martes, 11 de octubre de 2011

SEVILLA Y LA DAVIS


Finalmente la Federación española de tenis se decantó misteriosamente por Sevilla para la final de la copa Davis. Una competición en la que España ya ha vencido unas cuatro veces. Y es que no hay deporte en la que los nuestros no triunfen. Sin embargo, la elección final de la sede provocó unas reacciones desmesuradas en relación a la misma. La primera en encender la mecha fue la alcaldesa de Valencia al declarar que la federación había cambiado las reglas del juego a mitad de partida. También denunciaba que los jugadores querían jugar en Valencia. Algo que es rigurosamente cierto. Es más, el propio capitán del equipo español, Albert Costa declaraba que él se había decantado siempre por una ciudad a nivel del mar. Pero su gozo en un pozo. Es más tras la conclusión de la semifinal disputada en Córdoba, los jugadores del equipo nacional tenían la certeza de que iban a jugar en la ciudad del Turia. ¿Qué pasó entonces para que Sevilla se llevara el gato al agua?


La respuesta es simple; El ayuntamiento de Sevilla con su alcalde a la cabeza habría aceptado unas condiciones más desfavorables que la propia Valencia. El resultado ha sido, además del enfado de los jugadores, una polémica que esperemos se vaya apagando a media de que las hojas del calendario vayan cayendo. De momento lejos de apagarse, sube de tono: Córdoba esta con las uñas preparadas porque el ayuntamiento de Sevilla pretende que la Junta haga una aportación económica que le negó a la ciudad de la mezquita en la organización de la semifinal de la misma competición. También hay que decir que la elección de Sevilla ha sido usada como munición por los socialistas para atacar al PP. Hablan de condiciones leoninas en el contrato. Además destacan la precipitación de Zoido a la hora de aceptar esas condiciones que denuncian los de izquierda.


Como dijo aquel, en la vida a veces es mucho mejor hacerse las preguntas correctas que hallar las respuestas. Sin embargo, hoy voy a intentar hacer ambas cosas en un intento de que mis lectores salgan de dudas. La primera pregunta que me debemos hacernos es si la copa Davis es rentable para una ciudad. La respuesta depende de esas mismas condiciones. La segunda cuestión es obligada; ¿Cuáles son las condiciones del contrato que ha firmado Sevilla? El ayuntamiento hispalense tendrá que habilitar dos pistas cubiertas de tenis y cuyo mantenimiento pagará el personal que decida la propia federación. También deberá abonar la instalación de gradas y acondicionar un espacio para 3000 personas. Y qué decir de la cena oficial para 400 personalidades en un local magno, no vaya a ser que le haga la competencia a alguno de sus patrocinadores u hoteles que colaboran con la federación. Al margen, claro está, del milloncete de euros que tiene que pagar a la FET. Y todo sin poder vender la marca Sevilla.


En definitiva es un negocio ruinoso en el que la FET se queda con el 60% de la taquilla, así como la explotación de la zona comercial. No es extraño que los del capullo hayan pensado que la ocasión la pintan calva para criticar al adversario. Probablemente, el alcalde de Sevilla se equivocó y la final de la Davis puede ser un importante revés para la popularidad del regidor, aunque bien mirado la gente lo dará por bueno si al final se puede fotografiar con la copa de los mosqueteros en plan ganador. Y si España vence, claro. Pero entre usted y yo, algunos políticos deberían saber que para que todos los medios de comunicación del mundo hablen de una ciudad o una comunidad entera, lo mejor es siempre un terremoto- dios no lo quiera-. Y que mejor terremoto que un pase en la red a la pareja de dobles Chaves- Griñán en el próximo partido que se juega en casa el próximo marzo. De momento y hasta entonces yo voy a seguir dándoles raquetazos para sacarlos de la pista.



Sergio Calle Llorens

2 comentarios:

  1. Lo del politiqueo, lo entiendo... es una mierda... pero lo de los jugadores?... tsss... yo tb prefiero jugar cerquita de casa... ¿una ciudad a nivel del mar?... tsss... Sevilla está a 7m por encima del nivel marino...

    ...Pero si caemos en demagogias políticas e intereses personales... pues así va y así saldrá.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. A pesar de los políticos, va a salir muy bien. Ya lo verás. Saludos

    ResponderEliminar