miércoles, 21 de septiembre de 2011

LA HUELGA


No hay que ser insensible a la situación que están sufriendo los profesores en toda España. Después de todo muchos de ellos son interinos que van a perder sus puestos de trabajo. Estamos, por tanto, ante un conflicto laboral y no ante un ataque a la enseñanza pública. Y no, no es lo mismo por más que la mafia sindical trate de convencernos de lo contrario. Espero que no se dejen engañar por las manifestaciones de Madrid y los voceros que las apoyan. Tengan presente que la hija del Rajá no es lo mismo que la raja de la hija. Desgraciadamente Esperanza Aguirre siempre trata de apagar el fuego con queroseno. Además con la medida de aumentar las horas de clase a los profesores de instituto no va a contribuir en gran medida a la austeridad en el gasto. Habría bastado con suprimir diputados en la asamblea autonómica, pero claro siempre es más sencillo echar a aquellos con los que no tienes trato.


En Andalucía la huelga, que en catalán se dice vaga, tiene a la gente dividida entre los que apoyan a los docentes y los doce que miramos el asunto con cierto desdén. Lo digo porque aquí en la república bananera tenemos los peores datos educativos de España. Las razones de este fracaso andaluz hay que buscarlas en un sistema basado en el igualitarismo más lerdo y en la poca autoridad de los maestros. Un modelo que iguala por lo bajo para que los más tontos no se sientan discriminados. El suspenso, por tanto, no se concibe en la taifa y mucho menos el esfuerzo y la excelencia. Luego están los progenitores que se caracterizan por sus mamarrachadas y su violencia contra los maestros. Hatajo de mastuerzos que no tolera que a sus niños del alma les tosa nadie. Fíjense como será la cosa que ya el profe no puede ni echar de clase a un estudiante; primero hacen un parte y luego un comité de sabios decide si la expulsión se ajustaba a derecho, de majaderos, creo.


Huelga decir que la situación andaluza es mucho peor que la madrileña pero nada ha motivado a la mafia sindical de UGT- Unión de Granujas y Trincadores y CCOO- Comité de Caraduras Organizado y Oligárquico- haya convocado jamás huelga alguna. Es más, en muchas provincias andaluzas, entre ellas la de Málaga muchos niños estudian en clases prefabricadas, en caracolas y a veces sin mesas. Sin embargo, hoy mismo- ojo al dato- se ha anunciado a bombo y platillo el Plan Ola de la Junta de Andalucía, por el cual se contratarán a un millar de parados de larga duración del sector de la construcción .En total, estos afortunados actuarán en 39 centros educativos de la provincia rebelde. Todo llevará consigo una inversión de 35 millones de euros para mejorar las escuelas Málaga, entre ellos la construcción del Conservatorio Gonzalo Martín Tellado. Y digo yo, no podrían haber comenzado el dichoso plan antes del verano para que con el nuevo curso todo estuviera arreglado y presto para su estreno. No, estos marineritos de agua dulce lo hacen al revés, se ponen al tajo cuando los estudiantes llenan las aulas. Sí, el plan “Ola” y pretenden los muy mal nacidos que les hagamos eso, la ola y aplaudamos con las orejas cuan sindicalista vendido. Pues mire va a ser que no. Porque este plan recuerda a otro que el club de los tarugos realizó en esta provincia cuando mandaron los barcos para limpiar las playas una vez que había concluido la temporada veraniega.


El socialismo andaluz, en definitiva, es la ideología de las decisiones demoradas. Un Credo que apenas sirve para cubrir el expediente como hacen nuestros estudiantes. Aquí del inventen ellos hemos pasado al andaluz que estudien otros. Y el trabajo para “gente rara como catalanes o japoneses” como decía un zoquete de canal sur de cuyo nombre no me sale del huevo izquierdo acordarme. Y en diciendo lo cual, yo propondría que las competencias de educación pasaran a Madrid, pero no al gobierno central sino al autonómico. De tal guisa que nuestros hijos pudieran hacer el bachillerato de excelencia creado por Esperanza. Supongo que serán pocos los que apoyan mi propuesta, pero es que como dijo Goethe, contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano.


Sergio Calle Llorens

2 comentarios:

  1. Bravo,Sergio. Te tenía olvidado. Me arrepiento. Comparto lo que dices hasta el punto y final.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Raquel, Bienvenida de nuevo. Saludos

    ResponderEliminar