ahora encriptado se publicarán automáticamente”. Mientras Suecia pide la extradición de Assange al Reino Unido por haber cometido supuestamente un delito de violación. A su vez el abogado que representa a Julian Assange en el Reino Unido está organizando una cita con la policía británica para hablar del caso. Sorprendentemente las acusaciones contra el creador de Wikileaks fueron abandonadas por el fiscal sueco en septiembre, y sin embargo las autoridades suecas quieren interrogarle al respecto. Algo no cuadra; ¿para quién trabajar Julian Assange?¿Quién quiere eliminarle? De cualquier forma, The Guardian publica hoy una nueva revelación de Wikileaks: Estados Unidos y sus aliados han acordado un nuevo plan para proteger a los países bálticos de una posible invasión por parte de Rusia.


Revelaciones de Wikileaks


- De España: Según Wikileaks Los EEUU lograron que el gobierno español le ayudara en casos judiciales como el de Couso y los vuelos clandestinos de la CIA. El gobierno de ZP es presentado como izquierdistas trasnochados.
- De Venezuela: Chávez está loco y hasta Brasil no puede apoyarle.
- De Marruecos: Los informes hablan del palacio de Mohamed VI como epicentro de la corrupción.
- De Francia: Sarkozy es definido como un político astuto y brillante pero muy autoritario con sus ministros.
- De Estados Unidos: Una orden secreta firmada por Hillary Clinton ordenó a los diplomáticos estadounidenses espiar por igual a amigos y enemigos. Por si fuera poco, los americanos tenían un topo dentro del gobierno de Alemania, Helmut Metzner, jefe del gabinete del Ministro de Exteriores.


Sergio Calle Llorens

martes, 27 de septiembre de 2011

NEPOTISMO I

Siempre hay que ser bueno con los hijos porque serán los que elegirán nuestras residencias. En Andalucía los vástagos tratan de parecerse en todo a sus progenitores, especialmente si son socialistas. Por eso hay tanto inútil que además de incapaz, sirve de mal ejemplo. Así hasta que llega el momento de meter a sus papis en el asilo de turno, tienen tiempo de hacer carrera en la administración. La única prueba que deben pasar es el test de paternidad. Curiosamente, esta panda de cenutrios es conocida como los Mónicas Lewinski porque cuando se marchan, dejan un sabor amargo en la boca.


Dicen que la fidelidad es harto difícil de encontrar en los tiempos que corren, salvo añado yo, en los equipos de sonido. La excepción a la regla está en el PSOE y en su sindicato del crimen UGT, donde sigue existiendo una gran fidelidad a los cien años de honradez que prometieron en plena campaña electoral. De momento, eso sí, se desconoce cuando comenzarán a aplicar el siglo de honestidad en sus políticas. Y mientras llega el esperado momento, los del capullo continúan con su cosa de enchufar a todo aquel que tenga parentesco hasta el quinto grado de consanguinidad. De tal manera que los hijos, nietos, primos, cuñados y hasta las aflautadoras de miembros que cobran por ello, puedan tener un puesto fijo en la Junta. Es evidente que estas practicas orales para colocar a los suyos nos llevan a recordar a Delibes cuando dijo que” la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad”. Y sin dar un palo al agua.


El diablo no puede estar por todas partes, que para eso están los socialistas y sus hermanos de la unión de granujas y trincadotes. Gente que con el salvavidas del carnet de la rosa pueden trabajar de cualquier cosa. Fíjense en los consejeros que pasan de turismo a sanidad sin hablar idiomas y sin haber ejercido jamás de galeno. Incluso piltrafillas con alergia a los libros y al conocimiento pueden llegar a una consejería de cultura o a dar lecciones sobre educación. No es extraño tampoco ver a un biólogo como director de Metro de Málaga o a un jardinero como diputado provincial. Los socialistas, en definitiva, nunca pierden de vista la oportunidad de seguir viviendo del sudor del de enfrente. Por eso en su mundo no existe el paro, a lo sumo tardan veinticuatro horas en recolocarse. Miren a la ex concejala del grupo socialista María del Carmen Sánchez Aranda que antes de cesar ya le habían buscado un puesto como coordinadora provincial del voluntariado. Un nuevo cargo a cargar sobre nuestras espaldas. Y es que algunas tienen eso, más cara que espalda, pero cuando no la tienen, usan el conjunto de curvas capaz de poner recta la única curva que tiene el hombre.



La verdad es que debe de ser un gusto ser socialista andaluz. Ya saben ser idiota y presumir de ello. Hablar de igualdad con aires de superioridad moral sin percatarse de la incongruencia que eso supone. Uno los ve con el periódico El País bajo el brazo caminando por la vida con el juicio perdido pensando que representan la vanguardia progresista del pensamiento mundial, cuando en verdad son lo que Mcdonald`s a la alta cocina. Esto me recuerda a un nuevo enchufado que ha ido a parar a la Delegación del gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga. Se llama Jesús Heredia Madrazo. La pregunta que se hace todo el mundo es quien es este sujeto que sin pasar oposición trabaja en el centro de poder de la administración en la provincia. Su único mérito es haber ganado un premio de relato corto en El País. Claro y es que todo queda en casa. Sí, debe de ser un placer pertenecer a esta agencia de colocación que siempre cumple con su cometido de encontrar tarea a los suyos. Por eso, desde hoy, publico una serie de trabajos de investigación donde demuestro el nepotismo y el enchufismo de los socialistas. Prometo grandes sorpresas. Eso sí, que nadie espere grandes cambios en el mundo paralelo andaluz. Aquí la pandilla de los cebollinos, independientemente de las revelaciones, seguirá mandando por los siglos de los siglos.

Coda: ¿Saben por qué los laboratorios quieren dejar de experimentar con ratones y empezar a usar a los de la Junta? :

1- Nadie se encariña con los junteros.
2- A nadie le va a importar.
3- Incluso hay cosas que los simpáticos ratoncitos de campos no harían por dinero.


Sergio Calle Llorens

domingo, 25 de septiembre de 2011

DE TRAIDORES



Desde hace más de un lustro defiendo la tesis siguiente; votar al PSOE en Málaga supone un acto de traición imperdonable. Al fin y al cabo la formación crepuscular bermeja ha sido la responsable de la marginación de la provincia que crea más riqueza- según todos los indicadores económicos- en la taifa andaluza. Y todo por fomentar a una casta política y a un valle junto a un río verde. Desgraciadamente han sido los puñales de los hombres más cercanos a esta tierra los que han permitido esta felonía. Y es que como dice un proverbio chino, es más fácil esquivar la lanza que el puñal oculto. Al menos así fue al inicio de la autonomía andaluza que sólo nos ha traído desgracias y agravios imperdonables. Puede que ustedes no quieran recordarlos, pero aquí estoy yo con mi pluma para que nadie los olvide.



Porque hubo un tiempo en los que por poner, Málaga puso hasta los muertos en la lucha por la autonomía. Fue con nuestra sangre, nuestro esfuerzo y nuestros impuestos por donde se ha nutrido la Andalucía dormida y de la subvención. Una región regida por las manos vagas que mecen la cuna. Curiosamente en vez de ser agradecidos con los que pagamos este esperpento andalusí, la Junta y sus agentes malagueños han hecho todo lo posible para perjudicarnos. Sí, desde la muerte de Caparros hasta la elección de Zoido como presidente de la FEMP, esta gente no ha querido jamás nuestro desarrollo. Por eso se oponen a todos los proyectos e ilusiones de esta tierra. El tren litoral, los hospitales, el saneamiento integral son sólo la punta del iceberg de un gran plan que quiere mantenernos bajo el yugo de su estupidez. Yo todavía recuerdo como en Málaga capital la Junta llegó a prohibir que hubiera indicaciones de los hoteles, porque afirmaba que la ciudad no era turística; o aquel proyecto de instalar Eurodisney en la Costa del Sol, que las manos bastardas de esos señoritos andaluces guardaron bajo llave en un cajón. Y todo porque el parque debía para en Sevilla y en ningún sitio más, hasta que los americanos se fueron a Paris, hartos de tanto cenutrio verdiblanco.



Para mantener al pueblo en el engaño, la Junta ha contado con la ayuda inestimable de numerosos medios de comunicación afincados en esta provincia rebelde. Les hablo de periódicos que han sido el portavoz perfecto para calmar a los ciudadanos con proyectos mil veces prometidos. Desgraciadamente, estos plumillas no han llegado a entender que uno de los grandes tesoros de la vida es tener una conciencia honrada y pura completamente alejada de la traición. Esto se explica por el cobro de la publicidad institucional que desemboca en la confraternización con la casta política sureña. Y es que la Junta siempre ha pagado generosamente a traidores. Schopenhauer afirmaba que más traiciones se cometen por debilidad que por propósito firme de hacer traición. La debilidad de muchos malagueños tiene el color de las monedas de plata con las que se vendió Judas. Denarios cobrados para atacar a todo aquel- que como el que suscribe- denuncian el centralismo de la Junta de Andalucía. Por eso nos llaman provincianos y localistas cuando desde nuestras tribunas denunciamos la discriminación que sufrimos. Aunque bien mirado, no deja de ser paradójico el hecho de que alguien que se cree descendiente directo de Jesucristo y María Magdalena señale a los demás sin ni siquiera sonrojarse. De cualquier forma amigos, estoy con el escritor francés Francois de la Rochefoucald cuando afirmó que los que dejan al rey errar a sabiendas, merecen pena como traidores. Pero dejemos que el tiempo se cobra su pieza. Como epílogo decirles que la primera vez que me engañes la culpa será tuya, la segunda será mía. Les puedo asegurar que en mi caso no habrá una segunda vez. ¿Y en el suyo?


Sergio Calle Llorens

viernes, 23 de septiembre de 2011

LLAMADME ALFREDO


Reconozco que soy un tipo peculiar, qué le vamos a hacer. Supongo que de tanto ver cine he ido encuadrando la vida en buenos y malos, como en aquellas películas del oeste que tanto amo. Pero incluso en esas viejas cintas uno puede encontrar a villanos que eran capaces de ganarse el respeto general. Gente que aunque vil, era suficientemente valiente para actuar acorde a un código de honor. Quiero decir que a pesar de ser malos, malísimos, esos tipos merecían que uno se quitara el sombrero. Nada que ver, obviamente, con los socialistas andaluces y su latrocinio institucionalizado. De hecho, comparar el film quién mató a Liberty Valance con la película del ex presidente de la Diputación de Málaga es buena prueba de lo que digo. Al fin y al cabo, en la obra maestra de John Ford, estamos ante una declaración de amor a una época que estaba llegando a su fin, mientras que las actitudes rufianescas de Pendón seguirán aquí instaladas para siempre. Sí, John Wayne o James Stewart versus socialistas no es una comparación que aguante una mirada exigente. Tomen nota, el ex Presidente de la Diputación malagueña y su PSOE gastaron 104.000 euros en llamadas telefónicas realizadas por 446 móviles. Por si fuera poco gasto, los socialistas manos-rotas derrocharon 2379 eurillos de nada en la compra que tres Ipads que todavía no han retornado a sus legítimos dueños- nosotros-. La razón esgrimida para no haberlos devuelto es, según estos piltrafillas, que no sabían que tenían la obligación de hacerlo. Así no es extraño que esta gentuza no merezca ningún respeto. Lo digo hoy, el día en el que Rubalcaba ha exigido a un periodista que le llame de Señor. Así que quiero hacer algunas matizaciones.


Verán, yo soy una persona educada en las buenas maneras y el buen gusto. Decir buenos días, gracias y ceder el asiento en el bus es para mí una actitud habitual. Suelo llamar de usted a los camareros y al cajero del banco. Sin embargo, en lo referente a los políticos, si quieren tratamiento de alteza o excelencia, el respeto se lo tienen que ganar. Es obvio, por tanto, que al candidato socialista a las próximas elecciones hay que llamarle de tú. Porque fue él, y no otro, el que impulso el buen rollito en las aulas, el mismo zangolotino que suprimió el usted y las formas de respeto en la enseñanza. Todo con el toque socialista de la igualdad y todas esas mamarrachadas muy de su cuerda. Así que mientras los profesores son llamados de tú e insultados por la turba escolar y maleducada, Ruby y sus 4 millones de ladrones quieren ser tratados como grandes de España. Pero hasta ahí podíamos llegar. El respeto se lo gana uno cada día y que yo sepa ni para tapar cadáveres en cal viva valen los del capullo. Su único logro ha sido el de igualar por lo bajo. Sí, todos igual de atocinados para que ellos pudieran dejar la vieja piel de toro como un solar. Y lo han conseguido. Para lograrlo, crearon una juventud que sólo aspira a vivir de la teta de la administración, o a sustentarse con miserias de 400 euros, esas a las que llaman ayudas sociales, cuando en verdad son una auténtica tomadura de pelo. A mí me gustaría ver a uno de estos socialistas metidos en los ERE, o a los sindicalistas con las ayudas millonarias sin control, cobrando esa miseria y viviendo su particular lunes al sol. Ya lo ven, los izquierdistas “del pleno desempleo”, con Rubalcaba a la cabeza, han pasado del “llamadme Alfredo a Señor Rubalcaba”. Pues ni una cosa, ni la otra. El único título que merecen es el de SINVERGÜENZAS.


Coda: El socialismo español es como un submarino: puede flotar, pero está hecho para hundirse.


Sergio Calle Llorens

martes, 20 de septiembre de 2011

EL CÁNCER ANDALUZ


Hay mujeres que se empeñan en hacerte regalos, cuando a veces la mejor gratificación es no volver a verlas. La verdad es que eso es lo que sentimos muchos ciudadanos del sur con la Junta de Andalucía. Quiero decir que aunque el señorito andaluz baje de su olimpo para visitar a los mortales con un pan debajo del brazo, la peña desconfía del presente. Aquí ya no vale prometer un metro o un nuevo hospital. Sabemos por experiencia que el regalo es más falso que la planificación familiar de “con ocho basta”. En consecuencia cada vez que los gobernantes vienen con una cajita coronada por un lazo, los ciudadanos honrados miramos la cosa y sentimos deseos de apuntarnos a la estrangulación.


Creo que mi opinión es compartida por una gran mayoría en todas las provincias de la taifa andaluza. Es más, estoy convencido que la Junta provoca el mismo asco que ver a la Duquesa de Alba desnuda. Sí, es una repugnancia incontrolable al ver la banderita verde y blanca y su escudo. Este aborrecimiento por todo lo que tiene que ver con Andalucía se explica por décadas de agravios provinciales. Por eso, el himno andaluz produce arcadas y Griñán vómitos. Desgraciadamente nadie ha sido capaz de hacer un diagnóstico acertado sobre el paciente andaluz en estos años. Sencillamente han estado mirando para otro lado, y sólo aquel que reconoce que tiene un problema será capaz de solucionarlo. Pero la metástasis provocada por esos matasanos ha ido extendiéndose. Y no sólo por culpa de los dirigentes, porque llegado a este punto habría que preguntarse si el pueblo prefiere un médico que le coja la mano mientras se muere, o uno que le ignora mientras mejora. Yo preferiría lo segundo, pero al parecer hay una mayoría que no quiere ni una cosa, ni otra; ellos se inscriben con el médico socialista que les ignora mientras se mueren.


Sin embargo, ahora los médicos socialistas van a dejar paso a otro tipo de galeno. Gente con muchas ganas que sabe que la enfermedad a la que nos enfrentamos es cáncer. Es decir que han acertado en el diagnóstico pero pretenden asear al paciente y mandarlo a oncología, que la fiesta es suya. Ya ven, un limpiadito de cara, el mismo centralismo y alguna que otra patochada propia de los chicos de la gaviota. Nada que vaya a salvar al doliente. Y Mucho menos Arenas que ha empezado a operar de apéndice cuando además del cáncer, el enfermo padece de corazón. Fíjense lo primero que ha hecho ha sido apoyar la ley de capitalidad para Sevilla y luego han obligado al alcalde de Málaga a retirar su candidatura para presidir la FEMP. El PP andaluz en pleno va a apoyar al de Sevilla, en la misma semana que han anunciado que el metro se para. Unos días en los que hemos conocido también que el museo de Bellas Artes sufrirá nuevos retrasos. La propia ministra de cultura declaró que lo abrirían “probablemente” en el 2013 y que “estaban en ello”. Pues bien, nosotros también “estamos en ello”; buscando un nuevo doctor que nos salve de morir en los hospitales que creó Franco. Facultativos que ya no estén bajo la autoridad del servicio andaluz de soplapollas- SAS- y mucho menos de los seguidores de Rinconete y Cortadillo. Porque el cielo puede esperar.

Sergio Calle Llorens

lunes, 19 de septiembre de 2011

LENGUAS II


La mayoría de personas da por buenas una serie de hechos falsos sin pararse a pensar ni un momento. Ya saben, mentira bien inventada vale mucho y no cuesta nada. Uno de esos embustes que se repiten hasta la saciedad es que el español está en peligro en Cataluña. Sin embargo, los datos contradicen esta afirmación; así es el catalán a pesar de las imposiciones en los centros de enseñanza, el que va retrocediendo en su uso. Tengamos en cuenta de que la inmigración ha provocado que la lengua de Cervantes sea la lengua más hablada fuera de las escuelas. Otra cosa bien distinta es lo malo de imponer la lengua vehicular en la enseñanza. Yo defiendo el bilingüismo, pero los separatistas y los separadores siguen empeñados en renegar de una parte importante de su ser. Allá ellos.

Otra de las mentiras que llevo escuchando desde hace más de un lustro, está basada en el supuesto peligro chino para los próximos años. Al parecer, todo un conjunto de ciudadanos afirma, sin sonrojarse siquiera, que China sustituirá a los Estados Unidos como potencia mundial. Imagino que basan sus afirmaciones en la compra de deuda extranjera por los asiáticos y en las predicciones de la bruja Lola. Pero quien quiera leer esto, que lo guarde en algún rincón de su memoria. China caerá por su propio peso, por su exagerado crecimiento y por otras razones de carácter interno que tan bien conocen los servicios de inteligencia. A China no hay que temerla sino compadecerla.

En España no son muchos los que dominen las lenguas extranjeras o el lenguaje económico. Y mucho menos, los miembros del gobierno. Todavía recuerdo a una ministra española cuando afirmó que “el producto interior bruto es masculino, por eso va mal”. La niña se quedó descansando sin percatarse si quiera de que lo más bruto que hay en esta nación son las mentes de sus señorías. Por otra parte, el pueblo llano tampoco controla muy bien el lenguaje político y se deja convencer fácilmente. Un lerdo con cejitas, buenas palabras y alguna promesa son suficientes para doblegar voluntades. Esta gente es la misma que afirma que la monarquía española es muy cara, cuando es justo lo contrario. Les doy datos: La casa real española tiene un presupuesto de 8,7 millones de euros. Muchos dirán todavía que eso es un gasto tremendo y que lo mejor sería echar a los reyes e instaurar la III república. Bueno la subvención a la hija de Chaves en la empresa donde trabajaba era de 10 millones de eurillos. Pero dejemos a los hijos de los corruptos para hacer un análisis comparativo riguroso de lo que cuesta mantener a una familia real europea. La monarquía más cara es la británica, con 46,7 millones, le sigue la holandesa con 39,6 millones, la noruega con 28 millones, la belga con 14 millones y la sueca y la danesa con 12. La monarquía española, por tanto, tiene el presupuesto más bajo junto- atención, atención- a Luxemburgo. No importa, algunos seguirán afirmando lo contrario. Nada se puede hacer contra aquellos que han decidido de antemano fijarse en el continente y no en el contenido. A ellos habría que recordarles que no es lo mismo- aunque quieran- tu hermana en el jardín del Edén, que le den a tu hermana en el jardín. Tampoco puede ser igual, aunque se empeñen, una pelota negra, que una negra en pelota. Pero claro no se puede esperar mucho de gente que no domina lenguaje alguno y se expresa cuan neardental cualquiera. Piltrafillas que no entienden la diferencia entre un metro de encaje negro, y un negro que te encaje un metro. Consecuencia, queridos amigos, de desconocer la cultura con mayúsculas a la que ellos desprecian. Y es que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Ay el pueblo, siempre tan errado y confundido.


Sergio Calle Llorens

EL JUEGO DE LA OCA




No creo que sean muchos los que desconozcan el juego de la oca, aunque la mayoría juegue sin ser muy consciente de lo que hace. La paternidad del juego se le atribuye a un griego llamado Palamedes, algo así como el de los dedos palmeados. Según cuentan las crónicas, la oca era una imagen de los antepasados heperbóreos que realizaban cada año el viaje hacia las tierras del Norte. Pero vayamos al juego en sí, que consta de 63 casillas ( 7 series de 9) Estas dos cifras son la base del juego: 7 es el número de las puertas que hay que atravesar antes de alcanzar la vida eterna. En cuanto al 9, es la cifra de la realización completa del espíritu, y por tanto el de Venus. Cada 9 casillas encontramos una oca en la espiral del juego. En todas ellas nos topamos con figuras parlantes: La hospedería, el puente de paso, la prisión que encierra nuestros deseos materiales, el laberinto y el pozo- que está a medio camino del recorrido- y finalmente la muerte. El que cae en la casilla 58 (5+8=13) tiene que regresar al punto de partida y comenzar de nuevo todo el recorrido. Así, el que no ha sabido alcanzar la vida del espíritu antes de morir, debe reencarnarse. Pero el que ha sabido nacer a la vida del espíritu supera la muerte a la que tan sólo cinco casillas separan de la meta final. El número 5, que es la cifra de la realización y del perfeccionamiento humanos, caro a los cátaros y a lo pitagóricos.


Por ello, debemos de tener cuidado de tomar estos juegos por simples pasatiempos. La oca conduce a la muerte, pero a la muerte superada, a la resurrección espiritual. Es un animal de agua, de tierra, y de aire, permitiendo el paso de un plano a otro, de ahí de su importancia. Por si fuera poco el simbolismo de su pata palmeada es universal y lo encontramos en muchas culturas. La forma de la pata de Oca está relacionada con la concha de Santiago, y, al igual que ella, toma el nombre de Mérelle- Venera, esa mérelle está ligada al juego de la Rayuela, camino del paraíso. Sin duda, el juego de la oca es mucho más apasionante que lo que la mayoría podría pensar a primera vista.



Sergio Calle Llorens

domingo, 18 de septiembre de 2011

LA CONQUISTA DE DINAMARCA



Cuando se han cumplido dos siglos de la guerra que los españoles libraron contra los ejércitos de Napoleón, muy poco queda ya por añadir a las hazañas protagonizadas por nuestros compatriotas en aquellos momentos difíciles. El acontecimiento ha merecido la publicación de innumerables títulos sobre nuestra guerra de la independencia, en los que se ha destacado el heroísmo del pueblo español. El primero en levantarse en armas contra el corso, librando la primera guerra de guerrillas de la historia. Con ello, los españoles mostraron al mundo que era posible luchar y vencer al Emperador de los franceses, tanto en las calles como en los campos de batalla. Héroes anónimos que lucharon por toda una nación, al verse traicionados por sus antiguos aliados, protagonizando una lucha sin cuartel que ha quedado retratada en los lienzos del genial Goya. La lista de héroes es amplia: Pedro Velarde y Luís Daoíz resistiendo y muriendo por España en la parque de artillería de Monteleón, el pueblo llano de Madrid que vendía caro su pellejo y se enfrentaba en sus calles al entonces mejor ejército del mundo, los guerrilleros indomables que no dieron nunca cuartel al enemigo, Agustina de Aragón, los soldados de Bailen, los defensores de Astorga. Entonces qué podría añadir yo a esta lista interminable de héroes en este trabajo sobre ilustres personajes de nuestra nación. Durante días reflexioné sobre el tema, y he de reconocer que estuve tentado de cubrir con un tupido velo- lo cual no habría sido justo- aquella maldita guerra, y entonces recordé un episodio histórico protagonizado por nuestros soldados en el reino de Dinamarca, del que muy poco se sabe, al menos aquí, porque el desconocimiento hispano sobre aquella conquista pacífica del pequeño país escandinavo, contrasta con las celebraciones que los nórdicos dedicaron a tal acontecimiento. A muchos españoles les sorprendería la admiración que los daneses muestran hoy por aquellos bravos soldados, que dicho sea de paso, dejaron una huella indeleble en muchos aspectos de la vida cultural y social de aquel país. Dinamarca organiza cada año seminarios y conferencias sobre el episodio, e incluso no son pocos los que presumen de ser descendientes de nuestros soldados. Por eso, investigué sobre el Marqués de La Romana y sus hombres, cuya historia merece ser contada, porque como dicen en Dinamarca, la historia no es patrimonio de unos cuantos, sino de todos. Ojala hagan suya la historia que les relato a continuación.


Europa en 1807



Aquel año, Europa era escenario de un gran conflicto. Napoleón trataba, como un siglo más tarde hiciera Hitler, de apoderarse del viejo continente. Un año antes, sus ejércitos habían sufrido grandes bajas en la batalla de Preusch-Eylav durante la campaña que llevaba a cabo en Polonia. Napoleón pidió ayuda a España, ya que desde 1796, mediante el tratado de San Ildefonso, nuestro país se había aliado con Francia. El artículo quinto era la base para solicitar la ayuda española. El corso exigió a Godoy que mandara la división que se encontraba en La Toscana y Parma, es decir, la región que formaba el Reino de Etruria, por entonces regentado por María Luisa, hija del monarca español. A nadie se le escapaba que lo que Napoleón tenía en mente era obtener el control absoluto del nuevo reino. Carlos IV a pesar de conocer las intenciones del corso, accedió a sus requerimientos. La expedición fue comandada por Don Pedro Caro y Surela Valero, tercer Marques de La Romana. Hombre ilustrado y de gran preparación. Había cursado estudios en el colegio marino de Cataluña y ascendido poco tiempo después a Alférez de Fragata. En 1781 participó en la toma de Menorca y también luchó en la guerra de Francia por lo que fue ascendido a Teniente General. En abril de 1807 se puso al frente de la expedición. Una vez más, los soldados españoles levantaban con su marcha decidida el polvo de los caminos de Europa. Mientras marchaban, Napoleón comenzaba a perfeccionar su plan de seguir destronando borbones, y que tan funestas consecuencias iban a tener para nuestro país. En julio, la división de Etruria arribaba a la plaza sitiada de Straslund, defendida por los suecos, al mando de su rey Gustavo IV. El día 6 de agosto se desalojó al enemigo de sus baluartes exteriores, obligándoles a encerrarse en la plaza. El batallón de voluntarios de Cataluña y los cazadores de Villaviciosa se ganaron la admiración del General Monitor y su estado mayor, que tuvo que contener el ardor guerrero de los españoles. Algunos incluso se trajeron postes de las estacas del campo sueco. Finalmente los españoles llegaron a su destino: Hamburgo



Hamburgo



Las unidades que comandaba el Marqués de La Romana, estaban formados por los regimientos de infantería de línea de Asturias y la Princesa, los regimientos de caballería del rey, el primer batallón de Barcelona, el de infantes y dragones de Almansa con doce piezas de artillería y un grupo de zapadores. Los ingenieros de la división expedicionaria del norte fueron 13 jefes y oficiales. En total unos 15.000 hombres, que muy pronto se hicieron populares en Hamburgo, tanto que los nativos preferían tener 10 españoles alojados antes que un francés, holandés o italiano. Pasaron muy buen tiempo los españoles en Hamburgo, hasta que Napoleón ordenó la ocupación de Dinamarca.


El Príncipe de Pontecorvo y los españoles



El futuro rey de Suecia, todavía Príncipe de Pontecorvo, pretendía utilizar a los españoles en un ataque sobre ese país, que nunca llegó a producirse. Los españoles se unieron a un contingente Franco-belga de tamaño similar. Las unidades españolas fueron distribuidas en Dinamarca de la siguiente forma:

- En Zelandia: Los regimientos de Asturias y Guadalajara, mezclados con tropas francesas al mando del General Freiron.
- En Fionia: El estado mayor y los regimientos de la princesa, Villaviciosa, Barcelona, artillería y zapadores, bajo el mando directo de la Romana.
- En Jutlandia: Los regimientos de Zamora, Infante, Almansa y Algarbe al mando del General Kindelán.

Huelga decir que toda nuestra tropa estaba rodeada por unidades de “La Grand Armée”. Como al Príncipe de Pontecorvo, a los daneses los españoles les parecían muy exóticos y diferentes a todo aquello que habían visto hasta entonces. Para empezar, fue el primer ejército que no arrasó Dinamarca, comportándose de forma educada con los nativos del país. A los escandinavos les sorprendió de forma muy grata este inusual comportamiento de la soldadesca española. Vivían entre la gente, se comportaban de forma familiar, aceptaban sin remilgos la comida local- no como franceses y belgas- hacían fiestas en las que tocaban la guitarra y jugaban con los niños. Además, los españoles aprovecharon su estancia en Dinamarca para echarse novia- desconozco la lengua en la que hablaban a sus enamoradas, pero lo dejo a la imaginación de los lectores- No es de extrañar que de ese contacto con nuestros soldados, los daneses aprendieran a fumar tabaco liado, a aliñar la ensalada, a usar ajo en las comidas. En otras palabras, los nórdicos disfrutaron de la compañía de los españoles, algo que contrasta con la mala imagen que tenían de “los arrogantes belgas y franceses”


Malas noticias de España


Pero mientras los españoles disfrutaban de su estancia en tierras danesas, de España comienzan a llegar noticias inquietantes. Según el diario español “La abeja del norte”: “Se ha producido un levantamiento popular el 2 de mayo”. Para nuestras tropas ya no hay nada que hacer en Dinamarca, por lo que volcaran todos sus esfuerzos en volver a la patria y luchar junto a sus compatriotas en la lucha contra el invasor. No tardó, por tanto, el Marqués de La Romana en reaccionar y el 24 de junio se dirige a los Jefes de las unidades en los siguientes términos: “Acabo de recibir un aviso de S.A.S el Príncipe de Pontecorvo participándome que José Napoleón, rey de Nápoles, ha sido proclamado nuestro soberano, y entre tanto que recibo posteriores órdenes, lo comunico a usted para su inteligencia y gobierno”. Precisamente era eso lo que se necesitaba en aquellos momentos, inteligencia y mucho aplomo. El plan español era embarcar en los navíos de la flota inglesa y poner rumbo a España, con objeto de participar en la lucha junto a sus hermanos. Por su parte, la Junta de Sevilla había enviado al oficial de la armada Don Rafael Lobo con cartas para los generales Romana y Kindelán, informándoles sobre el devenir de los acontecimientos. Al mismo tiempo, los británicos habían intentado en vano ponerse en contacto con una división española, para entregarles informes de las Juntas de Galicia y Asturias. Además, el capitán Vives tampoco se quedó cruzado de brazos, y había planeado fugarse con toda la guarnición. Comunicó su plan a Antonio Fabregues, cuya única misión era contactar con la flota británica. Vives tras conseguir un bote del comandante de Morsoer, para atravesar el Grand Belt, no avistó a los británicos, pero al llegar a Fionia, el comandante danés de una batería le proporcionó una barca para llegar al langeland, en la que embarcó con un asistente para comunicar a los británicos su deseo de volver a España y defenderla. El asistente le dijo que aquello era una locura, por lo que lo desarmó y lo tiró por la borda. Visto lo visto, a los marineros daneses no les quedó otra que remar en la dirección que le indicaba el español. Las baterías costeras, al percatarse de la maniobra empezaron a disparar, pero ya era tarde. Finalmente Fabregues subió al navío de guerra británico Edgard. Era el 4 de agosto. Mientras tanto, los españoles del Marqués de La Romana se negaban a jurar lealtad a José Napoleón Bonaparte, como Rey de España y de las Indias. Los soldados eran conscientes de lo que significaba el juramento, y no estaban dispuestos a llevarlo a cabo. Eran españoles y querían morir defendiendo a la patria. Finalmente, los soldados gritaron lo que sus oficiales:

“Como individuos del ejército de la nación española, de la que formamos parte y a la que deseamos vivir y morir siempre unidos y tan sólo creyendo que toda ella, legítimamente representada, pueda haber en plena libertad prestado igual juramento que se nos exige, sólo así juramos obediencia al rey, a la constitución y a las leyes”

Este juramento también adoptado por la tropa española de Langeland y en Zelandia. Los regimientos de Asturias y Guadalajara se alzaron en armas contra los franceses y estuvieron a punto de matar al General Frerion, pero fueron rodeados por tropas aliadas que los hicieron prisioneros. Mientras en Rudkobing los artilleros destruyeron los cañones de la bateria, para evitar que los franceses pudieran usarlas contra ellos. En este mismo lugar, se hallaba el Capitán Vives, lo que perjudicó los planes de evasión, ya que al llegar Fábregues con el navío británico al otro lado de la isla, impidió que pudiera ver las señales convenidas. Está claro que los franceses lo habían trasladado allí para evitar su fuga.

El día 5 de agosto llegó al Grand Belt el bergantín mosquito al mando del oficial Lobo, portador de los pliegos de las juntas de España.



La Fuga



Lobo tras reunirse con Vives y Ambrosio de la Cuadra, decidieron que Fábregues se presentase al Marqués de La Romana. Éste al conocer la situación que se vivía en España, envió la siguiente orden a todos los jefes de regimiento de Jutlandia:

“Acabo de recibir por un oficial español pliegos de la junta suprema de Galicia y del General Don Tomás de Morlá, en la que me anuncias que las provincias de Andalucía, Castilla, Galicia, Valencia, Extremadura y Aragón han tomado armas en defensa de la libertad de nuestra patria, y que en muy breve llegará una escuadra a estos mares que nos conduzca a España, para con las tropas a mi mando que me quieran seguir, y cuento con V.S. y sus oficiales y demás individuos del regimiento de su cargo que quieran participar como buenos españoles en la gloria de nuestra nación. Y a vuestra señoría les ordeno se ponga en marcha por la vía más corta para esta línea de Fionia,, haciendo uso de los barcos que haya en Aarhus y demás puertos, apoderándose de ellos, si fuese necesario a la fuerza. Recomiendo a V.S. muy particularmente que haga observar a su tropa a la más exacta disciplina, vigilando los oficiales y sargentos, tratando de causar el menos daño posible a los inocentes habitantes de este país, pero ni tampoco a los franceses que haya en él”.

En este mensaje podemos ver la grandeza del marqués, y su altura moral, quien conocedor de los abusos y crímenes cometidos en España por las tropas de Napoleón, pide que no se ataque ni a los daneses, ni siquiera a los franceses. No hay en su misiva ningún deseo de venganza, su único anhelo es volver a la patria que está en peligro. Para él, como para sus soldados hubiese sido más fácil seguir viviendo en el oasis danés, hasta que las cosas mejorasen, pero habían jurado defender España y morir por ella, y todos, con la excepción de Juan Kindelán que traicionó avisando a Bernadotte de toda la trama, lucharon por abrirse camino en los buques de la armada británica. El día 9 de agosto, la guarnición de Nyborg se hizo dueña de la plaza por sorpresa y el gobernador entregó las llaves al Marqués de La Romana, que sin más dilación comenzó a embarcar la tropa. Los daneses trataron de impedirlo, pero se rindieron a poco de iniciar los combates. Por su parte, los franceses no se atrevieron a atacar en los tres días que duró el embarque. Finalmente toda la tropa estaba reunida en el Langeland, a excepción de los regimientos de Algarbe, Asturias y Guadalajara, y algunos otros hombres que prefirieron quitarse la vida antes que rendirse a los franceses.

El día 18 llegó una escuadra inglesa con 12 barcos, una fragata y un bergantín. El marqués visitó al Almirante Sumarez en la fragata victory, que la comandaba. Juntos tremolaron la bandera española, saludándola con 21 cañonazos. Los españoles aullaban de júbilo, la alegría era indescriptible entre la tropa. Finalmente habían podido cumplir con su palabra e irían a España a luchar contra Napoleón. El 21 de agosto se presentó en la playa el conde Ahlefeld- Laurisg, a quien se devolvieron las armas rendidas. Aquel día se embarcaron nuestros soldados. El capitán vives fue el último oficial en abandonar la isla, y se despidió del oficial danés con un abrazo. En los primeros días de octubre, fueron recibidos con vítores en Santander, Santoña y Ribadeo donde desembarcaron. La aventura danesa de aquella división española de la Grand Armée había llegado a su fin. Les esperaba ahora otra aventura, en la que muchos de esos soldados perderían en la vida. La mayoría de las unidades se integraron en la división expedicionaria del norte, también conocido como el ejército de la izquierda. Éste cometió el error de presentar batalla ante un ejército netamente superior, en vez de adoptar medidas más prudentes y meditadas, como hacía el propio Wellington en la campaña portuguesa.



Recuerdo imborrable



Pero los españoles que fueron estacionados en Dinamarca, dejaron una huella imborrable, e incluso hoy 200 años después de los acontecimientos, se les sigue recordando en el país nórdico con auténtica devoción. La imagen que se tiene de ellos en Dinamarca, es la de gente alegre, educada y musical; en otras palabras, el antepasado perfecto al que recurre cualquier danés para explicar un temperamento fuerte o rasgos mediterráneos. Incluso hoy día existe un proyecto articulado en torno a la página web www.spaniolere.dk , en el que se incluye material apara escolares y una investigación para encontrar antepasados españoles. Lo cierto es que los españoles jugaban con los niños, enseñaron a los daneses a fumar tabaco liado, o a aliñar las ensaladas. Hacían fiestas y tocaban la guitarra llenando de vida y alegría sus pueblos y ciudades. Tanto es así, que en la ciudad de Ringsted se hizo el comentario siguiente:

“En mi pueblo hubo una vida asombrosamente bulliciosa y agitada mientras los españoles estuvieron allí. El día que se fueron, el pueblo quedó como vacío y muerto”

También dejaron huella en la literatura romántica danesa, en autores como Blitcher o Christian Andersen. Éste último narra en sus memorias que el primer recuerdo de su infancia, fue un soldado español, que era lo más exótico que había visto en su vida. Como Andersen, las mujeres danesas no olvidaron nunca a sus novios españoles. Pues bien, hoy día la conquista española de los corazones daneses sigue estando tan viva como entonces. No es de extrañar que cuando en aquel país se cuentan sus hazañas, uno pueda sentir a aquellos bravos soldados marchando hacia su trágico destino.



Algunas puntualizaciones



Al igual que he tenido ciertos problemas para elegir entre los personajes que protagonizaron actos heroicos durante la guerra de la independencia, también los he tenido para selección alguna de las sandeces que he tenido que escuchar sobre el bicentenario de aquel conflicto. La más increíble es aquella narrada por una conocida dirigente político- me abstengo de escribir su nombre- en la que alguien afirmó que en Móstoles los heroicos lugareños luchaba contra los franceses lanzándoles bombonas de butano, desde las ventanas. Quizá ésta sea la más llamativa, por no decir estúpida, pero hay más, muchas más. Recuerden a aquellos que afirmaban que los franceses traían a España los ideales de la revolución francesa, y aunque así hubiera sido, eligieron una forma muy poco elegante al invadir un país, traicionando a sus antiguos aliados. Porque no podemos olvidarlo, los franceses eran nuestros viejos amigos, y cuando llegaron a España con la excusa de invadir Portugal, fueron recibidos de muy buen agrado por la población. Sólo cuando comenzaron los desmanes y abusos de las tropas de la Grand Armée, los españoles volvieron sus armas contra los invasores, como muy bien señala Napoleón en sus memorias:

“Desdeñaron su interés sin ocuparse más que de la injuria recibida. Se indignaron con la afrenta y se sublevaron ante nuestra fuerza, corriendo a las armas. Los españoles en masa se condujeron como un hombre de honor”.

Y lo hicieron, añado yo, en busca de venganza por la extrema crueldad con la que los franceses trataron a nuestros compatriotas de entonces. Hombres, mujeres y hasta niños decididos a no darles tregua. Millones de almas enfurecidas hasta lo indecible, que lucharían por primera vez en la historia en ciudades, y que derrotarían al ejército napoleónico en campo abierto- Batalla de Bailen- demostrando al mundo que era posible la victoria ante el corso. Los españoles cuando luchaban, no lo hacían por el antiguo régimen, sino por liberar a España del yugo extranjero. Su misión era expulsarles y cobrarse la afrenta recibida. Además no todos los intelectuales simpatizaban con los franceses, pues qué podríamos decir de Jovellanos y compañía. España, por tanto, demostró, pese a quien pese, ser una nación orgullosa, en una guerra en la que el Duque de Wellington fue el torero, y los españoles los banderilleros que no dieron tregua ni de día ni de noche, causándoles miles de bajas.

El final es bien conocido, y la gloria del emperador se hundió en España. Lástima que después la vieja España no pudiera culminar por la vía liberal abierta por las cortes de Cádiz de 1812. Una pena también, que algunos españoles se empeñen en seguir falseando y manipulando la historia.


Sergio Calle Llorens

viernes, 16 de septiembre de 2011

CARTA A GRIÑÁN




Querido Pepito el breve:


Llevo meses buscando el despacho que prometiste abrir en Málaga. Ya sabes, ese al que ibas a acudir cada quince días para conocer los problemas de esta provincia. Pero después de mi búsqueda infructuosa, he decidido lanzarme por la vía epistolar. Espero, eso sí, que respetes tanto mi atrevimiento como el tuteo. Especialmente esto último. Al fin y al cabo tú eres como de la familia. Vaya que te aprecio tanto como a un animal de compañía, o incluso más. Entiendes como ellos, frases concisas y breves. Así que el tratamiento de excelencia y las frases complicadas los dejamos para otros seres superiores.

Verás, supongo que vivir tan lejos de estas tierras te ha impedido ver la realidad a la que nos enfrentamos cada día. Te cuento, en Málaga el último hospital lo hizo un tipo bajito, con muy mala leche al que llamaban Tito Paco. Por lo visto, ese centro sanitario tiene nombre de aviador del bando en el que luchó tu papa- el franquista- pero sabes, a pesar de los años trascurridos- y de las promesas socialistas- aquí no se ha construido un nuevo hospital. Mira si está mal la cosa que esta es la provincia con menos camas por habitante de toda la región. Bueno, y de las ambulancias ni te cuento. Mi propio padre murió ahogado en su propia sangre esperando a que llegara una a por él, con eso te lo digo todo.

Tampoco sabemos nada de la fecha de apertura del metro. Algunos hablan del 2016, pero otros- perdona nuevamente- afirman que la Junta es como una vieja fotocopiadora que sólo estropea los documentos importantes. No sé yo, pero el caso es que aquí la gente está más quemada que la moto de un hippie. A quien se le ocurre prometer la inauguración del suburbano a sabiendas de que era imposible. Yo me he apostado una mariscada que en el 2031 la obra estará llegando a su fin. Vaya que ni el caballo del malo es tan lento. De cualquier forma, yo si estuviera en tu lugar apostaría por un medio de transporte andaluz alternativo; bueno, bonito y barato. ¿Qué te parece el burro taxi de Mijas? Y ya de la regeneración de las playas con arena del mismo metro, ni te cuento. Yo de ti, no me pasaba por la costa malagueña no fuera a que te ensartaran como un espeto de sardina. No quiero ni contarte lo que piensan de ti. Te dedican algunos epítetos que mi buena educación me impide reproducir por aquí- Hay incluso quien apunta a que los socialistas andaluces tenéis algo de gafes profesionales. Vaya que sois familias de Murphy, el de la ley. Pero yo no lo creo porque el apellido del guiri no aparece en ningún expediente de regulación de empleo- ERE-


Oye y otra cosita, ya que por tu ventanal ves cada mañana el río verde, comentarte que aquí el Guadalmedina no tiene quien le quiera. De hecho, querido presidente ni siquiera habéis tenido a bien limpiar su cauce. Y ahora, por si no lo sabes, vendrán las lluvias y tal vez las lágrimas y los lamentos. Sí, ya sé que se lleva hablando del tema desde la época en la que la Duquesa de Alba era virgen. Pero escucha que yo ya lo de las zonas verdes y deportivas, y lo de parque fluvial ya lo tengo olvidado. Lo que te pido es una escobita, un poquillo de lejía y algunas horillas de limpieza. De hecho, llamé por teléfono a la Delegada del Gobierno andaluz para hablarle del tema, pero visto los resultados, no he debido de ser muy convincente. Creo que la Martel no va a hacer nada ya que está convencida de que Dios no va a mandarnos otra inundación porque la primera no funcionó del todo. O sea que para qué preocuparse. El caso es que el cauce está tan sucio que ya la maledicencia popular lo ha bautizado como Jonny Melavo.

He dejado para el final algunas cosas que se escapan a mi entendimiento. Te lo digo porque en estas tierras las obras se eternizan y nunca acaban. Y cuando lo hacen, es en una década más tarde. Date un paseo por algunos barrios del barrio de la Trinidad, cuyos edificios parecen sacados de la guerra de Bosnia. Sorprendente, ¿verdad? Pero hablando de cosas extrañas, a veces un edificio o una esquina emblemática que estaba allí un cuarto de hora antes, se desvanece como por encantamiento. Muchos malagueños han llamado a Iker Jiménez para que investigue estos casos para anormales. Hay quien afirma que es cosa de extraterrestres, pero yo no me lo trago, después de todo, la mejor prueba de que existe la vida inteligente en otro sitio del universo es que nunca ha intentado establecer contacto con nosotros. Y menos con vosotros con los paletos que sois. Reconozco, eso sí, que el estadio de atletismo, el Martín Carpena o las rondas siempre se concluyan en una fase posterior. Es lo que aquí se conoce como “Encuentros en la Tercera Fase”. Pero no es cosa de alienígenas, sino de terrícolas muy capullos.

Con todo lo expuesto trato de decirte que tú y los de la rosa sois tan populares en Málaga como el Mein Kampf de Hitler en una escuela de Israel. Sin embargo, algunos todavía os defienden porque dicen que sois necesarios porque el diablo no puede estar en todas partes. Lo triste es que muchos beben para olvidar tu careto, pero ellos al menos por la mañana estarán sobrios, y tú querido presidente de la taifa andaluza, seguirás siendo a sus ojos, feo de cojones. Bueno eso es todo lo que quería contarte hoy. Ahora te dejo que tengo tarea.

PD: Ah, y ni se te ocurre venir por aquí pues algunos se están planteando hacer algo con la catedral. Al parecer la decisión está tomada y piensan, si apareces, colgarte boca abajo desde la torre que falta. Es decir que la manquita pasaría a llamarse Griñanita.

Sigue con salud.

Sergio Calle Llorens

miércoles, 14 de septiembre de 2011

CORAZÓN DE ROCK AND ROLL


Como dijo Albert Einstein hay dos formas de entender la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro. Yo pertenezco al grupo de personas que supone lo segundo. Y hablando de milagros, hace unos días ocurrió un hecho que se le parece. Verán, estaba deambulando de noche por la ciudad cuando mis pasos me llevaron hasta un garito cuya existencia desconocía. Fue traspasar el umbral y para mi sorpresa, me tomé con un viejo amigo. Un tipo que trabajaba de camarero en aquel santuario del Rock and Roll, Side Car. Un lugar en el que cada noche, los amantes de esa música nacida en plantaciones y en licorerías ilegales bailábamos descontrolados. Hacía mucho tiempo que nuestros caminos se habían separado, pero fue entrar a su establecimiento y los recuerdos afloraron. La verdad es que no tardó ni dos segundos en servirme mi whiskey favorito. Y eso que ya no lo bebo. Aquel hombre todavía se acordaba de mis gustos como bebedor. Ni que decir tiene que el garito estaba lleno de rockers sedientos, y no solo de alcohol. Por primera vez en años, había encontrado lo que estaba buscando. Nada de música enlatada, de éxitos efímeros de verano. Estaba tan pletórico que casi me fue imposible borrar de mi cara una sonrisa de oreja a oreja. Allí, mi corazón de Rock and Roll latiendo fuerte en compañía de esos últimos valientes.


En fin que tuvimos tiempo de ponernos al día sobre nuestras andanzas. Al escucharle, recordé que aquel hombre me enseñó que beber exige dedicación exclusiva, entre otras pequeñas cosas. Estuvimos de pie charlando sobre la Málaga canalla en la que crecimos. Una ciudad que fue el mejor decorado de las tierras del sur para la mafia del baile. Lugares en los que nuestros sueños parecieron hacerse realidad por unas horas. Madrugadas inolvidables a ritmo de rock. Tiempos en los que fuimos inocentes y en los que creímos amar a mujeres de toda condición. Teddy girls con la falda muy corta y la lengua muy larga. Chicas que antes de embragar tú, desembragaban ellas. Una Málaga llena de creatividad y de bandas alternativas cuyas melodías parece que apenas recuerdan unos fieles. Personas que ya vamos peinando canas en el meridiano de nuestra existencia.


Sí, allí estábamos mi amigo y yo charlando, mientras la banda sonora de nuestras vidas calentaba nuestros corazones; The Kinks, The Clash, Stray Cats hasta que un rocker llamado Gregorio- y que responde al nombre de Johnny- comenzó a pinchar discos en un viejo equipo. Poco a poco y sin prisa los fantasmas de aquellos que se fueron, traspasaron la pared. Parecían querer recuperar el tiempo perdido; Gene Vincent, Eddie Cochran, Buddy Holly y el mismísimo Elvis obrando el milagro. Tal vez sea poco para aquellos años prodigiosos, pero a nosotros nos basta. Al fin y al cabo, es una noche en un bar hablando de los años frenéticos de nuestra juventud. Ni música de diseño, ni sevillanas, ni zarandajas latinas. Sólo Rock and Roll clásico y en vena. La nostalgia va dando paso a una euforia infinita. Incluso algunas parejas se animan a bailar un stroll. Hay otro que prueba a cantar una melodía de Dion and the Belmonts. Y no lo hace mal, por cierto. Así mientras la noche se adentra en la madrugada, un par de tipos acompañados de una chica arriban al local. No les echo más de 19 años. Ellos no lo saben, pero están a punto de cometer el error de sus vidas.


Pantalones cagados, zapatillas sin cordones, camisetitas rosas de diseño y gorras para tapar sus greñas. La chica, en cambio, está de buen ver y viste con un vestido ajustado. Piden tres copas con desprecio y en voz alta dicen que si pueden cambiar la música. Se hace el silencio sólo roto cuando la chica comienza a reírse de las pintas de los rockeros. Mi amigo que lleva tiempo en el negocio y se sabe manejar bien en las distancias cortas hace como si no hubiera oído la impertinencia. En esto, un tipo al que todos llaman “The Quiet Man” pregunta qué le pasa a la música. El muchacho le replica que es una mierda y que le cambie, si es que tienen otra cosa. Y claro, los que allí estábamos nos sentimos ofendidos. Vale, somos más viejos que antaño, pero también más perros; ¿no te gusta Elvis?- le pregunta extrañado Johnny que se relame de gusto. No, es una mierda- aquella salida de tono abre la caja de los truenos. Porque uno puede mentarte a la madre pero despreciar a Elvis, es harina de otro costal. Veo que el hombre tranquilo se levanta de su banquete y se dirige en busca del niñato. Me temo lo peor porque el amigo de Gregorio, un tal Juan que hace boxeo en sus ratos libres, también se pone a la altura de los muchachos. Los perroflautas siguen sin ser conscientes de con quien se juegan los cuartos. En un último intento, mi amigo les manda adonde vive Chaves; es decir a la mierda, pero los chicos siguen ahí, desafiantes. -¿Qué cantante te gusta? Pregunta el tipo callado- Rhianna, por ejemplo. Ahora somos nosotros los que reímos con ganas. Impertérritos, los representantes de la generación de soplapollas más grande en la historia de España aguantan el tipo, hasta que de sus boquitas comienzan a lanzar insultos. Sé que debo hacer algo para detener aquello, pero ya es demasiado tarde. Entonces Juan lanza un derechazo a la cara al de las greñas rubias y otro a su estómago. La chica grita, y su amigo queda petrificado al verle la sangre correr. El hombre tranquilo se lanza en su búsqueda para pintarle el careto. Pero ahora no lo dudo y me interpongo, tomo al rapaz del cuello y le grito: ¿Sabes cual es la diferencia entre Rhianna y Elvis?- el chico que a esas alturas ha empezado a entender de que va el asunto y las consecuencias que pueda traer, niega con la cabeza- pues que Elvis sigue vivo ¿Y vosotros queréis seguir estándolo? Pues corred. Y eso hicieron, sin volver la vista atrás, con el rabo entre las piernas, alguno con menos dientes y con el orgullo por los suelos. A esas alturas no sé como van a tomar que les haya birlado la pieza a última hora, pero el anuncio de mi amigo disipa cualquier duda: “Invita la casa”. Y es que hay noches, cuando menos te lo esperas, los milagros ocurren. Pues que sigan, ocurriendo digo, mientras nuestros corazones laten a ritmo de Rock and Roll. Amen.


Coda: La santísima Trinidad de los Rockers está formada por Elvis- el padre, Buddy Holly el hijo y Eddie Cochran como espíritu santo. A ver si se enteran de una puñetera vez.


Sergio Calle Llorens

MÁLAGA, ART NATURA Y ANDALUCÍA


El museo Art Natura de Málaga parece morir antes de haber nacido. Vaya que la Royal Collections y todo su proyecto cultural van a perecer sin conocer los sinsabores de la vida. La prensa local comienza a hablar de desastre mientras que otros apuntan a que el emblema cultural pasa a ser motivo de escándalo. Por mi parte, como soy un poco más sibilino y un hacha poniendo nombres, he bautizado a Art Natura como Chicho que pasó del chocho al nicho en cuestión de meses. Para defenderse, el ayuntamiento de Málaga organizó una visita en tabacalera para demostrar que las instalaciones están listas. Más les vale porque el asunto nos ha costado 35 millones. De cualquier forma, Málaga es la ciudad con los mejores museos de la taifa andaluza, además de los más visitados. Y es que pocas ciudades pueden contar con un museo Picasso y un Thyssen en sus límites municipales.


Sin embargo, Málaga no llega a sentirse cómoda del todo en el traje andaluz. Lleva demasiados años poniendo pasta y recibiendo muy poco. Así que los museos, el nuevo aeropuerto, el plan Guadalmedina. el parque de los cuentos, el Benítez, líneas de AVE, metro- sin terminar, PTA e industria hotelera no son suficientes para el malagueño medio. De tal forma, que un día si y el otro también se le recuerda a la Junta que la hora de Málaga sigue sin llegar; el saneamiento integral, el tren litoral, el tercer hospital, los pantanos, la extensión del cercanías- la línea Fuengirola Málaga es la más rentable de España- e incluso se apunta a agravios como las inversiones realizadas en otras provincias. Eso sin olvidar los robos como el de la cuenca mediterránea. Málaga, sin duda, se ha convertido en una provincia rebelde cuyo desafecto por Andalucía crece cada día, sin que el gobierno andaluz haga nada por remediarlo. Eso, quien tenga oídos que escuche, se traduce en una sangría de votos para el PSOE, cuyas siglas en Málaga significan partido sevillano oligárquico y de enchufados. Los malagueños, sencillamente, no se fían de un partido centralista que arriba a estas tierras con la arrogancia típica del señorito andaluz, siempre a tomar y nunca a dar. No es extraño por tanto que en los mentideros rebeldes se afirme que un malagueño sólo puede confiar en su miembro que es el único que nunca le dará por detrás, que para eso, se insiste, está la Junta de Andalucía.


Suponga usted por un instante que fuese idiota y suponga que fuese un miembro del parlamento andaluz. Sí, ya sé que estoy siendo reiterativo, pero haga un esfuerzo y visualícese allí en compañía de sus señorías. ¿Haría usted alguna propuesta interesante para sacarnos del subdesarrollo? ¿Recordaría a la casta política los casos de corrupción? ¿Trataría, tal vez, de influir en la política educativa o de empleo? Yo, en cambio, me abstendría en principio de intercambiar palabra con esos pamplinas. Luego, y sin perder la compostura presentaría una moción para disolver el parlamento andaluz y por ende su autonomía. Así cada provincia podría gobernarse a través de las diputaciones. Estaríamos juntos pero no revueltos. Sería una forma interesante de acabar con la autonomía más inútil en la historia del planeta. Todos en su casa y dios en la de todos, para que cada territorio demostrase quien crea más empelo y riqueza. Sin subvenciones, sin prebendas, sin privilegios y sin leyes de capitalidad. Lo que nos íbamos a reír.



Andalucía en la actualidad está dividida entre la gente que se mata trabajando y las que tendrían que matarse- políticamente hablando- para que el dinero de todos se usara en políticas de desarrollo, y no para pagar los vicios a los que deberían estar trabajando por todos. Me refiero a la clase política andaluza. Ni que decir tiene que mi propuesta no sería aceptada, sin embargo si el PP del señor Arenas gana las elecciones y no corrige el centralismo imperante en la taifa, su vida política y la de la Junta tienen los días contados. Entonces Andalucía podría ser llamada como aquel museo malagueño que murió antes de nacer; chicho, del chocho al nicho. El que avisa, no es traidor. Cuidadín, cuidadín.



Sergio Calle Llorens

martes, 13 de septiembre de 2011

EL MANIFIESTO POR LA EDUCACIÓN


Ustedes recordaran que en las últimas elecciones autonómicas de Andalucía, se formó la plataforma de apoyo a Chaves, más conocida como La Paca- que paca vergüenza- gente que literalmente apoyaba al ceutí a cambio de subvenciones y prebendas. Para ponerles en situación, les diré que la mayoría eran piltrafillas cuya voz nunca se ha dejado oír, para protestar contra los recortes sociales que ha vivido Andalucía en los últimos años. Es más, ni siquiera se han atrevido, que cosas tengo, a organizar un concierto multitudinario en apoyo a los parados andaluces. Algo así como un AID Andalucía. Temían, supongo, que los alegres repartidores de ayudas públicas se enfadaran. Más al norte, los autodenominados intelectuales vuelven a firmar un manifiesto contra “los recortes educativos” en el que defienden la enseñanza pública. Entre los firmantes se encuentran, entre otros, Elvira Lindo, Sabina y la tricolor Almudena Grandes. Un manifiesto que ha sido presentado con mucho boato en el Teatro Ateneo.


Al leerlo, me asalta una duda y es si en ese colectivo hay vida inteligente, digna de llevar ese nombre. De lo que no me cabe duda es que tienen menos vergüenza que Juan Guerra a la hora del té. Porque mira que han tenido asuntos por los que manifestarse y protestar, pero nada, lo dejan todo para el enemigo ideológico. La verdad es que esta gente olvidadiza y tendenciosa calló como putas cuando los recortes afectaron a los jubilados, a las familias o a los funcionarios. Su silencio de antaño que contrasta con su sonora pitada actual hay que entenderla en clave electoral. A lo sumo, tendrá recorrido para la gente ya convencida de antemano. En este punto quiero recordar al sabio de Francis Bacon cuando dijo aquello de quien no quiere pensar es un fanático, quien no puede pensar es un idiota, quien no osa pensar es un cobarde. En los firmantes del manifiesto tienen, por tanto, mucho de fanáticos y otro tanto de cobardes. Fíjense en andaluces como Antonio Muñoz Molina, Miguel Ríos o Sabina que deberían explicar más pronto que tarde por qué cojones no vinieron a la República Bananera de Andalucía cuando esos recortes- y llevamos años- se han producido. Porque aquí, recordémoslo, tan sólo ha habido dinero para los del carnet socialista y sus queridos familiares. Sí, podrían haber abierto sus boquitas entonces y, tal vez ahora, les podríamos prestar algo más de atención ¿Dónde estaban cuando los ERE? ¿En compañía de quien? ¿O es que todos sufrieron una curiosa afonía que los dejó sin hablar? Quizá para responder a estas cuestiones haya que echar mano de otro hombre genial; Mahatma Gandhi cuando afirmó que lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena. Pues eso.


Empiezo a sospechar que el socialista español sería capaz de votar a un mono corroncho como candidato a la presidencia de su país, y justificar cualquier barbaridad si es uno de los suyos el que la comete. Ellos saben que la llave para que la gente te adore es posar como si estuvieran pensando, y nunca hacerlas pensar, porque te odiarán por ello. Es decir que mientras el trabajo de un novelista consiste en transformar con palabras lo invisible en visible, la labor de estos cantamañanas es la de alterar la realidad aún a riesgo de parecer lo que son, vendidos. Por eso, se manifestaron contra los submarinos nucleares en Gibraltar- cuando eran los otros los que gobernaban- y callan cuando las visitas se producen gobernando un socialista, aunque sea un onanista al que pillan- nunca mejor dicho- con las manos en la masa. Estamos, más que les pese, ante unos titiriteros en una burda comedia que algunos toman muy a pecho. Una obra mil veces representada por los progresistas. Por tener, tienen ante una claque que aplaude aunque no lo merezcan. Esto es una nueva repetición del sectarismo español más inútil. Un sectarismo que hace justificar a la derecha los Gürtel y a la izquierda cualquier monada de sus mandriles mayores.


No quiero, sin embargo, que nadie tome estas líneas como las de una persona que no consume los productos que realizan los amigos de la ceja. Pues ya comenté en alguna ocasión que yo siempre recomiendo a Alberti a pesar de haber escrito odas a Stalin en su juventud, o al mismísimo Agustín de Foxa, denostado por la progresía borreguil por su pasado franquista. Ya digo, nunca me ha importado lo más mínimo la ideología de un individuo para consumir su arte. De hecho, nunca he aconsejado a nadie un libro o un artículo de Eduardo Mendicutti, pero no por su ideario, sino porque la tortura está prohibida por la convención de Ginebra. Vaya que lo que no quiero para mí, no lo quiero para nadie. Lo que si digo, es que la gran mayoría de artistas del manifiesto pertenecen a la liga de los cabestros. Miembros de un club de calaveras y callacueces. Candogos que se muestran lisonjeros con los amigos ideológicos y canallas con los de enfrente. Gente complicada que pasa tanto tiempo tratando de causar buena impresión- entre su secta- que pronto agotan su talento. Ay dios, pagaría algo para repetirles al oído aquello de mi admirado George Orwell: “La libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”. Pues allá va; la culpa de este desastre educativo la tuvo Rubalcaba y su jodida LOGSE. Entonces, tal como ahora, vuestro silencio cómplice.

A silent mouth is sweet to hear

Irish Proverb


Sergio Calle Llorens

domingo, 11 de septiembre de 2011

ALERTA DIGITAL


En el octavo mes del calendario gregoriano del presente año que lleva el nombre del emperador romano Augusto Octavio, recibí un encargo para escribir un artículo sobre el decretazo de la Junta por el que miles de enchufados se hacían con un puesto fijo en la administración. Un trabajo que fue muy del agrado del colectivo andaluz de funcionarios. Gentes, ya saben, que destacan por su buen hacer y su honradez a pesar de los rebuznos de algunos que les acusan de ser justamente lo contrario. Pero para mi sorpresa, mi escrito era publicado por varios medios digitales sin mi consentimiento. Entre esos medios, había uno que se llama Alerta Digital sobre el cual voy a hablarles hoy. Y lo hago porque su editor, un tipo de modales rústicos e ideas crepusculares, tuvo a bien sin consultarme, publicar más de una docena de mis trabajos; textos sobre historia, Andalucía, televisión etcétera. Les juro que al principio no salía de mi asombro. Así que contacte con el responsable de aquello que justificó el robo por no haber podido contactar con un servidor. Es decir que si yo un día decido alquilar una villa en Valencia y no encuentro a su propietario, la ocupo hasta que pueda localizar a su legítimo dueño. Y el contrato lo firmamos, después claro, en el salón de su casa que ya es mía por derecho- de caradura- imagino.


Así que tras una breve conversación en la que me reprendió- manda huevos- por no haber escrito la palabra Dios con mayúscula, quedamos en una cafetería malagueña llamada La Española. Allí pude tratar al chorizo digital que responde al nombre de Armando Robles. Desde el principio me di cuenta de que había que guardar cierta distancia con él- no sólo porque la estupidez es contagiosa- sino porque no paraba de escupirme al hablar. Estuve tentado de decirle la frase lanzada por un aragonés valiente en la visita de Carlos V, hijo de Juana la Loca, a Calatayud en tiempos en los que no vivía la Dolores. “ Mi señor, cerrad la boca, que las moscas de este reino son traviesas”. Y es que el emperador tenía una mandíbula inferior de tal calibre que no podía encajarla al masticar, ni cerrar la boca. Pero me contuve y deje hablar a Fray Mosquete sobre sus ideas raciales, sus prejuicios y su fundamentalismo cristiano. Ya lo ven, un liberal convencido sentado en compañía de una aberración intelectual semejante. Coses veredes Sancho.



A medida que iba pimplando medias de cerveza como el que bebe agua, la lengua se le iba soltando o trabando. Poco a poco se me va desvelando como un granuja de carácter obsesivo, de ideas fijas, testarudo y muy paranoico. En cada palabra, en cada frase se mezclaban la homofobia, la misoginia y el odio al inmigrante. El cuadrúpedo va vomitando, sin saberlo, un credo racista que eleva la autoestima de enfermos e incapaces. Un ideario lleno de maniqueísmo intolerante y hostil a lo extranjero, que quiere cerrarse a las ideas liberales y a los cambios que se han dado en el mundo. Y si no me creen, vayan a curiosear a esa web llamada Alerta Digital. Sólo recuerden que el racismo es la patología por la que las sinapsis neuronales dedicadas a la percepción de la cromática dermatológica están muy desarrolladas. Este desequilibrio provoca una disfunción general del cerebro que implica un subdesarrollo mental. El mismo que padece el editor Armandito Robles. Un botarate que se dedica, además de odiar, a pegar noticias que otros trabajaron para hacerlas suyas sin el consentimiento de sus autores. Una rata hedionda que no es racista al que no le gustan otras razas sino porque no aguanta a la suya, y menos a su persona. Finalmente va tomando confianza y me dice que no soporta la soledad. Me invita, entonces, a comer otro día en su compañía. Me voy por la tangente. La verdad es que preferiría almorzar con un animal rosado que con este ganapán lleno de complejos. Finalmente le digo que no quiero publicar en un medio de ultraderecha, y mucho menos gratis. Entonces me dice que el empresario que sufraga la revista quiere hacerme una oferta para que me incorpore al medio. Por ello, el ex Jefe de Prensa del GIL me convoca a una nueva reunión porque, me asegura, escribo “como los ángeles”. Le dedico la mejor de mis sonrisas y me marcho de allí aliviado.


El epílogo a esta historia se produce cuando cansado de ver mi nombre mezclado con el de personas tan cochambrosas como Robles. Les mando a los abogados porque en esta época los padrinos para medirse en duelo ya no se estilan. Finalmente con la ayuda de www.porandalucialibre.es donde publico, el sinvergüenza entiende el mensaje y deja de reproducir mis trabajos. De toda esta vivencia, saco la siguiente conclusión; quien nace tonto, con los años se perfecciona, y al final es aún más tonto. Desgraciadamente, al chiflado de Armando Robles todavía le calculo muchos años de mejora. Yo, a modo de despedida, quiero dedicarle estos versos para ser leídos en su entierro imaginario:

Y el cenutrio del señor Robles
descornado, cabiztuerto,
saco lleno de ruindades,
y otro tropel de abades
yace por fin muerto

Porque en un breve epigrama
Dijo de él que era un cornudo
En mi sangre, el testarudo,
Quiere vindicar su fama

La comida de su venta
Súpome puerca y cara
Porque el ventero era caco
Y la ventera era caca.

RIP-

RUBALCABA SUBE LA PAGA



Rubalcaba que nunca subió una paga mientras fue ministro, promete ahora no bajar los salarios si sube- en coche oficial- al señorío monclovita. Ya ven, el hombre que bajo el nivel educativo con el engendro de la LOGSE y subió el ave faisán a su escudo heráldico, promete y promete y por el culo te la mete. Al escucharle pareciera que la política es como el querer. Ya saben, el miembro viril o el vil miembro arriba. Y mientras dure dura, la cosa se apura. Por tanto, no yerro al comentar que Rubi con sus promesas placenteras quiere subir la moral de su tropa borriquera. Tal vez ya sea demasiado tarde. Al fin y al cabo sus propuestas hacen subir los colores a los ciudadanos escépticos, especialmente a los parados que ven acojonados que no baja el paro. Subir o bajar, That ´s the question. Colocarse arriba o abajo hasta que la cosa se vaya al carajo. Si es que no lo ha hecho ya; pues aquí suben las reivindicaciones de los nacionalistas píos al ritmo que baja revuelto el río.



España que como dijo Estrabón se parece a una piel de toro extendida, debe su nombre a los navegantes fenicios que la llamaban I- Shepham- im; es decir, país de los conejos, de la palabra Shapán, “conejo”. La misma que los romanos transformaron en Spania o Hispania. Tal vez por ello, España tiene dos opciones; subir los Pirineos para huir corriendo del paro o bajar la pendiente- como toro- de la crisis para dejarse acuchillar cuan fiel infantería. Y es que los gestos son importantes en la vida. Fíjense en el altivo Rubalcaba que recibió al papa que bajo de Roma para ver como ese españolito cualquiera no bajaba la cabeza. Y es que, entienda su santidad, un español nunca es un español cualquiera. Sin embargo, si no me falla la memoria, Rubi se bajó a la Morería- reencarnado en ministro Piqué- para doblar el espinazo en el saludo al sátrapa de Mohamed VI. Y eso sí que es caer muy bajo. Nada extraño si tenemos en cuenta que los del capullo bajan a la Mauritania Tangitania para que suban sus cuentas corrientes. No les ha importado nunca que el morito se les suba a las barbas. Conoce el patio y sabe detectar muy bien cuando nos sube la fiebre y baja nuestro ardor guerrero. Subir, bajar, esa es la cuestión que agobia al españolito. Suben los precios, bajan los salarios. Suben los bienes de los padres de la patria, bajan nuestras expectativas. Sube la prima de riesgo y los ingresos de los allegados socialistas. En esta España herida, lo único que no baja es la desvergüenza de la progresía. Y en particular, la de Rubalcaba. Querido candidato, súbase aquí y pedalee que yo le bajo del carro.


Sergio Calle Llorens