miércoles, 31 de agosto de 2011

MOCLINEJO PUEBLO GAY


Me acaba de llegar una noticia impactante. Al parecer, el pueblo malagueño de Moclinejo se verá pronto rodeado de casas pintadas de rosa y una oleada de homosexuales hará del municipio la primera localidad gay del mundo. El Alcalde del PP, Antonio Muñoz Anaya, está de acuerdo con la iniciativa. Ya sólo queda por saber la opinión de sus vecinos. Por ello, convocará un referéndum en enero de 2011. Todo indica que se hará un parque oficial de cruising, donde los honrados come-almohadas podrán pasear y mantener encuentros sexuales con quienes les apetezca. “Ya está bien de tanto ocultismo y vergüenza. Necesitamos libertad” ha declarado Javier Checa promotor de la iniciativa. Además se edificarán casas para homosexuales. El proyecto será presentado en la Feria Internacional Expogays que se celebrará en Torremolinos, los próximos 14, 15 y 16 de octubre.



Como faltan todavía algunos meses para conocer el dictamen de la buena gente de Moclinejo, yo les voy a dar la mía. De cualquier forma, ya saben los seguidores de mis escritos que estoy a favor de la libertad del individuo. Y eso incluye la sexual. Sin embargo, este intento de crear “la Ibiza de la Axarquía” me parece un tanto fuera de lugar. Después de todo, Málaga se caracteriza por ser la más liberal del sur de España. Creo que los gays gozan de gran libertad en estas tierras mediterráneas, en comparación con localidades más cerradas como Sevilla. Además, Torremolinos es la ciudad gay del sur de Europa. Crear, por tanto, un gueto en ese rincón de Málaga sólo puede responder a un intento de dar un pelotazo urbanístico. De cualquier forma, parece que muy pronto los característicos cerros y lomas abarrancadas, olivos y viñedos de Moclinejo verán alterados sus colores por el rosa. También los nombres de las calles sufrirán modificaciones, pues deberán ser rebautizadas con apellidos de dobladitos o dobladores.



La verdad es que mis amigos homosexuales no han mostrado nunca- que yo sepa- una querencia especial por el rosa. De hecho, a veces tengo que recordarles que podrían iniciar una prestroika de tonalidades, porque casi siempre van de negro. Vaya que no les va eso de ir vestidos de Hello Kitty. Parece, de cualquier modo, que pintando el pueblo de rosa quisieran seguir la senda de Júzcar. El pueblo malagueño que ha cambiado el blanco tradicional por el azul de los pitufos en el rodaje de la película en 3D de los personajes de Pitufina, Torpe y Gruñón. A este paso, la Diputación malagueña organizará la ruta de colores por la provincia. Con cita obligada en el pueblo rojo de El Borge donde ya no tienen ni para bolígrafos, o el pueblo rayado de Alhaurín. Localidad donde deberían estar con sus trajes de presidiarios muchos prohombres socialistas.



En cuanto a las casas, trato de imaginar como sería una vivienda para homosexuales. Tal vez sea una construcción con forma de verga. Con huerto de nabos y de pepinos. Incluso sospecho que en cada habitación podría haber un vibrador anal y un buen lubricante. El baño con bidé de doble función: Higiénica y de taladro. Ya me entienden. Lo que no sé es si cuando sus habitantes se cansaran de ella, estarían obligados por la cláusula contratante de la primera parte, a revenderla a los de su misma opción sexual. Y en cuanto a la elección de los nombres de las calles, espero que sean de gente relevante, homosexual o no. Porque eso de Vía de la loca del tinte o Avenida de Deborah la tragona, no suenan muy bien a mis oídos.



Quisiera concluir diciendo que hemos pasado de promover el amor libre en los 60 al matrimonio gay. La evolución, a mi entender, ha culminado con los homosexuales convertidos en pringados heterosexuales. En definitiva, han querido igualarse al resto de los mortales haciendo las mismas cosas que la sociedad que no les aceptaba. Vienen a decir, ¿lo ven? yo también me puedo casar, adoptar niños y estar tan jodido- no en sentido literal- como el resto de ustedes. Bueno si se sienten mejor, pues adelante. Pero eso de pintar una localidad de un color, construir viviendas para gays y hacer un parque para que puedan retozar a gusto, me parece un disparate. ¿Qué será lo próximo? ¿Un pueblo de tetonas?- me encantaría- ¿una playa sólo para chicas con la talla 36? ¿Un barrio exclusivo para mujeres con fiebre uterina? No, claro que no. Porque si algún listo decidiera crear algo semejante, sería acusado de discriminar al resto de la población que no cumpliera los requisitos establecidos. En fin, como se puede ver, la opción sexual no tiene nada que ver con la inteligencia. Ya sólo me queda añadir que yo estoy a favor a que los idiotas puedan vivir en paz y decir sandeces. Pero me opongo radicalmente a tenerlos a todos tan cerca.


Sergio Calle Llorens



martes, 30 de agosto de 2011

CONSEJOS CONTRA LA CRISIS


Mi profesor de latín, experto en lenguas muertas y en mujeres vivas, solía repetir aquello de Einstein; “En las grandes crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. Y para salir de esta recesión la creatividad y la iniciativa constituyen elementos imprescindibles. Así que si usted se encuentra en situación desesperada, no se apure. Piense que con las grandes depresiones económicas vienen las grandes oportunidades. Por eso, hoy yo me he tomado la libertad de lanzar al hiperespacio algunas ideas que espero le sean de su ayuda.


Monte usted una ONG a estilo de la UGT, ya sabe Unión de Granujas y Trincadores. A coste cero, oiga. Luego haga un plan de negocios. Organice unos cursos de algo. No importa el contenido. Y luego vaya directo a la administración para que le subvencionen. Sí, ya sé que ahora no hay un duro, pero cualquier ocurrencia por más estúpida que sea tiene acomodo en la España de hoy. Sobre todo aquellas relacionadas con la memoria histérica, el lenguaje de género o la solidaridad planetaria. Cursos que aunque no tenga la suerte de trincar del dinero público, siempre podrá obtener alguna aula por el morro. Allí, dedicará el tiempo a impartir cursos y a montar grupos fuertemente ideologizados. Verá usted como en poco tiempo, se convierte en alguien con parné en el bolsillo. Y todo con la cercanía de la mano que mece la cuna y el estipendio. Con todo lo que eso significa. Ya me entiende. Eso sí, le adelanto que lo peor que le puede pasar es que saque de todo esto sea unas vacaciones pagadas a Cuba o a Venezuela. Paraísos todos ellos de la libertad con minúsculas.


Si por el contrario, a usted no le va la política, ni hacer mapas clitorianos estilo Aído para su ministerio. No se preocupe, tengo algo mejor. Ofrézcase a un medio de comunicación deportivo. Pongamos “Punto Pelota”, espacio para tocar- literalmente- las pelotas a los azulgranas. Allí podrá hablar de cómo los colegiados ayudan a los catalanes. Digamos que puede empezar por los supuestos penaltys y ayudas del Barça. No se preocupe usted por las formas. A más radicalidad y a más violencia verbal con los contrarios, mejor. Florentino y la central lechera no olvidan nunca a una cara amiga- Y por supuesto no tema convertirse en un Roncero cualquiera. Sí, ya sé que el periodismo o es independiente o es una farsa, pero a estas alturas nadie se va a llevar las manos a la cabeza. Ni siquiera si actúa como ese francés que responde al nombre de Hermel, colaborador del programa cuyos gestos recuerdan a sus compatriotas tirando la fruta española en la frontera. El objetivo, recuérdelo, es siempre demostrar que el madridismo no es una religión, sino una enfermedad mental incurable. Le aseguro que es más fácil de lo que parece.


Pero si no quiere perder el traserillo en el apasionante mundo de la televisión, tampoco ha de preocuparse pues tengo una nueva opción. La publicación de libros. No se me asuste, porque si Ana Rosa Quintana ha podido unir palabras y divulgarlas, usted y cualquiera puede hacerlo mucho mejor. Faltaría más. Además olvídese de si lo que escribe va a gustar o no. No se trata de eso. El asunto, no se me pierda, va de escribir lo que los otros quieren leer. Además si Eduardo Mendicutti garabatea libros y artículos pese a que la tortura está prohibida por la convención de Ginebra, su señoría tiene el campo abierto. Pero aunque no le vaya la literatura, dedíquese a la divulgación. Le dejo dos retazos; pruebe a escribir la historia de los valientes Gudaris vascos. Sí, ya sé que eran una panda de cobardes que había que encadenarlos a las ametralladoras en la guerra incivil española para que no salieran corriendo, pero a quién carajo le importa. Además no es la verdad lo que viaja por el mundo, sino la opinión como dijo Sir Walter Raleigh. Lo dicho, no se apure. Mentira bien inventada vale mucho y no cuesta nada. Y hablando de mentiras, publique una biografía sobre el demente de Sabino Arana como ejemplo de pensamiento avanzado de occidente. O de Blas Infante, el fantoche de la morería. Sí, ya sé que sus ideas no merecen ni media línea, pero el caso es ganarse la vida en esta España analfabeta, inculta y maleducada.



Coda
: Si después de leer todos estos consejos, todavía no vislumbra la solución a tu problema. No tema. Siempre podrá sacarse el carnet del PSOE. Después de todo, los españoles a diferencias de los británicos, sabemos que una lengua sirve para algo más que hablar. Fíjese en los 30.000 enchufados de la administración andaluza y en su capacidad para tragar. Ya me entiende.

Suerte.


Sergio Calle Llorens

¿TRAIDOR?


Como he comentado otras veces, cuando uno camina por el peligroso desfiladero de la crítica debe ser buen encajador. De hecho, yo he aceptado de buena gana insultos, amenazas y otras cosillas que me callo por levantarle la falda a la dama andaluza y enseñar sus vergüenzas. Muevo mi pluma como un florete y ni pido ni doy cuartel. Estoy completamente solo en mi lucha. Voy con las intenciones del turco con el único objetivo de desarmar a la infame clase política andaluza que además de manejar mal la espada, es ciertamente cobarde.


Dicho lo cual, me gustaría añadir que si hay algo que no tolero es el apelativo de traidor. Porque en primer lugar habría que preguntarse a qué supuesto ente político he yo acuchillado por la espalda. Que yo sepa jamás nadie me tomó juramento para defender a Andalucía. Por tanto, yo no puedo ser un traidor a una autonomía y a su bandera que me son ajenas por completo. Lo que sí digo es que cuando crítico con acidez las idiocias de nuestros gobernantes, no hago generalización alguna a todo el pueblo andaluz. Mis palabras y mis textos deben entenderse como un acto desesperado cuando la razón ha perdido la paciencia. He esperado tres décadas para ver si alguna vez, en algún lugar de la taifa andaluza, la Junta de Andalucía hacía algo medianamente inteligente, pero no ha sido así. La ley de Murphy se cumple, y de que manera, en un territorio que yo he bautizado como República Bananera. Porque se lo ha ganado a pulso con la connivencia de una población con un nivel cultural bajísimo. Mi denuncia tiene la intención de que las cosas cambien a pesar de nuestros políticos y del pueblo atocinado. Y lo hago sabiendo que con ello me gano enemigos poderosos. Pero igual que cuando alguien te da una mala noticia, no te cargas al cartero, tampoco merezco ser acusado de Judas.



¿Quién soy yo entonces? Soy un ciudadano que no soporta la impostura. Alguien que jamás mantiene conversación o relación epistolar con aquellos que no saben la diferencia entre a ver, o haber. Una persona que se cansó de mirar para otro lado cada vez que la Junta andaluza nos roba. Al margen, claro está, de ver como mi padre moría ahogado en su propia sangre porque el servicio andaluz de soplagaitas no tuvo a bien mandar una a tiempo. Quiero decir que entre esos tipos y yo hay algo personal. Un convencimiento pleno de que esos desgraciados tienen que ser desalojados del poder cuanto antes. Y de eso trata este blog. Pero que yo preste mi pluma a los que buscan el cambio, no me hace uno de ellos. Es más, no comparto ninguna de las ideas sobre España de los sectores más conservadores y su desprecio por las otras lenguas de este país, ni su idea ciertamente centralista. Pero siento y deseo un cambio profundo por el bien de todos. Bebí de las fuentes republicanas y de las grandezas de los liberales pero no soy ni una cosa ni otra, al menos no en el sentido estricto de la palabra. Quiero decir que no soy liberal sino libertario. Me siento incomodo entre separatistas y separadores. No admito, a pesar de mis ácidos textos, a aquellos que miran al rival político como a un enemigo al que destruir. Pertenezco, o creo pertenecer, a la tercera España. La misma que maldice a todos aquellos que presentan a su bando favorito de la guerra civil como ángeles del cielo. Soy un español de Málaga con querencias catalanas. Me siento dublinés y londinense y en casa vivo en un mundo multilingüe de sensaciones y palabras. Soy, en definitiva, de todas esas partes que tanto me han enseñado. Tal vez mi tierra malagueña me enseñó a ser el primero en el peligro de la libertad. Quizá la ciudad mediterránea donde nadie es forastero me obligó a ser ciudadano del mundo y a abrazar a todos esos lugares que tan bien me acogieron.


Pero antes que nada soy individuo y vivo en consecuencia con esa ética. Sin embargo, creo en la tierra en la que vivo; Málaga y apoyo todo aquello que de bueno se haga en ella. Pero repito, estoy por Málaga pero no estoy contra nadie como decía el gran poeta malagueño Manuel Alcántara en su alegato para recuperar el museo de bellas artes que nos hurtó la Junta. Por eso, hoy que les hablo de traiciones, me gustaría relatar la última acusación de un señor que me acusa de haberme pasado al “enemigo” por escribir en un medio de Sevilla. El personajillo al que tuve la desgracia de conocer, en una asociación malacitana, pasa su tiempo escribiendo comentarios en los periódicos hispalenses. Piensa, equivocadamente, que hace un gran favor a su tierra criticando toda cosa que tenga relación con los habitantes de esa ciudad. El muy borrego está convencido de que es un gran personaje al que Málaga y su provincia deben reconocer su valía. El piltrafilla cree que la historia le reserva un hueco de honor en la historia junto a los Canovas, Picasso y Banderas. Sin embargo, su único sitio- si es que alguien se ocupa de los pamplinas- estará en la frikipedia. Lugar donde su apellido aparecerá con letras de oro junto al del chiquilicuatre. Apellido que por cierto es el de borrego que le viene ni pintado al personajillo. Justicia divina, supongo.



Sergio Calle Llorens

lunes, 29 de agosto de 2011

LENGUAS I



Hablar diferentes idiomas es un tesoro incalculable. Un regalo del cielo con el que algunos padres obsequiamos a nuestros vástagos. En mi caso, mis hijos desde muy tierna edad son capaces de hablar en varias lenguas. Así, en casa su madre y yo podemos estar teniendo una conversación en inglés mientras los niños se comunican en danés o en español. Por si fuera poco, también entienden otras como la de Verdaguer. Al contrario de lo que se cree, los monolingües son una minoría en el mundo. Somos muchos más los que nos manejamos en otros idiomas. Y cuando se habla la lengua de un país que no es el tuyo, es difícil odiar a ese pueblo. Además de lo que te aporta hablar más de una lengua desde el punto de vista cultural y humano, también está la ventaja a la hora de encontrar faena en un mundo cada vez más globalizado. Sin embargo, en España parece existir una incapacidad a la hora de aprender lenguas extranjeras. Y los que las aprenden, es después de mucho esfuerzo y tras haber gastado cantidades ingentes de dinero en cursos en el extranjero. Una de las causas de este retraso tiene su origen en la España de Franco. En aquellos años grises, el régimen decidió que había que doblar las películas para controlar mejor lo que en ellas se decía. Así era más fácil censurar contenidos “poco recomendables”. Aquella horrible practica dura hasta nuestros días. Todavía es difícil encontrar cines donde poder ver la versión original. La verdad es que no saben lo que se pierden algunos al no poder oír a Emily Deschanel en inglés o a Monica Belluci en italiano. Además de esta practica estúpida, tenemos un sistema educativo paupérrimo. En Andalucía, por poner un ejemplo sangrante, los niños no es que no hablen otros idiomas, es que son incapaces de hablar español correctamente. Los escolares, siento decirlo, hablan una jerga incomprensible y pobre como las ideas de Bibiana Aído. En cambio, en Cataluña los niños que son bilingües hablan español con gran riqueza de vocabulario. Esto no es nuevo, la historia viene de largo.



En Málaga tenemos muchos centros donde el inglés, el francés o el alemán son las lenguas vehiculares. No es extraño porque la provincia malagueña tiene un alto porcentaje de población foránea. Pero no les hablo de centros bilingües. Los de este tipo dependen de la Junta de Andalucía, y claro con los torpes hemos topado. Cuesta creer que tengan la poca vergüenza de llamar bilingüe a centros donde la mayoría de sus profesores no pasaría ni el First Certificate, y mucho menos una conversación en la lengua de Shakespeare. Así que de bilingües nada. Por supuesto hay excepciones. El Lex Flavia Malacitana es un centro malagueño donde la enseñanza bilingüe en francés y en español funciona por el empeño, la brillantez y el trabajo duro de sus maestros. A la consejería de educación le costó trabajo entender los parámetros de trabajo que el colegio tuvo a bien poner en práctica. Desgraciadamente el caso del Flavia Malacitana es una gota en el inmenso océano andaluz donde priman la idiocia y el esperpento. Una lastima si pensamos en una Europa donde los escolares hablan con soltura hasta tres idiomas. Chiquillos que el día de mañana serán la competencia de nuestras rapaces. Estamos, desgraciadamente, ante un problema que nadie quiere resolver. Sencillamente en la República bananera de Andalucía, se prefiere gastar en ordenadores que en una política educativa que merezca ser llamada por ese nombre. Aquí, más que les pese, se aplica una estrategia didáctica basada en las ideas y la parla de Manolito Chaves; ya saben aprender pocas palabras a la semana, pasar por alto las dificultades en la expresión oral y una unión basada en fuertes vínculos de sangre o de grupo. Nada extraño si tenemos en cuenta que los dirigentes socialistas comparte más del 4% de los genes con aquellos neardentales tan feos que se extinguieron. Así les va.


Coda: De cualquier forma, los payasos no necesitan hablar idiomas. Los entienden en cualquier parte del mundo.


Sergio Calle Llorens

viernes, 26 de agosto de 2011

CHAVES AGAIN


Manuel Chaves se piensa la oferta de Pepito el Breve de encabezar la lista por Cádiz en las próximas elecciones generales. El hombre de gran cabeza y escaso contenido medita, según sus propias palabras, su decisión por razones de índole familiar y personal. Yo en cambio reflexiono como la cabeza del señorito ceutí puede caber en cartel electoral alguno. Y mis cavilaciones se acentúan al tratar de vislumbrar que tipo de personas vota por él.



Chaves enemigo declarado de la oratoria, marquesito del reino de la dislexia que aspiraba a gobernador de la ínsula Barataria, y llegó, para nuestra desgracia, a Virrey del reino de Vandalia. Individuo de escasas miras y menos lecturas convertido ahora en un aparente mar de dudas. Su respuesta a la oferta de Griñán, como no podía ser de otra manera, será un sí rotundo. Interpreta, por tanto, la música del dúo Tralala, vamos a contar mentiras, junto a su inseparable compañero de partido, otrora amigo, Griñanini. Porque Chaves es el rey del embuste y de la impostura. Un señor con ideas crepusculares que combinadas con las patochadas de Griñán y compañía hacen un cóctel mortal parecido al que ingirieron los jóvenes de Getafe en esa maldita fiesta Rave. Una bebida letal ofrecida, según sus administradores, para abrir mercado cuando al final sólo lograron abrir la tumba a esos desgraciados. Chaves como el estramonio y la estricnina nos condena a la muerte en vida.



Prometió el paraíso del pleno empleo y nos legó el infierno del pleno paro. Garantizó un enfermo por habitación en los hospitales sureños, y sólo cumplió con su madre. Ofreció el sueño californiano y nos legó la pesadilla andalucista. Y todo ante el aplauso generalizado de los trincadotes de subvenciones, los sindicatos taimados y los ladronzuelos del PER. Por eso, ahora que interpreta el papel reflexivo de consultar con su almohada la propuesta de Papa pitufo, el hijo del oficial franquista se relame sabiendo que no se apeará del coche oficial. Seguirá, como era su intención, con su traje de diputado tontín, cuando lo que le pega es el rayado de Alhaurín. Donde por cierto, hay gente mucho más honrada que entre la clase política española. Así que prepárense que hay mucho Chaves para rato. Al fin y al cabo su familia es muy extensa, y después de dar a trabajo, subvenciones y comisiones a sus hermanos, a sus sobrinos, a sus hijitos, seguro que busca hacer lo propio con gallo, mico o lagartija que tengan parentesco con su sangre de sabandija.


Sergio Calle Llorens

miércoles, 24 de agosto de 2011

FUNCIONARIOS Y ENCHUFADOS


El 50% de las mujeres es infiel en Alemania, el otro 50 hace lo propio en el extranjero En el Reino Unido, un 90% de féminas practica la infidelidad tanto en casa como en las Costas de medio punto. Eso no es ni bueno ni malo, sino todo lo contrario. Canal sur es un medio plural que admite tanto opiniones a favor de los socialistas como las que van en contra de la oposición. Algo que debe de ser positivo para los que tienen la vara de mando. En España el número de creyentes en dios asciende a un 60% mientras que el 40 restante afirma no creer en “el amigo imaginario”. Como vemos, la sociedad siempre se encuentra dividida en opiniones y actitudes. Un botón de muestra lo ha marcado la visita del Papa a Madrid a lomos del coche fantástico. Las jornadas de la juventud han sido seguidas por miles de personas venidas de todo el mundo, mientras que otro grupo insultaba a los creyentes y criticando la visita por aquello de que España no es un estado confesional. Y llevan razón. Pero tampoco es un estado de transexuales y entre todos les pagamos sus operaciones de sexo. Ni siquiera somos un estado homosexual y de nuestros bolsillos salen sus carrozas para que puedan hacer de locas en sus desfiles multicolor. Yo, que soy un tipo peculiar, estoy a favor de la visita del santo padre, de que los transexuales se operen y de que los gays salgan a la calle a celebrar su condición sexual aunque sea vestida de lagarterana.



La República Bananera de Andalucía también tiene sus divisiones; están los que trabajan y los que cobran el PER. Los que no hacen nada y los que los mantienen. La división, incluso, es más profunda cuando se trata a los que viven del régimen socialista y los que los combatimos. Pero hasta los que sirven al invento regional están divididos en dos grupos. Por un lado, los funcionarios. En su mayoría gente honrada y profesional que pasó varios años preparando oposiciones con todos los sacrificios que eso conlleva. En el lado opuesto, se encuentran los enchufados de la Junta. Miles de criaturitas de dios cuyo único mérito fue el de tener un amante socialista, un carnet con la rosa y el capullo o un familiar con un carguito. Piltrafillas, que como decía Paul Masson, son como los libros de una biblioteca: los situados en los lugares más altos son los más inútiles. Algo de lo más habitual en la taifa más perversa en la historia del mundo. Les hablo de personas a las que pagamos para ser víctimas de su insolente vejación. Gentuza cuyo salvavidas- el carnet del PSOE- les da el derecho inalienable a pasarse por el forro de sus caprichos todas las pruebas que los honrados funcionarios pasaron en su momento. Sanguijuelas que aplican aquello de si no trabajas, estorba, lo importante es participar. Y se comportan de tal guisa porque no entienden que hay una fuerza mayor que la electricidad o la energía nuclear: La fuerza de la voluntad. La misma que ha llevado a los funcionarios del sur a luchar por tierra, mar y aire contra la impostura y la indecencia de la secta socialista. Ciudadanos que saben que una puta es una señora con un negocio entre las piernas por más que algunos se empeñen en definirla como aflautadora de miembros que cobra por ello. Por eso conocen más que nadie lo que es una putada. Doy fe de lo que han sufrido los funcionarios lo es. Ellos me recuerdan a aquellos estudiantes míos que vinieron a denunciar a mi mesa a sus compañeros que habían copiado en el examen. Alumnos que llevaban escrito en el rostro la palabra éxito y que competían entre sí para ser los mejores. Y lo consiguieron, con un par y con mucho sacrificio. Gente como los funcionarios que han alquilado avionetas para denunciar en nuestras costas el decreto de enchufismo de la incompetente Junta de Andalucía. Un decreto que ha sido avalado por el TSJA. Un órgano que no es un tribunal sino una tomadura de pelo, que no es superior sino socialista. Y que por supuesto no conoce ni de lejos el significado amplio de la palabra justicia. Eso sí, el término andaluz le viene que ni pintado- ya le pintaremos la cara- a esa gente que aplica aquella máxima de que si el trabajo dignifica, que trabajen los indignos. Pero sus horas están contadas porque si algo han demostrado los funcionarios es saber luchar. Y esta vez no están solos en la pelea. ¡Que se vayan preparando! El cambio ya ha comenzado.



Sergio Calle Llorens

martes, 23 de agosto de 2011

ANDALUCES POR EL MUNDO


Todo comenzó con el programa afers exteriors de la televisión autonómica catalana. Un espacio donde se trataban las vivencias de catalanes en distintas partes del mundo. Luego vinieron madrileños por el mundo, aragoneses por el mundo, asturianos por el mundo, andaluces por el mundo y más tarde, españoles por el mundo. Un poco, y si me apuran, tendremos, con un par, los de Villlanueva del Trabuco por el mundo. De cualquier forma, estos programas tienen un gran índice de audiencia. Por ejemplo el capítulo dedicado a Florencia ha tenido un 20% de cuota de pantalla, 11 puntos por encima de la media de esa cadena. Al fin y al cabo hablan de historias de gente corriente que han rehecho su vida en destinos muy variopintos. Yo que no soy gran consumidor televisivo de los programas que se realizan en España, reconozco el acierto de los productores de este formato. De hecho, no es difícil que me identifique con algunas de las personas que salen en los mismos. Después de todo, he vivido en varios países. Un elemento que me hace mirar al mundo que me rodea con una perspectiva diferente. Además siempre es interesante comprobar como se las ingenian mis compatriotas en otras latitudes. No obstante, a veces no puedo dejar de sorprenderme de la cantidad de soplagaitas que exportamos al mundo. Entre mis favoritos se encuentran algunas chicas madrileñas que después de vivir en Australia un par de años, hacen todo lo posible con hablar español con acento de Sydney. Criaturitas que al final de cada frase emiten el archiconocido amm, amm, amm, con los que algunos anglosajones suelen regalarnos al violar nuestra lengua. Recuerdo que en uno de esos programas, una chica de Carabanchel confesaba con gran alegría que estaba olvidando su español, o eso decía. Y todo con la risa tonta de la reportera como ruido de fondo. La verdad es que hay que ser cenutrio para intentar hacernos creer que uno puede olvidar su idioma materno en tan poco tiempo. Les digo que en mi casa hablamos tres idiomas y nunca por hablar uno más que otro, hemos olvidado los demás. También es divertido ver a los catalanes. Así cuando están en el formato autonómico se empeñan siempre en presentar las similitudes entre Cataluña y otras naciones. Ya saben dos pueblos oprimidos por otros países más poderosos. En cambio, en el formato de TVE hablan de España como el estado e intentan reconocer lo que refleja la nacionalidad de su pasaporte. Años de manipulación educativas tienen esas cosas. Lo escribo con pena, porque yo siento gran querencia por los catalanes. Finalmente, están los andaluces por el mundo. La verdad es que me gusta especialmente este último. Y es que ver a gente brillante, trabajadora, humilde y valiente que ha tenido que dejar la Andalucía oficial del esperpento y la chalaura para ganarse la vida, es un gusto. De esta forma, el andaluz retrasado que ve como un sevillano o un malagueño trabajan en la NASA o investigando contra el cáncer en algún centro internacional de prestigio, comienza a vislumbrar otro mundo. Un lugar donde la gente que vale, ve reconocida su importancia, su labor y su brillante curriculum. Un paraíso donde los Chaves, Zarrías, María Gámez etc estarían limpiando los cuartos de baño de cualquier bar de mala muerte. Eso si pudieran aprender en otra lengua- y no lo han hecho en la nuestra- a unir sujeto, verbo y predicado sin equivocarse. Porque se imaginan al vicepresidente tercero del Reino de España buscándose la vida en Alemania, Francia o Australia. Claro que no. Por eso, la pandilla de ignorantes que nos gobierna prefiere condenar a las mentes brillantes al exilio. Saben que esa élite es difícil de engañar y manipular. Esa flor y nata que no se sentó jamás a ver Canal Sur, sino a trabajar duro para llegar a lo más alto. Hasta que un día hartos de la República bananera de Andalucía, se marcharon con la música a otra parte. Son conscientes de que de su partitura salen unas notas de miel que no están hechas para la boca del asno. Anhelan volver algún día, el mismo en el que las ranas críen pelos. Andaluces por el mundo, me quito el sombrero


Sergio Calle Llorens

domingo, 21 de agosto de 2011

SEVILLA PIDE MÁS


Éramos pocos y parió la abuela. Les cuento; el presidente de la Confederación Empresarial Sevillana (CES), Antonio Galadí, advirtió ayer que la ciudad hispalense y su provincia sufren una “discriminación descarada” en materia de inversiones a manos de la administración autonómica y el gobierno central” y pidió, ojo al dato, “remediar esa discriminación con la creación de una Ley de Capitalidad que materialice la “realidad” de Sevilla como cabeza de la comunidad. Huelga decir que la gran mayoría de provincias andaluzas se han llevado las manos a la cabeza con esta nueva petición. Hablan de un nuevo caso de "ombliguismo sevillano". Por ello, he decidido darles mi opinión al respecto.



Fíjense que de todas las cosas que dijo el hombre pegado a una mentira- Blas Infante- hubo una que tenía mucho sentido. Verán afirmó que Andalucía no podía articularse desde Sevilla, pues según sus propias cavilaciones, esa ciudad tiene una capacidad innata de abarcarlo todo. Infante que conocía bien el paño se dio pronto cuenta del recelo que levantaría una autonomía centralizada en Hispalis. Sus palabras han resultado proféticas. De hecho, muchos años después de su muerte, Sevilla siempre ha sido la reina de los presupuestos. En cambio, provincias como Almería o Málaga han sufrido un expolio constante. Algo reconocido incluso por Manuel Chaves, que llegó a anunciar la hora de Málaga. Hora que sigue viniendo con retraso como he escrito en otras ocasiones. Lo más sangrante es que la percepción de discriminación que se tiene en Málaga, la comparten todas las provincias andaluzas, sin excepción. A pesar de esta realidad tozuda y diáfana las autoridades sevillanas siguen pidiendo más. No les ha bastado una Expo, ni ser la primera en tener metro, ni las carreteras para ir a la playa, ni los cercanías, ni los tranvías en lugares que por su escasa importancia económica no justifican esa gran inversión. Ante esta realidad, el político sevillano pide más privilegios y más leyes que aseguran inversiones millonarias para su ciudad. No recuerdan esos señores, ni por asomo, los grandes pabellones de baloncesto levantados en la ciudad donde nunca se ha seguido ese deporte, o la construcción de un estadio supuestamente olímpico que nos costó un huevo de pato a todos. Que además era de oro. Esos políticos mediocres e inútiles que siguen pensando en que son descendientes directos de Jesucristo y María Magdalena y por eso tienen más derechos y prebendas que nadie. En el lado opuesto, tenemos a una población que vive fuera de Sevilla convencida de que los sevillanos son todos hijos de Judas. Gente poco fiable que te robará la cartera a poco que te dejes. Y no hablo de una idea minoritaria, nada de eso.me refiero a una opinión muy generalizada entre la gente- especialmente en Andalucía oriental- que suele referirse a la capital de Andalucía como la tierra de Rinconete y Cortadillo. Ante esta situación, Andalucía como hoy la conocemos, tiene las siguientes opciones:


1- Reconocer que existe un agravio comparativo que sufren onubenses, granadinos, gaditanos, almerienses, cordobeses, malagueños y jienenses para comenzar una nueva andadura juntos. Un camino por el cual el nuevo gobierno andaluz reparte equitativamente las inversiones. Sevilla debe entender las reivindicaciones del resto de provincias. Y debe hacerlo con amplitud de miras. En definitiva, el sevillano debe aprender a ampliar sus límites geográfico más allá de Triana y los Remedios.


2- Dividir Andalucía en dos y dejar que la parte oriental se constituya en comunidad autónoma, o permitir que las provincias rebeldes sean gobernadas a través de las diputaciones.


3- Realizar la segunda descentralización otorgando más poder efectivo y económico a los ayuntamientos. Con esta medida, los ciudadanos verían como sus entes locales pueden culminar aquellos proyectos donde la Junta no llega.


4- Seguir como hasta ahora, fingiendo que Andalucía es una región articulada donde sus ciudadanos se aman y se respetan, algo que no se creen ni los publicistas de la Junta. De esta forma, Sevilla podrá seguir contando con sus privilegios hasta el día en el que el resto rompan la baraja- y no duden que lo harán- y digan ahí te quedas tú con tu semana santa, tu feria y tus cosas.



Mi predicción es que será esto último lo que acontecerá. Hasta entonces Andalucía seguirá siendo el culo de España porque no supo aglutinar a sus ciudadanos en un proyecto común donde todos se sintieran identificados. Un proyecto dirigido por los mejores, sin cuotas provinciales de poder, donde el merito y el trabajo duro sean las divisas en las que se basen las políticas. Desgraciadamente eso no ocurrirá, Sevilla continuará sin saber que en la recaudación del IRPF, las retenciones efectuadas a los funcionarios en general, figuran sus IRPF en Sevilla, aunque un médico o un profesor tengan su plaza en Málaga. Sin embargo, son las provincias como Almería o la malagueña las que aportan más a las arcas de la comunidad. El gobierno, por tanto, que salga de las urnas tendrá que terminar con esta injusticia, sino quieren que sus ciudadanos terminen con la autonomía andaluza. Algo que, sin duda, a muchos nos llenaría de alegría. De hecho, yo ya me estoy frotando las manos.




Sergio Calle Llorens

UN DÍA DE PLAYA


Unas gaviotas saludaron mi arribada a la playa. En el cielo unas nubes que parecían algodón reinaban imponentes desde su privilegiada atalaya. Era temprano, como de costumbre, e hice lo que cualquier mediterráneo con amor a su patria salada; inspirar aquel aroma que siempre extrañamos cuando nos encontramos lejos de ella. Un olor que me ha acompañado por todos los lugares del mundo a los que he visitado. Recuerdo como en Londres o Dublín, mis ojos buscaban desesperadamente el sur, con la vana esperanza de hallar algo de su esencia. Y es que sólo los que hemos nacido y vivido junto al mar mediterráneo entendemos este sentimiento de amor profundo por esas olas antiguas y sabias. Como cada día, llené mis pulmones de brisa y me mojé la cara. Una vez más al sentir el frío liquido en mi rostro, dí gracias por poder disfrutar de mi reina marina. Me senté en la arena esperando a que el astro sol calentara un poco el agua mientras un par de barquitos navegaban hacia el este. La escena era de una belleza infinita. Cerré los ojos de nuevo y recé una oración- aunque no soy muy creyente- que me enseñaron en una tarde de cielo anaranjado: “Padre, protege a los míos hasta que se alarguen las noches y llegue la noche”. Es una forma de pedir a la providencia protección. Así que repetí la plegaria varias veces hasta que mis pensamientos volaron hacia lo alto del acantilado donde habitan las aves. Una ola empujada por un levante travieso arribó con fuerza a mis pies. Sonreí, ajeno a lo que se me avecinaba.



De pronto, una veintena de persona comenzó a invadir la playa. Niños, abuelos, padres, madres y otras criaturitas de dios transportando todo tipo de objetos playeros. Les juro que la playa estaba casi desierta, pero aquella pandilla de origen cordobés decidió colocarse a mi vera. Hablaban a gritos con una potencia vocal que yo sólo he visto en la Opera. Suspiré hondo y decidí dar un paseo por la playa dejando mis cosas allí. A la vuelta, pude comprobar con espanto que los invasores habían montado un campamento con sus toldos, sus tumbonas, sus barquitos, sus cubitos y sus mesas. Me habían rodeado con sus trastos. Cochina suerte la mía, juré en arameo al comprobar que a unos escasos metros unas chicas de muy buen ver se acomodaban en la arena. Lo más sorprendente era que habían colocado una silla justo encima de una de las esquinas de mi toalla. Miré atónito como pidiendo explicaciones. Ni caso. La madre, que a tenor por los flotadores que llevaba en su cuerpo de forma permanente, parecía la hija del muñeco Michelín. A su lado, el abuelo cebolleta gritaba como un loco invitando a todos a irse al agua. Y allí que se fueron corriendo aullando como lobos cuando una embarcación tan grande como el Titanic cayó sobre mi cabeza. Me contuve. Por un momento sentí que esa turba iba a dejar sin una gota a mi mar. Cuando salieron, tuve el convencimiento de que el lago Ness se había secado y con ello, todos sus monstruos habían llegado a esa playa malagueña. El resultado de todo ese desembarco fue que mi cuerpo se llenó de arena. Y todo por gentileza del niño gordinflón que yo identifiqué como el primo de Harry Potter. Creo que la rabia comenzó a crecer dentro de mí. Les juro que en aquellos fatídicos momentos, deseé que un tsunami arrasara con todo, especialmente con esa chusma. Imaginen como sería mi cabreo que yo estaba dispuesto a sacrificarme por el bien de la humanidad. El padre, otro ser que hablaba un dialecto extraño, se partía de risa al verme cubierto de arena. Craso error. Entonces con toda la dignidad posible que fui capaz de reunir, me fui al bar, me bañé y a la vuelta senté mis reales posaderas en la silla que colocaron sobre mi toalla. Entonces el abuelo cebolleta me recrimina la acción: “Oiga que esa silla es nuestra”. Y entonces por qué la han colocado ustedes encima de mi toalla. Yo pensaba que era una manera de compensarme por su falta de educación, por invadirme mi espacio, por llenarme de arena y por romper la magia del lugar. Así que me voy a quedar aquí en esta silla hasta que ustedes se retiren unos metritos que la playa es muy grande. Los monstruos escoceses que hablaban con acento de Córdoba no daban crédito a mis palabras, que por cierto, fueron efectivas. En pocos minutos movieron sus cosas al campamento base. Entonces les devolví la silla no sin antes lanzarles la mirada de desprecio más grande que fui capaz de reunir. “ Adiós simpático” gritó la hija de Michelín. Sonreí mientras me señalaba la leyenda de la camiseta que por un casual había elegido aquel día: “En beneficio de todos, cállese señora”. Ay, Vandalia, Vandalia.


viernes, 19 de agosto de 2011

LAS DIPUTACIONES



Ahora que Rubalcaba habla de suprimir las diputaciones, recuerdo el dilema de Felipe IV. Ya saben, reducir el gasto aún a costa de negociar condiciones poco deseables con sus enemigos o explotar al máximo los recursos del país, con el riesgo de que éste acabase muriendo de agotamiento. Tanto el Conde Duque de Olivares como gran parte de los consejeros del Rey optaron por lo segundo. Por aquel entonces el monarca sólo tenía en la cabeza tres cosas: Caza, comedia y mujeres. Actualmente Rubalcaba tiene en mente poder, más poder y agotar todos los recursos posibles. Lo curioso es que después de tantos años en el gobierno, ahora, precisamente ahora decida proponer suprimir las diputaciones provinciales. Un asunto, por cierto, que agradaría mucho a algunos partidos nacionalistas. El amor que los socialistas por los entes provinciales parece haber acabado en el preciso instante en el que los perdieron. Los de la rosa que saben que trabajar no mató nunca a nadie, pero no se arriesgan por si acaso, andan muy ocupados haciendo propuestas. Quieren, o eso parece, hacer algo parecido como en Italia o Grecia donde se han suprimido ayuntamientos y entes locales. No seré yo quien interrumpa a los socialistas con sus almuerzos en los que nada es en vano, y todo en vino. A fin de cuentas si no ahorramos, España entrará en banca rota. Sin embargo, yo antes de suprimir las diputaciones haría lo propio con las autonomías que no fueran históricas, y dejaría el autogobierno para Navarra, País Vasco, Cataluña y Galicia. El resto podría autogobernarse a través de las Diputaciones Provinciales. A corto plazo sería un agravio pero a la larga las tierras liberadas del yugo autonómico verían sus economías florecer alcanzado un crecimiento superior al de esas comunidades con autonomía. Sería, por tanto, una manera de terminar con el café para todos. Con mi propuesta no es que yo quiera que los andaluces o los extremeños tengan menos poder que Cataluña, sino que tengan más poder sobre sí mismos. Después de todo, los territorios liberados controlarían mejor sus recursos con un ente local más propicio a entender sus necesidades que no con autonomías como la andaluza, ajena a las reivindicaciones de ciertas provincias. De cualquier forma, lo que decidamos ahora sobre la organización territorial de España nos va a afectar el resto de nuestra existencia. Es momento de actuar porque como dijo Gustavo Adolfo Becquer el camarón que se duerme, se lo lleva la corriente. Es momento, por tanto, de hacer frente al sueño de esa mayoría de necios que pretender hacernos creer que el estado autonómico es intocable. Esos que confundieron el amor por la España de las autonomía con una gastritis, y cuando se curaron de la indisposición, se encontraron casados y sin un duro en el bolsillo.


Sergio Calle Llorens

ANTICOMUNISTA


El 19 de agosto de 1991 se produjo una intentona golpista liderada por la cúpula del Partido Comunista de la Unión Soviética, que acabó paradójicamente por hundir a todo el bloque del este. Les hablo del fin de una ideología que ha causado 100 millones de muertos en todo el mundo, y que todavía es reverenciada por una masa nostálgica que siempre ha tenido miedo de la libertad con mayúsculas. Aquel día, el PCUS tenía más de 20 millones de militantes y las juventudes comunistas contaban con más de 40 millones de miembros. Y todo con el apoyo del ejército rojo. Pero cayeron y el mundo es desde entonces un lugar mejor. La verdad es que al echar la vista atrás, conmueve recordar como Mijail Gorbachov sobrevivió al golpe y a esa pandilla de villanos. La apertura o glasnot impulsada por él, puso fin al modelo establecido por el asesino de Stalin. Les hablo de un régimen en el que los dirigentes sumaban el 1,5% de la población. Algo que también se da en cada dictadura comunista. Hoy, por tanto, es un buen día para homenajear a todos aquellos que lucharon en la extinta Unión Soviética contra el comunismo. Gente que no entendió jamás que en occidente no vieran que si el sistema era tan bueno, no hacía falta construir un muro para que sus ciudadanos no escaparan de allí. Su lucha fue titánica y conmovedora. A muchos les costó la vida y la hacienda. Lo que no perdieron nunca fue la dignidad. Batallaron con orgullo sabiéndose perdedores en aquella inmensa cárcel comunista. Por eso hoy cuando sigo viendo la hoz y el martillo en manos de esa turba incapaz de comprender la palabra libertad, me estremezco al pensar en lo que pasaría si algún día vuelven a señorear por Europa. Curiosamente, ninguno de esos eurocomunistas vivió jamás el terror soviético. La verdad, como decía Don Quijote, adelgaza y no quiebra, y siempre nada sobre la mentira como el aceite en el agua. Aquí, la única verdad es que el comunismo propuso esclavizar al hombre mediante la fuerza y el socialismo mediante el voto. Es la misma diferencia, como dijo Ayn Rand, entre el asesinato y el suicido.


Valgan estas modestas líneas como homenaje a la banda berlinesa compuesta por mis tres amigos alemanes que en una noche sin luna saltaron el muro. Donde quiera que estén, que la fuerza les acompañe.


Sergio Calle Llorens



THIS IS WHY SOME PEOPLE DONT LIKE REAL MADRID




Alguien con mucho talento dijo una vez que el periodismo o es independiente o es una farsa. Por ello, hoy les traigo un trabajo publicado en el New York Times en el que explican muy a las claras los motivos por los que muchos detestan al Real Madrid. Es un escrito en inglés del periodista norteamericano Andrew Das. No he tenido tiempo de traducirlo pero espero que los seguidores de mi blog sepan entender el contenido del mismo, que no tiene desperdicio. Recomiendo encarecidamente su lectura.

Marcelo’s angry foul on Barcelona’s Cesc Fabregas, which marred the end of Wednesday’s Spanish Supercup final, was an unnecessary attack given it occurred moments before the whistle in a game his team was about to lose. But it was also the latest black mark on a Real Madrid team that, under Jose Mourinho, has become known more for its indefensible outbursts and its postgame complaining than it has for its sometimes unbeatable play.

Fabregas let Marcelo off the hook for his takedown, attributing it to the fevered nature of the rivalry. (He no doubt would have been less forgiving if the tackle had snapped his leg, which it could have.) But his teammates were furious.

“Real Madrid should be concerned about the image it is giving; it’s very damaging,” Barcelona midfielder Xavi said. “Marcelo’s tackle has no place in football. Totally shameless, a real shame for football in general this image generated by Real Madrid.”

Defender Gerard Pique placed the blame squarely at the feet of Mourinho.

“Mourinho is destroying Spanish football,” Pique said. “It’s not the first time and it’s always a number of players and the same ones, so there has to be some way of stopping them. I hope they adopt the necessary sanctions.”

Is it embarrassment, or jealousy, or something else that drives Mourinho and his players to lash out? Real Madrid has played seven games against Barcelona since last November. It has won only one of those games, but has managed to have a player sent off in five. That, apparently, is an even trade for Mourinho.

“I won’t say we’re not happy about not winning the Supercup because that would make me a hypocrite,” he said, before adding, “but I’m very happy with the evolution of the team.”

Rather than credit Barcelona’s play over the last year, Mourinho has attributed its success to a mysterious bias from referees and UEFA in favor of Barcelona, comments that earned him a five-match suspension. Marcelo’s foul was tougher to explain away. (He was lucky to still be in the game after an earlier kick to the ribs that dropped Lionel Messi.) Real Madrid’s fans contend argue correctly Barcelona’s players dive to earn calls, a dubious charge from a club that employs Cristiano Ronaldo, but eventually Sergio Ramos’s temper and Pepe’s recklessness circle back to the coach’s leadership. And Mourinho has shown precious little in the last year.

He was sent off in one of Real Madrid’s spring games against Barcelona for sarcastic comments to an official on the sideline; briefly stopped speaking with the news media in a fit of pique; and on Wednesday set a new low when he snuck up behind the Barcelona assistant coach Tito Vilanova during the late-game fracas and reached around to poke him in the eye from behind before backpedaling.

“The images speak for themselves,” Barcelona Manager Pep Guardiola said. “If this doesn’t stop, it’s going to end badly.”

Corner kick: It almost seems surprising that Spain has ever won anything, let alone last summer’s World Cup, given the way the core of its team acts toward one another when they are wearing their club colors.

jueves, 18 de agosto de 2011

PATÉTICO MADRID


Entraba de puntillas la madrugada cuando Messi Potter ejecutaba al Madrid de una forma sublime. El equipo de la capital asistía impotente a una nueva derrota en el feudo barcelonista. Un nuevo título para el Barça, y eso que el Real había preparado a conciencia la final durante todo el verano. De cualquier forma, había sido un gran espectáculo al margen de las patadas de Marcelo y Pepe. Ambos alumnos aventajados de la escuela de Kárate. Pero hubo más cosas tristes destacables en el Nou Camp; la primera es que el equipo de Florentino Pérez se ha convertido en un equipo macarra y faltón. Una escuadra que no sabe ganar ni perder. Un club hecho a imagen y semejanza de un señor con pinta de pastor lusitano que responde al nombre de Mou. El resultado es que el madridismo, a día de hoy, no es una religión, sino una enfermedad mental incurable. Así si el entrenador portugués decide dar ejemplo metiendo, literalmente, el dedo en el ojo de Tito Vilanova, su tropa siente que es momento de tirar de florete y ajusticiar a los rivales. Mou ha abducido a su tropa con un discurso victimista, poco creíble, violento y fanfarrón. En el otro extremo se sitúa Guardiola que en catalán significa hucha, con una educación y un saber valorados por propios y extraños. Pep es el yerno que toda madre querría tener, y el marido por el que suspiran no pocas mujeres. Un señor elegante, culto y encantador que mezcla seny y rauxa para elevar al Barça al papel de equipo mitológico. Pasarán las hojas del calendario marcando el paso inexorablemente del tiempo, pero siempre recordaremos los quiebros de Iniesta, los molinillos de Xavi, las diagonales de Pedro y los goles de Messi. Podremos contarles a nuestros nietos que les vimos jugar, sufrir y emocionarnos. Trataremos de explicarles que aquel Barça fue lo más parecido al arte que presenciamos en una alfombra verde. En cambio, del Madrid de Mou apenas evocaremos sus malas formas, sus insultos y su decadencia. Tal vez para entonces el Madrid siga soñando con la independencia de Cataluña como única manera de reinar en España, Incluso puede que en el futuro esté jugando la liga china y ganando de calle. Aunque bien pensado, el Real Madrid debería pensarse muy seriamente jugar un campeonato de acuerdo a su esencia más primitiva que incluye las riñas tabernarias, el insulto y su querencia por la ilegalidad; Sí, el Madrid debería decantarse por jugar un campeonato fiel a sus esencias: ¿Qué tal la liga penitenciaria española? Un lugar donde Mourinho iba a estar más a gusto que un guarro en una charca.


Sergio Calle Llorens

martes, 16 de agosto de 2011

UNA DE MUJERES


Apuro una cerveza bien fría frente a un mar turquesa típicamente mediterráneo. El sonido de las olas rompiendo en la arena se mezcla con un viejo blues que minutos antes he pedido al barman. Es un momento sublime, muy malagueño. En el cielo habita un contraste entre el atardecer bermejo de una costa y las estrellas que comienzan a engalanarse en la bóveda celestial. La brisa marina proyecta el viejo aroma a salitre que se mezcla con el embriagador perfume del jazmín de la biznaga. Estoy sólo y sin embargo, me siento bien acompañado por mis recuerdos. Cierro los ojos y aspiro hondo. Al abrirlos, compruebo como la torre vigía ha sido iluminada allá en su atalaya. Entonces, una voz histriónica rompe el hechizo. Se trata de una chica morena, guapa, de profundos ojos verdes. La acompaña su novio. Fiel sufridor. Les echo, a ojo de buen cubero, unas 18 primaveras. A gritos, la chica le pega una bronca a su amor sin importarle mi presencia y la del camarero. Piden unas birras frías justo en el momento que Elvis canta aquello de “little sister”. Ella ajena al rey, porque es la reina o eso piensa, acusa a su novio de no entenderla, de no respetarla. Si no cambia su actitud, su relación no tiene futuro, amenaza cuan gata sobre el tejado de zinc. Parece que ella tiene las uñas afiladas y no le importa arañar. El chico, un pelirrojo con cara de buena persona, asiente a todo y trata de calmar a la fiera. Ni de coña, ella sigue haciendo aspavientos y subiendo el tono. Está cómoda y controla la situación. La escena hace que de algún rincón de mi memoria emerja el recuerdo de mi primer amor. Aquella mujer que me hizo sufrir haciendo de femme fatale, de amiga, de compañera, de chica despechada pero que guardó para el final el papel que mejor le iba, el de zorrilla. Para entonces, yo ya tenía el corazón roto y pocas ganas de acercarme a aquellas criaturas de dos rajas. Sucedió en un otoño pero bien podría haberme ocurrido en un verano como al pelirrojo. Por un momento, ardo en deseos de aprovechar el momento en el que la chica gritona va al baño, para acercarme y contarle todo lo que sé de ellas. Sin embargo, algo me retiene. Al fin y al cabo lo poco que sé de esas criaturas podría reducirse a los 140 caracteres del Twitter. Aunque tal vez tendría que haberme acercado a la mesa y decirle; mira no hay amor sin espinas, y si realmente estás tan enamorado de ella, empieza a dar un puñetazo en la mesa. Ellas nunca ven lo que haces por ellas, sino lo que no haces. Lo que la morena, es decir tu novia, trata de decirte es que se aburre contigo. Que necesita alguien con el que discutir, con el que pelear. Un tipo con el que se sienta segura. Ellas son como leonas en la selva, si corres, aunque no tengan hambre, saldrán a cazarte. Quieren un líder, un ganador. Olvida todas esas soplopolleces de que les encantan los hombres sensibles. Despierta colega, los tontos que regalan peluches a sus novias nunca se llevan el premio gordo. Invítala a cenar y por supuesto eliges tú el restaurante, su menú y muéstrale que eres un tío que piensa por los dos. Claro, podría haberle dicho todas las cosas que sé de ellas pero no hubieran servido de nada. Después de todo nadie escarmienta en cabeza ajena. Pienso en ello, cuando la fiera vuelve a su mesa. Esta vez no dice nada. Él le susurra algo al oído y ella se zafa de muy mala manera. El chico está confuso y se mueve nervioso en su silla. Por un momento temo que se eche a llorar. Un llanto que hubiese significado su sentencia, aunque la suerte está echada. Cruela suelta la bomba final; “creo que deberíamos dejarlo, esta relación no tiene futuro. Tú y yo, en fin”. Y en diciendo esto, lo abandonó allí. La escena me provocó un vuelco al corazón y empecé a sentir pena por el joven. Sobre todo cuando se dio cuenta de que no le alcanzaba ni para pagar las rubias ingeridas. “Las cervezas corren de mi cuenta”, le dije. El chico agradeció el gesto tímidamente y fue en busca de su amada. Podía sentir su desesperación y su zozobra. En ese momento, supe que aquel proyecto de hombre estaba recibiendo la lección más dura en esto del amor. El no lo sabía pero gracias a mujeres como aquella, los hombres aprendemos que un hombre no está terminado hasta que no lo acaba una mujer. Una lección imprescindible aunque dolorosa. Pero llegará un día en el que su mujer, novia o lo que sea, le llame por teléfono para preguntarle si ya ha bebido suficientes cervezas hoy, y él responda, ni muchas, ni pocas, solamente las precisas, las que necesitaba y punto. Pensaba en ello cuando el mar volvió a rugir contra el rompeolas. “Por los corazones rotos”, gritó el camarero. Sea, respondí con un guiño y levantando mi copa.


Sergio Calle Llorens

lunes, 15 de agosto de 2011

ANDALUCÍA FRANQUISTA



Andalucía, desgraciadamente para sus habitantes, ha interiorizado los valores culturales del franquismo. Valores que eran destacados continuamente en el nodo y en las patéticas películas de entonces. El torero pobre, el andaluz chistoso y algo cortito, el truhán y el holgazán en un mismo paquete. Curiosamente, esa forma paleta y atrasada del andaluz ha seguido siendo difundida por el nuevo nodo; el de canal sur. A fin de cuentas, en Andalucía a pesar de tener elecciones cada cuatro años, las cosas no han cambiado en lo esencial. Quiero decir que los franquistas han seguido mandando aunque hayan cambiado de chaqueta. Lo que ocurrió en los años de la transición fue simple; por un lado, los terratenientes y señoritos querían que todo siguiese igual para continuar con mando en plaza, y los desarrapados sabían que no podrían subir hasta lo más alto del escalafón social sin el pedigrí de los primeros. Por eso, los Chaves, los Zarrías, los Guerra y otros muchos hicieron el pacto de familia. Sabían que se necesitaban mutuamente, y eso es lo que ha ocurrido. Y todo con el silencio de muchos medios de comunicación que pasaron de ser falangistas a socialistas en cuestión de horas. Lo que resultó de aquel pacto se llama PSOE de Andalucía, con su inepcia y su pereza. Hoy muchas décadas después, podemos concluir que las resoluciones demoradas y los proyectos esbozados responden a la herencia tardo-franquista. Y es que son setenta años con la misma cantinela; cuarenta de tito Paco y treinta de autonomía andaluza. Así los andaluces no se dan cuenta que se están riendo en su cara. Sólo reaccionan, y a las pruebas me remito, cuando alguien se mete con su feria, su equipo de futbol o su semana santa. Especialmente cuando la supuesta afrenta viene de fuera. Ni les preocupa que ellos sigan insultando a la inteligencia cada día. Pero es lo que hacen, sin prisa, sin pausa, con continuos homenajes a la momia de Blas Infante que ha sustituido a la del ausente, José Antonio Primo de Rivera. Curiosamente, nadie en Andalucía se ha dado cuenta del cambiazo. La paradoja reside en el hecho de que cada vez que está casta teme perder las elecciones, saca el fantasma de la guerra civil. Y lo hace de forma maestra, señalando a los supuestos herederos, olvidando del lado del que estaban ellos. Así las hojas se van cayendo del calendario; somos más viejos, más pobres y más desgraciados, pero ellos siguen haciendo realidad su viejo lema de vivir del sudor del de enfrente. Viven a cuerpo rey, y si el paro crece, la educación no funciona o cae un meteorito en la playa de la Malagueta, la culpa es de Franco y los suyos. El pueblo asiente, confirma y señala sin apenas darse cuenta de que Franco sigue reinando en la región más pobre de España. La táctica es aunque vieja, efectiva. Igual que la iglesia cristiana sustituyó a los mitos paganos por los de la religión de San Pedro, cambiando el nombre a una diosa por el de una santa a la que atribuían los mismos poderes que a la primera, y poco a poco el pueblo inculto iba olvidando a la antigua religión. Pues bien, eso es lo que ha pasado aquí, los viejos valores del Franquismo siguen vigente y han sido abrazados con fervor por el pueblo más inculto de España. Un pueblo que camina irremediablemente hacia el desastre.

Sergio Calle Llorens

domingo, 14 de agosto de 2011

LA CRUZCAMPO


Los seguidores de este blog saben que el patriotismo andaluz no es lo mío, más bien lo contrario. A mí, para bien o para mal, las sevillanas, el rocío, la copla y el carnaval me levantan menos que la Duquesa de Alba en bañador por las playas de Cádiz. Mujer cuya boda, por cierto, va a ser seguida próximamente por la turba atocinada de las tierras sureñas. Un gentío, ya saben, al que suelo despreciar por su falta de tacto, educación y miras cortas. Les hablo de una mayoría aborregada que es incapaz de reaccionar incluso cuando le están mentando a su madre con cierta ironía. Voy a citar un ejemplo que ilustrará muy bien mis afirmaciones. Me refiero al nuevo spot publicitario de la cerveza Cruzcampo. Según el mismo el cerebro humano no se divide en izquierda o derecha, de eso nada, la división es norte y sur. Juro por dios que la primera vez que lo ví, pensé que el comercial era obra de la liga norte italiana. Y es que son 46 segundos de continuos insultos a Andalucía con sus imágenes correspondientes. El norte trabajador y el sur tierra de vagos. Ya les digo, yo que ni me identifico ni sufro por ello, pero echo de menos a algún espabilado que se haya dado cuenta de la afrenta. Porque convendrán conmigo que es un insulto decir que la parte norte del cerebro es la que nos lleva al trabajo cada mañana y la parte sur la que dice “¿Nos tomamos unas cañas después del trabajo? Al parecer, según esas mentes pensantes, desde que amanece los sureños ya estamos deseando tomarnos una birritas al lado del mar. Y lo de pensar sobre el futuro, se lo dejamos a los japoneses o a los catalanes; “iba para ingeniero” pero la parte sur le metió a surfero. Y lo dice el menda lerenda con una alegría típicamente andaluza. A la parte sur, no le gusta mirar a largo plazo, más bien lo contrario, amarrar en corto y que se joda el mundo. Nada de planes, y luego a darle al karaoke, afición muy seguida por aquí según los publicistas de la cerveza hispalense. Así, no hay forma humana que el resto de los españoles nos tome en serio. En fin, “a veces necesitamos un poco de sur para no perder el norte”. Desgraciadamente, algunos no sólo perdieron el norte, sino todos los puntos cardinales y amenazan con seguir viajando por la vida sin brújula. Cuando se estrellen, que se estrellarán, esperemos no contarnos entre su lista de víctimas colaterales. Hasta entonces se pueden ir todos concretamente al polo.. norte, claro.



Sergio Calle Llorens

viernes, 12 de agosto de 2011

LA ESPAÑA AUTONÓMICA


En España vivimos con el lastre de las mentiras que conducen la nao española a la deriva. Y eso que es mejor una verdad dura, que un engaño. Con la verdad se llega a sanar, con la mentira a enfermar. Lo escribo porque llevo más de una década defendiendo la tesis de que el estado autonómico español es inviable y nos conduce, irremediablemente, al desastre. Hoy, ya son muchos más los que se atreven a apoyar en público esta tesis. En cualquier caso, defender esta verdad mía, me ha costado innumerables insultos, la pérdida de algunas amistades e incluso algún varapalo profesional. Así que como ya no me pueden hacer más daño, hoy voy a seguir contándoles esa verdad incómoda sobre las mentiras de la España autonómica. Creo que lo hago con la esperanza puesta en que Sófocles tuviera razón con aquello de que una mentira nunca vive para llegar a vieja. Pues que no llegue.



Una de las afirmaciones que llevo escuchando desde los primeros años de la transición es aquella que dice que a mayor descentralización menor corrupción. Huelga decir que los datos contrarios a esta opinión saltan a la vista. Las autonomías han servido para que una clase política asaltara las arcas públicas con el mayor de los descaros. No les hablo de un partido en concreto, sino de todos. Nacionalistas, no nacionalistas, izquierda o derecha. Todos han defendido esta forma de actuar ciertamente crepuscular. La descentralización ha servido, en mi opinión, para calmar las ansias de volver al terruño de algunos, y para imponernos el latrocinio institucionalizado. En definitiva, el café para todos ha dado lugar al puro, copa, putas y viva la madre superiora. Por eso, los dirigentes autonómicos no han querido que la descentralización de las autonomías llegara a los municipios. Sencillamente no estaban dispuestos a perder privilegios y el dinero. Ya saben, quien reparte- subvenciones- se lleva la mejor parte. Además, la España autonómica ha roto la unidad del mercado. Las diecisiete autonomías no han valido más que para calmar las neuras y la gula de la gentuza que nos gobierna. Hoy se ve normal que un proveedor no cobre de la administración por los trabajos realizados. Y aunque esa desvergüenza lo lleve a la ruina, el empresario no tendrá forma humana de evitarla. Tal es la decadencia.




El fracaso de la educación en España tiene su origen en la falta de acuerdo de los dos partidos mayoritarios. Falso. El fracaso escolar y el bajo nivel de nuestros estudiantes son responsabilidad del PSOE. Rubalcaba con su LOGSE y que España haya estado gobernada por el partido del capullo, han sido las causa fundamentales de este retraso educativo. El PP hizo un gran plan de educación, basado en el consenso, pero al llegar el leonés al poder se lo cepilló por decreto. Los socialistas, por tanto, son los padres de esa absurda política educativa en la que hay que igualar por la bajo. Una forma de entender la educación basada en la estupidez de unos señores que utilizan toda su energía en idiotizar a las nuevas generaciones. En la actualidad, gracias a la burrología socialista se admite pulpo como animal de compañía en los exámenes de selectividad. Por poner un ejemplo ilustrativo, en Andalucía es difícil encontrar a un escolar que sepa escribir una frase con sujeto, verbo y predicado. Y de hablar de forma coherente, lo dejamos.


Otra de las afirmaciones falsas es aquella que dice que las televisiones autonómicas realizan un servicio público a la ciudadanía. Incluso sus defensores resaltan que gracias a sus entes regionales el nivel cultural ha mejorado mucho. La realidad es que el engendro de esas televisiones solo sirve para manipular la información. Así el PP crea un panfleto en Telemadrid y el PSOE en Andalucía con canal sur. Televisión investigada por Iker Jiménez por sus continuos programas para anormales. De la televisión catalana ni les cuento, porque allí España es el estado o la península. Además, nunca he llegado a entender que cojones hace- que no sea el zángano- un equipo de la televisión gallega o andaluza en Washington o en Sydney.


Otra argumento que se da por valido es el de la guerra civil. Quiero decir que la gran parte de las películas, intelectuales de pacotilla y demás criaturitas de estas tierras defienden que el Frente Popular y la gran mayoría de fuerzas de izquierda luchaban por la democracia. Ante esa absurda afirmación siempre he presentado las teorías defendidas por historiadores como Stanley G. Payne. La verdad, aunque nunca es blanca o negra, sino de un marroncito peculiar que nos confirma que ambos bandos estaban plagados de degenerados. A la derecha, una masa cuartelera y paleta y a la izquierda gente que dejó que se sublevaran los militares para aplastar la revuelta y poder instaurar la dictadura del proletariado en nombre de una ideología- la comunista- que ha causado cien millones de muertos en todo el planeta. Desgraciadamente, las mentiras de Franco han sido sustituidas por las de los nietos de la turba bermeja.



Uno de las mentiras más patéticas, aunque también divertidas, es el de los curriculums tuneados. Ya saben, gente que vivió de perlas con Franco y ahora pretende hacernos creer que eran unos grandes luchadores antifranquistas. Para desmontar esta parodia apenas hay que ir un par de días a las hemerotecas para ver como los entonces hombres del régimen tenían cargo, y amaban el orden y a Franco. Los Chaves, los Bono, pasando por la burguesía catalana o vasca. Al parecer, todos han olvidado cuan entusiastas eran de aquel señor bajito con bigote que atenazó a España durante cuarenta largos años. Su único recuerdo de “aquellos maravillosos años” es un ligero dolor en el brazo derecho de tanto levantarlo. Sin embargo, la realidad también es tozuda en este caso. Franco murió en la cama porque no hubo huevos de echarlo antes. La verdad es que el gallego, además de tener una mala leche de cojones, hizo buena la predicción del General Cabanellas cuando dijo de él que no abandonaría el poder hasta su muerte. Coño, ni Nostradamus con sus cuartetas.



En conclusión cada autonomía ha hecho todo lo posible por esquilmar las arcas del estado y sus competencias. Un atropello basado en una constitución cuya obediencia recuerda a aquello de cuando las ganas de follar aprietan ni el culo de los muertos se respeta. Lo gracioso es que cada autonomía ha creado una historia a su antojo, un mito adánico, una base para sus delirios regionalistas o nacionalistas. En el País Vasco se dan por buenas las teorías de un tal Sabino Arana cuya ideología racista sólo es superada por las de Adolf Hitler; y en Andalucía, los niños aprenden- aunque sin darles demasiada importancia- las mamarrachadas de un tal Blas Infante. Y ay de aquel que ose criticar al establishment autonómico que será acusado de fascista, terrorista o de haber matado a Manolete. Recuerdo a Pujol y su asalto a Banca Catalana diciendo que era un ataque a Cataluña, cuando aquello fue un ataque a la inteligencia de todos nosotros. Por todo lo expuesto, los españoles hemos de volver a la senda del sentido común que es el menos común de nuestros sentidos. Debemos caminar juntos para que el estado se haga más fuerte y efectivo. Hemos de luchar para que el sistema autonómico tenga fuertes límites. Es hora de cambiar el modelo de organización territorial, de reducir el gasto. Todo con las vistas puestas en tener una educación de primera independientemente del lugar donde uno estudie. Hemos de organizarnos para salir nuevamente a competir en un mundo globalizado. Nuestros recursos deben utilizarse en apoyar la ciencia, la investigación y el desarrollo. Tenemos talento y llevamos en la sangre el gen de los conquistadores. Es cuestión de creérnoslo porque un día fuimos la admiración de todos y hoy somos el pasmo del mundo. El problema es que el español actual ha decidido jugar en segunda división; La España de las autonomías. Acabemos con ella antes de que ella acabe con nosotros. Dixit.



Sergio Calle Llorens










.

jueves, 11 de agosto de 2011

EL TOP TEN DE ZAPATERO




El mejor término para definir a Zapatero sería el de apaciguador, entendiendo por tal la persona que alimenta a un cocodrilo con la esperanza de que será el último comido por él. Miren como ha terminado lo de ETA gobernando en las instituciones y las víctimas comidas por la ignominia. Nada extraño si pensamos en que el socialista no hizo caso a aquello de que es mejor permanecer callado y parecer estúpido que abrir la boca y confirmarlo. Bambi lo ha venido haciendo desde el primer día. No sólo su escaso bagaje intelectual para ejercer de presidente, sino la pobreza de un pensamiento político más cercano al cuentista de Calleja que a un estadista serio del siglo XXI. De cualquier forma, el rehén de la Moncloa es un hombre hecho a si mismo y adora a su creador. Vaya casi tanto como yo amo las perlas que nos ha dejado en estos casi ocho años de gobierno, o como se llame lo que han hecho los del capullo en este tiempo. Hoy me propongo destacar el Top Ten zapateril de sus frases más hilarantes. He contado con la inestimable colaboración del gran Carlos Canales, abogado, escritor y antiguo colaborador del programa La Rosa de los Vientos. La recopilación es suya y por tanto todo el mérito es atribuible a su persona, pero los comentarios son exclusivamente míos.



1- “La quema de coches y contenedores ocurre desde que existen coches y contenedores”. Como vemos, Zapatero tiene el mismo oído para la política que Van Gogh para la música, y a la hora de crear frases de carácter oligofrénico, es único e incomparable.


2- “Si algo va bien, hay que profundizar en su cambio”. Ahora entiendo lo que ha ocurrido en España en las dos últimas legislaturas. Todo lo que iba moderadamente bien, ha sido modificado por el profeta para que cambiara el rumbo y nos fuéramos a pique. ZP metido a Capitán Tan, tan malo, claro.


3- “Mi patria no es España sino la libertad”. Frase preciosa digna de aquellos que apoyan el credo de la ignorancia y el evangelio de la envidia. En cualquier cosa, tras ZP ya no queda ni España, ni patria, ni pe, ni pa.


4- “La tierra es del viento”. Frase pronunciada en la cumbre del clima celebrada en Copenhague. El cejitas quiso emular al jefe iroqués casaca roja. Quería dejar su impronta de líder indigenista. Soñaba con ser llamado “Brote verde” y que sus palabras tuvieron eco universal, pero al pronunciarlas, sólo se oyó: “Cada día que amanece, el número de tontos crece”.


5- “El mar es una belleza, pero un río es parábola de la vida”. Coño, le faltó añadir Bienaventurados los borrachos porque ellos verán a dios dos veces. Al parecer, aquel día, el presidente se había pasado con el tinto en la bodeguilla de La Moncloa.


6- “Fumar es de derechas”. Y añado yo, e irse de putas de izquierdas. Lo digo porque viciosos hay en los dos lados.


7- “Soy rojo y anarcosindicalista”. Y sigue diciéndolo porque al señor Rodríguez no se le acaban las pilas, que en su caso son duracell, que duran y duran. De cualquier forma, habría que recordarle que el comunismo ha causado 100 millones de muertos en todo el mundo. Y siguen y siguen.


8- “El rey es bastante republicano”. Como ven, esta es de traca. Al fin y al cabo, son los socialistas los que intentan siempre pasar el poder de padres a hijos como en Corea, de hermano a hermano como en Cuba y de papa al resto de la familia como en la Andalucía de Chaves. Vaya que son los de ideas bermejas los que tratan de vivir como Luis XVI.


9- “La democracia es imprevisible”. Una frase que viene a corroborar que el tipo no tenía ni idea de lo que iba a suceder a vueltas del calendario. Por cierto, hablando de aquello de lo que entre las manos se resbala, desde los tiempos en los que era virgen la duquesa de Alba- miren si ha llovido desde entonces- nadie había escuchado delirio semejante.


10- “España estará más unida porque estará mejor unida”. Hombre yo había escuchado aquello de el pueblo unido jamás será vencido, o esa otra de Romakrishna que decía que la sociedad no son los hombres, sino la unidad de los hombres. Sin embargo, la última frase viene a demostrar que hay dos cosas infinitas, el universo y la idiocia del presidente.



Después de comentar el top ten de Zapatero, me gustaría despedirme parafraseando a Groucho Marx con aquello de no me olvido de ninguna cara, pero con la suya haré una excepción. Asisten, por tanto, al entierro en este blog de Rodríguez, funeral al que he ido con muchísimo gusto. Descanse en paz. Amen.


Sergio Calle Llorens

LA ALHAMBRA Y MARRUECOS


Ayer la red comenzó a arder desde el mismo momento en el que se anunció una supuesta reclamación de Marruecos sobre la Alhambra de Granada. Al parecer, el reino alauita habría reclamado la mitad de los ingresos del monumento más visitado de España. Las razones de esta petición se basaban en el origen marroquí de los descendientes del llorón de Boabdil. La verdad es que desde el principio, la noticia me pareció delirante y falsa, entre otras cosas porque no me imaginaba al ministro marroquí de incultura Bensalem Himmich dirigiéndose al gobierno español en esos términos reivindicativos. De hecho, la alusión al establecimiento de una sociedad mixta hispano-marroquí que gestionara las visitas, me produjo tanta risa como la imagen de Griñán haciendo de Travolta en compañía de la hija del farero- María Gámez, que tiene menos luces que un barco pirata- Sin embargo, a muchos no les extrañó el tema. Decían, y con razón, que la nave española la dirige un tipo muy raro que va diciendo por ahí que su patria no es España sino la libertad. El mismo personaje que dijo yes very well a la petición de Berlusconi de pagar la reconstrucción del Fuerte de L´Aquila, un castillo del siglo XVI que fue edificado por Pedro Álvarez de Toledo y Zúñiga, Virrey de Napoles entre 1522 y 1533, una época en la que una gran parte de Italia estaba bajo el dominio del reino de Aragón, y, por tanto, de la corona española. Una fortificación destruida por un terremoto. Así que el cejitas se comprometió a pagar la restauración. Como ven, el leonés da la razón a Chamfort; “También hay tonterías elegantes como hay tontos bien vestidos”



Como digo, la noticia corrió como la pólvora causando el pánico entre una población acostumbrada a los desvaríos de un presidente que se ha bajado constantemente los pantalones en política exterior. Siempre en mala compañía dejándose aconsejar por el presidente honorífico de payasos sin fronteras- Miguel Ángel Moratinos- o por la chica más atrasada de la clase, Doña Trinidad Jiménez. Rodríguez Zapatero era imaginado, por tanto, en la firma de la constitución de la sociedad mixta que gestionara la Alhambra junto al gobierno del sátrapa marroquí. ¿No se hizo una foto posando con un mapa del Gran Marruecos? pues entrega la Alhambra, las Canarias y lo que haga falta con tal de contentar a nuestros insoportables vecinos del sur. En fin, que seguía la polémica con cierta sorna cuando un amigo periodista me llamó para sugerirme que diera mi opinión en mi blog sobre asunto tan trascendente. Hela aquí:



En primer lugar, pienso que algún sector de la prensa española ha vuelto a demostrar que no es capaz tan siquiera de contrastar las noticias. Se publica todo y sin un ápice de reservas. Que la realidad, vienen a pensar, no les estropee un titular. Como ven, la crisis no es sólo económica sino de valores. En segundo lugar, constato el hartazgo que tienen nuestros compatriotas con el sultanito y sus siervos. Es difícil encontrar ya a gente dispuesta a tragarse y a soportar los desvaríos y chulerías del régimen criminal marroquí. Y es que ya apenas una minoría defiende la política del gobierno de España en relación a Marruecos. Finalmente, quiero que imaginen por un momento que España realiza una petición formal al gobierno norteamericano para crear una sociedad en la que se establezcan las compensaciones a nuestro país por las misiones, iglesias, carreteras, puentes y otras obras civiles construidas por nuestra gente. Les hablo de trescientos años en los que soldados, navegantes, colonos, misioneros y descubridores izaron nuestra bandera en aquellas tierras. Una hazaña desconocida por los propios españoles, una gesta que merece ser recordada y archivada en algún rincón de nuestra memoria. Porque fuimos los primeros en avistar el cañón del Colorado, en cruzar el río Misisipi, en atravesar las llanuras de Kansas o los desiertos de Nevada y en fundar ciudades como Los Ángeles, Santa Fe o San Francisco. Sí, la factura les iba a salir cara al país del dólar. Moneda que por cierto, es de origen español y cuyo símbolo $, no es más que una variante de las columnas de Hércules que iban en las monedas españolas. Por no hablar de la clave intervención española en la independencia de los Estados Unidos de América. Unos hechos que forjaron la existencia de Norteamérica y su futuro como potencia mundial. Sí, yo de haber estado en la piel del presidente español, habría hecho una nota supeditando la reclamación marroquí a las compensaciones norteamericanas por todo lo que les dejamos por allí. Habríamos hecho el ridículo más espantoso, pero al menos esta petición absurda habría valido para divulgar algo de historia entre nuestros nacionales. ¡Que ya va siendo hora!

miércoles, 10 de agosto de 2011

LA PANDILLA DEL 15-M




Recuerdo la crisis de los piqueteros allá en La Argentina. Un conflicto en el que un grupo de personas ocupó ilegalmente un puente internacional que conecta con Uruguay con la peregrina excusa de que iban a abrir una fabrica de papel al otro lado. Un monstruo, según ellos, que iba a contaminar la zona cuando lo único contaminado eran las ideas de esos impresentables. Entonces el gobierno Kitchner declaró que no podía intervenir porque no se podía criminalizar una protesta social. Un argumento muy propio de la izquierda que vemos repetido en España y en otros lugares del viejo continente. En España, el movimiento 15-M ha conseguido momentos de notoriedad con las ocupaciones ilegales de plazas o con los ataques a parlamentarios de una asamblea regional. Piltrafillas que piensan que para terminar con las injusticias en el mundo, hay que sentarse en una placita y no hacer absolutamente nada que no sea el ridículo más espantoso. Con esta actitud, sin embargo, tan sólo se molesta a los vecinos y se impide que los pequeños comerciantes sigan ganándose honradamente la vida. Da igual que los medios de comunicación, cada vez más populistas, les hayan reído las gracias a esa chusma descerebrada. La realidad, pese a que muchos se empeñen, es tozuda y diáfana; para conseguir algo en la vida hay que luchar por ello con todas las fuerzas. Algo para lo que no está preparado el batallón de indigentes intelectuales con alergia al agua. Y si sus ideas se visten de una estupidez pueril hablando e democracia real, de revertir el sistema y de nacionalizar la banca es porque la mayoría tiene miedo de hacerles frente. Siento decirlo, pero no se me ocurre otro calificativo que el de criminal para esta secta que se enfrenta a la policía en un barrio madrileño por la detención de un magrebí. Un tipo que ya había protagonizado una treintena de robos. Imagino, que si un día uno de estos descerebrados recibe un navajazo- dios no lo quiera- o un robo, llamarán a la misma policía para que les proteja. Y pobrecitos de los agentes si no responden con celeridad a la llamada, entonces todos serán protestas por la falta de seguridad en el barrio. Es obvio que esta pandilla no se caracteriza por sus virtudes, ni por ser consecuentes. Para mostrarles lo que digo, una muestra; esta semana en Málaga capital, miembros del 15- M protestaban ante el centro de internamiento de extranjeros por la detención de un argelino al que no se le había concedido asilo político. Los manifestantes insultaron gravemente a los agentes con gritos de fascistas. Hubo escupitajos, forcejeos y alguna otra cosa que me callo. Entonces, la terrible policía española desalojó a los indignados del lugar. Fue el momento en el que algunas chicas del batallón ofrecían flores a los agentes cuan hippies americanas protestando por la guerra del Vietnam. Ellas que hasta hacía un cuarto de hora, habían puesto verde a aquellos que nos proporcionan seguridad, olvidaban sus agravios y ofrecían paz, amor y supongo que el plus para el salón a esos mismos “fascistas” que se habían puesto bravos- que desfachatez- con ellas. Entonces los agentes, obviamente, las invitaron a meterse esos capullos por un lugar concreto. El mismo por el que salen sus ideas.


Sergio Calle Llorens

martes, 9 de agosto de 2011

FALACIAS ESPAÑOLAS




La gran mayoría acepta como verdades algunas falacias muy dañinas para el discurrir de los acontecimientos. Aseveraciones que nacen por aquello de mentira bien inventada, vale mucho y no cuesta nada. Una de esas falsas creencias es aquella de que a mayor gasto público, mayor progreso social. La masa lerda y atocinada no quiere entender- porque no le da la gana- que el mayor progreso se da en sociedades donde los ciudadanos trabajan a destajo para crear empresas y ser emprendedores. Como prueba de ello, es que el gobierno de ZP entregó 400 euros de ayuda social, cuando lo más inteligente habría sido entregar esa cantidad a aquellos que crearan un puesto de trabajo en sus empresas. Otra de las falacias aceptadas como buena es la de la concertación social. Fíjense que los telediarios abren siempre que pueden con noticias de un gran acuerdo entre la patronal, el gobierno y los sindicatos. En cambio, yo no entiendo eso de la contratación colectiva pues es más fácil me moverse en la individual que es mejor para la sociedad. Les pondré un ejemplo, en las Universidades de Estados Unidos, los catedráticos cobran diferentes cantidades en función de las conferencias que dan, las investigaciones que realizan y los libros que publican. En cambio, en la España de hoy, cada catedrático gana lo mismo. Esto nos lleva a la vagancia universitaria del profesorado, cuando no a la endogamia. Porque sí, aunque no se quiera reconocer, la universidad española es un lugar donde se trabaja poco y mal y se contratan a amiguetes y familiares. No me resultaría extraño que dentro de unos años, Falete y Jesulín de Ubrique dieran clases en la Complutense. Sin embargo, ya les digo, los españoles están convencidos de lo contrario. Les hablo de un convencimiento que nos ha llevado a la ruina. Una certeza que me recuerda a la del General Dennehey a sus tropas en Tennessee: “Tranquilos que a esta distancia no nos pueden dar”. Y ya saben como les dieron. Entiendo, de cualquier forma, que la televisión haya hecho mucho daño y que en España si nuestros compatriotas hablaran sólo de lo que saben, habría un gran silencio, pero ya es hora de que comiencen a ver la realidad. No nos vaya a pasar como al Presidente Nixón en el funeral de De Gaulle, “este es un gran día para Francia”. Y se quedó descansando el tipo. Pero sigamos con las falacias nacionales; una de mis favoritas es aquella que afirma que a más descentralización mayor progreso y cercanía del poder a los ciudadanos. Algo que en el caso catalán va camino de que el principado en vez de ser la próxima Letonia, se convierta en la nueva Paletonia. Y que decir de Andalucía, tierra de la chalaura y las decisiones demoradas que ha sustituido un centralismo por otro, y encima pretende que le demos las gracias. Aquí, la única cercanía es la de la casta política a los banqueros y a los grandes negocios:, Chaves,, Guerra, Zarrías, Carmen Calvo- que no tiene ni un pelo de lista, Magdalena Álvarez. En fin, una lista tan larga como la de los reyes godos. En conclusión, para que la turba equivocada cambie de opinión, necesitamos un nuevo sistema educativo que nos libre de la necedad generalizada. No obstante, muchos al leer esto, seguro que harían suyas las palabras de un indigente de la Junta de Andalucía que trabajaba en industria. El piltrafilla en un conflicto con las gasolineras declaró: “Miren ustedes, este tema sólo hay dos formas de resolverlo; o lo arreglamos como caballeros, o como lo que somos”. El tipo, claro, recibió una ovación de agradecimiento muy andaluza. Es obvio que lo más profundo que he escuchado por aqui, es una frase de Mortadelo y Filemón del gran Ibáñez: "Y con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho". Pues hasta mañana.



Sergio Calle Llorens


lunes, 8 de agosto de 2011

ESPAÑA Y SU SEGURIDAD



Caminaba despacio por las viejas calles del barrio de las letras de Madrid. Un lugar al que siempre me gusta volver cuando estoy en la capital del Reino. Tengo la sensación de reencontrarme con los fantasmas de Quevedo o Góngora cuando deambulo por los rincones de aquel mágico lugar. Me gusta escuchar el sonido de mis zapatos bien lustrados en el pavimento, y sin más compañía que mis pensamientos. Confieso que adentrarme en esas calles equivale tanto como a hacerlo en un viejo cementerio, que en mi caso, es algo habitual. Dos de mis camposantos favoritos son el de Glasnevin en Dublin, y el cementerio inglés de Málaga. Lugares dotados de un encanto especial donde los muertos parecen disfrutar de una paz merecida. Sin embargo, aquel día de junio del presente año, no había ido al barrio de mis amores a hablar de muertos, sino de vivos. Y más concretamente de un informe del Ministerio de Defensa denominado “Estrategia Española de Seguridad- ESS-“ que amablemente me iba a presentar un ex agente de los servicios de inteligencia con el que he vivido algunas correrías. Como había arribado con tiempo para la cita, caminé junto a la casa de Lope de Vega y la calle donde vivió mi admirado Francisco de Quevedo, pudiendo ver, al fondo, el muro de ladrillo del convento de las Trinitarias, lugar en el que está enterrado Miguel de Cervantes. Pasajes donde se paseaban el Capitán Contreras, al que Alatriste debe mucho, y el joven Calderón de la Barca. No lejos de allí, me recreé en la iglesia de San Sebastián, monumento nacional, donde se bautizó Ramón de la Cruz y se casaron Larra, Bécquer y Zorrilla. Sorprendentemente, una fuerza extraña me empuja a hacer siempre el mismo recorrido, pasando por la calle Huertas y la Plaza Matutes donde tenía la sede el periódico El Imparcial. Entonces me dí cuenta de que el tiempo se me resbalaba entre las manos de forma acelerada. Era hora de acudir a mi cita en el Restaurante Quevedo.



El viejo león me tendió el informe y yo comencé a beberme las palabras escritas en él, con casi tanta devoción que el caldo Ánima Negra natural de Mallorca. El documento dedica casi más espacio a la descripción de los escenarios exteriores de España que a su seguridad. Pronto, mi fuente comenzó a disfrutar al verme moverme inquieto en mi silla. Y es que me llamó la atención que se mencionen nuestras relaciones con Iberoamérica, la UE y los EEUU, pero que no se cite a Marruecos, sino a “la vecindad del sur”. Lo comenté en voz alta justo en el momento en el que llegaron los pinchos. El ex agente, me replicó señalando al ex Ministro Moratinos y a su sucesora, personajes que nunca serían invitados a un congreso de Mentes Brillantes. Seguí leyendo para comprobar que se hace hincapié en el hecho de que las dos guerras están relacionadas con la escasez de organizaciones internacionales a principios del siglo XX frente a la red tejida después de 1945. España, apunta la memoria de defensa, es miembro de organizaciones poderosas como la OTAN o la UE, pero si la amenaza viene del vecino del sur, nadie combatirá a nuestro lado. Tal y como ocurre en el tema de la inmigración o en la lucha contra la delincuencia organizada que trafica con drogas, armas y seres humanos. Una advertencia que está de actualidad estos días en ciudades como Ceuta, adonde arriban cientos de inmigrantes ante la pasividad de Marruecos. Continué mi lectura del documento oficial que el cambio climático o el envejecimiento de la población no se consideren un riesgo, usando en todo momento un lenguaje pueril más propio de una ONG que de un equipo de expertos en defensa nacional. Todo son alusiones a la red de compromisos multilaterales como factor clave para la seguridad internacional, pero deja atrás nuestra respuesta al enemigo del sur, y a las mafias criminales. En definitiva, el informe sobre la defensa nacional pasa de puntillas por la situación del Sahara occidental en la que además omite la culpabilidad de España en el sufrimiento que padecen sus nacionales. Se apuesta por una “solución negociada, justa y definitiva a la cuestión de ese territorio”. Leía a sotto voce , y el ex agente de los servicios de inteligencia me miraba divertido mientras yo ponía cara de póker. Me apuntó a que es ciertamente patética la postura española en el contencioso. Le recordé entonces la contundencia con la que España pide “una solución justa y duradera entre Israel y un Estado Palestino”, que contrasta con la posición patria relacionada con nuestra ex colonia. En definitiva, los lumbreras que dirigen la seguridad nacional se muestran contundentes en Oriente Medio y en Afganistán, pero olvidan señalar si quiera al Sahara estando tan cerca de nuestras Canarias. El informe es un despropósito, un insulto a la inteligencia de los españoles. A fin de cuentas el dossier debía profundizar, y no lo hace, en la creación de un verdadero Consejo de Seguridad Nacional. Un consejo que deberá ser puesto en marcha por aquellos que ganen las próximas elecciones y que supere los conocidos gabinetes de crisis. Pero para llevar a cabo ese cambio, hemos de esperar a que el gobierno agonizante de Zapatero salga para siempre de nuestras vidas, para adentrarse en el peligroso desfiladero de la crítica histórica. Sí, pensaba en ello mientras mi fuente me bombardeaba con datos y opiniones sobre el peligro que acecha a España. Recuerdo que salí de aquel coqueto restaurante sabiendo que de producirse un escenario real de conflicto armado con el impresentable vecino del sur, estaremos completamente solos. Con esa desazón, mis pasos se adentraron en el viejo barrio. Allí, detenido junto a la casa del genio, a mi mente llegaron sus versos:


Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes, ya desmoronados,
de la carrera de la edad cansados,
por quien caduca ya su valentía.


Había llegado el crepúsculo y las sombras se alargaban en aquellas calles añejas. En ese momento, supe que la España actual es como fuegos de artificio que, luego de estallar en la bóveda celestial, se apagan y se callan para siempre. Pero yo seguiré denunciando a estos impostores que nos llevan al desastre hasta que mis huesos den con los fríos muros del Convento de San Marcos.


Sergio Calle Llorens




.